GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Santoral del 19 de Marzo

INDICE

San José, Esposo de la Bienaventurada Virgen María
San Juan de Panaca, Abad
Santos Landoaldo o Landelino y Compañeros, Mártires
Beato JUAN BURALLI DE PARMA
Beata SIBILINA BISCOSSI
Beato Andrés de Siena, Fraile
Beato MARCOS DE MONTEGALLO
Marcel o Marcelo Callo, Beato Mártir Laico,
OTROS SANTOS DEL DÍA



SAN JOSÉ, Esposo de la Bienaventurada Virgen María
Teniendo, pues, qué comer, y con qué cubrimos,
contentémonos con esto.
(1 Timoteo, 6, 8).

San José fue esposo legal de María y padre nu tricio de Jesús. Bastan estas dos palabras para su elogio. La gran humildad de que dio pruebas ejerciendo el oficio de carpintero, la solicitud con que rodeó la infancia del Salvador, su respeto para con la Madre de Dios, lo hicieron digno de morir en los brazos de Jesús y de María. ¡Oh dulce muerte! ¿Quieres tú morir como él? Imita sus virtudes e invoca su protección.

MEDITACIÓN SOBRE LA VIDA DE SAN JOSÉ

l. San José mereció, por su pureza, el honor de ser elegido por Dios para ser el esposo de su Madre. ¡Qué gloria para ti, oh gran santo, mandar a una esposa omnipotente en el cielo y en la tierra! Imita la pureza, la humildad y la modestia de José, y María se mostrará contigo llena de ternura. Para que llegues a ser un gran santo, haz, siguiendo el ejemplo de San José, todas tus acciones pensando que Dios te ve

II. Fue el padre nutricio de Jesús, y Jesús le estaba sometido. Admira la humildad del Salvador, que, pudiendo nacer en el palacio de Augusto o de Herodes, prefiere elegirse un padre pobre y desconocido, un padre que debe trabajar con sus manos para procurarle alimento y vestido. A ejemplo de San José, nunca te separes de Jesús: que en todos tus actos sea tu compañero, conversa a menudo con Él. Haz un lugar a Jesús en medio de tus hijos: que tu Señor venga a tu familia, que tu Creador se acerque a su creatura. (San Agustín

III. San José murió en brazos de Jesús y de María. Tú también quieres terminar tu existencia con una muerte dichosa y santa: ten una gran devoción a San José. Nos asegura Santa Teresa que ha obtenido todo lo que ha pedido por los méritos de San José. Pídele esta última gracia que debe coronar tu vida y hacerte comenzar una eternidad de dicha. Con frecuencia durante tu vida, y sobre todo en la hora de tu muerte, pronuncia los tres hermosos nombres de Jesús, María y José.
La devoción a San José Rogad por los agonizantes

ORACIÓN
Haced, Señor, que los méritos del bienaventurado José, esposo de vuestra Santísima Madre, nos ayuden, a fin de que obtengamos por su intercesión lo que nuestra flaqueza no puede merecer. Vos que, siendo Dios, vivís y reináis por todos los siglos de los siglos. Amén.

http://www.aciprensa.com/podcast/santo/marzo19jose.mp3





San JOSÉ. s. I.
Martirologio Romano: Solemnidad de san José, esposo de la santísima Virgen María: hombre justo, nacido de la estirpe de David, hizo de padre al Hijo de Dios Jesucristo, que quiso ser llamado hijo de José y se sometió como un hijo al padre. La Iglesia con especial honor lo venera como patrono, puesto por el Señor como custodio de su familia.

Los evangelios casi no hablan de él: era del linaje de David, hijo de Jacob, según Mateo, hijo de Helí, según Lucas; era un judío justo y observante que cuidó de la Sagrada Familia en Belén, en Egipto y Nazaret; con su obediencia a la voz de Dios salvó a María de ser acusada de adulterio y a Jesús, de morir en manos de Herodes. Viajó a Jerusalén, la primera a los 40 días para presentar al niño a Yahvé, y allí se encontró con las profecías del anciano Simeón, y la profetisa Ana; también viajó cuando el niño tenía 12 años, donde Jesús, se pierde y durante tres días el padre y la madre lo buscan hasta que le encuentran en el templo con los doctores. “Sus padres iban todos los años a Jerusalén a la fiesta de la Pascua” (Lc 2, 41-50).
Debió morir antes de las bodas de Canaá (Mt 1,2 y Lc 1,2). Las noticias de la actividad del carpintero de Nazaret (Mt 13,55) dan a entender que se trataba de una actividad muy baja: ninguna de las parábolas de Jesús recuerda el trabajo del carpintero, los modernos hagiógrafos dicen que fue artesano de la madera.

El "Protoevangelio de Santiago" y la "Historia de José el carpintero", escritos coptos del siglo IV, se dedicaron a relatar detalles pintorescos en su mayoría del Antiguo Testamento; como sus desposorios de María; la edad avanzada de José; o que antes de casarse con María, tenía otros hijos de un anterior matrimonio.
...
Su culto de san José se celebraba en Oriente ya desde el siglo V en el calendario copto y en Occidente, fue muy tardío, en el 1481; no se generaliza hasta la Contrarreforma, y en él influyen tres santos: Teresa de Jesús, Ignacio de Loyola y Francisco de Sales.
"El hecho de que no se conserve ninguna palabra de san José, pero que se diga que fue dócil a la voz de Dios, (Mt 1,18-2,23), nos sugiere el primer corolario de esta actualidad del santo: su silencio, que adora la voluntad de Dios, es para nosotros más elocuente que muchas palabras. Justamente podemos considerarlo, después de María, como el modelo y patrón de la vida interior.

El servicio de José aparece sobre todo en la impresionante regularidad con que el evangelio de Mateo describe su obediencia: "Hizo lo que le había mandado el ángel del Señor"; "El se levantó, tomo al niño y a su madre". Obediencia, pues, inspirada en una gran fe, porque ésta debía ser extraordinaria para un prodigio (la virginidad de la esposa-madre) que era extraño y casi contrario a cualquier forma de la expectativa mesiánica de su tiempo. Patrón de la Iglesia Católica. SOLEMNIDAD.
INDICE


San JUAN DE PARRANO. s. VI.

Martirologio Romano: En Spoleto, en la Umbría, san Juan, abad de Parrano, que fue padre de muchos siervos de Dios.

Según el antiguo Martirologio este Juan era un monje sirio que se estableció en Penna (Spoleto), y fue, durante 40 años, abad de una numerosa colonia monástica. Probablemente se refugió en Italia huyendo de la persecución monofisita.
La leyenda cuenta que cuando el santo estaba por abandonar Siria, su patria, oró de esta manera: «Señor, Dios de los cielos y de la tierra, Dios de Abraham, Isaac y Jacob, te suplico a Ti que eres la luz verdadera, que me ilumines, ya que espero de ti que hagas prosperar el camino que tengo delante y que sea para mí la señal del lugar de mi descanso, aquel donde la persona a quien le preste mi salterio, no me lo devuelva ese mismo día». Desembarcó en Italia y viajó hasta los alrededores de Spoleto, donde encontró a una sierva de Dios, a quien le prestó su salterio. Cuando le pidió que se lo devolviera, ella dijo, «¿a dónde vas, siervo de Dios? Quédate aquí y emprende tu camino mañana». Juan accedió a pasar allí la noche y, recordando su oración, se dijo, «esto es ciertamente lo que le pedí al Señor: aquí me quedaré». A la mañana siguiente, recibió de nuevo su salterio y, no había caminado la distancia de cuatro tiros de flecha, cuando apareció un ángel que lo condujo a un árbol, bajo el cual le pidió que se sentara para anunciarle que era la voluntad de Dios que se quedara en aquel lugar y que allí tendría una gran congregación y encontraría el descanso deseado.
Era el mes de diciembre y la tierra estaba endurecida por el hielo; pero el árbol bajo el cual se hallaba sentado Juan, estaba en flor, como en primavera. Algunos cazadores que pasaron por allí le preguntaron de dónde venía y qué hacía. El santo les contó toda su historia y quedaron llenos de asombro, especialmente por la forma en que vestía, pues nunca habían visto cosa parecida. «Por favor no me causen daño, hijos míos -dijo Juan- pues sólo he venido aquí al servicio de Dios». La súplica era innecesaria, pues los cazadores ya se habían fijado en el árbol florecido y reconocieron que el Señor estaba con aquel hombre. Lejos de querer hacerle daño, partieron entusiasmados a anunciar su llegada al obispo de Spoleto, quien se apresuró a ir a saludarlo, y lo encontró orando bajo el árbol. Los dos lloraron de alegría cuando se encontraron y todos los presentes dieron alabanzas a Dios. En aquel lugar, Juan edificó su monasterio y allí vivió por cuarenta y cuatro años más, hasta que se durmió en paz y fue sepultado con himnos y cánticos.
INDICE


Santos LANDOALDO y AMANCIO. M. c. 668.

El antiguo Martirologio Romano decía "En Gante, en Flandes, santos Landoaldo, un sacerdote romano, y el diácono Amancio, que fueron enviados a predicar el Evangelio por el Papa san Martín. Ellos cumplido fielmente este nombramiento apostólico, y después de su muerte se hizo famoso por sus milagros".
Cuando san Amando de Elnone decidió renunciar a la sede de Maestricht, con el fin de reanudar su labor de obispo misionero en las provincias que son hoy Holanda y Bélgica, fue a Roma para obtener la autorización del Papa. San Martín I, no sólo le manifestó su cálida aprobación, sino que eligió a varios compañeros para que le ayudaran en sus trabajos. De éstos, el principal fue Landoaldo, un sacerdote de la Iglesia romana, procedente de una familia lombarda, lleno de celo misional. Completaban el grupo el diácono san Amancio y nueve personas más, entre las cuales se contaban santa Aldeltrudis, la hija de san Bavón de Gante y Vindiciana, hermana de Landoaldo. Llegaron al territorio entre el Meuse y el Scheldt, en donde permaneció Landoaldo a petición de san Remaclo de Stavelot. En la inmensa diócesis de Maestricht, encontró amplio campo para sus energías, pues el país sólo en parte estaba evangelizado y la gente seguía entregándose a groseras supersticiones y vicios.
En Wintershoven, a orillas del río Herck, Landoaldo instaló su centro de operaciones y construyó una iglesia que san Remaclo dedicó por el año 659. Childerico II, rey de Austrasia, hizo de Maestricht una de sus residencias, y llegó a interesarse en la pequeña comunidad ubicada en Wintershoven, a cuyo sostenimiento contribuyó. Era necesario enviar un mensajero, de tiempo en tiempo, para recibir los regalos reales y uno de los discípulos de Landoaldo, por nombre san Adrián, fue designado para ese objeto. Al regresar de una de sus expediciones, fue atacado y asesinado por ladrones y con ese motivo se le honró como mártir. San Landoaldo no sobrevivió mucho tiempo a su discípulo. Se cree que murió antes de que san Lamberto de Lieja fuera el sucesor en la sede de Maestricht, después del asesinato de san Teodardo.
San Landoaldo fue sepultado en la iglesia de Wintershoven, pero su cuerpo fue cambiado de sitio en distintas ocasiones y finalmente trasladado a Gante en 980. Se dice que hubo otra traslación de algunas de las reliquias a Wintershoven, en 1624, lo que al parecer dio ocasión para la fabricación de otros documentos espurios. Son llamados los "Apóstoles de Flandes".
INDICE


Beato ANDRÉS DE GALLERANI. (c.1200 - 1251).

Martirologio Romano: En Siena, de la Toscana, beato Andrés Gallerani, que visitó y consoló con diligencia a enfermos y afligidos y congregó a los Hermanos de la Misericordia, laicos sin votos, para atender a pobres y enfermos.

Nació en Siena en el de la familia de los Gallerani; fue un aguerrido soldado que llevó a los sieneses a la victoria contra los orvietanos. Al dar muerte a un hombre que abiertamente blasfemó de Dios, fue obligado a huir de la justicia o de la venganza de los amigos de su víctima, y se retiró a una propiedad de su familia en la costa. Al regreso a su ciudad natal no encontró la paz más que haciendo penitencia, dedicándose a la caridad, donde fundó un hospital para los pobres, a los que sirvió con gran dedicación.
Fundó los Hermanos de la Misericordia, y que se dedicaron a atender a enfermos y pobres, y se dedicó a cuidar a los enfermos y consolar a los tristes, y nunca fue una institución religiosa, sino una obra de caridad formada por laicos. El resto de su vida lo dividió entre actividades de caridad y la oración. Su sociedad, cuyos miembros usaban una especie de capa con una cruz y la letra M, continuó hasta el año de 1308, cuando se fusionó con la Orden dominicana.
Se atribuyeron muchos milagros a Andrés. En cierta ocasión, sanó un pie que ya comenzaba a gangrenarse; otra vez, caminó a pie enjuto y sin mojarse con la lluvia por las calles de Siena, mientras caía un violento aguacero; en otra oportunidad, al regresar bien entrada la noche después de realizar una misión de caridad en un lugar distante, el portal y las puertas de su casa se abrieron por sí solas. Murió en Siena lleno de méritos por su gran caridad. Su culto fue confirmado el 13 de mayo de 1798 por el papa Pío VI. Su fiesta se celebra en Siena el 20 de junio.
INDICE


Beato JUAN BURALLI DE PARMA.(1209-1289).
Martirologio Romano: En Camerino, del Piceno, en Italia, beato Juan de Parma Buralli, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores, a quien el papa Inocencio IV envió como legado a los griegos, para restaurar su comunión con los latinos.

Natural de Parma, ingresó en los franciscanos. Fue enviado a París para proseguir sus estudios y, después de haber sido ordenado, se le envió a enseñar y predicar en Bolonia, Nápoles y Roma. Su elocuencia arrastraba multitudes a sus sermones y grandes personajes se congregaban para escucharle.

Fue elegido séptimo Ministro general de los franciscanos (1247-1257). Sabemos que era fuerte y robusto, de manera que podía soportar grandes fatigas, de apariencia dulce y atrayente, de modales educados y lleno de caridad. Fue el primer superior general que visitó toda la Orden, y siempre viajó a pie. Fuera de los conventos no permitió que nadie conociera su identidad y era tan humilde y modesto que, al llegar a una casa, con frecuencia ayudaba a los hermanos a lavar verduras en la cocina.

Visitó las provincias franciscanas de varios países y fue enviado a Constantinopla como legado papal de Inocencio IV para conseguir la unión de la iglesia latina y la griega. Poco después del regreso de Juan de Parma de su misión como legado papal, los problemas estallaron en París, adonde él había enviado a san Buenaventura como uno de los mejores estudiantes de los frailes menores. Guillermo de Saint Amour, un doctor seglar de la universidad, había levantado una tormenta contra las órdenes mendicantes, atacándolas en un provocativo libelo. El beato Juan fue a París y, se dice que habló a los profesores universitarios en términos tan persuasivos y humildes, que todos quedaron convencidos y que el doctor que debía responder, solamente pudo decir: "¡Bendito seas y benditas sean tus palabras!". Calmada la tormenta, el superior general se entregó a la restauración de la disciplina. Aun antes de su partida para el oriente, ya había tenido un capítulo General en Metz, donde se habían tomado medidas para asegurar la exacta observancia de las reglas y constituciones y para insistir en que se apegaran estrictamente al breviario y al misal romano. Obtuvo varias bulas papales que lo apoyaban; el Papa Inocencio IV entregó a la Orden el convento de Ara Coeli en Roma, que se convirtió en la residencia del superior general.

A pesar de todos sus esfuerzos, el beato Juan encontró amarga oposición, en parte causada por sus tendencias joaquimistas. Llegó a convencerse de que no era capaz de llevar hasta el final las reformas que creía eran esenciales. No está claro si actuó espontáneamente o por obediencia a la presión ejercida sobre él por la curia papal, pero él renunció a su cargo en Roma, en 1257, y cuando se le pidió que nombrara un sucesor, escogió a san Buenaventura.

Juan se retiró entonces a la ermita de Greccio. Estuvo los últimos treinta años de su vida en el retiro, del que solamente salió dos o tres veces, llamado por el Papa. Cuando Juan, ya un anciano de ochenta años, supo que los griegos habían caído nuevamente en el cisma, suplicó que se le permitiera ir otra vez a discutir con ellos. Obtuvo la anuencia del Papa y partió, pero al entrar en Camerino se dio cuenta de que iba a morir y dijo a sus compañeros: "Este es el lugar de mi descanso".
INDICE


Beata SIBILINA BISCOSSI. (1287-1367).
Martirologio Romano: En Pavía, en Lombardía, beata Sibilina Biscossi, virgen, la cual, ciega a los doce años, transcurrió sesenta y cinco recluida junto a la iglesia de la Orden de Predicadores, alumbrando con su luz interior a muchos que acudían a ella.

Nacida en Pavía. Todavía era una niña cuando se quedó huérfana de padre y madre, tuvo que ganarse la vida sirviendo como criada. A los 12 años se quedó ciega, no tuvo a nadie quién la cuidara, pero las terciarias dominicas de Pavía la recogieron en su convento y ella misma fue terciaria dominica.

En los primeros años, oró a santo Domingo, para que le devolviera la vista, hasta que entendió que la ceguera podría ser luz y orientación para otros. Con lo cual se encerró en una celda, con otra compañera, hasta que a los tres años murió su compañera y vivió el resto de su vida sola cerca de la iglesia de los dominicos de Pavía, donde vivió desde los 15 años hasta los 80. Su habitación tenía dos ventanas, una daba hacia el templo y la otra a la calle; a través de la primera recibía la Eucaristía, por la segunda brindaba sabios y prudentes consejos a los numerosos fieles que acudían a ella y enseñaba catecismo a los niños.

Las gentes acudían a su celda solicitando sus consejos y milagros. Cada día encontraba fuerzas para vivir santa y elegantemente participando de la Eucaristía. Conocía bien a cualquiera que hablaba con ella, le daba buenas orientaciones y consejos para vivir bien la preciosa vida que Dios nos ha dado. Nada le impedía hacer el bien. Era el lema de su vida. Poseía un grado tal de amor y de caridad que nunca se agotaba. Cuando se le presentaba alguna dificultad, acudía a sus fuentes interiores, para desde ellas, sacar el agua necesaria que le quitase la sed o la dificultad que podía atormentarla.
INDICE


Beato MARCOS DE MONTEGALLO. (1426 - 1496).
Martirologio Romano: En Vicenza, en el territorio de Venecia, beato Marcos de Marchio de Montegallo, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores, que creó la obra llamada Monte de Piedad, para aliviar la indigencia de los pobres.

Nació en Fonditore, poblado del Ayuntamiento de Montegallo, donde su padre, Claro de Marchio, se había retirado hacía algunos años para huir de las feroces facciones que azotaban a Ascoli Piceno. Regresó a esta ciudad para facilitar los estudios a Marcos, que pronto pasó a la Universidad de Perugia y de aquí a Bolonia, donde se doctoró en Leyes y Medicina. En Ascoli ejerció un tiempo la profesión de médico. Para satisfacer los deseos de su padre, en 1451 se casó con Clara Tibaldeschi, noble mujer, con la cual vivió en continencia. A la muerte de su padre, al año siguiente, de común acuerdo los esposos abrazaron la vida religiosa, ella acogida entre las clarisas del monasterio de Santa Clara en Ascoli, él en el convento de los franciscanos de Fabriano.

Hecho el noviciado en Fabriano, fue superior en San Severino, luego comenzó la misión de predicador, bajo la guía del gran cohermano y coterráneo Santiago de la Marca. Las principales llagas de su siglo eran las guerras civiles y la usura. Lleno de compasión por el pobre que caía en las garras de los usureros, Marcos estableció casas donde los que no tenían dinero podían obtener prestado el que necesitaran, con una pequeña garantía y a veces sin ella. Para fundar un banco semejante en Vicenza, predicó con tal elocuencia, que el dinero requerido se colectó en un día y la oficina se construyó y empezó a funcionar en un año. Esa institución es lo que nosotros conocemos ahora como los Montes de Piedad.

Marcos con la predicación llevó la paz y la concordia y calmó las facciones en Ascoli, Camerino, Fabriano y en otras ciudades. Contra el abuso de los hebreos instituyó Montes de Piedad en Ascoli (1458), Fabriano (1470), en Fano (1471), en Acervia (1483), en Vicenza (1486), en Ancona, Camerino, Ripatransone y en Fermo (1478). En 1480, junto con otros cohermanos, fue nombrado por Sixto IV predicador y colector para la cruzada. También fue director espiritual de la beata Camila Baptista de Varano. Encontró tiempo para escribir también algunas obras, entre ellas "La Tavola della Salvezza".

El 19 de marzo de 1496 en Vicenza, donde estaba predicando, fue sorprendido por la muerte y fue sepultado en la iglesia franciscana de San Biagio Vecchio, donde fue objeto de culto público.
INDICE


Beato MARCELO CALLO. (1921-1945).
Martirologio Romano: En el lugar de Mauthausen, en Austria, beato Marcelo Callo, mártir, que siendo un joven oriundo de la región de Rennes, en Francia, durante la guerra confortaba en la fe, con cristiano ardor, a los compañeros de cautiverio, que se hallaban agotados por los duros trabajos, y por este motivo se le hizo morir en un campo de exterminio.

Nació en Rennes en el seno de una familia muy pobre. En 1934 comenzó a trabajar como tipógrafo. Fue modelo y ejemplo entre los Scouts, después en la Juventud Obrera Católica, donde realizó una gran labor de apostolado hasta llegar a la presidencia de su sección.

Durante la II Guerra Mundial, ocupada Francia, en 1943, como tantos jóvenes franceses fue enrolado en el STO ("Service du Travail Obligatoire") y fue enviado al campo de trabajos forzados en Zelha Mehis en Turingia, donde desarrolló un intenso apostolado en la clandestinidad, procurando ser útil a todos y a prestar cuantos servicios le eran posible. Fue detenido por colaborar con los sacerdotes para confortar a los deportados franceses y de ser "demasiado católico". Descubierto, fue enviado a la prisión de Gotha en 1944, donde permaneció por cinco meses, padeciendo indecibles sufrimientos físicos y morales, soportándolos con espíritu heroico en un continuo ascenso a la santidad.

En octubre de este año fue deportado al campo de concentración de Flossenburg y después al de Mauthausen donde animó a sus compañeros de cautiverio; murió de hambre y por las privaciones de todo género, por el demoledor trabajo y el aislamiento de no haber sabido más nada de su familia; pensaba en casarse con su novia. Fue beatificado por el papa Juan Pablo II el 4 de octubre de 1987.
INDICE


OTROS SANTOS DEL DÍA:
San Alcmondo. M. c. 800.
Príncipe de la casa real de Northumbría; era hijo de Alredo y hermano de Osredo, ambos reyes de Northumbría. A pesar de que vivió entre el explendor de la Corte, supo santificarse en la virtud de un profundo sentimiento religioso, con humildad y compasión hacia los necesitados, a los que distribuyó todas sus riquezas.

Después de muchos años de exilio entre los pictos de Escocia encontró la muerte en Shropshire por orden del usurpador Eardulfo, en circunstancias que le hacen venerarlo como mártir, primero en Lilleshall y luego en Derby.

Otra versión afirma que Alcmondo tomó parte, con uno de los gobernadores de Mercia, en la guerra contra los sajones y cayó en el combate, o quizás fue asesinado, por traidores, durante la campaña. Según otros, pasó veinte años en Escocia y fue asesinado por traidores en el 819. Su cuerpo se encuentra en Derby de donde es patrón.

Isnardo de Chiampo. Beato. M. 1244.
Martirologio Romano: En Pavía, de Lombardía, beato Isnardo de Chiampo, presbítero de la Orden de Predicadores, que en esta ciudad fundó un convento de su Orden.

Nació en Chiampo (Vicenza); ingresó en los dominicos en 1219, y recibió el hábito de manos de santo Domingo de Guzmán en Bolonia junto al beato Guala Romanoni. De él se dice que a pesar de su vida de mortificación "era excesivamente gordo y la gente solía burlarse de él mientras predicaba".

Se dedicó con mucho fruto a la predicación, que Dios ratificó con milagros y conversiones. En una ocasión, un burlón, ridiculizando la corpulencia del predicador, gritó: "Me sería tan difícil creer en la santidad de una vieja marsopa como el hermano Isnardo, que creer en que aquel barril saltara por sí mismo sobre mis piernas." Al punto, se dice, el barril cayó sobre él y le rompió una pierna. Fundó el convento de Santa María de Nazareth de Pavía del que fue el primer prior en 1240. En esta casa murió, acreditándosele varios milagros antes y después de su muerte.

Narciso Turchan. Beato. (1879-1942).
Martirologio Romano: Cerca de Munich, en Baviera, de Alemania, beato Narciso Turchan, presbítero de la Orden de Hermanos Menores y mártir, que deportado a causa de la fe desde Polonia, que estaba sometida a un régimen malvado, a los campos de concentración de Dachau, allí murió agotado por las torturas.

Juan nació en Biskupice (Cracovia), Polonia, en el seno de una familia acomodada. Luego de hacer el bachiller ingresó en la Orden franciscana, rama de los reformados, en Galizia (Austria) el 8 de septiembre de 1895; pero cuando profesó, reformados y observantes ya se habían unido en una sola provincia.

Terminados los estudios teológicos y hecha la profesión solemne, se ordenó sacerdote el 21 de junio de 1906 y trabajó como vicario parroquial, catequista, predicador y confesor. Separadas de nuevo las provincias, volvió a la suya original y fue guardián del convento de Stopnica hasta 1923, pasando luego al de Pilica y, posteriormente, a otros, siendo elegido en 1936 guardián del convento de Wloclawek; celoso pastor, predicador y catequista.

Arrestado por la Gestapo el 6 de noviembre de 1940, siendo llevado un año mas tarde al campo de concentración de Dachau, donde murió agotado por las torturas. Fue beatificado el 13 de junio de 1999.
INDICE

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores