GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Santoral del 30 de Junio


INDICE


•Primeros mártires de la Iglesia Romana
• Marcial de Limoges, Santo Obispo
San TEOBALDO DE PROVINS
San LADISLAO DE HUNGRÍA
San OTÓN DE BAMBERG
Beato FELIPE POWELL
Beato ZENÓN KOVALYK
Beato JENARO MARÍA SARNELLI
Beato BASILIO VELYCHOVSKYJ
OTROS SANTOS DEL DÍA


CONMEMORACIÓN DE SAN PABLO, Apóstol
He peleado el buen combate, he terminado la carrera,
he guardado la fe. N o me queda sino esperar
la corona de justicia que me está reservada,
y que el Señor, justo Juez, me dará en el gran día,
a mí y a todos los que aman su venida.
(2 Timoteo, 4, 7.8).


¿Quién podría enumerar los trabajos emprendidos por San Pablo, los peligros que ha afrontado, los países que ha recorrido, los pueblos que ha conquistado para la verdad? Nada asusta a su flaqueza: sabe que todo lo puede en Aquél que lo conforta; nada detiene ni cansa a su celo; sabe que tendrá la eternidad para descansar; nada calma la sed que tiene de sufrir: sabe que los sufrimientos de aquí abajo nada son comparados con el peso de eterna gloria que será su recompensa en el cielo.

MEDITACIÓN NUESTRAS BUENAS OBRAS
NOS SIGUEN AL OTRO MUNDO


I. Tener fervor en el servicio de Dios, es hacer todo lo que Dios nos pide con ardor, con prontitud y con alegría. Un hombre fervoroso vuela allí donde le llama el deber. Busca grandes ocasiones de dar a Dios pruebas de su amor; no desprecia las pequeñas; nada le parece difícil, por nada tiene lo que ya ha hecho, arde en deseos de hacer algo más heroico en lo por venir para la gloria de Jesucristo. ¿ Te hallas en estas disposiciones? Estuviste en ellas, ¿por qué no has perseverado? Vuelve lo antes posible a ese primer estado de fervor del que te relajaste.

II. Un hombre fervoroso resiste generosamente a todas las tentaciones; un hombre tibio y flojo sucumbe en ellas. Nada cuesta a un cristiano que está animado de este hermoso fuego: todo incomoda a un cristiano frío, todo le parece difícil e insoportable. El hombre fervoroso está siempre feliz y siempre contento, porque Dios derrama en su alma consolaciones celestiales para recompensarlo por los placeres del mundo que le sacrifica; el cristiano flojo y tibio no goza de los consuelos del Cielo, porque no es lo suficientemente fiel a Dios como para merecerlos.

III. El medio para encender el fervor en tu corazón es, en primer lugar, servir a Dios cada día como si cada día comenzases a servirle; es olvidar el poco bien qué ya hayas hecho, es considerarte como un servidor inútil. Compara lo que has hecho por Dios con lo que Jesucristo ha hecho por ti. En segundo lugar, cada día sirve a Dios como si fuese el último de tu vida. ¿Qué harías ahora si estuvieras seguro de morir mañana?

El fervor
Orad por los que trabajan
en la salvación de las almas.

ORACIÓN

Haced, os lo suplicamos, Señor, que la intercesión del bienaventurado Roberto, abad, nos haga agradables a Vuestra Majestad, a fin de que obtengamos por sus oraciones las gracias que no podemos esperar de nuestros méritos.

http://www.aciprensa.com/podcast/santo/junio30protomartiresdelaiglesia.mp3



Santos PROTOMÁRTIRES ROMANOS. M. 64.
Martirologio Romano
: Santos Protomártires de la Iglesia Romana, que, acusados de haber incendiado la Urbe, por orden del emperador Nerón unos fueron asesinados después de crueles tormentos, otros, cubiertos con pieles de fieras, entregados a perros rabiosos, y los demás, clavados en cruces, quemados para que, al caer el día, alumbrasen la noche. Eran todos discípulos de los apóstoles y fueron las primicias que la Iglesia Romana presentó al Señor.

La Memoria Facultativa de los primeros mártires de la Iglesia romana, celebrada al día siguiente de la solemnidad de los apóstoles fundadores de la iglesia madre, se ha conservado desde siempre en la sede del circo de Nerón en el Vaticano, recordando el famoso incendio del 16 de julio del año 64, tras lo cual fueron arrojados a las fieras gran número de cristianos, según nos narra el historiador Tácito ("Annales" XV, 44).
El antiguo Martirologio de 1584 lo menciona con cierta solemnidad: "En Roma nacimiento de muchísimos Santo Mártires que bajo el emperador Nerón fueron falsamente acusados del incendio de la ciudad y por orden suya fueron ejecutados de varias maneras: algunos fueron cubiertos de pieles de animales salvajes y arrojados a los perros para que fueran despedazados, otros fueron crucificados al atardecer y fueron usados como antorchas para iluminar la noche. Todos eran discípulos de los Apóstoles y fueron los primeros mártires que la Santa Iglesia romana envió al Señor antes de los Apóstoles"

Todos estos hechos son históricamente ciertos; pero no se sabe verdaderamente si fue el propio Nerón en incendiar la ciudad.
Su primer culto se extendió a toda la ciudad desde la pequeña iglesia de Santa María del la Piedad del camposanto teutónico en 1923, y luego, en 1969, a todo el rito romano. Del calendario romano anterior han sido suprimidos 53 nombres de mártires (en veintitrés memorias) que, aunque se les veneraba desde época antigua, no gozan de la garantía de las correspondientes fuentes biográficas o no tienen interés fuera de la Iglesia local. Ellos murieron por prejuicio, aprovechado por Nerón, de que eran "odiosos a la masa de la población" por ser cristianos ("causa martyrii").
El fragmento de la carta del papa san Clemente I a los Corintios nos refiere "a la gran multitud de elegidos que, habiendo sufrido muchos suplicios y tormentos también por emulación, se han convertido para nosotros en un magnífico ejemplo". MEMORIA FACULTATIVA.
INDICE



San MARCIAL DE LIMOGES. M. c. 79 o 250.Martirologio Romano: En Limoges en Aquitania, en Francia, san Marcial, obispo.

En la “Historia Francorum” de san Martín de Tours se lee como Marcial fue uno de los siete obispos enviados a evangelizar las Galias en el 250. El fundó la diócesis de Limoges y fue su primer obispo. Luego la leyenda le hace ser el niño que Jesús en el Evangelio puso de ejemplo para entrar en el reino de los cielos. También se dice que es uno de sus 72 discípulos y que asistió a muchos episodios de la vida de Jesús.
En antiguas versiones del Martirologio Romano decía: “En Limoges en Aquitania, en Francia, san Marcial, obispo, con dos presbíteros, llamados Alpiniano y Austricliniano; cuya vida fue muy ilustre por sus milagros”. Alpiniano y Austricliniano fueron dos sacerdotes orientales que colaboraron con él y que le sucedieron sucesivamente en la diócesis.

En otras leyendas se dice que mientras viajaban a Limoges, san Austricliniano murio, pero Marcial lo resucitó con su bastón. Al llegar a Limoges fueron encarcelados y, una vez liberados milagrosamente, fundó la catedral dedicada a San Esteban. Se convirtió todo el pueblo de Limoges entre ellas la matrona santa Susana y su hija santa Valeria, que hizo voto de virginidad rechazando un ventajoso matrimonio con el duque de Aquitania, que en venganza mandó decapitarla, pero luego arrepentido ayudó a Marcial en la cristianización de Aquitania. También se dice que fue primo de san Pedro, que lo envió a las Galias. Sobre su vida se han entretegidos muchas leyendas, para hacer de Limoges, diócesis apostólica, frente a otras diócesis de las Galias.
Se ha declarado que el papa Juan XIX autorizó que se diera el título de «apóstol» a san Marcial, pero en 1854, la Congregación de Ritos se negó a ratificar esa denominación y decidió que, en la misa, en las letanías y los oficios se venerase a san Marcial como obispo y confesor. Sin embargo, en el mismo año, el obispo de Limoges reiteró la solicitud del título al Papa Pío IX y obtuvo una respuesta favorable, para que, en la diócesis, san Marcial fuese honrado con los usos y precedencias de un apóstol.
INDICE



San TEOBALDO DE PROVINS. (1017 - 1066).
Martirologio Romano: En Salánica, en el territorio de Vicenza, san Teobaldo, presbítero y eremita, que habiendo nacido en la familia de los condes de Champagne, de Francia, con su amigo Gualterio renunció a las riquezas y a los honores, abrazando por Cristo la soledad y la pobreza.

Nació en Provins, hijo del conde Arnoldo de Champagne; inicialmente fue soldado; pero a los 18 años, después de haber leído la vida de los padres del desierto, quedó fascinado de su vida, entre otras cosas, la renuncia de sí mismos, el espíritu ascético y la pureza de vida. Ante la propuesta paterna de una vida militar, digna de un noble, la rechazó prefiriendo abandonar la vida mundana, las comodidades y las riquezas, para seguir la vida contemplativa. Junto a su amigo san Walter, ingresó en la abadía Saint-Rémi en Reims, buscando mayor perfección. La fama de su santidad atrajo a muchos peregrinos y penitentes que buscaban sus consejos y oraciones.
Más tarde, vestidos de mendicantes, los dos vagron por el norte de Francia para establecerse en un lugar solitario, en Pettingen en Luxemburgo. Cada uno construyó una celda y vivieron de prestar servicios accesorios a la población nativa.

Peregrinaron a Compostela, ante el temor de ser descubiertos como grandes señores. Luego fueron en peregrinación a Roma. Después se establecieron en Salanigo, en Vicenza, donde Walter murió al cabo de dos años. Teobaldo dobló sus ejercicios de penitencia, y el obispo de Verona le ordenó sacerdote.
La fama de su santidad llegó hasta su tierra natal, y favoreció la conversión de sus padres, fueron a su encuentro; su madre terminó sus días como eremita.
Mas tarde algunos otros ermitaños se reunieron entorno a su celda, y fue director espiritual de mucha gente. Antes de morir, quizás de lepra, que soportó con heróica paciencia, recibió el hábito camaldulense. Le canonizó el Papa Alejandro II.
INDICE




San LADISLAO DE HUNGRÍA. (1040-1095).
Martirologio Romano
: En Nitra, en los montes Cárpatos, muerte de san Ladislao, rey de Hungría, que restableció en su reino las leyes cristianas dictadas por san Esteban, corrigió las costumbres, dando él mismo ejemplo de virtud, y propagó la fe cristiana en Croacia, que había sido incorporada al reino húngaro, estableciendo la sede episcopal de Zagreb. Murió cuando se disponía a una guerra con Bohemia, siendo enterrado en Varadino, en Transilvania.

Su vida está rodeada de leyendas. Nació en Polonia. Hijo del rey Bela de Hungría, en el exilio en el momento de su nacimiento. Su tío, Andrés, rey de Hungría, le llamó para que le sucediera en el reino, ya que no tenía descendencia, pero cuando Ladislao fue a tomar posesión de su reinado, su tío tuvo un hijo llamado Salomón, y Ladislao, para evitar conflictos, decidió ingresar en un convento. 

Pero, algunos autores dicen que disputó el reino a Salomón y que logró la corona en 1077. Se casó con una hija de Rodolfo de Suabia. Durante el tiempo que tuvo algún cargo público gobernó en justicia defendiendo a su pueblo de sus invasores; combatió con éxito a los polacos, rusos y tártaros. Consiguió la canonización de sus predecesores santos Esteban y Emerico. Unió los reinos de Croacia, Dalmacia y Hungría.
Se dice que su conducta fue irreprensible desde todos los puntos de vista. Fue benefactor de la abadía de San Gil, en Panonia, fundación de la Orden cisterciense, e instituyó la diócesis de Zagreb, en Croacia en 1090. En el sínodo de Szabols, de 1092, procuró legislar para elevar el nivel moral del clero y del pueblo. Aunque apoyó al papado en la lucha de las investiduras, en un determinado momento estuvo con el antipapa. Murió en Transilvania, Rumanía, o en Nitra, Bohemia, donde está enterrado en la catedral de Nagyvarad. No ha sido nunca canonizado, pero su "elogio" está recogido en el Martirologio Romano. Tiene culto litúrgico. Es uno de los héroes nacionales de Hungría y patrón junto a san Esteban.
INDICE


San OTÓN DE BAMBERG. (1062/3 - 1139).Martirologio Romano: En Bamberg, de Franconia, san Otón, obispo, que evangelizó con gran celo a los pomeranios.

Nació en Mistelbach en el seno de una noble familia sueva. Renunció al porvenir militar que le ofrecía su familia, para entregarse a la santificación del mundo, mediante el ministerio sacerdotal. Tras una carrera eclesiástica como canciller y guardasellos imperial, fue nombrado obispo de Bamberg, en el momento de la lucha de las investiduras, por el mismo Enrique IV; fue a Roma, donde el Papa confirmó su nombramiento. Fue muy estimado por todos, nobles y clérigos. 

En 1109 fundo el monasterio de Prüfening, que unos años más tarde asignó a los monjes reformados de Hirsau. Los emperadores Enrique IV y Enrique V, lo nombraron delegado del Imperio ante el Papado, por sus grandes dotes diplomáticas, y para solucionar las rencillas que había entre ambos poderes. Evitó los cismas mediante la paz, ya que tuvo mucho que ver en el concordato entre la Iglesia y el Imperio de la llamada Dieta de Worms (1122).
A petición del rey de Polonia Boleslao III, se lanzó a evangelizar Pomerania del río Oder (1124), culminando el trabajo del obispo Bernardo (monje español enviado por el papa Calixto II). Miles de conversiones y decenas de iglesias, fueron su fruto misionero, además de la cristianización, y culturización de la región. Ha pasado a la historia como el evangelizador de Pomerania. Como obispo de Bamberg se distinguió por una intensa política de promoción de los “burgenses”. Murió en Bamberg.
INDICE



Beato FELIPE POWELL. M. 1646.Martirologio Romano: En Londres, en Inglaterra, beato Felipe Powell, presbítero de la Orden de San Benito y mártir, el cual, originario del País de Gales, en tiempo del rey Carlos I fue detenido a bordo de una nave y, por ser sacerdote e intentar entrar en Inglaterra, condenado al martirio en Tyburn.

Nació en Tralón en Gwent, en el seno de la alta nobleza, descendiente de reyes. Estudió en la escuela humanística de Abergavenny y en el 1614 ingresó en los benedictinos en el seminario de San Gregorio en Douai, recibiendo el presbiterado en 1621, al año siguiente fue enviado a la misión inglesa y durante 20 años trabajó en Devon, Somerset y Cornualles. En aquellos tiempos de prohibición religiosa en Inglaterra, los seminaristas y misioneros, como medida de precaución contra los espías, acostumbraban cambiar de nombre; el padre Powell disimuló el suyo con el de Morgan que era el apellido de soltera de su madre.

Al iniciarse la guerra civil, el padre Powell, luego de algunas vicisitudes, se unió a las filas del general Goring para servir como capellán para los católicos de su ejército. Pero aquellas tropas se dispersaron y el sacerdote se embarcó para navegar a Gales. El barco fue interceptado y abordado por las autoridades, dos miembros de la tripulación, reconocieron al padre Powell y le denunciaron en seguida como a un sacerdote católico que, según dijeron, «había seducido a la mayoría de los parroquianos de Yarnscombe y de Parkham, en Devonshire, para que quebrantasen su juramento de lealtad a la iglesia protestante».
Durante corto tiempo estuvo encarcelado en condiciones relativamente benignas; pero en la sala común de la prisión de King's Bench, en Londres, a donde fue trasladado, tuvo que soportar toda clase de penurias, y no tardó en caer enfermo de pulmonía. Dos o tres veces fue arrastrado ante el tribunal para ser interrogado y juzgado bajo los cargos fundados en su admisión de que era un sacerdote católico.

En la última sesión de su proceso, hizo una brillante defensa de su causa y alegó que la ley contra los sacerdotes no comprendía a los barcos en alta mar, y que, cuando la bandera de Su Majestad se despliega durante una guerra civil, cesan todos los procesos y, todavía más, puesto que la persona del rey se hallaba ausente, no era posible organizar alguna conspiración contra ella. Pero a pesar de todo se le declaró culpable y, al pronunciarse la sentencia de muerte, el padre Powell dio gracias a Dios, en alta voz y en presencia de todos los asistentes al juicio. Su personalidad y su conducta en la prisión había impresionado tanto a sus compañeros de infortunio, que todos ellos redactaron y firmaron una especie de testimonio o memorándum que exponía sus cualidades y virtudes. Los dignatarios eran veintitrés protestantes y seis católicos; a estos últimos, el padre Powell los había reconciliado con Dios. Los mismos carceleros parecían muy bien dispuestos en su favor.

El hombre que llegó a anunciarle la fecha de su ejecución estaba tan emocionado que no podría leer en voz alta; pero el padre Powell se le acercó, se asomó por encima de su hombro, leyó la nota serenamente y luego pidió un vaso de licor para beber a la salud del buen funcionario de la prisión. «¿Quién soy yo? -exclamó con el vaso en la mano y acento de profunda alegría- ¿Qué soy yo, para que Dios me honre así y acepte que yo muera por Su causa?» Ante el patíbulo exclamó: “Éste es el día que hizo el Señor, bellísimo y felicísimo para mí”. Se le apretó la cuerda al cuello y se le dejó colgado hasta que murió en Tyburn. Su cuerpo fue sepultado en el cementerio de Moorfields. Uno de sus fieles compró sus ropas manchadas de sangre por cuatro libras esterlinas.
INDICE


Beato JENARO MARÍA SARNELLI. (1702-1744).
Martirologio Romano: En Nápoles, de la Campania, beato Jenaro María Sarnelli, presbítero de la Congregación del Santísimo Redentor, que se entregó generosamente a ayudar a los más miserables.

Jenaro Sarnelli, hijo del Barón de Ciorani, nació en Nápoles. A los 14 años, tras la beatificación de Francisco Regis, decidió hacerse jesuíta. Disuadido por su padre debido a que era demasiado joven, comenzó los estudios de Derecho y obtuvo el doctorado en ambos Derechos en 1722. Se distinguió entre los abogados. Se afilió a la Congregación de Caballeros de las Profesiones de juristas y de médicos, dirigida por los Píos Operarios en San Nicolás de Toledo. En el reglamento de esta asociación existía la obligación de visitar a los enfermos del hospital de los Incurables. Aquí fue donde escuchó la llamada de Dios que lo quería sacerdote.

En septiembre de 1728 ingresó en el seminario incardinéndose en la diócesis del cardenal Pignatelli como clérigo de la parroquia de San'Anna al Pallazzo. El 4 de junio de 1729, a fin de poder estudiar en un ambiente más tranquilo, se trasladó al Colegio de la Santa Familia, más conocido por el nombre de Colegio de los Chinos, y el 5 de junio comenzó el noviciado en la congregación de las Misiones Apostólicas. El 28 de mayo de 1731 terminó el noviciado y el 8 de julio del año siguiente fue ordenado sacerdote.
Durante todos estos años, además de visitar a los enfermos, se comprometió con la ayuda a los niños obligados a trabajar en edad tan temprana enseñándoles el catecismo. Visitaba también a los ancianos de la residencia de retiro de San Jenaro, así como a los condenados a galeras y a los enfermos del hospital del puerto. En estos años entabló estrecha amistad con san Alfonso María de Ligorio y con su apostolado. Se consagraron juntos a la enseñanza del catecismo a los adultos organizando las "capillas del atardecer".
Tras su ordenación, el cardenal Pignatelli lo nombró Director de enseñanza religiosa en la parroquia de los Santos Francisco y Mateo en el barrio español. Conoció, de esta forma, la corrupción tan extendida entre la juventud y decidió emplear todas sus energías en combatirla. En este tiempo (1733), defendió tenazmente a san Alfonso ante las críticas injustas que le venían debido a la reciente fundación de la Congregación del Santísimo Redentor en Scala el 9 de noviembre de 1732. En junio de ese mismo año se retiró a Scala para ayudar al amigo durante las misiones de Ravello.

Tras su ingreso en los Redentoristas, en abril de 1736, se consagró íntegramente a las misiones parroquiales y a escribir en favor de las "jóvenes en peligro". Escribió también sobre temas de vida espiritual. Se dedicó de tal forma al trabajo, que llegó al punto de morir. Con el consentimiento de san Alfonso, volvió a Nápoles para algún breve tratamiento médico comenzando de nuevo su apostolado en pro de la salvación de las prostitutas. Tomó parte en el trabajo propio del apostolado de los redentoristas por medio de las Apostólicas Misiones, propagando las meditaciones en común entre los laicos y publicando "El mundo santificado". Con otro escrito suyo emprendió una campaña contra la blasfemia. En 1741 preparó y participó con san Alfonso en la gran misión predicada en los pueblos del entorno de Nápoles como preparación para la visita pastoral del Cardenal Spenilli. A pesar de su frágil salud, continuó en el ministerio de la predicación hasta su muerte cuando, muy enfermo, volvió a Nápoles. Sus restos mortales se conservan en Ciorani, en la primera iglesia redentorista.
Jenaro María Sarnelli dejó 30 obras escritas sobre temas como la meditación, la teología mística, la dirección espiritual, la ley, la pedagogía además de otros temas morales y pastorales. Debido a su actividad social en favor de la mujer, se le considera como uno de los autores que trataron este tema de forma más completa en la Europa de la primera parte del siglo XVIII.
INDICE


Beato ZENÓN KOVALYK. (1903-1941).Martirologio Romano: En Lviv, en Ucrania, conmemoración del beato Zenón Kovalyk, presbítero de la Congregación del Santísimo Redentor y mártir, que en tiempo de un régimen hostil a Dios alcanzó la palma gloriosa en un día desconocido.

Zynoviy Kovalyk nació en la aldea de Ivachiv Horishniy cerca de Ternopil, en el seno de una familia campesina y pobre. Antes de hacerse religioso trabaja como maestro de primaria en su aldea. Tiene un carácter fuerte y no llega nunca a componendas con su fe. Desde su infancia, el sueño de Wynoviy es ser sacerdote. Una vez descubierta su vocación a la vida consagrada, Wynoviy Kovalyk entra en los Redentoristas. Profesa en 1926; poco después es enviado a Bélgica a fin de completar sus estudios de Filosofía y Teología.
De regreso a Ucrania, Wynoviy Kovalyk es ordenado sacerdote en 1932. Tras su ordenación, el Padre Kovalyk parte juntamente con el obispo Mykolay Charnetskyi hacia la región de Volhyn a fin de trabajar en la obra de reconciliación con los ortodoxos ucranianos. El joven sacerdote es una auténtica alegría para sus cohermanos. El Padre Kovalyk tiene espíritu, tiene una bonita voz y posee una dicción muy cuidada. Es buen cantor y un auténtico predicador que encandila a todos. Su devoción y labor apostólica atrae a millares de personas. El Padre Kovalyk ama de todo corazón a la Madre de Dios. Estas cualidades hacen ciertamente que el Padre Kovalyk tenga un gran éxito en su actividad misionera.

Tras varios años de trabajo en la región de Volhyn, el Padre Kovalyk se traslada a Stanislaviv (ahora Ivano-Frankvsk) para dirigir las misiones que se dan en la ciudad y en las aldeas circunstantes. En 1939, poco antes de la invasión soviética, se traslada a Lviv, al monasterio redentorista de calle Wyblykevycha (ahora Ivana Franka) y se encarga de la economía del monasterio.
El celoso sacerdote continúa también predicando la Palabra de Dios cuando da comienzo la invasión soviética. Un campo importante del trabajo del P. Kovalyk es el de las confesiones; es una actividad apostólica en la que tiene particular éxito: está siempre rodeado de gran número de fieles que buscan su ayuda espiritual.

Mientras la mayor parte de los ucranianos de Galizia se encuentran acobardados por el terror, el Padre Wynoviy da muestras de un ánimo admirable. Muchos predicadores se han vuelto ya extremadamente cautos en sus sermones. Tratan de eludir los temas espinosos de la actualidad y se centran en exhortar al pueblo a ser fiel a Dios. El Padre Kovalyk, por el contrario, no tiene nunca miedo a condenar abiertamente las costumbres ateas introducidas por el régimen soviético. Sus sermones causan un fuerte impacto en los oyentes pero, al mismo tiempo, son un peligro no pequeño para el predicador. Avisado por los amigos del posible peligro que corre a causa de su modo de predicar, el Padre Kovalyk responde: "Acogeré con alegría la muerte, si ésta fuera la voluntad de Dios, pero no abandonaré nunca mis compromisos con mi conciencia de predicador".

Los soviéticos lo arrestaron en 1940. Durante mucho tiempo los Redentoristas trataron de saber el paradero de su cohermano detenido, pero solo hasta abril de 1941 no llegaron a saber que el Padre Kovalyk había sido confinado como preso en la calle Zamarstynivska (la famosa prisión "Brygidky"). Durante su reclusión, que duraría seis meses, el Padre Kovalyk padece 28 penosos interrogatorios; tres veces es conducido a otras tantas cárceles para ser interrogado en ellas. Después de uno de estos interrogatorios, especialmente acompañado de torturas, el Padre Kovalyk enferma a causa de una hemorragia masiva.
En 1941, cuando las tropas alemanas comienzan su ofensiva, los guardianes de la prisión, ansiosos por huir, y al ver que no pueden llevar consigo a los prisioneros, disparan sobre ellos. Pero no les basta con la intención de matar al Padre Kovalyk disparándole; recordando sus sermones sobre Cristo crucificado, lo clavan en el muro de la prisión a la vista de sus compañeros prisioneros.
Cuando las tropas alemanas entran en Lviv, abren rápidamente las cárceles para limpiar el lugar de la pila de cadáveres putrefactos. La gente corre a las prisiones con la esperanza de encontrar algún pariente. Todos testimoniarán la horrible visión de aquel sacerdote crucificado en la pared de la prisión, su abdomen abierto en canal y en su interior un feto humano. Fue beatificado el 27 de junio de 2001.
INDICE


Beato BASILIO VELYCHOVSKYJ. (1903-1973).Martirologio Romano: En Winnipeg, en la provincia de Manitoba, en Canadá, beato Basilio Velyckovsky, obispo de la Iglesia grecocatólica de Ucrania y mártir, que por haberse dedicado a ejercer clandestinamente en su patria el ministerio entre los cristianos católicos de rito bizantino, fue martirizado por los perseguidores de la fe, muriendo, finalmente, en el exilio.

Nació en Stanislaviv (actualmente Ivano-Frankvisk). En 1925 ingresó en el noviciado de los redentoristas y poco tiempo después fue ordenado sacerdote. Durante 7 años fue misionero en la región de Volyn; en 1942 fue nombrado superior en Ternopol.
Primero fue arrestado en 1945, acusado de actividades contra el Estado, y conducido al campo de concentración de Vorkuta en Siberia. Allí pasó dichos años, y fue puesto en libertad en 1955. Volvió a Lvov y estando allí le llegó, en 1959, el nombramiento clandestino de obispo de Lvov, pero, dadas las terribles condiciones de persecución religiosa en que se estaba, no pudo ser consagrado obispo hasta 1973.
Sus actividades apostólicas volvieron a hacerlo odioso a los ojos del régimen dictatorial existente y fue detenido de nuevo por “organizar estudios teológicos secretos en Ternopol”; lo condenaron a tres años de exilio. Fue liberado en enero de 1972, después de inyectarle una sustancia “desconocida”; en 1973 murió santamente en Winnipeg, (Canadá). Fue beatificado el 26 de junio de 2001.
INDICE


OTROS SANTOS DEL DÍA:

Santos Andrónico y Junía. s. I.
Discípulos de san Pablo, que los nombra en (Rm 16, 7): "Saludad a Andrónico y Junía, mis parientes y compañeros de prisión; son de los apóstoles insignes que estaban con Cristo antes que yo" Esto es todo lo que sabemos de ellos. Los griegos celebran su fiesta el 17 de Mayo.

Santa Lucina. s. I.
Algunos autores modernos afirman que hubo tres santas romanas con este nombre: la primera una Lucina de los tiempos apostólicos, nombrada en las “Actas Apócrifas” de santos Proceso y Martiniano y que se celebra hoy, y que tendría relación con el martirio de santos Pedro y Marcelino; la segunda que asistió a los mártires durante la persecución de Decio y una tercera que estuvo en contacto con san Sebastián y con otros mártires durante la persecución de Diocleciano.

San Basílides de Alejandría. M. 204/5. Martirologio Romano: En Alejandría, en Egipto, san Basílides, que, en tiempo del emperador Septimio Severo, al conducir a la virgen santa Potamiena al suplicio, la protegió de las intenciones deshonestos de algunos hombres, recibiendo como premio la gracia de convertirse a Cristo y, después de un breve combate, llegar a ser mártir glorioso.
Mártir en Alejandría, durante la persecución de Septimio Severo, era un soldado, que condujo a santa Potamiena al martirio, y fue tan cortés con ella, defendiéndola de los insultos de la muchedumbre, que santa Potamiena tres días después de su muerte, se le apareció y logró su conversión, de manera que murió mártir.



San Ostiano. s. VI.
Sacerdote y ermitaño que evangelizó las diócesis de Viviers y Puy. Los martirologios del s. XVI hacen referencia a su tumba: “en el territorio de Viviers, en la parroquia de Saint-Martin en el valle de Couspié, a una milla al norte de la ciudad, a los pies de la montaña de la Tour St. Martin reposa el cuerpo del bienaventurado Ostiano, sacerdote”. Sus reliquias fueron solemnemente trasladadas a la catedral en 1880. Es el patrón de la ciudad de Viviers.

San Bertrando de Mans. (c.553 - 623). Martirologio Romano: En Cenomanum (hoy Le Mans), de Neustria, san Bertrando, obispo, pastor pacífico, muy atento a las necesidades de los pobres y de los monjes.
Natural de Autun. Fue educado por san Germán en París. Fue nombrado archidiácono de París y posteriormente obispo de Le Mans (587) en un periodo turbulento; animó a los viticultores y a los monjes, para que fundaran la abadía de Notre Dame de Couture. Fue famoso por su caridad hacia los pobres. Ha dejado un testamento auténtico firmado en Marzo de 616. Condujo a su pueblo a las buenas obras y, por prudencia, logró se evitara una guerra con los bretones. Fundó el primer hospicio para ciegos conocido en Occidente y asistió al primer concilio plenario de Francia, en París, el año 614. Murió después de haber legado grandes bienes a las iglesias y a los monasterios. Su tumba fue profanada por los hugonotes en 1562.

Santa Erentrudis de Salzburgo. M. 718. Martirologio Romano: En Salzburgo, en la región de Baviera, santa Erentrudis, primera abadesa del monasterio de Nonnberg y sobrina de san Ruperto, que colaboró a su predicación con la oración y el trabajo.
Nació, probablemente, en Francia occidental. Sobrina de san Ruperto de Salzburgo, obispo de Baviera quien la llamó a Worms para ser abadesa del monasterio benedictino de Nonnberg en Salzburgo, que él había fundado. Colaboró con los trabajos apostólicos del obispo con la oración y la educación de la juventud femenina. Allí murió poco después de san Ruperto. Se dice que tuvo la visión de un corazón en llamas. Sus restos descansan en la cripta de la iglesia de Santa Erentrudis. Patrona de Salzburgo.

San Pedro de Asti. s. XI.
Lo más antiguo que se sabe de él aparece en el “Acta Santorum” de la mitad del siglo XVII. En ella aparece que en Asti existía una iglesia erigida en honor de un santo local, de nombre Pedro, confesor, que vivió en el siglo XI. Es santo estaba representado con una pala en la mano, no se sabe si para indicar que era campesino o para indicar el milagro que realizó encontrando agua, excavando en un lugar árido, con el fin de aprovisionar de agua a un monasterio femenino de reciente construcción.
Otros estudiosos, piensan que la fecha tan cercana a la festividad del apóstol Pedro, hace que la iglesia estuviera dedicado al primer Pontífice. Tiene culto local.

San Adolfo de Osnabrück. (1185-1224). Martirologio Romano: En Osnabrück, en Sajonia, san Adolfo, obispo, que abrazó las costumbres cistercienses en el monasterio de Altenkamp.
Nació en Westfalia, en la familia de los condes de Tecklenburg. Nombrado canónigo en Colonia. Hombre cumplidor de sus deberes y dado a una piedad inmensa renunció al cargo para hacerse cisterciense en la abadía de Altancamp en el Rhin. En 1216, fue elegido obispo de Osnabrück por el clero y por el pueblo que le obligaron a abandonar la vida cisterciense; fue conocido como "el limosnero de los pobres".
Se distinguió siempre "por que era celosísimo del culto divino abrió ancho cauce al amor que, trepando sobre la humildad y la mansedumbre de Cristo, se abajaba a los pobres y miserables, ayudaba cuando podía a los leprosos, y no sentía reparo alguno en visitarles y animarles a ser pacientes en su mal. Enderezó y reformó el clero; amigo y bienhechor de los monasterios, defendió con justicia y tesón sus derechos, se destacó por el esplendor de su virtud", como escribieron sus biógrafos. Murió un 30 de Junio, festividad en la que es celebrado en Alemania, aunque nunca ha sido canonizado y tampoco suprimido su culto.

San Vicente Do Yen. (c.1765 - 1838). Martirologio Romano: En la ciudad de Hai Duong, en Tonquín, san Vicente Do Yen, presbítero de la Orden de Predicadores y mártir, que, en tiempo del emperador Minh Mang, fue degollado por odio a la fe cristiana.
Nació en Tra-Lu, Nam-Dinh, Vietnam. A los cuarenta años fue ordenado sacerdote por san Clemente Ignacio Delgado. En medio de la persecución ingresó como dominico, en el 1808; trabajó como sacerdote en el territorio de misión. Después del edicto de persecución, en el 1832, vivió escondido durante seis años, hasta que fue traicionado y detenido en 1838.
Los mandarines le propusieron que alegara que era médico si quería salvar su vida. “Yo no soy médico, soy sacerdote, mi oficio es ofrecer sacrificios a Dios y predicar la fe de Jesucristo por lo que gustoso moriré; no quiero librarme del martirio a costa de mentiras”. Tenía un carácter dulce, alegre, prudente, pacífico, misericordioso. Camino del patíbulo todos admiraron a aquel anciano de 74 años, que caminaba erguido con mucha alegría; fue decapitado en Hai-Duong. SS. Juan Pablo II lo canonizó el 19 de junio de 1988.

Santos Ramón Li Quanzhen y Pedro Li Quanhui. M. 1900.
Martirologio Romano: En el territorio de Chendun junto a Jaohe en la provincia de Hebei en China, santos Ramón Li Quanzhen y Pedro Li Quanhui, mártires, que, hermanos, durante la persecución desencadenada por los secuaces de la secta de los boxers, dieron un insigne testimonio por Cristo: el primero fue conducido a un templo pagano, rechazó venerar a los falsos dioses y así a golpes lo mataron; el otro fue ejecutado con no menor crueldad.
Eran hermanos chinos, asesinados en Tch’enn-T’ounn, China, durante la persecución de los boxers; ambos dieron un preclaro testimonio de Cristo, uno negándose a rendir culto a los ídolos hasta morir a golpes y el otro con igual muerte cruel.

Ramón tenía 59 años y estaba muy feliz de tener un hijo sacerdote. Vivió la fe con intensidad y daba buen ejemplo a todos por su excelente conducta evangélica. Cuando vio venir a los bóxers, tomó en brazos a su hija pequeña Magdalena, de seis años, y se la llevó consigo a un cañaveral. Fue localizado y forzado a que apostatase le matarona su hija en sus brazos. Fue llevado a la pagoda para que adorase a los dioses a lo que se negó firmente. Le cortaron una oreja y le quemaron la espalda, sin que consiguieran que abjurase de su fe. Fue rematado a golpes de espada y lanzazos.

Pedro, nacido en 1837 y de más edad, por tanto, que Raimundo. Intentó también a la llegada de los boxers esconderse en un cañaveral, pero fue descubierto y llevado también a la pagoda para que adorara a los dioses, a lo que se negó con energía. Lo llevaron entonces frente a su casa, donde vivían sus ancianos padres, y como insistía en manifestarse cristiano, allí fue asesinado a golpes de lanza. Ambos fueron canonizados el 1 de octubre de 2000.
INDICE
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores