GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Santoral del 6 de Marzo

INDICE

San Julian de Toledo
Santa Coleta Boylet
Santos martires de Siria
San Olegario, Arzobispo de Tarragona
Crodegango de Metz, SantoObispo
Rosa de Viterbo, SantaVirgen
Otros santosCompletando el santoral
VIDEOS
Santos: Marciano, Basilio, Evagrio, Claudiano, obispos; Agapio, Víctor, Victorino, Claudiano, Basa, Marciano, Conón, mártires; Cirilo, Evagrio, confesores; Kinesburga, Kineswuida, vírgenes; Bauterio, anacoreta.



SANTA COLETA,Virgen
Hasta ahora nada habéis pedido (a mi Padre) en mi nombre:
Pedidle y recibiréis, para que vuestro gozo sea completo
(Juan, 16, 24)

Movida Santa Coleta por la aflicción que su pequeña estatura causaba a su padre, le pidió a la Santísima Virgen que la hiciera crecer. La Madre de Dios escuchó su inocente oración. Muy pronto excedió la estatura media de las personas de su sexo. Después de la muerte de sus padres, entró en la orden de Santa Clara, a la que reformó. Sus austeridades eran extraordinarias, su devoción al Santísimo Sacramento de la Eucaristía, admirable. Tuvo la dicha de recibir la comunión de manos de Jesucristo mismo. Particularmente era devota de su Pasión; sufría crudelísimos dolores cuando pensaba en los tormentos que padeció Jesús. Murió en Gante, en 1447.

MEDITACIÓN SOBRE LA DEVOCIÓN A JESÚS SACRAMENTADO

I. Santa Coleta deshacíase en lágrimas en el momento de la elevación de la Santa Hostia, porque estaba animada de fe viva. Si tuvieses un poco de fe, tendrías las mismas ternuras para Jesucristo; llorarías al ver los ultrajes con que tantos malos cristianos agobian a un Dios digno de amor y respeto infinitos; llorarías al pensar que tus pecados fueron la causa de su dolorosa Pasión cuya memoria renueva todos los días el sacrificio de la Misa.

II. Debes esperar del Padre eterno todo lo que pidas por los méritos de Jesús, oculto en este Sacramento. Si tuvieras la confianza de Santa Coleta, verías, como ella, que son escuchados tus deseos: no se quedó Jesús en la tierra sino para proveer a tus necesidades. Mas, para que obtengas todo de Jesucristo, dale lo que te pide desde hace tanto tiempo; ¿es como para asombrarse, acaso, que rechace tus ruegos cuando tú mismo desprecias sus inspiraciones? No lo hemos escuchado, Él no nos escucha; no lo hemos mirado, Él no nos mira. (Salviano).

III. Si tuvieras un poco de amor por Jesucristo, tendrías, como Santa Coleta, una grandísima devoción al Santísimo Sacramento del altar. Si quieres que Jesús sea tu amigo, visítalo con frecuencia en su casa, acompáñalo, ya en las procesiones solemnes, ya cuando se lo lleva a los enfermos. En una palabra, trata a Jesús como a tu amigo. Señor, en adelante quiero amare con todo mi corazón, porque tú me amaste primero. (San Agustín).
La devoción a la Eucaristía
por la conversiónde los herejes.

ORACIÓN
Dios, Salvador nuestro, escuchadnos, a fin de que la fiesta de Santa Coleta, al tiempo que regocija nuestra alma, desarrolle en ella los sentimientos de una tierna devoción. Por J. C. N. S. Amén.

Santa COLETA BOYLET (1381-1447).


Martirologio RomanoEn Gante, en Flandes, santa Coleta Boylet, virgen, que durante tres años llevó una austerísima vida, encerrada en una pequeña casa junto a la iglesia, y después, tras profesar en la Regla de san Francisco, recondujo muchos monasterios de Clarisas a la forma primitiva de vida, insistiendo principalmente en el espíritu de pobreza y de penitencia

Nació en Corbie (junto Amiens) en Picardía, y se llamaba Nicoletta Boylet, a causa de la devoción de su padre a san Nicolás. Al quedarse huérfana no sabía dónde ir y qué hacer; sólo sabía que quería servir a Dios; distribuyó, lo poco que le dejaron, entre los pobres, y se retiró entre las “begüinas”, sociedades devotas de mujeres establecidas en muchas partes de Flandes, Pidardía y Lorena, que se sustentaban por el trabajo de sus manos pero que no realizaban promesas solemnes. No encontrando la vida suficientemente austera, tomó el hábito de las Penitentes y tres años después, encontró al franciscano fray Pinet que le aconsejó que ingresara en la Tercera orden franciscana y que viviese como reclusa en una habitación. Coleta obediente se recluyó, pero la gente no lo entendió y, soportó calumnias y procesos de la Iglesia, al mismo tiempo que se seguía preguntando qué era lo que Dios quería de ella. Un día, otro franciscano, fray Enrique de Beaume, le impuso por obediencia dejar la clausura y reformar las religiosas de la segunda orden de San Francisco o clarisas, que se llamaban “urbanistas” a causa del papa Urbano IV, quien había suavizado su regla. 

Habiendo obtenido del abad de Corbie una pequeña ermita, pasó en ella tres años. Después de esto, fue al convento de Amiens y de allí a otros muchos. Para realizar con éxito su empresa fue necesario que fuese investida con apropiada autoridad, para lo cual viajó a Niza para presentar sus respetos a Pedro de Luna, que en el gran cisma había sido reconocido como papa de los franceses. La constituyó superiora general de las clarisas, con plenos poderes para establecer en ella todas las regulaciones que creyere conducentes al honor de Dios y la salvación de los demás. Intentó revivir el espíritu franciscano en los conventos de París, Beauvais, Noyons y Amiens, pero se encontró con una violenta oposición y la tacharon de fanática. El papa Eugenio IV autorizó el establecimiento de un monasterio en Corbie, fundó otros conventos de clarisas reformadas o “coletinas” en Beçanson y en Poligny, en Franco Condado, en Gante. 

Las persecuciones por parte de los hijos de Francisco y Clara e incluso del propio san Juan de Capistrano, que estaba reformando a su vez, (aunque luego tuvo que pedirla perdón), estuvieron al orden del día. Pero el milagro no se hizo esperar y los conventos reformados por Coleta llegaron a veinte. Trabajó incansablemente, apoyando a san Vicente Ferrer en sus esfuerzos para superar el Cisma de Occidente. Reformó las monjas clarisas, que estaban en trance de perder su principal riqueza: la pobreza. Su vida se caracterizó por una obediencia a la voluntad de Dios. León X, en 1517, unió todas las diferentes reformas de los franciscanos, y así extinguió las “coletinas”. Murió en Gante con fama de santidad. 

INDICE


San JULIÁN DE TOLEDO. (c. 642 - 690).


Martirologio RomanoEn Toledo, en Hispania, san Julián, obispo, que reunió tres concilios en esta ciudad y expuso con escritos la doctrina ortodoxa, dando muestras de caridad y celo por las almas.

Nació en Toledo, en el seno de una familia cristiana, aunque se dice que descendía de judíos. Tenía un ingenio creativo y gran capacidad para el estudio. Pronto entró a estudiar en Agalia, en la escuela de san Eugenio de Toledo y tuvo por compañero al famoso Gudila Levita. Unidos por los gustos comunes tanto como por el afecto, los amigos se consagraron a la oración y el estudio en el retiro y muy pronto, el celo apostólico les hizo volver al mundo para intentar la conversión de los pecadores. San Julián, que era teólogo destacado y hombre de gran saber, llegó pronto a ocupar un puesto de importancia. Cuando los médicos desahuciaron a Wamba, el último de los reyes visigodos, san Julián le rasuró la cabeza y lo revistió del hábito monástico para que «muriese en religión». 

Se incorporó al clero de esa misma iglesia y se entregó enteramente al ministerios con total dedicación y caridad cristiana. Cuando murió el obispo Quírico, en el 680, le nombraron su sucesor en la sede toledana. Fue un hombre hábil, prudente y discreto; estaba cerca de los más miserables, era el socorro de los marginados, el amigo del pueblo; conocía las leyes, sabía dar sentencias, defendía siempre la justicia; era suave con los humildes, severo con los grandes, valeroso en la defensa de las iglesias.

Convocó en Toledo cuatro concilios y los presidió con autoridad reconocida; obtuvo para su sede la primacía sobre todas las diócesis españolas. Por eso se le da el título de arzobispo de Toledo, aunque el término no se empleaba generalmente en España por aquella época. Los historiadores posteriores acusan a Julián de haber alentado a los reyes a perseguir a los judíos. Sin embargo, debe hacerse notar que la más cruel y escandalosa de las leyes contra los judíos no fue publicada sino hasta cinco años después de la muerte del santo. Según dicha ley, todos los judíos adultos debían ser vendidos como esclavos, en tanto que sus hijos serían confiados, desde los siete años de edad, a las familias españolas para recibir una educación cristiana. 

Escribió varios libros memorables: “El libro de los pronósticos del siglo futuro”, que tratan de las postrimerías. El santo sostiene en esta obra que el amor y el deseo de ir a reunirse con Dios bastan para acabar con el temor natural a la muerte. También afirma que los bienaventurados piden por nosotros en el cielo, que desean nuestra felicidad y que ven nuestras acciones, ya sea en la misma esencia de Dios o por ministerio de los ángeles, que son los mensajeros de Dios en la tierra. También escribió: “El cumplimiento de la sexta edad del mundo”. “El libro de los contrarios”. “Historia de los hechos del rey Wamba en las Galias” y otras muchas obras eruditas. Tuvo gran importancia en la España de su época. 

INDICE

San CRODEGANGO DE METZ. (c.715 - 766).


Martirologio RomanoEn Metz, en Austrasia, san Crodegango, obispo, el cual impuso al clero que viviese dentro del recinto del claustro bajo una íntegra norma de vida, y promovió de modo admirable el canto en la Iglesia.

Nació en Hesbaye, cerca de Lieja (Bélgica) en el seno de una noble familia de Austrasia. Pariente de Pipino el Breve. Tras recibir una cuidada instrucción en la abadía de Saint-Trond, fue llamado a la Corte y en el 737 nombrado ministro de Carlos Martel y obispo de Metz (742). Parece que hablaba el latín con la misma fluidez que su propia lengua. Era de estatura imponente y su gracia y buenas maneras le hacían agradable a todos. 

 Como obispo, supo combinar la virtud y la sagacidad con gran éxito; en todos los asuntos se valió de su gran influencia para promover la justicia y el bien público. Sus biógrafos alaban su caridad sin límites y la especial solicitud que mostró por las viudas y los huérfanos. Desempeñó un papel predominante en casi todos los acontecimientos importantes de su tiempo y participó en varios concilios. Apoyó el golpe de estado de Pipino el Breve en el 751. Fue nombrado embajador de Pipino en Roma en el 753, escoltó al papa Esteban II a Saint-Denis. Crodegango fue un factor preponderante en la coronación de Pipino en el 754, la derrota que éste infligió a los Lombardos en Italia y en la entrega del exarcado de Ravenna y otros territorios a la Santa Sede.

A la muerte de san Bonifacio en el 755, recibió el palio y la dignidad de arzobispo; con este título aparece como uno de los principales artífices de la política de “reforma” religiosa de comienzos del período carolingio. Habiendo contribuido en esta forma a establecer, sobre una base firme, el Papado y la supremacía de los francos en Italia, san Crodegango pudo consagrarse de lleno a los asuntos espirituales de su diócesis. La relajación de las costumbres en aquella época no dejaba de afectar también al clero. Muchos clérigos estaban mezclados en asuntos mundanos y los jóvenes no recibían una preparación adecuada en materia de ciencia y disciplina. San Crodegango empezó la reforma por su propia ciudad y su catedral, publicando una serie de cánones, basados principalmente en las reglas de san Benito.

 Ordenó que tanto el alto como el bajo clero habitase en comunidad, ateniéndose a la regla, y obligó a todos a asistir al oficio divino. El código de san Crodegango, que ha llegado hasta nosotros, estaba dividido en treinta y cuatro capítulos. Las diversas comunidades estaban obligadas a leer, cada día, un capítulo; por ello, dichas reuniones recibieron el nombre de «capítulos» y, los participantes se empezaron a llamar «capitulares»; se llamó «canónigos» a todos aquellos a quienes obligaban los cánones o reglas episcopales; como los conventuales tenían sus propias reglas, se les llamó «regulares». La fama de san Crodegango hizo que su reforma se propagara rápidamente a otras diócesis, hasta llegar a oídos de Carlomagno. El emperador determinó que todos los clérigos fueran o «canónigos» o «regulares». De esta suerte, la influencia que tuvo el santo en el movimiento «regular» que se extendió por Francia, Alemania, Italia y la Gran Bretaña fue muy notable. 

Presidió los concilios de Ver (755), Verberie (756), Compiègne (757) y Attigny (762). Además introdujo la liturgia y los cantos romanos en su diócesis y en la Europa septentrional. Fundó las abadías de Gorze, cerca de Metz, y de Loch, en Renania. Murió en Metz y fue sepultado en Gorze.

INDICE


Santos 42 MÁRTIRES DE SIRIA. M. 845.


Martirologio RomanoEn Siria, pasión de cuarenta y dos santos mártires, que, arrestados por Amorio en Frigia y conducidos al río Eufrates, obtuvieron con una insigne prueba la palma del martirio

En época del emperador de Oriente, Teófilo el Iconoclasta (829-842), las incursiones de los árabes y los combates que tenían lugar para detener la invasión de Asia Menor fueron los hechos dominantes en la vida del Imperio. El 24 de septiembre del 838 el mundo cristiano sufrió la humillación de ver capturada por los sarracenos la ciudad de Amorio (actual Hisarköy, en Turquía), que en ese momento disfrutaba de un esplendor particular. La caída fue atribuida a la traición del apóstata cristiano Baditze.

Los sarracenos mostraron toda su ferocidad: una multitud de soldados y civiles fueron asesinados sin respetar ni mujeres ni niños, y gran parte de la población fue deportada. De entre ellos, fueron llevados a Mesopotamia 42 personas, contando líderes militares y altos funcionarios de la ciudad, algunos de cuyos nombres son conocidos: Teodoro Cráter, Constantino y Calixto, funcionarios, Teófilo y Bassoe, patricios, Ezio y Melixeno, patricios y generales. Fueron llevados prisioneros a Siria, y mantenidos en una celda oscura y sucia a sólo pan y agua. Se les instó continuamente a la apostasía en favor de la religión de Mahoma y se los enfrentó con los eruditos musulmanes, pero estos intentos fueron vanos. El doloroso cautiverio duró siete años, hasta marzo del 845. Después de la última invitación con resultado negativo fueron llevados a orillas del Eufrates y allí decapitados por verdugos etíopes.

Según el relato del historiador bizantino Simor Logoteta, también fue asesinado el traidor Baditze; sus cuerpos fueron arrojados al río, pero los cocodrilos sólo comieron el cuerpo del apóstata, mientras que los otros, reunidos con la cabeza, emergieron del agua sin haber sido devorados; los cristianos del lugar los recogieron y con amor y veneración les dieron sepultura. En la vida del emperador de Oriente Basilio IV el Macedonio (867-886) se afirma que en el palacio real se construyó una capilla en honor de estos mártires. La memoria se inscribe el 6 de marzo, tanto en el Menologio griego, como en elMartirologio Romano y en el "Siríaco de Rabban Sliba".

INDICE

San OLEGARIO. (c.1060 - 1137).


Martirologio RomanoEn Barcelona, de Cataluña, en España, san Olegario (Olegano), obispo, que asumió también la cátedra de Tarragona cuando esta antiquísima sede fue liberada del yugo de los musulmanes.


Nació en Barcelona, en el seno de una familia ilustre. Su padre, Olegario, fue gran valido del conde de Barcelona, Ramón Berenguer I. Su madre, Guilia, descendía de la nobleza goda. Formado en la rectitud militar de su padre, eligió el servicio a la iglesia como sacerdote. A los diez años comenzó sus estudios en el cabildo de canónigos de la catedral de Santa Cruz y Santa Eulalia de Barcelona. A los 30 años fue ordenado sacerdote por el obispo don Beltrán (1093). 

En 1094, siendo preboste de la catedral, renunció a sus prebendas para hacerse monje agustino en la comunidad de San Adrián en el Besós. Como espejo de prudencia y observancia, fue nombrado prior dos años más tarde. Quiso la soledad y pasó a San Rufo de Provenza donde le eligieron abad en 1110. A la muerte del obispo de Barcelona, le nombraron para sucederle, pero asustado, huyó y repitiendo una y otra vez que era indigno y sin méritos. Tuvo que aceptar a la fuerza porque vio en ello la voluntad de Dios en el 1115. Durante su episcopado se dedicó a la predicación y se volcó en la asistencia de pobres y enfermos, y procuró un gobierno justo y pacífico con todos los fieles, iglesias y monasterios. Fue llamado por el papa beato Gelasio II para que fuera a verle. Pasó por Roma donde veneró la tumba de los apóstoles y luego marchó a Gaeta donde se encontró con el papa que corroboró su fama de santo.

 En 1118 pasó a Tarragona, como metropolitano, sin abandonar la diócesis de Barcelona. Asistió al concilio de Toulouse (1119), presidido por el nuevo papa Calixto II; luego asistió al sínodo de Reims, donde predicó a los obispos y tuvo una gran aceptación. En 1123, marchó a Roma para asistir al I Concilio Ecuménico de Letrán, donde se determinó de forma definitiva el celibato de los sacerdotes. Este mismo año fue nombrado legado “ad latere” en España para la campaña contra los infieles. Asistió con el conde Ramón Berenguer a las expediciones a Tortosa y Lérida. Logró reedificar la catedral de Tarragona. 

Peregrinó a Tierra Santa y a su vuelta pasó por Siria y Egipto, desembarcando en tierras francesas, donde visitó su antiguo monasterio de San Rufo. Enviado por el papa Inocencio II al concilio de Clermont, coincidió allí con santos Bernardo de Claraval y Buenaventura. La elocuencia de sus argumentos logró la excomunión del antipapa Anacleto. Trabajó con método y disciplina por la santidad de sus diócesis. Dirigió espiritualmente y sin discriminaciones al hombre del campo y de la ciudad y, a sus sacerdotes, con quiénes convivió en sínodo los últimos días de su vida; ayudó a encontrar la paz al beato Raimundo de Barbastro. Tuvo que poner paz entre los reyes Alfonso VII de Castilla y Ramiro II de Aragón. Se le conoce como "el amante fidelísimo de la paz no fingida". Su cuerpo incorrupto se conserva en la catedral de Barcelona. Patrón de Barcelona.

INDICE

Beata ROSA DE VITERBO. (c.1233 - 1251).


Martirologio RomanoEn Viterbo, en la Toscana, beata Rosa, virgen de la Tercera Orden de San Francisco, que, asidua en las obras de caridad, a los dieciocho años de edad consumó rápidamente el breve curso de su vida.

Nació en Viterbo, en el seno de una familia modesta. Se dice que desde su más tierna edad tuvo dones taumatúrgicos y fenómenos místicos que atrajeron a sus vecinos. Hizo grandes penitencias que quebrantaron su salud, y con una cruz iba predicando a los habitantes la conversión al mismo tiempo que alababa a Jesús y María. También se cuenta que a los diez años, María le ordenó que se hiciera Terciaria franciscana.

 A los12 años edad, inspirada tal vez por algún sermón que escuchó o por las ardientes palabras de algún güelfo, Rosa comenzó a recorrer las calles predicando para inflamar al pueblo a combatir a Federico II y amotinarse para arrojar de la ciudad a la guarnición de los gibelinos. Sus palabras simples y emocionadas no dejaron de producir su efecto, y éste se hizo más profundo a raíz de los rumores que circulaban con insistencia, sobre las maravillas que experimentaban muchos de los oyentes de Rosa. Desde entonces, las multitudes se congregaban frente a su casa, con la esperanza de oírla, hasta que el padre de la joven se asustó y le prohibió salir a la calle y mostrarse, bajo la amenaza de una despiadada paliza si desobedecía. A las amenazas de su padre, Rosa replicó tranquilamente: «Si Jesús fue golpeado por mi causa, yo puedo ser golpeada por causa suya. Yo sólo haré lo que Él me dijo que hiciera. No puedo desobedecerle». A instancias del párroco, el padre de Rosa levantó la prohibición y, durante dos años consecutivos, la chica predicó en pro de la causa del Papa en las calles de Viterbo. 

A los 15 años, fue considerada enemigo público número uno, se la expulsó, junto a su familia, de Viterbo y del convento de clarisas (donde repetidas veces había querido ingresar pero siempre se le había rechazado). Marchó a Soriano de Cimino donde siguió su cruzada contra el emperador y, una mañana, después de su oración, anunció la muerte de éste. Rosa se trasladó a Vitorchiano donde vivió hasta 1251. Regresó a su ciudad, donde quiso entrar en el convento  de las damianitas de Santa María de las Rosas, pero las monjas la temían, y ella respondió "no me habéis aceptado en vida, tal vez me acojáis en la muerte", como así fue. Su cuerpo incorrupto se conserva en la iglesia de las clarisas de Viterbo.

Su festividad litúrgica se celebra el 4 de Septiembre y la solemnidad religiosa el 6 de Marzo. Patrona de Viterbo, de la juventud femenina italiana y de la Tercera Orden femenina Franciscana.
INDICE

OTROS SANTOS DEL DÍA:


San Marciano de Tortona. M. 120. 

Martirologio RomanoEn Tortona, en la Liguria, san Marciano, venerado como obispo y mártir.< e  Adriano. Se dice que era de familia pagana y fue convertido por san Bernabé. Fue confirmado en la fe por san Siro, obispo de Pavía. Fue obispo durante 45 años, hasta que fue decapitado.

Existe una hipótesis que lo identifican con san Marciano de Rávena, que se celebraba en el calendario anterior el 22 de mayo (y que ha sido retirado del actual Martirologio Romano). Un documento del siglo X une los dos elementos: habría sido obispo de Ravena, pero sepultado en Tortona.

San Victorino. s. III. 

Martirologio RomanoEn Nicomedia de Bitinia, hoy Turquía, san Victorino, mártir.

El nombre de Victorino de Nicomedia aparece representado en muchos de los grandes martirologios hitóricos. Su memoria se ha conservado mayormente unida a la de otros tres mártires, Victor, Claudiano y Bassa. Grupo de mártires, originarios de Bitinia, murieron en la cárcel de Nicomedia; Bassa era la mujer de Claudiano y Víctor y Victorino eran hermanos. Sin embargo la única mención constante es la de Victorino, del que Victor parece ser una mera duplicación, ya que el nombre ha sido escrito de muy diversas maneras, y Claudiano y Bassa sólo se le agregan en algunos listados.

Parece ser ese el motivo por el que el nuevo Martirologio Romano sólo inscribe a Victorino, mientras que el anterior tenía en esta fecha a todo el grupo. No se han conservado actas de la pasión de san Victorino, pero la tradición martirológica nos ha transmitido que padeció tres años de cárcel antes de dar su testimonio de Cristo. La fecha del 6 de marzo corresponde, posiblemente, a alguna traslación de reliquias, ya que la fecha de su martirio es incierta, así como la persecusión en la que ocurrió. Nicomedia era una ciudad principal en la provincia romana de Bitinia, que corresponde a la actual Izmit, en Turquía.

San Quirico. s. IV.  

Martirologio RomanoEn Tréveris, en la Galia Bélgica, hoy Alemania, san Quirico, presbítero.

Presbitero de Tréveris, oriundo de Poitiers. Se trasladó a Tréveris junto con san Maximino. La leyenda cuenta que fue a Quirico a quien se apareció un ángel para que le fuera comunicado a Maximinino la voluntad de Dios de que fuera obispo de Tréveris.

Era un hombre de gran piedad y devoción, cuyo deleite era la visita frecuente a iglesias y monasterios. Como presbítero servía al altar del obispo, y a la vez pasaba las noches en oración y estudio, para evitar las distracciones del día. Un día le fueron a Maximino con el rumor de que su presbítero Quirico prefería las noches porque se entregaba en ellas a la lujuria. Maximino no quería creer lo que le contaban, pero apartó a Quirico del altar. El santo aceptó con humildad y paciencia la prueba, pero un día, en una celebración solemne, vio Maximino a un ángel que realizaba la tarea de Quirico, y supo entonces que los rumores eran injustos, ya que el propio cielo proclamaba su inocencia.

Su cuerpo fue trasladado al monasterio de San Maximino en Tréveris, en cuya cripta quedó enterrado junto a su obispo.

San Evagrio de Constantinopla. M. c. 380. 

Catedral patriarcal de Constantinopla

Martirologio RomanoConmemoración de san Evagrio, obispo de Constantinopla, que, desterrado por el emperador Valente, descansó en el Señor como confesor eximio.

En el 370, después de 20 años de ocupación arriana de la sede de Constantinopla, los católicos eligieron a Evagrio como obispo y fue consagrado por san Eustacio de Antioquía; pero meses después fue desterrado por el emperador Valente y permaneció en el exilio hasta su muerte. 

Nuestro santo no debe ser confundido con un tocayo casi contemporáneo, Evagrio del Ponto (Evagrio Póntico), mucho más conocido, que fue diácono en Constantinopla por la misma época, y cuyos escritos místicos han sido fuente de inspiración para el monacato, especialmente el oriental, y se leen aun hoy con provecho, pero que lamentablemente, por ciertas doctrinas origenistas que parece que sostuvo, no alcanzó la gloria de los altares.

San Fridolino. M. c. 540. 

Martirologio RomanoEn Säckingen, entre los helvecios (hoy Suiza), san Fridolino, abad, que siendo oriundo de Irlanda, peregrinó por Francia hasta que en esta localidad fundó un doble monasterio en honor de san Hilario.

Benedictino irlandés; parece que fue monje de Luxeuil y abad de Saint Hilaire de Poitiers y que marchó de misionero fundando el monasterio de Scïckingen o Säckingen, en el Rhin, apoyado por el rey Clodoveo II. Se le atribuye la fundación de la ciudad de Glarus, que dependendía del monasterio de Säckingen. Evangelizador y patrón de Glaris (Suiza), en cuyo escudo aparece representado. Su vida está plagada de leyendas. Se dice que al establecerse en la isla de Säckingen en el Rin y desde allí haber desarrollado su obra misionera; para certificar la donación de este lugar, habría resucitado a un tal Urso para que actuase como testigo.

Según los historiadores modernos, la abadía de Säckingen en realidad fue fundada por monjes del Poitou que llevaron las reliquias de san Hilario y de Fridolino; pero el santo nunca habría estado allí mientras vivió. Se ha propuesto identificarlo como el sacerdote Fridoaldo, discípulo de san Columbano, con el obispo Balderico de Speyr (970-986). 

Los huesos del santo fueron inhumados en la cripta carolingia de la catedral de Säckingen; se los exhumó el 14 de diciembre de 1357, y desde esa época hay constancia de peregrinaciones al lugar. El santo es venerado en Alemania sudoccidental, en Alsacia y en la Suiza alemana, donde es patrono del cantón Glaris.

INDICE



VIDEOS


http://www.aciprensa.com/podcast/santo/marzo06mariadelaprovidencia.mp3




INDICE
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores