GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Santoral del 25 de Marzo

INDICE


La Anunciación del Señor
San NICODEMO DE MAMMOLA
San PROCOPIO DE BOHEMIA
Beato EVERARDO DE NELLENBURG
Beato TOMÁS DE COSTACCIARO
Santa MARGARITA CLITHEROW
Beato JAIME BIRD
Santa LUCÍA FILIPPINI
Beata MARÍA ROSA FLESCH (Margarita)
Beato PLÁCIDO RICCARDI
Beata MARÍA ALFONSINA DANIL GHATTAS
Beato HILARIO JANUSZEWSKI
OTROS SANTOS DEL DIA
Santos: Pelayo, obispo; Quirino, Dula, mártires; Desiderio, Baroncio, Einán, Einardo, Melchisedeq, confesores; Rebeca, patriarca; Abel, primero de los justos; Ermelando, Humberto, abades.


LA ANUNCIACIÓN DE LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA
y ENCARNACIÓN DEL VERBO
y habiendo entrado el Ángel a donde estaba María, le dijo:Dios te salve, llena eres de gracia, el Señor es contigo,bendita tú eres entre todas las mujeres.(Lucas, 1, 28).

Considera al Arcángel Gabriel entrando a donde estaba María, para anunciarle que la Santísima Trinidad la ha elegido para ser Madre de Dios. Su humildad y su pudor alármanse ante esta noticia; pero es tranquilizada asegurándosele que será madre sin dejar de ser virgen. "Hágase en mí según tu palabra", exclama; y, al instante, con la sangre purísima de la Virgen Inmaculada, el Espíritu Santo forma el cuerpo adorable de Jesús.

MEDITACIÓN SOBRE LA ANUNCIACIÓN

I. Hoy, María es hecha Madre de Dios; su humildad y su pureza le han valido este inefable honor . ¡Qué alegría me da, oh divina María, veros elevada a tan alto rango de gloria! Mas, puesto que sois Madre de Jesucristo, también lo sois de los cristianos. ¡Ah, cuán consolador es este pensamiento! Sois todopoderosa para socorrerme, porque sois la Madre de Dios; poseéis un corazón henchido de amor por mí, porque sois mi Madre. También yo, si quiero, mediante la fe y la caridad puedo poseer a Jesús en mi corazón. Si sólo María ha engendrado a Cristo según la carne, todos los cristianos pueden engendrarle en sus corazones por la fe (San Ambrosio).

II. Desde hoy, Jesús es nuestro hermano; el amor que nos tiene lo hace semejante a nosotros, a fin de hacernos semejantes a Él. Viene a la tierra para que vayamos al cielo. ¡Os adoro, Verbo encarnado en el seno virginal de María! ¡Quien me diera el poder de haceros una merced tan preciosa como Vos me hicisteis! Oh Hermano amabilísimo, os ofrezco todas mis acciones, todo mi ser.

III. María es nuestra Madre, Jesús nuestro Hermano: ¿somos dignos hijos de María, dignos hermanos de Jesucristo? María es totalmente pura, humilde y obediente: ¿posees tu esas virtudes? Jesús en todo busca la gloria de su Padre y la salvación de las almas: ¿estás animado tú del mismo celo? ¿No tendría motivo Jesús para quejarse, y decir a su Madre: Los hijos de mi Madre han combatido contra mí? (Cantar de los Cantares).
La devoción a la Santísima Virgen
Orad por las asociaciones marianas.

ORACIÓN
Oh Dios, que habéis querido que vuestro Verbo se encarnase en el seno de la bienaventurada Virgen María en el momento en el que al anunciarle el Ángel este misterio, Ella pronunció su fiat, conceded que nuestras plegarias, mientras honramos a la que firmemente creemos que verdaderamente es Madre de Dios, obtengan el auxilio de su intercesión junto a Vos. Por J. C. N. S. Amén
MISA PROPIA DEL DÍA DE LA FIESTA

http://www.aciprensa.com/podcast/santo/marzo25anunciaciondelsenor.mp3





LA ANUNCIACIÓN DEL SEÑOR
Martirologio Romano: Solemnidad de la Anunciación del Señor, cuando, en la ciudad de Nazaret, el ángel del Señor anunció a María: Concebirás y darás a luz un hijo, y se llamará Hijo del Altísimo. María contestó: He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra. Y así, llegada la plenitud de los tiempos, el que era antes de los siglos el Unigénito Hijo de Dios, por nosotros los hombres y por nuestra salvación, se encarnó por obra del Espíritu Santo de María, la Virgen, y se hizo hombre.

Es una fiesta conjunta de Cristo y de María; del Verbo que se hace hijo de María y de María que se convierte en Madre de Dios. Se celebra el “sí” salvador del Verbo encarnado, y el “sí” generoso de nuestra Eva, virgen fiel y obediente.

«He aquí la sierva del Señor, hágase en mí según tu palabra». El mundo no iba a tener un Salvador hasta que ella hubiese dado su consentimiento a la propuesta del ángel. Lo dio y he aquí el poder y la eficacia de su ¡Fiat! (hágase). En ese momento, el misterio de amor y misericordia prometido al género humano miles de años atrás, predicho por tantos profetas, deseado por tantos santos, se realizó sobre la tierra. En ese instante, el Verbo de Dios quedó para siempre unido a la raza humana: el alma de Jesucristo, producida de la nada, empezó a gozar de Dios y a conocer todas las cosas, pasadas, presentes y futuras; en ese momento Dios comenzó a tener un adorador infinito y el mundo un mediador omnipotente y, para la realización de este gran misterio, solamente María es escogida para cooperar con su libre consentimiento.
A esta celebración se une las advocaciones marianas de la Anunciación de Nuestra Señora y la Encarnación de Nuestra Señora. SOLEMNIDAD.
INDICE

San NICODEMO DE MAMMOLA. M. 990.
Martirologio Romano: En Mammola, cerca de Gerace, en Calabria, san Nicodemo, eremita, que fue maestro de vida monástica, célebre por la austeridad de vida y por sus virtudes.

Nació en Cirò (Catanzaro, Calabria, Italia). Sus padres lo confiaron al cuidado espiritual de un piadoso y docto sacerdote, Galatón, y el discípulo progresó al mismo tiempo en las ciencias sacras y en la piedad. De joven pudo ver el comportamiento licencioso de algunos de sus contemporáneos, que lo disgustó de tal modo que sintió la atracción por la vida monástica.

Dejando Cirò, fue a pedir el hábito monástico al austero abad san Fantino, pero el pedido le fue rechazado varias veces, porque no parecía posible que se adaptara a la vida de estudio, penitencia y mortificación, a la vista de su débil constitución física. Desilusionado pero no convencido, insistió apoyado en los buenos augurios de otros monjes, hasta que san Fantino, movido por esa insistencia, le concedió el hábito angélico, llamado así entre los monjes griegos de aquella época.

Nicodemo llegó a ser, junto a san Nilo de Rossano, ejemplo resplandeciente de vida ascética en el Mercurio, crecidos y formados los dos en la rígida escuela del abad san Fantino; y conjuntamente con los otros santos monjes cálabro-sicilianos hicieron famosa en toda la cristiandad su comunidad, al punto que Orestes, patriarca de Jerusalén, la describe elogiándola en sus autorizados escritos y biografías. El tipo de vida constituía el gozne de la ascesis, junto a la pureza, de los monjes cálabro-sicilianos de aquella época; vestía con una piel de cabra, andaba a pie desnudo en toda estación, dormía con su jergón de paja en una gruta, comía castañas y altramuces.

En edad bastante madura, decidió dejar el Mercurio y se retiró a un eremo del Monte Cellerano en la Lócride (Calabria), pero la fama de santidad que lo seguía, atrajo muchos monjes que se le aficionarion, y Nicodemo se vio obligado a fundar una laura, es decir, una colonia de anacoretas, que vivían separados, cada uno en su choza, pero se reunían una vez a la semana. Con el tiempo se volverá un gran convento. Su laura fue visitada por san Fantino y otros monjes del Mercurio; sin embargo estaba muy expuesta también a la curiosidad de los fieles y sobre todo a las correrías de los sarracenos, por lo que, previendo la destrucción, dispersó a sus monjes en otros monasterios, y él se retiró a un cenobio en Gerace (también en Calabria), donde acentuó la austeridad de su vida.

A pesar de los 70 años pasados en la aspereza de la vida ascética, Nicodemo vivió cerca de 90 años, muchísimos para la época y su débil constitución física. Murió en el monasterio de Mammola, que tomó después su nombre. Los milagros florecieron sobre su tumba y fue proclamado santo por aclamación, teniendo en cuenta que no había en la época los procedimientos canónicos actuales.
INDICE


San PROCOPIO DE BOHEMIA. (c.980-1053).Martirologio Romano: En Sázava, en Bohemia, san Procopio, que, dejando mujer e hijo, abrazó la vida eremítica y después presidió el monasterio fundado allí por él mismo, celebrando las divinas alabanzas en rito griego y en lengua eslava.

Procopio nació en el castillo de Kourim cerca de Chotoun y recibe su instrucción en las letras eslavas en Vysehrad, Bohemia. En esta época, Bohemia pertenecía, eclesiásticamente hablando, a la diócesis de rito latino de Ratisbona y que en aquel año fue erigida la nueva diócesis latina de Praga; pero pese a estos eventos los duques bohemios opinaban firmemente que debía usarse la liturgia eslava.

Se dice que llegó a ser rey de Bohemia, que renunció a la corona, y a su matrimonio, y en Praga fue ordenado sacerdote y fue recibido entre los canónigos de Vysehard cercanos a la iglesia de San Clemente y, "que no buscaba su propia comodidad" según dice un biógrafo.
Siguiendo las costumbres locales, y tal como otros sacerdotes, Procopio era casado y tuvo a un hijo llamado Jimram (Emeramo) quien también llegará a ser monje en el monasterio de su padre, quien, como a menudo sucedía en aquella época, influenciado por el gran movimiento benedictino, fue atraído por el ascetismo de los benedictinos y se hizo monje, casi con certeza en el monasterio de Brevnov, uno de los dos existentes en aquella época en Bohemia.

Pero después de un breve tiempo, Procopio averiguó a sus superiores la posibilidad de asumir una vida aún más austera, y con el permiso de ellos, se apartó en soledad en una gruta cerca del río Sázava a unos dos millas del nativo castillo de Kourim. Por el año 1009 construyó una capilla y la dedicó a la Virgen y a San Juan Bautista; dedicado a la oración y a la meditación, no descuidó la regla benedictina “Ora y labora" dedicándose a desbrozar el agreste terreno para preparar un área arable; lo que dio inicio a una pequeña aldea de ermitaños.

Según la leyenda, el monasterio de Sázava fue donado por el príncipe Ulrico, después de un milagro de conversión de agua en vino, naciendo entre ellos una profunda amistad. Después de la muerte del duque Oldrich, el título lo heredó su hijo Bretislav duque de Moravia, el que luego de una visita al monasterio quedó tan complacido con la vida de Procopio, que decidió hacerlo elegir abad, cargo que él no había querido.

El nuevo y primero abad de Sázava, quiso que la Comunidad siguiera la Regla de San Benito, la liturgia del ritual occidental romano, la lengua litúrgica eslava. Bajo su guía, los monjes además de los trabajos normales, se dedicaron a obras literarias y artísticas, ampliando cada vez más las relaciones con el mundo eslavo. Fue paternal con sus monjes más allá de lo que se pueda contar, exigiéndoles con el ejemplo y también con amonestaciones; durante su gobierno, no les faltó nunca nada.

En todo caso, Procopio tomó parte de la vida eclesiástica de Bohemia en sus tiempos, estuvo en buenas relaciones con el duque Bretislav y con Sebér (Severo) el obispo de Praga, quien presidió el entierro del santo abad de Sázava, cuando murió.

La fiesta religiosa por san Procopio de Sázava se celebra el 4 de julio. Sus reliquias, excluido un brazo devuelto en 1669 a Sázava, fue trasladado al 1588 al monasterio en Praga, dónde ahora se veneran en la Iglesia Ognissanti del castillo real. El Martirologio Romano lo recuerda el 25 de marzo. Patrón de Bohemia.
INDICE


Beato EVERARDO DE NELLENBURG. (c.1010 - 1080).Martirologio Romano: En Schaffhausen, en Suabia, beato Everado, que, siendo conde de Nellenburg, abrazó la vida monástica en el cenobio de Todos los Santos (Allerheiligen), construido con su esfuerzo.

Everardo III, conde de Nellenburg, era pariente del papa san León IX y del emperador san Enrique II. Se casó con la condesa Ita, que fundaría el monasterio femenino de Santa Inés. Acompañó al emperador Enrique III, en 1046, a la primera campaña en Italia, y recibió por ello el derecho de acuñación de moneda en el territorio de su propiedad de Schaffhausen, en la actual Suiza.

En el 1050, fundó el pueblo y el monasterio benedictino de Allerheigen (Todos los Santos) de Schaffhouse (Suiza). Tuvo la inmensa suerte de que fuera a consagrarlo el propio papa san León IX el 22 de noviembre de 1049. Y juntamente con el monasterio consagró también otras tres iglesias pocos años después. Pocos años antes de su muerte, hizo una peregrinación a Santiago de Compostela, y a su vuelta ingresó como simple monje en su monasterio, mientras que su esposa ingresó como monja también al que ella había fundado.

Era todo un torrente de alegría y de satisfacción construyendo la paz entre la gente, haciendo el bien y evitando que el mal se extendiera. Murió en la fiesta de la Anunciación, pero su memoria tiene lugar en este día. Su sepulcro, que está en la iglesia del monasterio era muy visitado, prácticamente como un lugar de peregrinaciones.

Su esposa también fue considerada beata por su comunidad, pero no está inscripta en el Martirologio. Su culto se perdió con la reforma protestante, pero se conserva en perfecto estado la cripta de la iglesia del monasterio, donde se encuentra la tumba de los dos esposos y el hijo, con la figura de los tres en tamaño natural, hechos antes del 1290.

Hubo en esta misma fecha del 25 de marzo la memoria de un monje de Westfalia llamado Eynardo, del siglo XII, con el que algunos martirologios históricos confunden el nombre de Eberhardo. De allí que en época de los Bolandistas haya habido cierta confusión sobre cuál de los dos era el que recibía culto, y ellos se inclinaron por el otro monje, dejando a Eberhard inscripto entre los "praetermissi" (omitidos) de los días 22 de marzo y 22 de mayo, fechas de algunas traslaciones de reliquias, además de mencionarlo el 25 de marzo en la noticia de Eynardo.
INDICE


Beato TOMÁS DE COSTACCIARO. M. 1337.Martirologio Romano: Junto a Costacciaro, en la Umbría, beato Tomás, ermitaño, que pasó sesenta y cinco años en vida eremítica y la enseñó a otros a vivirla.

Nació en el pequeño pueblo de Costacciaro, distante alrededor de once kilómetros de Gubbio, en Umbría. Todavía niño, su corazón se inclinaba por las prácticas piadosas y su padre lo llevaba a la campiña a visitar los santuarios y lugares de peregrinación.

Fue de esta manera como conoció a los ermitaños camaldulenses de san Romualdo, en su retiro de Sitria y, le atrajo de tal suerte esa manera de vida, que obtuvo el consentimiento de su padre para entrar en esa Orden.
Pasó varios años entre ellos, pero añoraba mayor penitencia y vida solitaria. Con el consentimiento del abad, tomó posesión de una vieja cueva en Montecupo o Montecucco, que se suponía haber estado habitada, en alguna ocasión, por san Jerónimo.
Cuatro años vivió en aquélla soledad y su manera de vida, como dice su biógrafo, fue sólo conocida de Dios. Es cierto que haya vivido de raíces y frutas silvestres, y que los fieles, no sabiendo de su existencia, no pudieron proporcionarle alimentos, como lo hacían con los otros ermitaños.

Por último, accidentalmente fue descubierto por unos viajeros que se habían extraviado en su camino. Sus penitencias y ayunos lo habían dejado reducido a la piel y a los huesos y la gente piadosa le trajo alimento y bebida, pero él no alteró su manera de vivir y regaló todo a los pobres que se habían empezado a reunir a su alrededor.

Varios jóvenes quisieron unirse a él y sujetarse a su disciplina, pero no los ató con ninguna promesa y les permitió discurrir libremente. Ellos atesoraron sus dichos y sus milagros y uno de ellos, posteriormente, escribió su vida. Se dice que Tomás murió agotado por las austeridades y privaciones.
INDICE


Santa MARGARITA CLITHEROW. (1556-1586).Martirologio Romano: En York, en Inglaterra, santa Margarita Clitherow (Daisy Clitherow), mártir, la cual, con la anuencia de su marido, abrazó la fe católica, en la que educó también a sus hijos, y se preocupó de ocultar en su casa a sacerdotes que eran perseguidos, por cuyo motivo fue detenida varias veces durante el reinado de Isabel I, y finalmente, rehusando que su causa fuese llevada ante el tribunal para que los ánimos de los consejeros del juez no cargasen con la responsabilidad de su sentencia a muerte, la condenaron, por su fe en Cristo, a ser asfixiada hasta la muerte bajo un gran peso.

Margarita Middleton nació en York, en el seno de una familia anglicana. Se casó con John Clitherow, con el que tuvo hijos. Su marido había nacido católico pero se había pasao al anglicanismo. Era carnicero y ganadero en York y tenía una desahogada posición económica. Había sido encargado de puente y camarlengo con lo que llegó a merecer el derecho de usar el título de Sir antes de su nombre.

Se hizo católica, con 21 años, con el consentimiento de su marido, y educó a sus hijos en la fe católica. Su marido siempre permaneció anglicano. Muy al principio, parecía que Margarita podía practicar su fe sin mucha dificultad y podía buscar a los apóstatas y hacer que se convirtieran, pero las leyes se hicieron más duras y fueron cumplidas más estrictamente. Varios cautelosos amigos le advirtieron que fuera más circunspecta. Se le impusieron multas al señor Clitherow por las continuas faltas de asistencia de su mujer a la iglesia y a ella misma se le encarceló varias veces en el castillo, una de ellas por dos largos años; después de ser liberada comenzó a esconder en su propia casa a sacerdotes fugitivos.

Poseyendo una agradable figura, dotada de agudo ingenio y alegría, Margarita tenía una encantadora personalidad: «Todos la amaban -leemos- y acudían a ella en demanda de auxilio, consuelo y consejo en sus penas. Su servidumbre le tenía un gran amor, lealtad y respeto.
Arrestada de nuevo en 1585, rechazó defenderse. Nunca se apartó de esta posición, aunque se le instruyó varias veces y se le urgió a que se declarara culpable y escogiera ser juzgada por un jurado. Ella sabía que esto significaba la muerte de todas maneras, pero si aceptaba ser juzgada, sus hijos, sirvientes y amigos serian llamados a atestiguar y, o mentirían para salvarla,
cometiendo perjurio o tendrían que dar testimonio de lo que sabían y así sufrir el escándalo y la pena de haber causado su muerte. El juez Clinch, que habría querido salvarla, fue dominado por los otros miembros del Consejo y, finalmente, pronunció la terrible sentencia que la ley inglesa decretaba para todo el que se negaba a declararse culpable, a saber, que debería ser prensado hasta morir; la sentencia se produjo en York. Ella oyó la sentencia con la mayor serenidad y dijo: «Gracias sean dadas a Dios; todo lo que Él me envíe es bien recibido. No soy digna de tener una muerte tan buena como ésta».

Su marido dijo: "Que se lleven todo lo que tengo y la salven a ella, pues es la mejor esposa de Inglaterra, y la mejor católica...". Fue al patíbulo con una vestidura blanca en las manos y solicitó que no la desnudaran, pero no se concedieron. Entonces los hombres giraron la cabeza en señal de respeto, y unas mujeres amigas la desnudaron y la pusieron la ropa blanca. Tendida en el suelo, sus brazos y piernas, en forma de aspa, fueron atados a sendos postes, estando su cuerpo encima de una losa de su tamaño. Luego le colocaron encima una puerta y comenzaron a poner piedras sobre ella hasta que murió aplatada. Ella miestras pudo pedía a Jesús que tuviera misericordia de ella. Tardó alrededor de un cuarto de hora en morir, pero su cuerpo fue dejado seis horas en la prensa. Tenía aproximadamente treinta años.

A su esposo le había enviado su sombrero «en señal de amorosa devoción, como cabeza de su familia» y a Inés, su hija de doce años, sus zapatos y medias para significar que debería seguir sus pasos. La niñita se hizo monja en Lovaina, mientras que dos de los hijos de la mártir fueron después sacerdotes. Fue beatificada en 1929 y canonizada por SS Pablo VI en 1970.
INDICE

Beato JAIME BIRD. (1574 - 1592/3).Martirologio Romano: En Winchester, en Inglaterra, beato Jaime Bird, mártir, que bajo la reina Isabel I, a los diecinueve años de edad, convertido desde poco al catolicismo, rechazó participar en una liturgia herética, mereciendo por ello llegar a la celebración del culto celestial.

Nació en Winchester, en el seno de una familia protestante acomodada. A los 15 años se convirtió clandestinamente al catolicismo. Marchó a Reims a estudiar en el colegio católico inglés.

Fue arrestado mientras se encontraba en casa de la familia Hathe, mientras asistía a Misa, y fue acusado de haberse reconciliado con la Iglesia católica, y haber reconocido al Papa como cabeza espiritual. Él reconoció claramente los cargos, y fue condenado a muerte por alta traición, sin embargo, se le ofreció la vida y la libertad si participaba en el culto protestante, a lo que se negó por motivos de conciencia.

A los 19 años fue ahorcado y descuartizado, durante la persecución de Isabel I. Estando en el patíbulo, su padre le aconsejó que abjurara de la fe católica, a lo que Jaime le contestó: “Siempre te obedecí con mucho gusto, y lo mismo haría ahora, pero no puedo hacerlo sin ofender a Dios”.

Su cabeza fue puesta en una picota en una de las puertas de la ciudad, y se cuenta que su padre acertó a pasar bajo ella, y le pareció que le hacía una reverencia, por lo que exclamó «¡Hijo mío, Jimmy, no sólo has sido obediente en vida, sino también después de muerto te inclinas ante tu padre; qué lejos de tu corazón cualquier deseo o voluntad de traición, o cualquier otra maldad!» Fue beatificado el 15 de diciembre de 1929.
INDICE


Santa LUCÍA FILIPPINI. (1672-1732).
Martirologio Romano: En el Montefiascone, en la Toscana, santa Lucía Filippini, fundadora del Instituto de Maestras Pías, para promover la enseñanza cristiana de jóvenes y mujeres, especialmente las carentes de recursos.

Nació en Corneto (actual Tarquinia), en el seno de una familia ligada a la alta jerarquía eclesiástica. A los seis años al quedarse huérfana conoció la tristeza y una juventud solitaria y sin afectos; fue educada en el monasterio benedictino de Santa Lucía de Corneto. Siguió al obispo de Corneto y Montefiascones, Marco Antonio Barbarigo (pariente de san Gregorio Barbarigo), y entró en el convento de las clarisas de Montefiascone donde su formación religiosa adquirió madurez; pero no vistió el habito de las clarisas, sino que se quedó en el convento pero viviendo como laica; a pesar de ello se le encargó la educación de las novicias clarisas. Aquí conoció a su futura compañera santa Rosa Venerini.

Aquellas dotes de educadora hicieron que el obispo de Montefiascone, le confiara las obras escolares diocesanas, que muy pronto dieron a luz un Instituto llamado de las Pías Maestras o Filipinas (fundado junto con santa Rosa Venerini, aunque el verdadero impulsor fue el cardenal Barbarigo que escribió las reglas). Fue maestra de las Pías Maestras, su guía espiritual y superiora general. La obra tuvo un gran éxito en varias diócesis, hasta en Roma, que se puso bajo el patronato del papa Clemente XI. Por voluntad de Barbarigo, la dirección espiritual de las Escuelas y de las Maestras fue confiada a la congregación de los Píos Operarios.

Pero el Instituto también tuvo sus dificultades, porque la superiora a menudo fue incomprendida, obstaculizada e incluso fue denunciada de herejía, concretamente de quietismo, porque los Píos Operarios habían dado a la nueva fundación un nuevo giro más ascético y penitencial que no tenía nada que ver con la idea secular de Rosa Venerini, ni del cardenal Barbarigo. De este modo, surgió una gran rivalidad entre las dos fundadoras, que terminó con el abandono de Lucía de Roma (1707), y su regreso a Montefiascone, acusada de quietismo.

Para dirigir las escuelas romanas fue llamada Rosa Venerini que, desistió por las divergencias con sus métodos de enseñanza. Se crearon así las Maestras Pías Filippini, cuyos miembros tenían votos simples, y podían poseer algún dinero, en cambio las Maestras Pías Venerini, vivían una absoluta pobreza. Los dos Institutos, se separaron de la tutela de los obispos y se pusieron bajo la autoridad pontificia. Adelantándose así a la centralización de las Congregaciones religiosas, que ocurriría años más tarde. Murió de una terrible enfermedad. Las dos fundadoras fueron canonizadas, aunque la canonización de Lucía, fue mucho más rápida, quizás porque se entendió los sufrimientos injustos que tuvo que padecer.
INDICE

Beata MARÍA ROSA FLESCH (Margarita). (1826-1906).
Martirologio Romano: En Niederwenigern, Alemania, beata María Rosa Flesch, virgen y fundadora de la Congregación de Hermanas Franciscanas de la Bienaventurada Virgen María de los Ángeles.

Margarita nació en Schönstatt (Kobleza, Alemania), en el seno de una modesta familia de molineros. Al morir la madre la familia se trasladó Niederbreitbach, con la esperanza de mejorar su situación económica. Su padre, no pudiendo educar solo a sus tres hijas pequeñas, se casó por segunda vez con una viuda con un hijo nacido de su matrimonio precedente. El carácter duro y difícil de la madrasta se convirtió muy pronto en causa de sufrimiento para las tres pequeñas. De la nueva unión nacieron otros dos hijos. Margarita, la primogénita, se puso a disposición de la familia con un sentido de responsabilidad superior a su edad, encontrando sólo en el padre algo de apoyo y consuelo.

A los 16 años se quedó huérfana de padre y se encontraron sin asistencia económica. Margarita, no se desanimó, y para ayudar a la familia trabajó como costurera, bordadora y recolectora de hierbas medicinales, mientras que la madrastra llevaba una vida poco decorosa. Mientras tanto, tuvo buenas propuestas de matrimonio, pero las rechazó todas porque comprendió que Jesús había aceptado su propósito, manifestado ya de niña, de permanecer virgen. Con los ahorros de su duro trabajo, logró comprar en 1851 el molino en el que vivía su familia ya desde hacía tiempo, en el valle de Niederbraitbach. Sus hermanos ya eran mayores e independientes. Finalmente, podía entregarse de lleno a los pobres, a los ancianos y a los huérfanos. En la solemnidad de Todos los Santos de aquel año se trasladó a una ermita anexa a la capilla de la Santa Cruz, un ambiente propicio para el recogimiento y la oración.

En 1856, el Señor le mandó a su primera compañera, Margarita Bonner, y, poco después, a la segunda, Gertrudis Beisel. Era imprescindible encontrar una casa para los huérfanos y un hospital para los enfermos. En 1861, en medio de muchas dificultades e incomprensiones, se comenzó una nueva construcción en la cumbre del monte situado detrás de la capilla de la Santa Cruz.

El 13 de marzo de 1863, el obispo de Tréveris aprobó la nueva fundación y admitió a la sierva de Dios y a sus compañeras a la toma del hábito religioso. Margarita tomó el nombre de sor María Rosa. Bajo su guía iluminada, la nueva familia religiosa recibió desde el primer momento un gran impulso, con la apertura de nuevas casas filiales a orillas del Rhin, en la región de Eifel, en Westfalia. En 1869, el obispo de Tréveris aprobó la Regla y las Constituciones del nuevo Instituto de las Religiosas Franciscanas de Santa María de los Ángeles, así llamadas en honor de la Porciúncula de Asís.

La generosidad y la abnegación de las religiosas se mostraron sobre todo en la dolorosa circunstancia de la guerra franco-prusiana, en 1870. Más de cincuenta religiosas, es decir, casi la mitad de los miembros del Instituto, con la fundadora a la cabeza, se prodigaron en la asistencia a los heridos y moribundos, poniendo en peligro su vida. En efecto, doce de ellas murieron mientras realizaban esa obra caritativa. Al final de la guerra, muchas religiosas fueron condecoradas por su valor civil. La madre María Rosa, que había ido hasta el frente de batalla y había sido herida en el hombro por una bala, recibió una de las condecoraciones más elevadas: la "Verdienstkreuz".

Sin embargo, el Señor quiso probar a la madre María Rosa con la cruz y la humillación: en el capítulo general de 1878, entregó su mandato a la superiora general; en su lugar eligieron a sor Agata Simons, secretaria general. La nueva superiora general persiguió sin motivo a Margarita y dispuso su traslado a la casa más lejana, en Niederwenigern, donde le asignaron una celda sin ventanas y la trataron como la última de las convertidas. Sor María Rosa aceptó la humillación con plena obediencia y perfecta sumisión, perdonando repetida y explícitamente a quienes le causaban esa pena. La sierva de Dios soportó estas humillaciones durante veintiocho años. Con su comportamiento humilde y heroico, fue la luz del Instituto. Murió en Waldbreitbach, llena de méritos.
INDICE

Beato PLÁCIDO RICCARDI. (1844-1915).
Martirologio Romano: En Roma, junto a San Pablo, en la vía Ostiense, beato Plácido Riccardi, presbítero de la Orden de San Benito, el cual, a pesar de estar afectado por fiebres continuas, enfermedades y parálisis, abrazó incansablemente la observancia de la Regla y la oración.

Tomás Riccardi nació en Trevi, pequeña ciudad de Umbría. Su padre fabricaba aceite de oliva y tenía un comercio de especias; gozaba de una gran fortuna, que le permitió poner a su hijo en el convento para nobles de Trevi, donde estudió humanidades.

En 1865, fue a Roma para estudiar Filosofía en el Angélico. Conoció y admiró a los dominicos y a los jesuitas, pero, poco atraído por el apostolado activo y menos aún por la agitación de la ciudad, se presentó a la abadía benedictina de San Pablo Extramuros donde ingresó en 1866 y tomó el hábito benedictino y el nombre de Plácido. Desde un principio, mostró una gran asiduidad a la oración. Tuvo, por el contrario gran repugnancia por la claridad de conciencia que contradecía completamente su independencia de carácter; sin embargo, lejos de obstinarse ante las instancias de su padre maestro, reflexionó, se humilló, y animosamente intentó practicar esta ascesis tan poco atractiva. Y fue fiel a esta práctica toda su vida.

Volvió a estudiar la Filosofía y después, la Teología, a la que se entregó con amor. En 1868, Plácido Riccardi recibió de su abad la tonsura y las órdenes menores; fue ordenado diácono en 1870, tres días después de haber entrado el ejército piamontés en Roma. El no había cumplido su servicio militar, lo que le valió ser arrestado como desertor, y ser condenado a un año de prisión en Florencia. Puesto en libertad el mismo año, fue enviado al 57 regimiento de infantería en Livorno. Fue dado de baja en Pisa: el ejército italiano perdió un soldado, pero la abadía de San Pablo encontró con alegría a su monje, que fue ordenado sacerdote en 1871.
Don Plácido fue empleado, al principio, en la escuela de la abadía. Vigilar a infantes turbulentos era un suplicio para un hombre miope y amante de la paz y del silencio. El clima malsano de Roma acabó de quebrantar su frágil salud; tuvo crisis de paludismo, que, a pesar de algunos calmantes, nunca cesaron completamente.

Su abad, sin embargo, se preocupó en darle un oficio más adaptado a sus gustos: lo nombró ayudante del maestro de novicios, confesor de las monjas de Santa Cecilia en Roma, después, en 1864, lo envió como vicario abacial a las monjas de San Magno D´ Amelia. La comunidad, abusando de la debilidad de una anciana abadesa, se había relajado un poco. Don Plácido lo tomó muy a mal: no contento con multiplicar sus exhortaciones públicas y privadas, entró a los detalles de la observancia, suprimió las pláticas inútiles y las habladurías, y revisó con cuidado el horario del día. Bien pronto, las hermanas, mostraron un fervor digno de su excelente maestro.

La salud de Don Plácido decaía cada día más, y su abad le envió para que lo ayudara a un monje alemán, que se consideró también como el superior. Los campesinos de Sabine no tenían costumbres delicadas e intentaron desembarazarse del encumbrado personaje, colocando arriba de la puerta del santuario una viga que debía caerle sobre la cabeza cuando entrara; el atentado fracasó, pero la iglesia se vio abandonada por los fieles. Don Plácido se afligió sobre manera al ver aniquilada su obra, su salud sufrió por ello y su desarreglo intestinal se agravó, al punto de que le fue completamente imposible celebrar la misa.

El 17 de noviembre de 1912, cuando subía una escalera, un ataque de parálisis, acompañada de convulsiones, lo tiró por tierra y lo hizo rodar por los escalones de mármol. Su estado pareció tan grave, que se le administró inmediatamente la extremaunción; sin embargo, soportó la prueba y se le pudo conducir de nuevo a la abadía de San Pablo Extramuros.

Quedó paralítico del lado derecho; sus piernas se encogieron, después se arquearon, y no podía permanecer ni siquiera recostado sobre la espalda. Acabado físicamente, hizo de sus días una oración perpetua y no se quejaba jamás, ni reclamaba nada, atento solamente a no molestar o contrariar a aquellos que se ocupaban de él. Durante este penoso período, tuvo la alegría de ver con frecuencia a su lado al joven y fiel amigo san Alfredo Ildefonso Schuster, quien lo había dirigido por los caminos de la perfección monástica. Don Plácido mostró su confianza al discípulo escogiéndolo como confesor; Don Schuster obtuvo para su maestro el favor que podía agradarle más: san Pío X autorizó la celebración de una misa, cada semana, en la celda del enfermo. Don Plácido, murió dulcemente mientras Don Schuster velaba cerca de él.

Nota: tanto esta biografía como otras, e incluso la noticia biográfica de Acta Apostólica Sedis mencionan como fecha de muerte el 14 o 15 de marzo (quizás a la noche, y de allí la vacilación); sin embargo el Martirologio actual, que siempre, cuando se conoce el dato, inscribe en la fecha de muerte, lo hace el 25 de marzo, que coincide, como puede verse, con el aniversario de su ordenación sacerdotal; quizás se trate de una confusión del Martirologio Romano que, aunque bastante cuidado, no está libre de esos pequeños errores.
INDICE

Beata MARÍA ALFONSINA DANIL GHATTAS. (1843-1927).
Martirologio Romano: En Jerusalén, Isarel, beata Marie-Alphonsine Danil Ghattas, virgen, cofundadora de las Hermanas del Santo Rosario de Jerusalén de los Latinos.

Mariam Soultaneh, como fue su nombre de pila, nació en Jerusalén y sentía una especial devoción a la Vírgen María y al rezo del rosario.
Fue gracias a su relación estrecha con María que pudo ver con claridad cuando tenía sólo 14 años su llamado a la vida religiosa. Su amor a la Virgen le ayudó a afrontar también algunas dificultades como la oposición de su mismo padre a su vocación. No obstante en 1860 vistió el hábito en la comunidad de San José de la aparición tomando el nombre de Marie-Alphonsine.

“Se distinguía por su profunda piedad y firme adhesión a la fe católica. Fundó la asociación de las Hijas de María y también otra orientada a las Madres cristianas. Prosiguió su labor apostólica en Belén”.

Tras 14 años de vida comunitaria sintió un fuerte llamado de la misma Madre de Dios a dejar a las hermanas de San José de la aparición para fundar una congregación que se dedicara al rezo del rosario. La hermana Marie-Alphonsine es gratificada con varias apariciones de Nuestra Señora que le revela su deseo de que funde la Congregación del Santo Rosario. La Virgen María le habla del padre Joseph Tannous, un santo sacerdote del Patriarcado latino, para que sea su director y administrar la Congregación del Rosario. Es él quien encuentra en Jerusalén, no lejos del Patriarcado, la casa modesta en la cual entran las cinco primeras postulantes – entre ellas está Sor María Alphonsine - el 24 de julio de 1880. El Patriarca Vincent Bracco le impone el hábito a las postulantes el 15 de diciembre de 1881. La hermana Marie-Alphonsine atravesó momentos muy difíciles antes de conseguir en Roma, en 1880, la dispensa de su voto de obediencia a las superioras de San José y la autorización para ingresar en la nueva Congregación del Santo Rosario.

Así, ella junto con otras cinco postulantes comenzaron a formar parte de esta nueva comunidad. El 6 de octubre de 1883, la hermana Marie-Alphonsine, quien quiso conservar el mismo nombre como religiosa en su nueva comunidad, recibió el hábito de la Congregación del Rosario. En 1885 fue admitida para hacer su profesión y pronunciar sus primeros votos.
Marie-Alphonsine pasó 42 años al servicio de su comunidad: abrió en Belén un taller para dar trabajo a las jóvenes pobres de la ciudad, luego fue Jaffa de Nazaret donde asistió a su director espiritual, el padre Tannous Giuseppe hasta el momento de su muerte. Más tarde fue a Beit Sahur, Salt, Nablus, Zababdeh.

En 1893, la hermana Marie-Alphonsine abre en Belén un taller para dar trabajo a las jóvenes pobres de la ciudad. Pasa allí quince años llenos de celo y de entusiasmo. En 1909 es enviada a la casa central de Jerusalén donde se queda hasta 1917, fecha en la cual se la envía a fundar un orfanato en la ciudad de Aïn-Karem. Allí puede volver a su vida de oración y cumplir el deseo de la Virgen María: que el Rosario sea recitado perpetuamente.
La Madre Marie-Alphonsine exhala el último suspiro rezando el rosario con su hermana, Hanneh Danil Ghattas.
INDICE

Beato HILARIO JANUSZEWSKI. (1909-1949).
Martirologio Romano: En el campo de concentración de Dachau, cercano a Munich, de Baviera, en Alemania, beato Hilario Januszewski, presbítero de la Orden de los Carmelitas Descalzos y mártir, que en tiempo de guerra, por confesar a Cristo fue deportado desde Polonia a esta cárcel, y habiéndose contagiado del tifus por asistir a los enfermos, falleció dejando un hermoso testimonio de fe y caridad.

Pablo nació en Krajenki (Tuchola). Después de un tiempo la familia se trasladó a Cracovia, donde pudo hacer algunos estudios y entró luego en el 1927 en la Orden Carmelita.
Después de cumplir el noviciado en Leopoli, el 30 de diciembre de 1928, emitió la profesión simple. Fue ordenado sacerdote el 15 de julio de 1934. Habiendo obtenido el lectorado en Teología y el premio destinado a los mejores estudiantes de la Academia Romana de Santo Tomás, en el 1935 regresó a Polonia destinado al convento de Cracovia.

Apenas vuelto a Polonia fue nombrado profesor de Teología Dogmática y de Historia de la Iglesia en el estudiantado de la Provincia Polaca en Cracovia. El 1 de septiembre de 1939, el P. Eliseo Sánchez-Paredes Arriaza, Provincial, lo nombró prior de la comunidad. En aquel tiempo, desde hacía pocas semanas, Polonia estaba ocupada por los alemanes. Un año después, los invasores decretaron el arresto de numerosos religiosos y sacerdotes. El 18 de septiembre de 1940, del Carmelo de Cracovia, fueron deportados por la Gestapo cuatro religiosos.

En el mes de diciembre, al ser arrestado de nuevo algunos religiosos, el P. Hilario decidió cambiarse por uno de los religiosos más ancianos y enfermos. Desde aquel día comenzó su calvario. Fue enviado a la prisión de Montelupi (Cracovia), en el campo de concentración de Dachau. Allí fue ejemplo de vida de oración, animando a los otros y sembrando la confianza en un mañana mejor. Junto a otros Carmelitas, entre los cuales estaba el beato Tito Brandsma, se reunía a menudo para orar.

Mientras, en el campo de concentración, en la barraca 25, se extendía el tifus. Para asistir a los enfermos se presentaron a las autoridades del campo 32 sacerdotes. Un par de días después se asoció espontáneamente el P. Hilario Januszewski. Su apostolado duró 21 días, porque infestado del tifus moría, pocos antes de la liberación del campo de concentración. Su cuerpo fue quemado en el crematorio campestre de Dachau.
INDICE

OTROS SANTOS DEL DÍA:

Isaac. (Antiguo Testamento).

Hijo de Abrahán y Sara después de un anuncio de Dios a su padre de que su madre, que era estéril, tendría un hijo (Gn 18,10), y Abrahán se rió, de ahí le viene el nombre a Isaac. El nacimiento de Isaac es pura iniciativa divina, don gratuito de Dios. Él será el heredero de las promesas de Abrahán. Dios para probar la fe de Abrahán le pide que sacrifique a su hijo Isaac (Gn 22, 1-2); Abrahán, no sin dolor, acepta, y Dios ante su obediencia le sujeta la mano para que esta muerte no se produzca. Este hecho se interpreta como que Dios no quiere el sacrificio de la vida humana, como ocurría en los pueblos vecinos.

Siguiendo la tradición, Isaac se esposó con Rebeca, una mujer que pertenecía a su clan, de la cual tendrá dos hijos: Esaú y Jacob. Jacob, con la complicidad de su madre logró arrancar de su padre, ya anciano y ciego ser el destinatario de las promesas de Abrahán y de las bendiciones tribales. Isaac murió en Hebrón (Gn 35, 27-29). Su figura simbólica la comprendemos en el Nuevo Testamento, como símbolo de Cristo.

San Dimas. M. c. 33.
Martirologio Romano: Conmemoración del santo ladrón, que, habiendo profesado la fe en Cristo en la cruz, mereció escucharle decir: “Hoy estarás conmigo en el paraiso”.
"Uno de los malechores colgado le insultaba: -¿No eres tú el Cristo? Pues ¡Sálvate a ti y a nosotros!- Pero el otro respondió diciendo; -¿Es que no temes a Dios, tú que sufres la misma condena? Y nosotros con razón, porque nos lo hemos merecido con nuestros hechos; en cambio, éste nada malo ha hecho- Y decía -Señor acuérdate de mí cuando estés en tu Reino. Jesús le dijo: -Hoy estarás conmigo en el Paraíso" (Lc. 23, 39-43). No necesitó más. Cristo le había canonizado y abierto las puertas del Cielo, de manera que es el único santo canonizado personalmente por Jesucristo.

Según la leyenda, nació en Egipto. Asesinó a su padre. Robaba en la región que atravesó la Sagrada Familia durante la huida a Egipto, pero conmovido por la belleza de María, en lugar de atracarla le ofreció su protección. El Niño Jesús prometió a Dimas que su acto no quedaría sin recompensa y le anunció que se volverían a ver en peores condiciones y que sería Él quien lo ayudase en ese momento. Apresado en Jerusalén por Poncio Pilato, fue crucificado a la derecha de Cristo.
Es ignorado en el evangelio de Lucas. Aparece más tarde en el "Evangelio apócrifo de Nicodemo", y en el "Evangelio Árabe de la Infancia". Patrón de Gallípoli en Tarento.

San Mona de Milán. M. 249.
Martirologio Romano: En Milán, en la región transpadana, san Mona, obispo.
Obispo de Milán (193-249); a quien hallándose el clero y el pueblo reunidos para tratar de la elección de un pastor, vieron rodeado de una luz celestial; por cuya señal fue unánimemente electo Obispo de aquella iglesia y luego consagrado; atestiguando después por sus virtudes y milagros que había en efecto recibido del cielo su misión. Vivió durante varias persecuciones.

Debe sin embargo considerarse como absolutamente fantasiosa la narración de la «Datiana historia ecclesiae Mediolanensis» según la cual san Mona habría muerto en el 250, después de 50 años de episcopado, durante el cual habría fundado las más antiguas parroquias rurales esparcidas por la campiña milanesa.

En cuanto al día de la muerte, los antiguos catálogos de obispos milaneses indican el 25 de marzo, que es la fecha que ha adoptado en la actualidad el Martirologio Romano. San Mona fue originalmente sepultado en la basílica Fausta, después conocida como iglesia de San Vital, pero san Carlos Borromeo, el 6 de febrero de 1576, trasladó las reliquias a la catedral.

San Quirino de Roma. M. c. 269.
Martirologio Romano: En Roma, en el cementerio de Ponciano, en la vía Portuense, san Quirino, mártir.
Mártir en Roma, durante el imperio de Claudio II. Su cadáver fue arrojado al río Tíber y posteriormente fue encontrado en la isla Licaonia, posteriormente bautizada como isla de San Bartolomé. Según otro relato legendario, Quirino era hijo del emperador Filipo el Árabe.

Segun las Actas legendarias de los mártires san Mario y santa Marta, el mártir romano Quirino (Cyrinus), estaba entre aquellos que ayudaron y enterraron a los santos Mario de Persia, Marta e hijos. Está enterrado en el cementerio Ponciano de la vía Portuense. Sin embargo, los Itinerarios tradicionales de las tumbas de los mártires romanos no lo mencionan. Aunque así apareca en el actual Martirologio.

Su leyenda posteriormente fue conectada con la abadía benedictina de Tegernsee en Baviera, a donde sus reliquias fueron trasladadas en el siglo VIII. Su fiesta se celebra el 25 de marzo. Quizás a él se refiera la expresión "Romæ sancti Cyri" encontrada en el "Martyrologium Hieronymianum" de 24 de marzo.El culto de Quirino floreció en Baviera desde su santuario en Tegernsee, y una iglesia de piedra fue construida hacia 1450 para alojar su ataúd.

San Dula. s. III - IV.
Martirologio Romano: En Nicomedia, san Dula, mártir.
Según la versión más extendida era una mujer, natural de Nicomedia en Bitinia, sus padres eran cristianos pero muy pobres, para poder ayudarlos se hizo esclava de un oficial de Nicomedia, que era muy generoso pero con un temperamento muy colérico. Un día la quiso violar, pero ella se negó y le reprendió por adulterio y le confesó su condición de cristiana, y él lleno de cólera le clavó su espada y la mató. De este modo Dula, por defender su virtud, entró en el catálogo de los mártires.

Actualmente, después de serias investigaciones se ha llegado a la conclusión que era un varón que sufrió la esclavitud.

Santa Matrona de Tesalónica. M. c. 350.
Martirologio Romano: En Tesalónica, de Macedonia, santa Matrona, mártir, que, siendo esclava de una hebrea, a escondidas daba culto a Cristo, y descubierta por su señora, sufrió muchas penalidades, fue azotada con varas y en la confesión de Cristo entregó a Dios su espíritu incorrupto.

Sirvienta de una casa de judíos de Tesalónica, la apalearon para hacerla abjurar de su fe. El elogio tradicional decía: «En Tesalónica, santa Matrona, sirvienta de cierta judía, quien adoraba a Cristo furtivamente e iba todos los días a la iglesia a rezar en secreto, fue descubierta por su ama y atormentada de muchas maneras, hasta que al fin, fue muerta a golpes con gruesas varas y, en la confesión de Cristo, rindió su alma pura a Dios».

Se confunde con una matrona que se dice que era natural de Barcelona que pasó a Italia como peregrina y mártir en una persecución imprecisa. Y también vuelve a confundirse con otra que se decía que era princesa portuguesa, del siglo V, que tuvo la visión que había obtenido la curación de sus enfermedades si se iba a Capua, a la tumba de san Prisco, obispo y mártir de esta ciudad. Pero son tres santas en una.

San Hermelando. M. c. 720.
Martirologio Romano: En la isla de Indre en los límites de Nantes en Francia, san Ermelando, que dejó la corte del rey para hacerse monje en Fontenelle y luego fue el primer abad del monasterio del lugar.

Natural de la diócesis de Noyón; en su juventud fue copero real de la corte de Clotario III; después se retiró a Fontenelle e ingresó en el monasterio bajo la regla de san Columbano, durante el abadiato de san Lamberto de Lyon. Fue ordenado sacerdote y junto a un grupo de doce monjes fue enviado a fundar una nueva abadía en la isla de Indre, Aindre (Loira), de la que fue el primer abad.

Hermelando tuvo el don de profecía y de penetración de espíritus. También fue famoso como taumaturgo. Se dice que cierta vez cuando uno de sus monjes hablaba del exquisito sabor de una lamprea que había gustado a la mesa del obispo de Nantes, Hermelando preguntó: «¿No creéis que Dios sea capaz de enviarnos una aquí?» Al terminar de hablar, una ola arrojó una lamprea a sus pies y, ese pequeño pez, distribuido por el abad, alimentó a la comunidad entera de monjes. Cuando el santo envejeció, renunció a su oficio y se retiró a la isla de Aindrette, donde pasó los últimos años de su vida en la soledad.

San Guillermo de Norwich. (1132 - 1144).
El Sábado de Gloria del 25 de marzo de 1144, se encontró el cuerpo de un muchacho presentando señales de haber enfrentado una muerte violenta, en Thorpe Wood, cerca de Norwich. No fue tocado hasta el Lunes de Pascua, cuando fue sepultado sin ninguna ceremonia. Mientras tanto, un buen número de jovenes y muchachos habían visitado el lugar, los judíos fueron sospechosos del asesinato dada la naturaleza de las heridas.

El cuerpo fue reconocido como el de Guillermo, un aprendiz de coloreador, el cual junto con su maestro habían estado frecuentando casas de ciertos judíos. La tumba fue abierta por el tío de Guillermo, el sacerdote Godwin Stuart, el cuerpo fue reconocido según registros del entierro, y la tumba recuperada. Unos días más tarde, el sínodo de la Diócesis se reunió con la presidencia del Obispo Eborard, y Stuart acusó a los judíos del asesinato, y ofreció probar sus acusaciones. Su culto desapareció antes de la Reforma a causa de la desaprobación de la Santa Sede y hoy está extinguido.

San Haroldo de Glucester. M. 1168.
Niño. Parece que fue mártir por los judíos en Gloucester, pero el hecho no está debidamente constatado y entra dentro de las presuntas víctimas, generalmente niños, ejecutados por los judíos por odio a la fe. La popularidad de este mártir en Glucester y en toda su región, es el hecho por el que este niño aparece en este santoral aunque es muy probable que no haya existido tal martirio.

San Ricardo de Pontoise. M. 1179.
Los cronistas del reinado de Felipe Augusto de Francia, mencionan diversas ejecuciones de niños cristianos por parte de los judíos, cosa que llevó a su expulsión de Francia en 1182. Entre el número de estas pretendidas víctimas se encuentra un niño, Ricardo, natural de Pontoise, que fue martirizado.
Su cuerpo fue trasladado a París en la iglesia de los Santos Inocentes. La realidad histórica y las interpretaciones de estos presuntos crímenes están puestos en tela de juicio por muchos hagiógrafos e historiadores.

Josafata Hordáshevska. Beata. (1869-1919).
Martirologio Romano: En el lugar de Chervonohrad, junto a Lwiw, en Ucrania, beata Josafata (Miguelina) Hordáshevska, virgen, que fundó el Instituto de Hermanas Esclavas de María Inmaculada, dedicándose a hacer el bien donde fuese mayor la necesidad.

Nació en Lvov, Ucrania, en el seno de una familia católica de rito bizantino. Tuvo que renunciar a los estudios para trabajar y así ayudar económicamente a su familia. Sensible e interesada en la vida espiritual, encontró un óptimo guía en el misionero basiliano Jeremías Lomnitski, que apoyó su vocación religiosa. A los 20 años emitió el voto de castidad.

En 1892 abandonó el proyecto de ingresar en el monasterio de clausura de las monjas basilianas, y juntamente con el padre Jeremías fundó el Instituto de las religiosas Esclavas de María Inmaculada, al servicio del pueblo. En 1892 hizo la profesión religiosa y tomó el nombre del santo mártir san Josafat Kuncewycz. Así nació la Congregación de Esclavas de María Inmaculada, la primera de vida activa para la asistencia a los hijos de campesinos, a los enfermos y los pobres de las comarcas, así como para la instrucción de los analfabetos y marginados. Falleció en Lvov.

Emiliano Kovc. Beato. (1884-1944).
Martirologio Romano: En la ciudad de Majdanek, cerca de Lublín, en Polonia, beato Emiliano Kovc, presbítero y mártir, que en tiempo de guerra fue deportado a un campo de concentración, donde, por el combate de la fe, alcanzó la vida eterna.

Sacerdote greco-católico y mártir. Nació en Kosmach (región de Stanislaviv, actualmente Ivano-Frankivsk). Fue ordenado sacerdote en 1911 e incardinado en la diócesis de Stanislaviv. En 1922 pasó a la archieparquía Lvov, y ejerció su ministerio pastoral en Przemyslijany, en la región occidental de Ucrania.

Los comunistas le encarcelaron en 1941, pero fue liberado por las tropas alemanas. Cuando en 1942 los alemanes encerraron a los judíos en la zona del gueto fue acusado de ayudar a los judíos a evitar la deportación, fue arrestado y trasladado al campo de concentración de Majdanek, en las cercanías de Lublin (Polonia), donde murió a con 60 años.
INDICE

NUESTRA SEÑORA DEL PORTILLO. (Zaragoza, España)
“Cuando llega el 25 de marzo, la fiesta de la Anunciación del Señor, en Zaragoza hay que mirar al Portillo y, en concreto, a su Virgen. Una antigua tradición, seguida por bastantes autores, afirma que en el año 1137 la Virgen María protegió Zaragoza -reconquistada en 1118- de un ataque musulmán para recobrar la ciudad. Esta fecha, que difiere de otra muy arraigada -que sitúa el hecho en 1119-, se corresponde con investigaciones que sitúan la construcción de la muralla de la ciudad en 1136. Estos hechos fueron el origen del santuario de Nuestra Señora del Portillo, cuya devoción fue muy importante en siglos pasados y que ha caído en el olvido. La imagen responde al tipo de la Virgen de la Leche, mide 23 cm, por lo que es más pequeña todavía que la Virgen del Pilar, y es del siglo XV.

Desde mediados del siglo XV hasta 1868 los zaragozanos iban en procesión a este templo cada 25 de marzo, siendo la principal devoción mariana de la ciudad después de la Virgen del Pilar. También fueron frecuentes las rogativas que se le hacían por peste, guerras, sequías o pidiendo la protección para la familia real. Hubo varios intentos para entregarlo a diferentes Órdenes religiosas.

En 1806 el santuario, que dependía de la parroquia de San Pablo, fue erigido en parroquia independiente, pero la Guerra de la Independencia hizo que no se ejecutase dicha medida. En 1902 fue cuando se desgajó definitivamente de San Pablo y se constituyó en parroquia independiente. Más tarde su distrito fue desmembrado para erigir las parroquias de San Valero, en las Delicias (1942), Nª Sª del Rosario, en La Almozara (1961), y Nª Sª del Carmen y Nª Sª de la Almudena (1964). Sus límites definitivos datan de 1965, cuando se reajustaron los suyos con los de San Valero. En la actualidad pertenece al arciprestazgo del Centro (Vicaría I). Es una de las parroquias con mayor población (13.420 h. en 2007)”.

Del templo barroco se conservan pocos vestigios, dados los daños causados por el ejército francés. El templo actual es el resultado de numerosas intervenciones a lo largo de los siglos XIX y XX.

Durante la Exposición Hispano Francesa de 1908, cuando se conmemoró en la ciudad el centenario de los Sitios, se habilitó en su interior la Capilla de las Heroínas, dedicada a las mujeres que lucharon con valentía durante la Guerra de la Independencia: Agustina de Aragón, Casta Álvarez y Manuela Sancho. El día 5 de febrero, festividad de Santa Águeda, las mujeres zaragozanas acuden con gran fervor para venerar las reliquias de la mártir que se guardan en el interior del templo.

“Desde 1949 es Monumento Histórico Artístico.
Ligada a esta advocación mariana está la Real, Antiquísima y Muy Ilustre Cofradía de Caballeros Nobles de Nª Sª del Portillo, cuyo primera mención conocida data de 1350. Celebra su fiesta titular el 25 de marzo. También la celebra ese mismo día la Policía Local de Zaragoza, que la considera como su patrona”.

Juan Ramón Royo, Director del Archivo Diocesano

Para saber más:
SERRANO MARTÍNEZ, A. (coord.), Nuestra Señora del Portillo. Historia y fe de un santuario urbano en Zaragoza, Zaragoza 2002 (libro publicado con ocasión del centenario de la parroquia).
INDICE
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores