GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Santoral del 28 de Abril

INDICE


Pedro Chanel, SantoSacerdote y Mártir
Beato LUQUESIO DE POGGIBONSI
Luis María Grignion de Montfort, SantoEl santo de la verdadera devoción Mariana
María Luisa de Jesús, BeataCofundadora
Santos PABLO PHAN KHAC KHOAN, JUAN BAUTISTA DINH VAN THANH y PEDRO NGUYEN VAN HIU
Beato JOSÉ CEBULA
Gianna Beretta Molla, Santa
OTROS SANTOS DEL DÍA
Vidal de Ravena y Valeria de Milán, SantoMártires
San Cirilo de Turov -San Pánfilo de Sulmona-Pedro Chanel, presbítero y mártir; Agapito I, papa; Pánfilo, Marcos, Petricio, obispos; Acacio, Menandro, Polieno, Afrodisio, Caralipo, Agapio, Eusebio, Valerio, Ursino, mártires;


SAN PEDRO CHANEL, Sacerdote y mártir
No me he preciado de saber otra cosa entre vosotros,
sino a Jesucristo, y a éste crucificado.
(1 Corintios, 2, 2).

Del arameo. '"piedra, roca" (1803-1841).

Protomártir marista. Nativo de Cuet, diócesis de Lyón, Francia. De padres de buena situación económica. Al recibir por primera vez el cuerpo de Cristo en la hostia consagrada siente el llamado del Señor para consagrarse a Él y servir al prójimo (1818).

Ingresa en el seminario cuando tiene 17 Años. En él intenta unirse a un grupo de misioneros que se embarcará hacia el nuevo Mundo; sin embargo, su intento no logra éxito, ya que los superiores le indican que, antes de ingresar al grupo misionero, debe concluir sus estudios de filosofía. Se ordena sacerdote en 1827, de inmediato solicita ser enviado como misionero; sin embargo, el obispo le indica que deberá hacer misión en su tierra; se desempeña como vicario, párroco y ejerce la docencia y la dirección del seminario.
En 1836, se une a la recién formada Sociedad de María (maristas) y se le encomienda evangelizar las lejanas tierras de Polinesia; se embarca junto con el hermano Marie-Nizier. Los misioneros se dirigen hacia la isla de Futura, adonde llegan el 12 de noviembre de 1837; en ésta, dos tribus paganas se disputaban el mando. Tiempo después tiene lugar una cruenta lucha y logran que el jefe de la tribu vencedora les permita catequizar la región (no obstante, tienen que vivir en una choza vecina a la del monarca). Al establecerse se encuentran con la presencia de pastores metodistas, quienes les dificultan su trabajo.

Sin embargo, la fe del Padre Chanel es mayor que los desafíos y logra numerosas conversiones, incluso la del hijo del rey, quien le solicita el bautismo. El monarca pagano ve con recelo la exitosa labor que lleva a cabo el padre Pedro, y le achaca haber desatado la furia de sus dioses, los cuales "envían" una tormenta que devasta la isla; para ultimar al sacerdote envía a su yerno, Musumusu, quien le saca de su cabaña y le abre la cabeza con un hachazo el 28 de abril de 1841. Por su obra, entrega y valor, así como por representar la fe del cristiano, es beatificado en 1889 y proclamado Patrono de Oceanía en 1954. El Siervo de Dios, Pío XII (1939-1958), lo canoniza el 12 de junio de 1954.

MEDITACIÓN SOBRE LA VIDA DE SAN PABLO DE LA CRUZ

I. No podía San Pablo de la Cruz oír hablar de los sufrimientos del Salvador sin deshacerse en un mar de lágrimas. ¡Y a nosotros, esos sufrimientos nos dejan con los ojos secos y el corazón frío! ¿De dónde procede esta diferencia? ¡Ah! es que San Pablo de la Cruz meditaba largamente sobre el misterio de la Pasión, mientras nosotros no nos dedicamos a esta meditación sino por contados y breves instantes. Que aquel a quien se clavó por ti en la cruz permanezca para siempre clavado en tu corazón. (San Agustin).

II. Aun antes de ser ordenado sacerdote, San Pablo de la Cruz disciplinábase a menudo, ayunaba todos los viernes no tomando ese día otra bebida que vinagre mezclado con hiel. ¿Y qué hacemos nosotros para honrar los sufrimientos de Jesucristo? ¿Qué sacrificios nos imponemos para imitarlo? ¿Tan si quiera soportamos con paciencia los males que no podemos evitar? ¡Qué vergüenza para nosotros bus car las comodidades de la vida, mientras vemos a nuestra Cabeza coronada de espinas!

III. San Pablo de la Cruz murió escuchando la lectura de la Pasión según San Juan. ¡Qué consuelo será para nosotros, en nuestro lecho de muerte, si podemos recordar entonces que hemos honrado con nuestra meditación y nuestros sufrimientos la Pasión de nuestro amabilísimo Salvador! ¡Con qué confianza miraremos la señal de nuestra redención! ¡Con qué amor apretaremos a nuestros labios moribundos a Dios crucificado por nuestra salvación! ¡Con qué gozo uniremos nuestra muerte a la suya! Que estos pensamientos reanimen nuestro fervor. En la cruz está la salvación, en ella la protección contra nuestros enemigos, la fuerza del alma, el gozo del espíritu, la consumación de la virtud, la perfección de la santidad. (Imitación de Cristo).

El recuerdo frecuente de la Pasión
Orad por los agonizantes.

ORACIÓN
Oh Señor Jesucristo, que, para honrar el misterio de la Cruz, habéis enriquecido a San edro con una caridad incomparable, y habéis querido por su ministerio hacer florecer en la Iglesia una nueva familia religiosa, concedednos, por su intercesión, que meditemos sin cesar en vuestra Pasión aquí en la tierra, a fin de hacernos dignos de cosechar sus frutos en el cielo. Por J. C. N. S.

http://www.aciprensa.com/podcast/santo/abril28giannaberetta.mp3


San LUIS MARÍA GRIGNION DE MONTFORT. (1673-1716).
Martirologio Romano:
San Luis María Grignon de Montfort, presbítero, que evangelizó las regiones occidentales de Francia anunciando el misterio de la Sabiduría Eterna y fundó dos congregaciones. Predicó y escribió acerca de la Cruz de Cristo y de la verdadera devoción hacia la Santísima Virgen, y después de convertir a muchos, descansó de su peregrinación terrena en la aldea de Saint-Laurent-sur-Sèvre.
Natural de Montfort-la-Cane (actual Montfort-sur-Meu en Bretaña). Hijo de un abogado de fuerte temperamento que heredó nuestro santo y que fue una de sus cruces personales. Fueron 18 hermanos. Se formó con los jesuitas de Rennes en el colegio de Santo Tomás Becket donde pasó ocho años entregado a los estudios de humanidades, de aquí le vino su vocación. Aquí trabó amistad con los padres carmelitas de la reforma Turonense y de los que aprendió la doctrina que luego se haría famosa en toda la Iglesia: En Maria, Con María, Por María y Para María

En el colegio de Rennes se inscribió en la Congregación Mariana e hizo rápidos progresos en el camino de perfección y en el amor a María. Con el jesuita Claude-Fraçois Poullart des Places (posteriormente fundador de la Congregación del Espíritu Santo) fundó una asociación secreta cuyos miembros se comprometían a una vida cristiana coherente al servicio de los pobres y un ferviente amor a María.
Hizo estudios superiores en el seminario de San Sulpicio de París, estudiando en la Sorbona, pero se murió su bienhechor que le costeaba los estudios y pasó entonces al seminario de los pobres, donde fue ordenado sacerdote a los 27 años en 1700. Durante su estancia en San Sulpicio, se empapó de todos los estudios teológicos sobre María. Hizo grandes penitencias personales y terminó tan enfermo que tuvo que ser ingresado en el hospital.

Su intención era pasar al Canadá como misionero, pero su director espiritual le mandó hacer su apostolado en Francia y obedeció. Su director lo mandó vivir en la comunidad sacerdotal de San Clemente de Nantes. Su estancia allí le resultó un calvario porque aquella comunidad era jansenista.
Se despidió y fue capellán de un hospital de Poitiers del que se le despidió tres veces porque su santidad se la veía como orgullo y ceguera, a causa de las reformas que intentaba aplicar para mejorar la situación de los pobres; vivió como un mendigo en París cuando se le cerraron todas las puertas y en el 1706 se consagró a sus misiones populares por la Vendée, la Bretaña y el Poitou, en medio de la guerra declarada a los jansenistas (entre los que no faltaron obispos) que obstaculizaron por todos los medios su labor, ya que le retiraron en muchos casos las licencias para predicar (alguna vez le obligaron a suspender unas misiones que estaba dando). Algunos amigos le tuvieron por loco, y el rey le creyó un conspirador. Fue llamado el apóstol de la esclavitud mariana y del rosario, aunque él quería ir de misionero a tierras de infieles, se tuvo que contentar con la evangelización de Francia, dominada por la herejía jansenista. De ortodoxia férrea, devotísimo de la Virgen, hombre de sacramentos, de rosario, de predicación efusiva e irresistible, pero, por encima de todo, muy paciente en las adversidades, activo y enamorado de las vías misteriosas de la Providencia: "Bendito sea Dios pase lo que pase, bendito sea Dios si me da o si me niega, bendito sea Dios si me lo quita todo."

Decidió ir a Roma y consultar su ministerio con el papa Clemente XI, que le nombro misionero apostólico en las diócesis de Francia donde lo recibieran los obispos: para ello le indulgenció el crucifijo y le dio la facultar de bendecir cruces indulgenciadas.
Fue un gran orador, poeta y músico popular; remataba sus sermones con una canción que dejaba al público atónito. Entre sus fundaciones de vida de perfección se cuentan los Hermanos de san Gabriel, los padres de la Compañía de María (para dar misiones populares) y las Hijas de la Sabiduría (para cuidar a los enfermos) junto con la beata María Luisa de Jesús Trichet, a la que conoció en Poitiers, vivida en consagración personal a la Virgen. Escribió "Tratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen", "Consagración Filial" o "Santa Esclavitud". Murió en Saint Laurent-sur-Sêvre a causa de una pulmonía. MEMORIA FACULTATIVA.
INDICE



San PEDRO CHANEL. (1803-1841).

Martirologio Romano: San Pedro Chanel, presbítero de la Sociedad de María y mártir, que dedicó su ministerio a atender a campesinos y niños, pero enviado después con algunos compañeros a evangelizar la Oceanía occidental, llegó a la isla de Futuna, donde no había aún cristianos y, a pesar de las muchas dificultades que encontró, con su singular mansedumbre convirtió a algunos, entre los cuales estaba el hijo del rey del lugar, que, furioso, lo mandó matar, siendo el primer mártir de Oceanía.

Nació en La Potiére, fracción de Cuet, en la diócesis de Lyon, en Francia. Se llamaba Pedro Luis María Chanel y era hijo de una familia de industriales. A los 16 años, ayudado por el cura de Cras y el abate Trompier, ingresó en el seminario menor de Meximieux; los estudios sacerdotales los concluyó en el seminario de la diócesis de Belley; a los 27 años, en 1827, fue ordenado sacerdote, siempre con la idea de ser misionero.

Ejerció el ministerio pastoral primero como vicario de Amberieu y luego, en 1828 pasó a como párroco en Crozet (pequeña localidad en las cercanías de Ginebra) donde dedicó su energías al apostolado al mismo tiempo que se preparó a la vida misionera, que era lo que quería desde su juventud. Para esto se especializó en dos materias: la frugalidad y la laboriosidad. Saber hacer de todo y saber no echar nada en falta, pensaba nuestro santo que eran dos grandes requisitos. Pidió de nuevo ir a misiones pero el obispo de Belley, lo nombró profesor, después director y por fin vicesuperior del seminario menor. Pero no era esto lo que deseaba. En aquel período su hermana María Francisca ingresó en la rama femenina de la Sociedad de María.

El papa Gregorio XVI pidió a los obispos que fueran generosos y que permitieran a sus sacerdotes se fueran de misioneros, y Pedro fue uno de ellos, pero la revolución de julio, que destronó a Carlos X, impidió su marcha. Durante este tiempo ingresó en la Sociedad de María o padres maristas, cuando todavía no tenían la aprobación. Esta nueva Congregación fue fundada por el padre Juan Claudio Colin (en 1816), tanto para religiosos como para sacerdotes (1824), a fin de eliminar la miseria religiosa. Marchó a Roma con el padre Colin para solicitar que fueran enviados como misioneros a los tres archipiélagos de Oceanía, Polinesia, Melanesia y Micronesia, y fue bien aceptado.

Fue enviado a Estados Unidos como misionero; pero en 1836, marchó a Oceanía, que era el terreno de misión que el papa Gregorio XVI había aprobado para la nueva familia religiosa, junto con otro hermano llamado Marie-Nazier. Durante tres años desarrolló una lenta y ardua labor de apostolado en la isla de Fotuna en Nuevas Hébridas. Tras la primera acogida favorable, que le permitió recoger frutos positivos, el furor real se desató contra él, entre otras cosas porque el mismo hijo del rey (Meitale) pidió ser bautizado en 1841. La reacción del rey (Niuliki) y de los jefes (especialmente del primer ministro, Musumusu) que no querían cambios y que veían a los misioneros como intrusos, provocó su muerte, mientras el mártir herido decía: "Mi muerte es un gran bien para mí". Otros autores dicen que su muerte fue provocada porque en una guerra entre tribus de la isla. Los perdedores, antiguos amigos de Pedro, le echaron la culpa de su derrota y por esto lo martirizaron de dos hachazos en la cabeza.

Su vida fue una preparación para este acto concluyente del martirio, como él mismo decía cuando, desconociendo todavía la lengua, sentía los límites de la predicación: "Ya que no podemos hacer amar a Cristo con nuestras instrucciones, glorifiquémoslo con la fidelidad a nuestras reglas; con ello atraeremos gracias sobre nuestros queridos salvajes. En esta misión tan difícil es preciso que seamos santos. Cuanto más espíritu de sacrificio tengamos, tantos más éxitos obtendremos en las situaciones más desesperadas". La actitud conciliadora del obispo Pompallier, que se opuso a que Francia invadiera en represalia la isla, obtuvo el apoyo de toda la población indígena que le entregaron los restos del santo. Este hecho provocó la conversión de toda la isla. Es el primer mártir de Oceanía. Patrón de Oceanía. MEMORIA FACULTATIVA.
INDICE



San VITAL DE RÁVENA. M. 304.
Martirologio Romano: En Ravena, en la provincia de Flaminia, en Italia, conmemoración de san Vital. En este día, según la tradición, fue dedicada a Dios la celebérrima basílica de esa ciudad, en la que este santo es venerado desde tiempo inmemorial junto a los santos mártires Valeria, Gervasio, Protasio y Ursicino, por haber defendido tenazmente la fe.

Vital, a quién está dedicada la basílica de Rávena, fue en realidad pariente de Agrícola, en otra versión de la historia, tabién esposo de santa Valeria y padre de santos Gervasio y Protasio, pero esto es según antiguos hagiógrafos. Otra leyenda dice que ayudó a perseverar en la fe al mártir san Ursicino, y que fue martirizado en el año 62.

Según el relato más común, Vital era un oficial que había acompañado al juez Paulino de Milán a Ravena. Desatada la persecusión contra los cristianos, acompaña a Ursicino, condenado a muerte, dándole valor, quien en el trayecto al lugar de ejecución se sentía horrorizado de la perspectiva de una muerte violenta. Ursicino es decapitado y es decorosamente sepultado en Ravena por el propio Vital. Ahora él mismo es encarcelado, y luego de hacerle sufrir variadas torturas para hacerlo apostatar, el juez Paulino ordena que sea arrojado a una fosa profunda y que sea cubierto de piedras y tierra; así, también él resulta mártir de Ravena, y su sepulcro en el término de la ciudad llega a ser una fuente de gracias.

Su mujer, Valeria, había querido llevar el cuerpo de su marido a Milán, pero los cristianos de Ravena se lo impidieron. Retorna a Milán, pero en el camino una banda de villanos idólatras la invitan a sacrificar con ellos al dios Silvano; ella lo rechaza, y por esto es golpeada brutalmente, de tal manera que, llegada a Milán, muere tres días después. Los jóvenes hijos Gervasio y Protasio venden todos sus bienes, dan el producto a los pobres, y se dedican a las sagradas lecturas y a la oración, y diez años después serán martirizados; el ya citado Felipe cuida su sepultura.

Muchos estudiosos señalan que la narración es en parte fantasiosa, reconociendo en los personajes citados mártires homónimos, sea de Ravena o de Milán. La antigua iglesia de Santa Valeria en Milán, destruida en 1786, no parece que hubiera sido sino la «cella memoriae», el núcleo memorial de la primitiva área del cementerio milanés, intitulada con el nombre de la gens Valeria. De todos modos, el relato legendario, como tal, es verdaderamente antiguo, y reportado en célebres monumentos de también notable antigüedad. La basílica de Ravena consagrada en el 548 es dedicada al mismo tiempo a san Vital y a sus hijos Gervasio y Protasio, cuyas imágenes aparecen bajo la lista de los Apóstoles, mientras que un altar lateral queda dedicado a Ursicino.
En el Martirologio Romano actual son celebrados san Vital en esta fecha, tomando como referencia la de la dedicación de la basílica de Ravena, y Gervasio y Protasio el día 19 de junio, aniversario del traslado de sus reliquias por san Ambrosio. Valeria y Ursicino son evocados en los elogios, pero no tienen celebración asignada.
INDICE



Beato LUQUESIO DE POGGIBONSI. (1181 - 1241/60).
Martirologio Romano: En Pongibonsi, en la Toscana, beato Luquesio, el cual, siendo mercader, al convertirse vistió el hábito de la Tercera Orden de Penitentes de San Francisco, vendió todos sus bienes y los repartió entre los pobres, sirviendo a Dios y al prójimo con espíritu evangélico, humildad y pobreza.

Nació en Gaggiano de Siena. En su juventud quiso dedicarse a la carrera de las armas luchando junto con los güelfos, pero se estableció en Poggiobonsi dedicándose a la mercadería. Con el tiempo, su alma, endurecida por la avaricia, como la de su mujer la beata Bonadonna, fueron haciéndose más generosa, no se sabe la razón, pero repartieron sus bienes entre los pobres, reservándose sólo un campo, que trabajó con sus propias manos.

Escucharon una predicación de san Francisco de Asís en su pueblo y le dijeron al santo estar dispuestos a encerrarse en un claustro si ésta fuera la forma de servir a Dios. Se dice que fue entonces cuando san Francisco tuvo la idea de crear la Orden Tercera en la que pueden profesar los seglares sin abandonar el mundo. Decidieron pedir a Francisco ingresar como Terciarios franciscanos y con ellos se fundó la Tercera Orden franciscana. Vivieron entregados a la piedad y a las obras de misericordia, atendiendo a los enfermos en el hospital del pueblo, Lucchesio murió después de su mujer.

Muchos episodios, prodigiosos o edificantes se narran acerca del resto de su vida, que ciertamente se desarrolló santamente, en busca de una perfección siempre creciente, siguiendo cada vez más estrictamente la regla dada por san Francisco para la Tercera Orden. Luquesio y Buonadona fueron los primeros en practicarla, como medio de honestidad, de paz y de amor en la tierra, y de eterna bienaventuranza en el cielo. Luquesio murió el 26 de abril de 1260 y su cuerpo se venera en la iglesia de los hermanos menores de Poggibonsi junto a los de su esposa.
Inocencio XII, en 1694, concedió oficio y misa en su honor. El culto a Buonadona no se eencuentra recogido en el Martirologio Romano, aunque en las hagiografías suelen presentarse juntos.
INDICE



Beata MARÍA LUISA DE JESÚS TRICHET.(1684-1759).
Martirologio Romano: En la aldea de Saint-Laurent-sur-Sèvre, en Francia, beata María Luisa de Jesús Trichet, que vistió el hábito religioso como primer miembro de la Congregación de las Hijas de la Sabiduría, la cual dirigió con suma prudencia.

Nacida en Poitiers (Francia). A los 17 años, encuentra por primera vez a san Luis María Grignion de Montfort, quien acaba de ser nombrado capellán del hospital de Poitiers. Su fama de predicador y de confesor es ya notable entre la juventud de esta región del Poitou.

Espontáneamente, María Luisa ofrece sus servicios en el hospital: ella consagra una buena parte de su tiempo a los pobres y a los enfermos. Pero, de pronto, Luis María de Montfort le pide de "permanecer" allí. A esta llamada María Luisa responde con un sí total. En el hospital no hay puesto libre para entrar en calidad de "gobernante"... no importa, María Luisa, simplemente, consigue ser admitida como "pobre". Tiene 19 años. Durante diez años, María Luisa va a desempeñar lo más perfectamente posible su humilde servicio de cuidar lisiados. Luis María de Montfort ha dejado Poitiers; María Luisa está sola. La célebre cruz que Montfort ha dibujado está colocada en el centro del hospital. María Luisa lleva una cruz sobre su sayal gris, pero sobre todo en su corazón. En efecto, ella debe realizar el servicio agotador de cada día, la ausencia de compañeras, el fallecimiento de dos de sus hermanas y de su hermano, joven sacerdote muerto a causa de la peste, víctima de su abnegación.

Es el comienzo de una aventura, que es a la vez la historia de la Congregación de las Hijas de la Sabiduría: 1714: Llegada de la primera compañera, Catalina Brunet. 1715: Fundación de la primera comunidad en La Rochelle (Charente) con dos nuevas reclutas: María Régnier y María Valleau. 1716: Muerte prematura de san Luis María de Montfort. La joven congregación es desastibilizada por esta noticia tan dolorosa como inesperada. María Luisa experimenta la frase escrita por Luis María de Montfort: "Si no se arriesga algo por Dios, no se hace nada grande por El".

Durante 43 años, María Luisa de Jesús, sola, forma sus compañeras, conduce y desarrolla las fundaciones que se multiplican: escuelas de caridad, visitas y cuidados a los enfermos, sopa popular para los mendigos, gestión de grandes hospitales marítimos en Francia. Los pobres del hospital de Niort (Deux-Sèvres) la llaman "la Buena Madre Jesús". Su programa de vida es muy simple: "Es necesario que yo ame a Dios oculto en mi prójimo" (Coro de un cántico compuesto por Luis María de Montfort destinado a las Hijas de la Sabiduría). Cuando ella muere en Saint-Laurent-sur-Sèvre (Vendée), la Congregación cuenta con 174 religiosas presentes en 36 comunidades, más la Casa Madre. Luis María de Montfort y María Luisa de Jesús descansan juntos en la iglesia parroquial de San Lorenzo.
INDICE



Santos PABLO PHAN KHAC KHOAN, JUAN BAUTISTA DINH VAN THANH y PEDRO NGUYEN VAN HIU. M. 1840.
Foto: Santos Pablo Pham Khac Khoan, Juan Bautista Dinh Van Thanh y Pedro Nguyen Van Hieu, Mártires
Abril 28

Martirologio Romano: En la ciudad de Ninh-Binh en Tonkín, hoy Vietnam, santos mártires Pablo Phan Khac Khoan, sacerdote, Juan Bautista Dinh Van Thanh y Pedro Nguyen Van Hiu, catequistas, que, encarcelados durante tres años y torturados para que renegasen de la fe cristiana, encontraron al final el martirio con la decapitación bajo el emperador Minh Mang. 1840.

Pablo nació en Duyen-Mau, Vietnam, entonces Tonkin Occidental en 1771; era sacerdote y párroco de Phu-Nac donde ejerció de manera ejemplar su ministerio, siendo muy querido por los fieles. Tuvo también bajo su cargo dos puestos de misión que eran ayuda de parroquia, Dong-Bien y Ton-Dao, que él visitaba puntualmente cada mes para asistir a los cristianos. Trabajó durante 40 años para la sociedad de Misiones Extranjeras de París.

En 1827, cuando volvía de Dong-Bien, fue capturado con sus dos catequistas: Pedro Nguyen Van Hieu y Juan Bautista Dinh Vanh Thanh. 

Juan Bautista nació en Non-Khe, en el seno de una familia pagana en 1796. Al llegar a la juventud conoció el cristianismo y se bautizó. Fue catequista ligado a la Sociedad de Misiones Extranjeras de París y concretamente trabajó con el padre Pablo Phan Khac Khoan.

Pedro nació en Dong-Chuoi, Tonkin en 1783. Fue catequista vietnamita ligado a la Sociedad de Misiones extranjeras de París y concretamente al padre Pablo Pham Khac Khoan. 

Los tres fueron conducidos a Ninh-Binh y permanecieron e la cárcel durante tres años, donde soportaron amenazas, torturas y malos tratos con el fin de que apostataran. Se mantuvieron firmes en la fe. Condenados a muerte, se retraso la sentencia de ejecución esperando que alguno apostatara, como no lo consiguieron; fueron decapitados. Los tres marcharon al martirio con ánimo sereno.

Fueron Beatificados: León XIII 27 may 1900 canonizados: Juan Pablo II 19 jun 1988
=
Fuente: hagiopedia.blogspot.comMartirologio Romano: En la ciudad de Ninh-Binh en Tonkín, hoy Vietnam, santos mártires Pablo Phan Khac Khoan, sacerdote, Juan Bautista Dinh Van Thanh y Pedro Nguyen Van Hiu, catequistas, que, encarcelados durante tres años y torturados para que renegasen de la fe cristiana, encontraron al final el martirio con la decapitación bajo el emperador Minh Mang.

Pablo nació en Duyen-Mau, Vietnam, entonces Tonkin Occidental en 1771; era sacerdote y párroco de Phu-Nac donde ejerció de manera ejemplar su ministerio, siendo muy querido por los fieles. Tuvo también bajo su cargo dos puestos de misión que eran ayuda de parroquia, Dong-Bien y Ton-Dao, que él visitaba puntualmente cada mes para asistir a los cristianos. Trabajó durante 40 años para la sociedad de Misiones Extranjeras de París.
En 1827, cuando volvía de Dong-Bien, fue capturado con sus dos catequistas: Pedro Nguyen Van Hieu y Juan Bautista Dinh Vanh Thanh.

Juan Bautista nació en Non-Khe, en el seno de una familia pagana en 1796. Al llegar a la juventud conoció el cristianismo y se bautizó. Fue catequista ligado a la Sociedad de Misiones Extranjeras de París y concretamente trabajó con el padre Pablo Phan Khac Khoan.

Pedro nació en Dong-Chuoi, Tonkin en 1783. Fue catequista vietnamita ligado a la Sociedad de Misiones extranjeras de París y concretamente al padre Pablo Pham Khac Khoan.

Los tres fueron conducidos a Ninh-Binh y permanecieron e la cárcel durante tres años, donde soportaron amenazas, torturas y malos tratos con el fin de que apostataran. Se mantuvieron firmes en la fe. Condenados a muerte, se retraso la sentencia de ejecución esperando que alguno apostatara, como no lo consiguieron; fueron decapitados. Los tres marcharon al martirio con ánimo sereno. Fueron canonizados el 19 de junio de 1988.
INDICE



Beato JOSÉ CEBULA. (1902-1941).
Martirologio Romano: En el campo de concentración de Mauthausen, en Austria, beato José Cebula, presbítero de la Congregación de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada y mártir, el cual, siendo de nacionalidad polaca, fue encarcelado por odio a la fe y sometido a crueles tormentos hasta la muerte.

Nació en Malnia (Opole), Polonia. Durante sus primeros estudios en la escula normal real católica de Opole, tuvo que interrumpir sus estudios a causa de una inflamación grave de los pulmones y de un desprendimiento del estómago. En 1920 ingresó en los Misioneros Oblatos de María Inmaculada en Krotoszyn, donde terminó sus estudios secundarios. Un año después empezó su noviciado en Markowice, donde realizó sus votos en 1922. Fue enviado a Lieja, Bélgica, para estudiar Filosofía. En Lubliniec prosiguió sus estudios de Filosofía y Teología. En 1927 fue ordenado sacerdote. En 1937 fue nombrado superior y maestro de novicios en Markowice durante cuatro años. Dejó su impronta como un gran educador.

Seis años después se le comunicó la intención de nombrarle provincial de Polonia, pero declinó la responsabilidad por falta de salud. Era un hombre humilde que sabía reconocer sus limitaciones y defectos. Durante la llegada del nazismo, y a pesar de la prohibición de las SS de que hubiera culto religioso, el seguía con su labor y ministerio clandestinamente. La policía alemana lo detuvo y en 1941 fue llevado al campo de concentración de Mauthausen, Alemania, donde fue torturado. En el campo repartía su comida con sus compañeros. Le golpeaban y le obligaban a rezar mientras le torturaban. Fue destinado a trabajos forzados y finalmente le ordenaron correr hasta el alambrado donde fue ametrallado “por intento de fuga”. Al quemar su cuerpo en el crematorio, levantó la mano para bendecir a sus verdugos.


Santa JUANA BERETTA DE MOLLA. (1922-1962).
Martirologio Romano: En Magenta, cerca de Milán, en Italia, santa Juana (Gianna) Beretta Molla, madre de familia, que, esperando un hijo, no dudó anteponer con amor la vida de la criatura a la suya propia.

Nació en Magenta (Milán). Recibió una educación cristiana en el seno de su familia, y siempre fue fiel a su conciencia religiosa; adoraba el deporte, incluyendo el esquí y el alpinismo, aunque no le gustaba estudiar demasiado. Estudió en el instituto de Bérgamo. Montaba en moto, leía revistas de moda y se pintaba las uñas de rojo. Al morir una de sus hermanas, la familia se trasladó a Génova en 1937, y se inscribió en el instituto de las hermanas Doroteas. En unos ejercicios espirituales comenzó a dar un giro a su vida. Durante la segunda guerra mundial, sus padres fallecieron, y la familia continuó adelante, y cuando dos de sus hermanos se hicieron franciscanos, ella decidió hacerse misionera y por ello estudió medicina, primero en Milán y después en Pavía, y ejerció la pediatría en Nido de Asilo de Puerto Nuevo, una institución benéfica de Génova. En su juventud, participó diariamente en la Eucaristía, y fue miembro y directora de la Acción Católica.

En 1954 se casó con el ingeniero Pedro Molla y formaron una familia modelo, llena de ternura y religiosidad. Gianna compaginaba su trabajo, con la catequesis, el apostolado seglar y su hogar. Tuvo tres hijos, pero en el embarazo del cuarto hijo, en 1961, se presentó un fibroma, a pesar de todo el sufrimiento llevó adelante su gestación, poniéndose en las manos de Dios. La extirpación del tumor en el hospital de Monza fue un éxito, pero ella intuyó que su vida no estaba segura. La niña, Gianna Emmanuela, nació, pero a ella el parto se le complicó, sufrió una peritonitis séptica secundaria a la cesárea a la que fue sometida y murió en Magenta mientras repetía en la agonía "Jesús, te amo". Es la primer mujer beatificada que se ha negado a provocar un aborto.
INDICE



OTROS SANTOS DEL DÍA:
San Afrodisio de Béziers. s. I.
Martirologio Romano: En Béziers, de la Galia Narbonense, san Afrodisio, considerado como el primer obispo de esta sede.
Según el evangelio apócrifo del "Pseudo Mateo", Afrodisio era gobernador de Heliópolis en la época de la huida a Egipto. Convertido por el milagro de la caida de los ídolos, habría alojado en su palacio a la Sagrada Familia exiliada. Luego viajó a las Galias y predicó el Evangelio en la región de Narbona. Fue el primer obispo de Béziers, ciudad de la que es patrón.
Esta leyenda se forjó para hacer que la Iglesia del lugar se remontase a los tiempos apostólicos. Su historia fue narrada por san Gregorio de Tours.



Santos Eusebio, Caralipo y compañeros. s. II - IV.
Martirologio Romano: En Nicomedia, santos Eusebio, Caralipo y compañeros, mártires.



Santos Máximo, Dadas y Quintiliano. M. 303.
Martirologio Romano: En Silistra, en Mesia, en la actual Bulgaria, santos Máximo, Dadas y Quintiliano, mártires en la persecución desencadenada por el emperador Diocleciano.
Eran naturales de Durostoro (hoy Silistria-Bulgaria); decapitados en Ozobia durante la persecución de Diocleciano. Máximo era lector, mientras que Quintiliano y Dadas eran sus discípulos predilectos. Fueron denunciados por ser cristianos, apresados y encarcelados. Al día siguiente comparecieron ante la presencia de los dos procónsules Tarquinio y Gabino, también estaba el notario Magniliano; tuvo lugar el interrogatorio en el que los tres santos se mostraron fieles a su fe cristiana a pesar de las amenazas. Llevados de nuevo a la cárcel fueron condenados a la pena capital.

San Primiano. M. 303.
Junto con Alejandro, Firmiano y Tellurio. La tradición los quiere mártires de Larino (provincia de Campobasso en Molisse, Italia), durante la persecución de Diocleciano. Primiano y Firmiano quizás fueron hermanos, se cree que había un tercer hermano de nombre Casto, también mártir, pero no está documentado.
Las reliquias de los cuatro santos fueron llevadas a Nápoles el 28 de Abril de 1598, y depuestas en la iglesia de la Anunciación de Lesina, donde reciben culto popular y litúrgico.

San Prudencio de Armentia. s. VI.
Martirologio Romano: En Tarazona, en la Hispania Tarraconense, san Prudencio, obispo.
Natural de Armentia, Álava. A los 15 años se retiró a la soledad de una cueva cerca del Duero en Soria, donde fue discípulo de san Saturio. Al morir su maestro se fue a Calahorra, La Rioja, conde estuvo predicando, y cuando ya se hizo famoso se marchó a Tarazona, Zaragoza.
Allí sirvió en la catedral, en los más humildes servicios. Por su santidad fue ordenado sacerdote y nombrado arcediano. Atendió a los enfermos y cuidó los bienes de la Iglesia. Su fidelidad era tal, que al morir el obispo, no dudaron en darle la sede de Tarazona. Pacificó las relaciones entre el clero, el obispo y los fieles de Burgo de Osma; al voler de esta misión murió. Es Patrón de Álava y de la diócesis de Tarazona.

San Pánfilo de Corfinio. M. c. 700.
Martirologio Romano: En Sulmona, del Abruzo, sepultura de san Pánfilo, obispo de Corfinio.
Obispo de Sulmona y Corfinio y natural de Corfinio en los Abruzzos, Italia. Era un hombre de Dios, celoso predicador, de vida muy austera y gran generosidad con los pobres, pero se atrajo la hostilidad del pueblo, introduciendo ciertas innovaciones. Los domingos se levantaba poco después de la media noche, celebraba solamente los oficios nocturnos y la misa. En seguida salía a repartir limosnas y, al despuntar la aurora, ofrecía una comida a los pobres, con los que se sentaba a la mesa. Una parte del clero y del pueblo se oponía violentamente a esta costumbre, arguyendo que ningún otro obispo de Italia celebraba la misa antes de las dos o tres de la mañana y llegaron incluso a acusar de arrianismo a san Pánfilo. El obispo probó tan claramente su ortodoxia ante el papa san Sergio I, que éste le despidió con una generosa limosna para sus pobres. Está enterrado en la catedral de San Pánfilo en Sulmona. Patrón de Sulmona.

Carino Pedro de Balsamo. Beato. M. 1293.
El beato Carino Pedro de Balsamo, hermano converso dominicano, huido de la justicia después del asesinato de san Pedro de Verona, fue transformado por la gracia divina, cuando, cansado y enfermo se confesó con el prior del convento dominicano de Forlí.
Carino de hombre cruel, ávaro sin escrúpulos, fue transformado por la Misericordia divina: pasó su vida en oración, penitencia y trabajo, llorando su delito; tuvo como padre espiritual al beato Jaime Salomoni de Forlí. Murió probablemente en Forlí. Está sepultado en la catedral de esta ciudad.

Guido Spada. Beato. M. 1340.
Guido Spada o Spatis nació en San Germano Vercellese (Italia). Dotado de buen ingenio y de un carácter afable ingresó en la Orden franciscana, en la que sobresalió por su humildad, penitencia y sabiduría en los consejos. Amaba predicar especialmente la Pasión de Cristo, que lo enriqueció de numerosos dones extraordinarios. Murió en Bolonia. Es tenido como beato en el Martirologio franciscano.
INDICE


Fuentes: Hagiopedia
Tradición católica
imágenes tomadas de la red
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores