GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Santoral del 12 de Junio



INDICE


Onofre, Santo Ermitaño
Santa CUNERA
San ESKILL DE STRÄNGNÄS
Guy de Cortona, Beato Franciscano
León III, Santo XCVI Papa
Santa ANA KASINSKAJA
Beata FLORIDA CEVOLI
María Cándida de la Eucaristía, Beata Carmelita
Mercedes de Jesús Molina y Ayala, Beata La Rosa del Guayas
Lorenzo Salvi, Beato Pasionista
Gaspar Luis Bertoni, Santo Fundador
OTROS SANTOS DEL DIA
San Basílides, Mártir-San Cyrinus o Quirino, Mártir-San Nabor, Mártir-San Nazario, Mártir-Santa Antonina, Mártir-San León III-San Odulfo-San Pedro del Monte Athos-San Plácido, Abad-Beato Esteban Bandelli- León III, papa; Olimpio, Anfión, Nicolás, Esquilo, Gereboldo, obispos.



SAN JUAN DE SAHAGÚN, Confesor 
No amemos de palabra y con la lengua,
sino con obras y de veras.
(1 Juan, 3, 18).

Este santo preludió ya en su infancia el papel de predicador y de pacificador que debía desempeñar más tarde tan brillantemente y con tanto éxito. Predicaba a los niños de su edad, los exhortaba a la piedad y a la virtud, y calmaba las disputas que surgían entre ellos. Después de haber vivido edificantemente como sacerdote seglar, entró en el convento de los Ermitaños de San Agustín, en Salamanca, y allí fue notable por su humildad, su austeridad y su celo por la oración. Encargado en seguida, del ministerio de la predicación, muy pronto renovó el aspecto de Salamanca, dividida entonces en facciones encarnizadas unas contra otras. Murió el 11 de junio de 1479.

MEDITACIÓN SOBRE EL AMOR
SANTO DE SÍ MISMO


I. La caridad te obliga a amarte y a no hacer nada que te sea dañoso. Si te amases, ¿no tratarías, acaso, de procurarte el mayor de todos los bienes? Pues bien, ¿qué mayor bien para tu alma que la posesión de la gracia, primero, y la de la eternidad bien aventurada, después? ¿Qué tirano podría causarte tanto mal como el que te haces cuando cometes un pecado mortal, y aun un pecado venial, puesto que por este pecado venial deberás sufrir en el purgatorio dolores incomparablemente más crueles que los de los mártires?

II. Ama a tu cuerpo, ámalo; pero procúrale el mayor de todos los bienes, que es la gloria de que gozará después de su resurrección, si ha sido fiel a Dios. Para obtener esta gloria, es preciso que sufra durante esta vida. Cuerpo mío, ¿sabes tú de qué debes alegrarte? De ser desgarrado, abrumado de dolores por Jesucristo. Si yo te amo, debo desear verte mortificado, a fin de verte un día envuelto en gloria. El cristiano será glorificado en su carne, pero con la condición de que haya sido mortificada por Jesucristo. (Tertuliano).

III. ¿No es verdad, acaso, que no te amas? Amas a tus placeres, a tus riquezas, a tu reputación; pero no amas ni a tu alma ni a tu cuerpo. Amas a tus padres, a tus amigos, si tratas de hacerlos virtuosos, pero, ¿te tomas gran trabajo por llegar a serlo tú mismo? ¡Ah! si verdaderamente te amases, no rehuirías ninguna fatiga para merecer para tu cuerpo y tu alma una gloria eterna. Cuando se ama, no se rehuye el trabajo: el amor impide que se sienta su peso.

El amor de Dios
Orad por los que son llamados
a la vida religiosa.

ORACIÓN

Oh Dios, autor de la paz y amigo de la caridad, que habéis dotado al bienaventurado Juan, confesor vuestro, de talento admirable para reconciliar a los enemigos, haced, en consideración a sus méritos y a su intercesión, que, consolidados en vuestra caridad, no nos dejemos separar de Vos por ninguna tentación. Por J. C. N. S. Amén.

http://www.aciprensa.com/podcast/santo/junio12santodomingosabio.mp3

San ONOFRE. M. c. 400. Martirologio Romano: En Egipto, san Onofre, anacoreta, que en el amplio desierto llevó vida religiosa por espacio de sesenta años. Vivió solitario en el desierto de Tebas durante 40 años. El abad san Pafnucio, en visita a los solitarios, lo descubrió para el mundo, a este hombre que vivía en autentica penitencia. La llegada de san Pafnucio con la Eucaristía fue su viático, murió al día siguiente. Si no es por Pafnucio nunca hubiéramos sabido nada de él. La leyenda dice que fue hijo de un rey egipcio o abisinio y que vivió en el siglo IV. El demonio instigó a su padre para que lo pasase por el fuego como prueba de si era hijo bastardo. Onofre salió ileso. Fue criado en un convento de la tebaida egipcia (monjes que vivían en el desierto). Al crecer se apartaron de él y vivió como ermitaño. La leyenda cuenta que una columna de fuego lo acompañó hasta la ermita. Se alimentaba con dátiles y agua. Se vistió con sus propios cabellos. Un ángel le llevaba pan y los domingos la Eucaristía. Vivió de esta forma por 60 años. La leyenda agrega que al morir los ángeles le rindieron honores. Según otra leyenda local, Onofre fue una mujer joven y muy guapa. Cuando falleció su marido, los jóvenes del pueblo empezaron a molestarla con la intención de estar con ella. Pero ella era muy religiosa y suplicaba al Dios cada día para que le salvara de aquellos jóvenes. Al final, un día, cuando se despertó, ya tenía el problema resuelto con un bigote y barba en la cara. Patrón del Principado de Mónaco y de Munich. INDICE
Santa CUNERA. s. IV. Es una santa que se dice que nació en Britania, pero es venerada en Alemania. Su vida está plagada de leyendas poco fiables. Esta leyenda tiene su origen alrededor del siglo IV d JC. Cunera, princesa de York, fue a principios del año 337 acompañando a santa Úrsula y 11.000 vírgenes, de peregrinación a Roma. En el camino de regreso, el barco en el que viajaban fue asaltado por los hunos que asesinaron de una manera brutal a todas las jóvenes. Sólo Cunera logra salir con vida, salvada por el rey Radbout, que la llevó con él a su castillo en Rhenen (Utrecht), donde llevó una vida religiosa y caritativa, ayudando a los necesitados. La admiración que todo el pueblo tuvo por ella provocó los celos de la esposa de Radbout, la reina Aldegonde, que después de varios intentos de desacreditarla ante el rey, tramó un plan para deshacerse de ella. La historia comienza cuando Radbout y sus hombres salieron un día de caza, ésta estranguló a Cunera con el chal que ésta había recibido de sus padres como regalo, y la enterró -junto con el chal- en los establos. Al regreso del rey y preguntar éste por Cunera, Aldegonde le dijo que regresó con sus padres. Mientras, los caballos se negaban a entrar en el establo. Rabbout se extrañó al ver en el interior la tierra movida y decide excavar en ese sitio. Una vez que hubieron removido la tierra encontraron el cuerpo de Cunera. Radbout descubrió el engaño y la terrible acción de su esposa y la castigó azotándola. Más tarde, Aldegonde, terminará loca tirándose desde el monte Grebbeberg. Cunera fue enterrada en un lugar que será más tarde conocido como “La colina de Cunera”. Pasaron unos trescientos años después de su muerte los habitantes de Rhenen pidieron al obispo Willibrord que declarase santa a la joven. Según la historia, al abrir el sarcófago encontraron el cuerpo de Cunera y el chal intactos. En el año 694 el chal fue depositado en la iglesia Pieterskerk en Rhenen. Desde entonces fue venerado durante largo tiempo y atrajo a muchos peregrinos, convirtiéndose la ciudad en un lugar de peregrinación muy visitado. Con las ganancias de las indulgencias se construyó, alrededor del año 1500, la iglesia Cunerakerk. INDICE
San LEÓN III. Papa (795-816). M. 816. Martirologio Romano: En Roma, en la basílica de San Pedro, san León III, papa, quien coronó como emperador romano al rey de los francos, Carlomagno, y se distinguió por su defensa de la recta fe acerca de la divina dignidad del Hijo de Dios. Nació en Roma en el seno de una humilde familia originaria del sur de Italia. Sus pasos los encaminó hacia la carrera eclesiástica. Entró a formar parte de la curia, fue ordenado sacerdote y alcanzó el importante cargo de "vestararius" y el cardenalato con el título de Santa Susana. Fue elegido Papa sin informar a Carlomagno, pero él se apresuró en enviar (para buscar apoyos) a Carlomagno los decretos de su elección y, sobre todo, las llaves de la confesión de San Pedro y el estandarte de la ciudad, solicitando en enviar un representante suyo para recibir el juramento de fidelidad de los romanos. El emperador envió como representante al abad de Saint-Riquier, san Angilberto. Con ello quería señalar que el emperador se consideraba jefe político y religioso de la cristiandad, dejando al Papa el papel litúrgico de orar por las victorias del emperador. Esta división de poderes traerá graves consecuencias para la Iglesia. Mientras intentaba reprimir los desórdenes de las facciones romanas afectas al difunto papa Adriano I, fue capturado por los sobrinos de Adriano ante el monasterio de los Santos Silvestre y Esteban. Fue encarcelado en el convento de San Erasmo al Celio y torturado, pero ayudado por un amigo logró huir a San Pedro, después a Spoleto y más tarde a la corte de Carlomagno en Paderborn, en Sajonia, donde fue recibido con todos los honores. Volvió a Roma con un gran cortejo y tomó posesión de su cargo. Luego llamó en su ayuda a Carlomagno, que llevó al orden a los romanos, después de que León III públicamente jurase que no tuvo nada que ver con las acusaciones que se le imputaron. Consagró a Carlomagno como emperador del Sacro Imperio Romano, dando así las bases del medioevo, y dando así la idea de que era el Papa quien consagraba al emperador. León rechazó añadir el "Filioque" en el Credo niceno y en un sínodo en Roma en el 798, condenó la herejía adopcionista. Las ayudas económicas del emperador a la Iglesia permitió a León distribuirlas entre los pobres y restaurar y embellecer varias iglesias. Después de la muerte de Carlomagno, hubo una conjura en Roma, para asesinar al Papa, pero fue descubierta a tiempo y los juramentados fueron juzgados y ajusticiados, cosa que no gustó en la corte de Ludovico Pío, que vio en ello demasiada dureza. León envió una embajada para justificarse ante el nuevo emperador, y al poco tiempo murió. Está sepultado en la basílica de San Pedro del Vaticano. Su nombre se agregó al Martirologio Romano en 1673. INDICE
San ESKILL DE STRÄNGNÄS. M. c. 1080. Martirologio Romano: En Suecia, san Esquilo, obispo y mártir, que, nacido en Inglaterra, fue ordenado obispo por san Sigfrido, su maestro, y trabajó con todas sus fuerzas para anunciar a Cristo en la provincia de Södermanland, donde murió lapidado por los paganos. Nació en Inglaterra, aunque se piensa que su origen era vikingo. Parece que ingresó como monje en Glastonbury y se integró en el grupo de misioneros que marcharon a Noruega, junto con san Sigfrido, a petición del rey Olav Trygvasson. Sigfrido puso su sede episcopal en Vajxo, mientras que Eskill desarrolló su labor itinerante por Suecia, singularmente en Sodermanland (en la región de la actual Estocolmo). San Sigfrido lo consagró obispo de Nordhan’s Kogh y puso su sede en la isla de Strängnäs. Cuando el rey Inge, que había apoyado la labor misionera cristiana, fue asesinado, se produjo una reacción pagana y se organizó una gran fiesta en honor de los antiguos dioses, a la que acudieron a participar no solamente paganos sino también algunos que ya habían sido bautizados. Eskill se hizo presente, solicitó de los fieles cristianos que no participaran de los sacrificios paganos y, según señala la leyenda, como señal divina de que dichos sacrificios paganos eran abominación, pidió a Dios que destruyera el altar y los sacrificios paganos, lo que efectivamente sucedió a causa de una repentina tempestad de pedrisco, que dejó salvos al obispo y sus oyentes. Entonces, lleno de rabia, el rey Sewyn ordenó que Eskill fuera ejecutado. La multitud así lo hizo, matándolo a pedradas. En el lugar de su martirio se edificó una iglesia. En Eskilstuna se le conmemora como uno de sus grandes mártires. INDICE
Beato GUIDO DE CORTONA. (1190-1250). Martirologio Romano: En Cortona, de la Toscana, beato Guido, presbítero, que fue discípulo de san Francisco, llevando una vida de ayunos, pobreza y humildad. Nació en Cortona en el seno de la familia Vignotelli. Pasó su juventud adquiriendo una buena cultura que le permitió llegar a ser sacerdote, y dado a la oración, la mortificación y el trabajo en ayuda de los pobres. San Francisco de Asís, llegó a Cortona en el 1211, y allí fue acogido de un joven de modesta condición, que le pidió consejo sobre lo que tenía que hacer para seguirlo, se llamaba Guido Vignotelli. De este modo nuestro beato, se transformó en el primer franciscano de Cortona. Cortona tuvo así en las afueras de los muros su conventillo de Hermanos Menores, del cual Guido fue el alma y guía. Fue sacerdote y hermano, sin faltar en nada a la humildad franciscana y a la perfecta modestia. San Francisco de Asís lo amó sinceramente y lo estimó como a pocos otros discípulos. Pero lo quiso particularmente el pueblo de Cortona, del cual el beato fue un gran bienhechor. La devoción popular le atribuye clamorosos milagros, como el del agua convertida en vino, de la harina prodigiosamente multiplicada, de la curación de un paralítico y sobre todo el de volver a la vida a una muchacha caída en un pozo. Entre los milagros y las muchas buenas obras, la oración y la penitencia, las prácticas religiosas y el cuidado del convento transcurrió serena y luminosa la vida de Guido. Con san Francisco se retiró por algún tiempo a un lugar solitario a un kilómetro de Cortona, llamado el conventico de Las Celdas, que se considera uno de los primeros construidos en la Orden, y cultivó más intensamente la vida de piedad y de mortificación. Más tarde visitó a Francisco de Asís y obtuvo el permiso de la predicación, con la cual, como con sus milagros, recogió abundantes frutos de bien. Al volver Francisco a Cortona, fue nuevamente a donde él, y recibió del mismo un gran elogio delante de los cortoneses, que obtuvieron la seguridad de la poderosa intercesión que él siempre había ejercitado en su favor, predicción que no quedó sin cumplirse. Un día el san Francisco, muerto hacía cerca de veinte años, se apareció al fraile cortonés anunciándole la hora de la recompensa. Cuando ésta llegó, pareció que Guido partiera para un viaje largamente ansiado, en compañía de la persona más amada: “He aquí a mi querido san Francisco, exclamó agonizando. ¡Todos de pies! Vamos tras él”. A los 60 años de edad, voló su alma de la tierra al cielo. Su cuerpo permaneció donde vivió y murió, en Cortona. Su culto y misa fueron concedidos por Gregorio XIII en 1583. INDICE
Santa ANA KASINSKAJA. M. 1368. (Iglesias ortodoxa rusa). Era hija del príncipe Dimitrij Borisovic de Rostov. Fue educada en la fe cristiana por san Ignacio, obispo de Rostov. En 1294, se casó con el príncipe Miguel de Tver con el que tuvo 5 hijos. El principado de Tver formaba parte del principado de Vladimir Suzdal en 1209, este principado se transformó rápidamente en uno de los más ricos de los estados rusos, porque su territorio era difícilmente accesible a las incursiones tártaras por sus paludes y bosques frondosos. En 1295 la ciudad fue destruída por un incendio y un año después, otro incendio destruyó el palacio de los príncipes que se salvaron de milagro. Ana, mujer prudente e inteligente era muy amada por el pueblo, oraba, hacía penitencia, se dedicaba a los pobres, enfermos, huérfanos y a la familia a la que siempre animaba y aconsejaba con amor y profunda fe religiosa. En 1317 comenzaron los conflictos con el príncipe Jurij de Moscú y al año siguiente su esposo Miguel tuvo que partir con sus tropas pero fue capturado por la “Horda de Oro”(tribu turco-mongola) y fue horriblemente asesinado. Al quedarse viuda, Ana se trasladó durante un tiempo a casa de su hijo Constantino pero después decidió refugiarse “en el silencio y en el trabajo para Dios”. Ingresó en el monasterio de Santa Sofía en Tver donde tomó los votos y adoptó el nombre de Eufrosinija. En el 1325 su hijo Dimitri y en el 1339, también su hijo Alejandro murieron de la misma forma que su padre. En 1365, el único hijo que le quedaba, Basilio, para convencer a su madre para que se trasladase al principado le dijo: “Toda la ciudad clama por ver tu rostro angélico”. Ella consintió y se retiró al monasterio de Uspenkij de Kasin, esta vez con el nombre de Ana. En el monasterio se distinguió por su severa ascesis, su don de consejo y capacidad para socorrer a cuantos le pedían ayuda. Se sabe que murió en edad avanzada el 2 de octubre de 1368 y fue enterrada en la catedral de la Beata Virgen. Durante algunos siglos la santa fue olvidada, pero después de su aparición a un fiel durante el asedio de Kasin por las tropas lituanas en la que Ana le dijo que había orado al Salvador y a la Madre de Dios por la salvación de la ciudad. En 1649 fue canonizada por la Iglesia Ortodoxa Rusa, pero 28 años después, en 1677, fue descanonizada a causa de la reforma del patriarca Nikón, pero siempre fue venerada por los “viejos creyentes” y en los iconos aparecía siempre con los dos dedos extendidos en el acto de hacer el signo de la cruz, como quería el viejo ritual ortodoxo en vez de con tres. A pesar que la autoridad eclesiástica intentó en vano “corregir” la posición de los dedos de la santa ya que siempre volvían a su estado primigenio. En 1908, fue definitivamente canonizada por el Sagrado Sínodo, fijando su memoria litúrgica el 12 de junio. En el mismo año, en su honor, fue creada una comunidad monástica en Grozny y un año después le fue consagrada una iglesia en San Petersburgo. La Iglesia Ortodoxa también la recuerda el día 2 de octubre, día de su muerte. INDICE
Beata FLORIDA CEVOLI. (1685-1767). Martirologio Romano: En Città di Castello, en la Umbría, beata Flórida (Lucrecia Elena) Cevoli, virgen, de la Orden de las Clarisas, la cual, aunque afectada por diversas enfermedades, cumplió con solicitud todos las funciones que se le encomendaron. Florida Cevoli, en el siglo Lucrecia Elena, hija del conde Curzio Cevoli y de la condesa Laura della Seta, nació en Pisa (Italia). Educada en la fe en el seno de su familia, afinó su espíritu bajo la guía de las clarisas del monasterio de San Martín, de Pisa, adonde la llevaron a los 13 años y donde vivió como educanda durante cinco años. Aquel clima de silencio que se respiraba allí suscitó en ella un gran deseo de la vida religiosa. A los 18 años ingresó en el monasterio de las Clarisas capuchinas de Città di Castello (Perugia), en 1703; tomó el nombre de Florida. Guiada por los consejos y sobre todo por los ejemplos de santa Verónica Giuliani, maestra de las novicias, sor Florida demostró un espíritu de oración excepcional y un gran deseo de progresar en el camino de la contemplación. Se insertó en la vida comunitaria con espíritu atento y humilde, prodigándose en los trabajos más modestos. Hizo la profesión religiosa en 1704. Desempeñó varios oficios: cocinera, despensera, panadera, responsable de la farmacia, maestra de novicias, vicaria y abadesa. En 1716 santa Verónica fue nombrada abadesa del monasterio y sor Florida, vicaria; estaban tan compenetradas, que toda la comunidad recibió un gran impulso hacia el ideal de la íntima unión con Cristo: era la confidente de la santa y además le ayudaba como secretaria. En 1727, al morir sor Verónica, fue llamada a ocupar su puesto, y hasta su muerte, ejerció el oficio de abadesa, reelegida en trienios consecutivos, con algunos intervalos. Como su maestra, fue una gran reformadora: se distinguió por una vida de pobreza y austeridad, propia de la reforma de las capuchinas. Los sufrimientos de Cristo en su pasión y la presencia eucarística constituían el objeto primario de su contemplación y de su amor; tenía una devoción especial a la Virgen de los Dolores. Su fama de santidad en vida fue mayor que la de santa Verónica. Es de destacar el servicio que prestó a Città di Castello como mediadora de paz, con ocasión del levantamiento popular que estalló a la muerte del papa Benedicto XIV, en 1758. Murió en este convento llena de méritos. INDICE
San GASPAR BERTONI. (1777-1853). Martirologio Romano: En Verona, en el territorio de Venecia, san Gaspar Bertoni, presbítero, que fundó la Congregación de los Estigmas de Nuestro Señor Jesucristo, cuyos miembros son misioneros para ayudar a los obispos. Nació en Verona, entonces perteneciente a la República de Venecia, en el seno de una familia burguesa. Fue alumno de los jesuitas y completó su formación en el seno de la Congregación Mariana, bajo la influencia del padre Louis Fortis, quién luego sería el primer Prepósito general de los jesuitas después de su reintegración. A los 18 años decidió ser sacerdote, y cuando la invasión francesa de 1796, desplegó una inmensa caridad entre los enfermos y heridos formando parte de la "Fraternidad Evangélica de los Hospitalarios", fundada por Pedro Leonardi. Fue ordenado sacerdote en 1800. Se dedicó con todas sus energías y gran habilidad organizativa a su nueva misión pastoral. Estableció un Oratorio bajo la forma de una "Cohorte Mariana", que tenía fomo meta el cristianizar y formar a los jóvenes. Todas esas organizaciones fueron suprimidas por un decreto de Napoleon (1807), y Gaspar Bertoni guardó sus planes para tiempos mejores. En 1808 fue llamado para dirigir espiritualmente la naciente obra de santa Magdalena de Canossa, y allí dirigió a Leopoldina Naudet, a quién impulso a las más elevadas cimas de la unión mística y a la fundación de las Hermanas de la Sagrada Familia. él extendió esta faceta de su ministerio a Teodora Campostrini, de noble cuna, quien también estaba en la etapa de discernimiento de su vocación, para la fundación de su Comunidad, la de las "Hermanas Mínimas" de la Caridad de la Madre Dolorosa. En 1810 fue encargado de la dirección espiritual de los seminaristas, a los que educó en la perfección evangélica en unión con la Sede Apostólica. En 1816 fundó la Congregación de Misioneros Apostólicos para Ayuda de los Obispos, que se les conocerá como los "Estigmas de Nuestro Señor Jesucristo" o Sacerdotes de los Sagrados Estigmas, y que les dio como finalidad, la formación del clero, la educación cristiana de la juventud y las misiones. El 4 de noviembre de 1816 se mudó con otros 2 religiosos a la casa de los estigmas de San Francisco, de la cual derivó parte del nombre de su congregación y en ella interiorizó sobre la meditación de los estigmas de Jesucristo, se abrió una escuela gratuita con otros servicios gratuitos a la comunidad. Escribió el "Memorial", donde se recogen sus experiencias, de hombre de profunda espiritualidad, contrario a las corrientes rigoristas de los jansenistas, y siempre dispuesto al diálogo y a buscar la salvación del hombre por medio del amor. Fue un hombre enfermo que, por problemas con las piernas, debió sufrir numerosas operaciones: una úlcera le obligó a guardar cama los últimos 12 años de su vida. En 1821 sufrió una grave enfermedad al día siguiente de un éxtasis en el que contempló como su vida se convertía en un martirio. Siempre vivió en un total abandono en las manos de Dios. Gaspar Bertoni cayó gravemente enfermo, y mientras era atendido en la enfermería de la casa generalicia, dijo sus últimas palabras: "Preciso sufrir". INDICE
Beato LORENZO MARÍA SALVI. (1782-1856). Martirologio Romano: En Capránica cerca de Viterbo, beato Lorenzo María de San Francisco Javier Salvi, sacerdote de la Congregación de la Pasión, que difundió la devoción al Niño Jesús. Nació en Roma, en el palacio Carpegna, en el seno de una familia de la nobleza romana. Estudió en el Colegio Romano de los jesuitas, donde encuentra como compañero de escuela a san Gaspar del Búfalo y se convierte en discípulo del camaldulense don Mauro Cappellari, que será Papa con el nombre de Gregorio XVI. A 19 años se convierte en religioso y elige a los Pasionistas, que ha conocido por la fuerte personalidad y oratoria del beato Vicente Maria Strambi y después de oír una frase: "todo pasa, sólo Dios es eterno". El padre intenta retenerlo, para ello le pide esperar todavía un año más mientras le dice: "Por un año no me hables ni de curas, ni de frailes". Lorenzo obedece, pero terminado el año, se presenta puntualmente al padre y le pide: "He obedecido, pero ahora debes mantener tu promesa". El Sr. Antonio no puede incumplir los pactos. Transcurre el año de noviciado en el monte Argentaro y emite la profesión religiosa el 20 de noviembre de 1802. Es ordenado sacerdote en Roma el 29 de diciembre de 1805. Vivió los tiempos difíciles de la supresión de las ordenes religiosas, y por ello, se trasladó a Pievetorina (1811) para poder vivir en comunidad. En 1814, regresó a Roma, y trabajó como misionero popular en Toscana, Abruzos, las Marcas, y el Alto Lacio. A raíz de una sus misiones en Vignanello, 17 jóvenes solicitaron ingresar en los pasionistas. Es elegido como consejero provincial y como superior de varias comunidades, comprendida la casa general de los Santos Juan y Pablo en Roma, dónde tiene como vicario al beato Domingo de la Madre de Dios. Lorenzo es un hombre activo y contemplativo y también un óptimo organista. Tiene los dones de la profecía y el éxtasis durante la oración. Realiza muchos hechos prodigiosos. Es un misionero incansable y óptimo director espiritual. Muchos lo piden como guía espiritual debido a su gran piedad, su celo incansable y su prudencia. Son al menos 260 los cursos de misiones y ejercicios espirituales conducidos por él. Agradable y siempre buscado, prédica a toda clase de personas, desde las monjas de clausura hasta los presos con frutos abundantes. Su palabra es eficaz porque está acompañada del ejemplo de una vida santa. Pero su característica principal es su tierna devoción al niño Jesús que en Pievetorina en el año de 1812 se le apareció y lo curó de una grave enfermedad. Desde aquel momento el misterio de Belén es "el más dulce y el más suave de los misterios", este misterio se convierte en el alma de su vida ascética y mística, de su apostolado y de sus escritos. A los cuatro votos pasionistas, añadió un quinto, el de propagar la devoción al Niño Dios. Escribió: El alma enamorada del Niño Jesús. Con la imagen del niño Jesús, que él llama cariñosamente "mi dulce pequeño emperador", realiza no poco milagros. Lo bautizan "el misionero del niño Jesús". Belén, en su decir, "es 1a primera escuela pública de todas las virtudes". Lorenzo, hombre activo y concreto, vive y enseña la bienaventuranza de los "pequeños" a los cuales Dios se complace en revelar "los misterios del reino de los cielos". La pequeña vía de la infancia "espiritual", que será después recorrida y difundida por santa Teresa de Lisieux, es la respuesta de Lorenzo a los desafíos culturales y sociales de su tiempo, a los que propone otras categorías y otros parámetros. No sin emoción todavía hoy podemos admirar algunos "Niños Jesús" de cera construidos por él y un libro para enseñar a construirlos escrito por él mismo. También funda la asociación llamada la "Escuadra de la Sagrada Cuna" para quienes publica un reglamento. Nacido cuando la Ilustración había ya ofuscado muchas mentes, Lorenzo habla de un Dios que por amor se viste de humanidad y que, convertido en niño, invita a todos a caminar con sencillez de corazón. En el 1856, a pesar de no sentirse con fuerzas, obedece a la invitación de los superiores de ir a Capranica para visitar algunos enfermos que desean su bendición. Va, pero advierte que no estará allí más que tres días. Llega el 9 de junio de 1856; acoge a los que lo visitan, confiesa a los penitentes, bendice a los enfermos, conforta a los dolientes. El 12 de junio muere por un ictus. "Hemos perdido nuestro santo", dice la gente conmovida mientras acaparan sus reliquias. Antes de que Lorenzo sea reconducido al convento, quieren que su cuerpo sea llevado en procesión por todo el pueblo; con trabajos los guardias logran defenderlo de la excesiva devoción. Y enterrado en el convento de San Ángel de Vetralla. INDICE
Beata MERCEDES DE JESÚS MOLINA DE AYALA. (1828-1883). Martirologio Romano: En Rivibamba en Ecuador, beata Mercedes de Jesús Molina, virgen, que fundó una comunidad religiosa para acoger e instruir a la muchachas huerfanas y pobres y sacar a las mujeres de la prostitución, garantizándolas una nueva vida de gracia. Nació en Babaun, Guayaquil, (Ecuador). A los 15 años ya era huérfana de padre y madre. Tras un período de luto pasado en su pueblo natal junto a sus hermanos Miguel y María, se trasladó a Guayaquil a la casa de una familia conocida hasta que su hermana al casarse se trasladó a esta ciudad y entonces se fue a vivir con ella. Gracias a la caída de un caballo, que le fracturó un brazo, y la tuvo en convalecencia un tiempo, la hizo recapacitar sobre la vanidad del mundo, renunció al lujo, vistió el hábito votivo de la Merced y se dedicó a Dios. También deseó emitir votos privados, pero su confesor la disuadió, entonces, tras un período de noviazgo y poco antes de casarse, maduró su idea de consagrarse a Dios. Gracias a la dirección espiritual, primero de Pedro Pablo Carbó, y después, de Vicente Pastor, siguió las huellas de Cristo en una vida de ascesis que la condujo a la perfección cristiana. Realizó privadamente los votos de los consejos evangélicos y marchó a la residencia de huérfanas de Guayaquil, de donde fue nombrada directora, cargo que aceptó por obediencia. Se dedicó al cuidado de los niños indios jíbaros de los Andes. Su principal tarea fue la catequesis, pero tuvo que abandonar este trabajo misionero, por las luchas entre las tribus y la epidemia de viruela. Marchó a Cuenca, con dos de sus compañeras de misión, donde se dedicó a la labor educativa y formación catequética de las niñas, educación de adultos y asistencia a domicilio a moribundos. En 1873, llegó a Riobamba, donde fundó las Hermanas de Santa Mariana de Jesús (las Marianitas), para la asistencia en los orfanatos, educación de jóvenes y adultos y la recuperación de las mujeres marginadas. Es la primera congregación autóctona del Ecuador. Tuvo problemas con el presidente de la República, Lemus Royo, que supuso un revés a su expansión como religiosas. También, los distintos directores espirituales, les señalaron otras ocupaciones, que separaba a las religiosas de su espíritu fundacional. Todo esto llevó a Mercedes a dimitir de su cargo como superiora general, y la encargaron los trabajos más humildes, que ella aceptó con toda sencillez. Murió en Riobamba de una pulmonía. Fue beatificada por SS Juan Pablo II en 1985. INDICE
Beata MARÍA CÁNDIDA DE LA EUCARISTÍA (María Bárbara Barba). (1884-1949). Martirologio Romano: En Ragusa, beata María Cándida de la Eucaristía Barba, virgen de la Orden de las Carmelitas Descalzas, que, dando prueba de profunda observancia de la vida consagrada y de la regla, se dedicó activamente a la construcción de nuevos monasterios. María Bárbara Barba, nació en Catanzaro, Calabria, en el seno de una ilustre familia. Desde muy joven quiso hacerse religiosa pero tuvo el rechazo de su familia, y tuvo que dedicarse a las labores propias de su condición, y a intensificar su devoción a la Eucaristía y a María. Durante casi 20 años tuvo que luchar hasta conseguir su aspiración, demostrando en esos años de espera y de sufrimiento interior, una sorprendente fortaleza de ánimo y una fidelidad poco común a la inspiración inicial. Ingresó en la carmelitas descalzas de Ragusa, en Sicilia, en 1919, cambiando su nombre por el de María Cándida de la Eucaristía. Tuvo siempre una profunda devoción por la Eucaristía. María Cándida desarrolló plenamente lo que ella misma define como su "vocación a la Eucaristía" ayudada por la espiritualidad carmelitana, a la que se había acercado a través de la lectura de la “Historia de un Alma” de santa Teresita de Lisieux. Al poco tiempo de su profesión religiosa fue elegida priora de la comunidad, cargo en el que fue elegida hasta su muerte, infudiendo a su comunidad un profundo amor a las Constituciones y contribuyendo de manera directa a la expansión del Carmelo en Sicilia, con la fundación de Siracusa, y el retorno de la rama masculina de la Orden. En 1933 escribió su obra de espiritualidad eucarística: “La Eucaristía”. Para María Cándida, la Eucaristía es alimento, es encuentro con Dios, es fusión de corazón, es escuela de virtud, es sabiduría de vida. "El Cielo mismo no posee más. Aquel único tesoro está aquí, ¡es Dios! Verdaderamente, sí verdaderamente: mi Dios y mi Todo". "Le pido a mi Jesús ser puesta como centinela de todos los sagrarios del mundo hasta el fin de los tiempos". En la Eucaristía descubre también el sentido profundo de los tres votos religiosos, que en una vida intensamente eucarística hallan, no sólo su plena expresión, sino también un ejercicio concreto de vida, una especie de profunda ascesis y de progresiva conformación al único modelo de toda consagración, Jesucristo muerto y resucitado por nosotros: «¿Qué himno no debería entonarse a la obediencia de nuestro Dios Sacramentado? Y ¿qué es la obediencia de Jesús en Nazareth, comparada con su obediencia en el Sacramento desde hace veinte siglos?». «Después de instruirme sobre la obediencia, cuánto me hablas, cuánto me instruyes en la pobreza, oh blanca Hostia! Quién más despojada, más pobre que Tú...No tienes nada, no pides nada!... Divino Jesús, haz que las almas religiosas estén sedientas de desprendimiento y de pobreza sincera!».«Si me hablas de obediencia y de pobreza..., qué fascinación de pureza no suscitas Tú con solo mirarte! Señor, si tu descanso lo encuentras en las almas puras, ¿qué alma, tratando contigo, no se hará tal?». De ahí el propósito: «Quiero permanecer junto a Ti por pureza y amor». Murió a causa de una terrible enfermedad en Ragusa. Fue beatificada por SS Juan Pablo II el 21 de marzo de 2004. INDICE
OTROS SANTOS DEL DÍA: San Basílides. M. 303. Martirologio Romano: En Lorium, en la vía Aurelia, a doce miliarios de la ciudad de Roma, san Basílides, mártir. Mártir junto con Cirino, Nabor y Nazario. En el antiguo Martirologio Romano estaba este elogio: "En Roma, sobre la vía Aurelia, nacimiento de los santos mártires Basílides, Cirino, Nabor y Nazario, soldados que fueron encarcelados en la persecución de Diocleciano y Maximino, bajo el prefecto Aurelio, a causa de la confesión del nombre cristiano, y fueron desollados y decapitados". Lorium era una villa etrusca a 19 kms al oeste de Roma en la vía Aurelia. A pesar de todo esto parece que este grupo deriva de la confusión de sus nombres en el martirologio; por esta razón y a falta de datos, su culto universal se ha suprimido desde 1969. San Odulfo. M. c. 855. Martirologio Romano: En Utrecht, de Gueldres, en Lotaringia, san Odulfo, presbítero, que evangelizó a los habitantes de Frisia. Nació en Oorschot al norte de Brabante (Holanda); fue educado en la escuela de Utrecht, distribuyó sus bienes a los pobres para vestir el hábito monástico en el monasterio de San Martín de Utrecht y allí fue ordenado sacerdote. Fue nombrado canónigo de Utrecht por san Federico, que le envió a la evangelización de Frisia, cuyos habitantes sólo se hallaban parcialmente convertidos. Muchos años pasó san Odulfo en aquellas tierras y trabajó con muy buenos frutos. De acuerdo con las viejas crónicas, convertía a sus auditorios por medio de reiteradas instrucciones, prédicas, pláticas y admoniciones que condujeran a las gentes por el camino de la verdad. Fundó un monasterio de canónigos agustinos en Saboreen o Stavoren. A pesar de las reiteradas invitaciones para que regresase a su país, perseveró en su tarea de misionero hasta una edad muy avanzada. Sólo entonces regresó a Utrecht, donde murió. Su cuerpo desapareció de la sepultura, quizá robado durante una incursión de los nórdicos y llevado a Inglaterra donde fue sepultado de nuevo, en la abadía de Evesham, en el año de 1034. San Plácido de Ocra. M. 1248. Martirologio Romano: Cerca de Ocra, en el Abruzzo, San Plácido, abad, quien vivió como eremita en una cueva, y después reunió numerosos discípulos en el monasterio del Santo Espíritu. Nació en Rodio, cerca de Amiterno en los Abruzzos. Era campesino, y como quisiera leer y escribir, acompañaba a los escolares durante el camino y se hacía repetir las lecciones hasta que se las aprendía. Decidió que la vida del campo no era para él y se marchó en peregrinación a Santiago de Compostela, permaneciendo una año junto a la tumba del apóstol. Regresó muy enfermo, de manera que estuvo paralizado y sólo podía mover la cabeza, y así permaneció cinco años. Cuando pudo ponerse en pie, hizo una peregrinación a Roma y al santuario de San Miguel en Gargano. Se quiso alejar como ermitaño en el monte Corno, pero se dio cuenta que la vida solitaria no era para él. Se hizo benedictino, pero el hábito no le evitó las tentaciones del acoso de una mujer, que le obligaron a refugiarse en un roquedal en la ciudad de Ocra. Se le unieron muchos discípulos y fundó para ellos un monasterio dedicado al Espíritu Santo bajo la regla cisterciense. Fue su abad hasta su muerte. Se dice que tuvo el hábito de dormir de pie. INDICE
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores