GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Santoral del 17 de Julio



INDICE



San León IV, papa
San Enodio, obispo de Pavía
Santas Justa y Rufina, vírgenes y mártires
San Alejo, mendigo, s. V
Beata CONSTANZA DE ARAGÓN
Santa EDUVIGIS DE POLONIA
Beatas TERESA DE SAN AGUSTÍN y 15 compañeras mártires de Compiègn
Beato PABLO GOJDICH
OTROS SANTOS DEL DÍA
Agardo, Alejo, Angelario, Antusa, Jacinto, Carlota (Carolina), Esperado, Donata, Segunda, Generosa, Sixto, mártires; Sistán, presbítero; León IV, papa; Narsetes, Marcelina, confesores; Generoso, abad; Teodosio, obispo; beata Constancia, reina de Aragón



BEATAS TERESA DE SAN AGUSTIN Y COMPAÑERAS

Toda carne es heno; y toda su gloria como la flor
del heno: secóse el heno y se cayó su flor:
pero la palabra del Señor dura eternamente.
(1 Pedro, 1,24-25).

Este convento había sido fundado el 1641 por monjas procedentes del convento de Amiens.
Malos aires corrían por Francia desde que la tristemente famosa Revolución había iniciado sus desmanes.
El 14.9.1792 fueron arrojadas de su monasterio. Ya antes, por indicación de su M. Priora, se habían ofrecido al Señor en holocausto "para aplacar la cólera de Dios y para que la paz divina traída al mundo por su amado Hijo, fuese devuelta a la Iglesia y al Estado".

Cada día repetían esta consagración generosa. El 24.6.1794 fueron apresadas las 16y encerradas en Sainte Marie, monasterio de la visitación convertido en cárcel.

En carretas fueron llevadas a París, a donde llegaron el día 13 de julio y fueron encerradas en la terrible cárcel de la Conciergerie, abarrotada de sacerdotes, religiosos y seglares condenados a muerte.

La fiesta del Carmen -día 16- entonaron a su Madre y Patrona cánticos fervorosos con la música de la Marsellesa.

El 17 de Julio, después de manifestar que morían voluntariamente por su fe. por su fidelidad a Cristo, a María y a la Iglesia, fueron condenadas a muerte y llevadas a la Barriere-du-Trone. Antes de ser aguillotinadas cantaron todas el Miseres, la Salve Regina, el Te Deum y el Veni Creator, renovaron una por una su profesión al pie de la Madre Priora e iban subiendo, con gran gozo, a la guillotina ante el sombro de todos los asistentes.

Era el 17.7.1794.El 13.5.1906 eran beatificadas por el papa San Pío X.
George Bernanos y otros literatos, músicos y cineastas han inmortalizado sus vidas con el famoso "Diálogo de carmelitas".

MEDITACIÓN SOBRE LA VANIDAD
DE LOS HONORES


I. La gloria que el mundo promete no merece la pena que trabajemos por adquirirla, pues no puede llenar nuestra alma. Cuanta más tenemos, más se dientos de ella nos encontramos. El ambicioso jamás dice: basta. Sus deseos le causan más penas que pla cer le producen sus honores. ¿Qué gloria esperamos nosotros de este mundo pérfido? Promete los hono res de la tierra para arrebatar los del cielo, muestra falsos bienes para apoderarse de los verdaderos. (San Cipriano).

II. Esta reputación que tanto estimas, no de pende de ti: es un efecto del capricho de los hombres, que, a menudo, estiman lo que debieran vituperar, y vituperan lo que habría que estimar. Además, basta un vuelco de fortuna, un momento de desgracia, para empañar el brillo de la reputación más alta. Despre ciemos, pues, la opinión de los hombres, tan injusta a veces, y siempre tan inconstante. Si amamos la gloria, que sea allí donde nunca es recompensa del vicio. (San Pedro Crisólogo).

III. Toda gloria humana fenece con la vida. Preciso será dejar en la puerta de la tumba tiaras, coronas y púrpura. Tal vez se te alabe en este mun do en el que ya no estarás, pero ¿para qué te servirán esas alabanzas, si eres despreciado y atormentado allí donde estés? Cuando sufres alguna cruel enfer medad, ¿acaso las alabanzas que se te tributan allí donde no estás, alivian tus dolores? En adelante, toda mi gloria será humillarme con Jesucristo, como Jesucristo y para Jesucristo.

Desprecio de los honores
Orad por los pobres vergonzantes.

ORACIÓN

Haced, os lo suplicamos, oh Dios omnipotente, que la intercesión del bienaventurado mártir Mammes, cuyo nacimiento al cielo celebramos, nos forti fique en el amor de vuestro santo Nombre. Por J. C. N. S. Amén.

http://www.aciprensa.com/podcast/santo/julio17-08magdalenaalbrizzi.mp3

 
San ALEJO. (c.350 - 417).
Martirologio Romano: En Roma, en la basílica situada en el monte Aventino, se celebra con el nombre de Alejo a un hombre de Dios que, como cuenta la tradición, dejó su opulenta casa para vivir como un pobre mendigo pidiendo limosna. Asceta oriental originario de Edessa, en Siria, que había sido anexada por Roma. Se cuenta que a principios del siglo V, vivía en Edesa de Siria un mendigo a quien el pueblo veneraba como a un santo. Después de su muerte, un autor anónimo escribió su biografía. Como ignoraba el nombre del mendigo, le llamó simplemente «el hombre de Dios». Según ese documento, el hombre de Dios vivió en la época del obispo Rábula, quien murió el año 436. El mendigo compartía con otros miserables las limosnas que recogía a las puertas de las iglesias y se contentaba con lo que sus compañeros le dejaban. A su muerte, fue sepultado en la fosa común. Pero antes de morir, reveló a un enfermero del hospital, que él era el único hijo de un noble romano. Cuando el obispo se enteró del caso, mandó exhumar el cadáver, pero no se encontraron más que los andrajos del hombre de Dios y ningún cadáver.  La fama del suceso se extendió rápidamente. Antes del siglo IX, se había dado en Grecia el nombre de Alejo al hombre de Dios, y san José el Himnógrafo dejó escrita en un «kanon» la leyenda, adornada, naturalmente, con numerosos detalles. Aunque se tributaba ya cierto culto al santo en España, la devoción a san Alejo se popularizó en Occidente gracias a la actividad de un obispo de Damasco, Sergio, desterrado a Roma a fines del siglo X. Dicho obispo estableció en la iglesia de San Bonifacio del Aventino un monasterio de monjes griegos, y nombró a san Alejo copatrono de la iglesia. Como se decía que san Alejo era romano, el pueblo adoptó pronto la leyenda y, desde entonces, el santo ha sido muy popular. La leyenda dice que nació en Roma. Era hijo único de Eufemiano, senador de Roma. Estaba adornado, dicen, de todas las gracias y virtudes, y el mismo día en que se casó abandonó a su esposa, porque no quería casarse porque había prometido ser célibe; vagó como peregrino hasta Edessa, cerca del Eufrates, donde vivió a la manera de un piadoso mendigo junto a la basílica del apóstol Tomás, pidiendo limosna y repartiéndola entre los pobres. Diversos prodigios señalaron su presencia y le sacaron del anonimato, y de este modo tuvo que regresar a Roma, donde su padre, que no lo reconoció, le dio albergue, como a un pordiosero más, en el hueco de la escalera principal de su casa, donde vivió durante 17 años; ayunando y rezando entre las burlas de la servidumbre dando ejemplo de paciencia y humildad, hasta que al morir, se le encontró en la mano una carta dirigida a sus padres y esposa relatando su vida.  Leyendas posteriores dicen que el papa san Bonifacio I o san Inocencio I, advertido por una visión, fue a casa de Alejo, y al encontrar el cadáver, fue el único que pudo abrir su mano y recoger la carta. Se piensa que se equivoca con un santo de Edessa llamado Mar Riscia. El episodio del retorno a la casa paterna se copió de la vida de san Juan Calibita. Aunque en 1217 se encontraron unas reliquias en la iglesia de San Bonifacio, en Roma, lo único cierto que sabemos sobre San Alejo es que vivió (si es que existió), murió y fue sepultado en Edesa. Ningún martirologio antiguo y ningún libro litúrgico romano menciona el nombre de san Alejo, el cual, según parece, era desconocido en la Ciudad Eterna hasta el año 972. No hubo nunca ninguna aprobación oficial del culto, sin embargo, la inclusión en la última edición del Martirologio Romano puede tomarse como un cierto aval. INDICE
Santas JUSTA y RUFINA. M. 287.  Martirologio Romano: En Sevilla en Andalucía en España, santas Justa y Rufina, vírgenes, que, arrestadas por el gobernador Diogeniano fueron sometidas a crueles torturas, padecieron la cárcel, la inanición y otros suplicios: Justa murió en prisión, mientras Rufina, por confesar su fe en el Señor, fue degollada. Eran dos hermanas que vendían la cerémica de su padre, un alfarero pagano radicado en aquella Trajana, (hoy el barrio de Triana de Sevilla). Ellas habían sido educadas en el cristianismo gracias a personas cercanas a su familia; vendían la loza, y ambas dedicaban parte de las ganancias a socorrer a los pobres. Vivían casta y religiosamente, muy asiduas a la oración, contentas con su pobreza y cuidado de su casa. Todos los años celebraban los ciudadanos de Híspalis (Sevilla) unas fiestas en honor de Venus, recordando la tristeza de ésta en la muerte de su amado Adonis. Recorrían las mujeres las calles de la ciudad, con la diosa sobre sus hombres. Importunando a todos y les pedían una cuantiosa limosna para la festividad. Un día -dicen las Actas- "se les presentó un hombre pintarrajeado, pidiéndoles limosna para un ídolo". Ellas se negaron diciendo: "Nosotras adoramos al Dios increado y no a ese ídolo que no tiene vida en sí mismo". Entonces el que llevaba a la diosa a cuesta, les rompió todas la vasijas. Las dos jóvenes hicieron lo mismo con la Venus, arrojéndola al suelo. Los presentes se alborotaron diciendo que eran dignas de muerte. El juez Diogeniano las detuvo y las mandó al potro; y ni la caminata a pie descalzo, ni los azotes con garfios de hierro, ni la oscuridad y el hambre de la cárcel las amedrentaron, aunque Justa murió allí mismo de agotamiento y su cuerpo arrojado a un pozo, que rescató el obispo Sabino, que le dio sepultura. Rufina, después de un publico testimonio cristiano, dos días después fue arrojada a las fieras, pero estas la no hicieron nada. Y entonces unos verdugos la decapitaron. Sus restos se conservan en el monasterio de Las Huelgas de Burgos. Patronas de Sevilla y Orihuela. INDICE
San ENNODIO DE PAVÍA. (473-521).  Martirologio Romano: En Pavía, san Ennodio, obispo, que compuso himnos en honor de los santos y de sus lugares de culto, y repartió generosamente sus bienes. Magno Félix Enodio nació en Arles. Pertenecía a una familia consular. Al quedarse huérfano pasó su infancia en Ticinum (Pavía), primero junto a una tía y a su muerte, junto a una generosa familia. Desde muy joven estudió retórica y estilística y dialéctica; fue uno de los intelectuales y poetas más importantes de su tiempo. Al separarse de su esposa Melania, que entró en un convento, y fue acogido en el clero de Pavía por el obispo san Epifanio que lo ordenado diácono en el 494. Participó en una delicada misión de orden político. En el 511, después de la muerte del obispo san Máximo, fue elegido obispo de Pavía. Fue enviado por el papa san Hormisdas ante el emperador Anastasio para acercar la iglesia griega con la latina y para participar en la controversia sobre el eutiquianísmo y terminar con el cisma acaciano, como así sucedió. Escribió: "Eucharisticon"; y la "Vida de San Epifanio" que había sido su predecesor en la sede episcopal. Sus reliquias se conservan en la basílica de San Michele, donde se conserva su epitafio que alaba su fidelidad a la Sede romana, la caridad hacia los necesitados, la erección de iglesias. La erudicción y profundidad de sus escritos le han situado entre los Padres de la Iglesia. INDICE
San LEÓN IV. Papa (847-855). M. 855.  Martirologio Romano: En Roma, en la basílica de San Pedro, san León IV, papa, protector de la ciudad y defensor del primado de Pedro. Este benedictino romano de San Martín, que llevaba una vida austera dedicado a la oración y la contemplación, fue llamado por el papa Gregorio IV para que se integrase en el clero romano al servicio de la curia; Sergio II lo ordenó presbítero y le nombró cardenal con el título de Santi Quattro Coronati. Estimado por su santidad e ingenio fue elegido Pontífice por unanimidad. Fue consagrado sin esperar el consentimiento imperial, ya que Roma había sido saqueada hacía poco por los sarracenos. Su pontificado constituyó un momento de reafirmación de la autoridad del Papado. Rodeó con una muralla la ciudad vaticana "Ciudad leonina"; con sus oraciones y sus exhortaciones los soldados consiguieron derrotar a los sarracenos que venían de Calabria a Ostia. Creó un asentamiento de una colonia de exiliados de Córcega en Porto y reconstruyó en lugar mas seguro de la destruída Centumcellae; la nueva sede fue llamada en su honor Leópolis (actual Civitavecchia). Mantuvo estrechas relaciones con el emperador Lotario, y consagró emperador a su hijo Ludovico en el 850, siguiendo la tradición de san León III. Intentó, y en algunos casos lo consiguió, separar a la Iglesia de la tutela carolingia, y por ello actuó en muchos casos motu propio. Mantuvo estrechas relaciones con Constantinopla, pero dejó claro que el primado era el Obispo de Roma. Los beneficios que hizo a las iglesias llenan 28 páginas del "Liber Pontificalis". Durante su pontificado el rey inglés, san Alfredo, visitó Roma (853) y León hizo de padrino de su Confirmación. Está enterrado en la basílica de San Pedro del Vaticano y su culto fue suprimido en la revisión de 1969. INDICE
Beata CONSTANZA DE ARAGÓN. (1247-1300). Era hija de Manfredo I de Sicilia y de Beatriz de Saboya. Nieta del emperador Federico II por parte paterna y del conde Amadeo IV de Saboya por parte materna. En 1262 se casó con el infante Pedro, que más tarde se convertiría en el rey Pedro III de Aragón. Fue madre de santa Isabel de Portugal, además de cinco hijos más.Este matrimonio, que sellaba la alianza entre Aragón y Sicilia, sirvió de palanca para extender la influencia aragonesa en el Mediterráneo central en perjuicio de los intereses franceses. Cuando Carlos de Anjou arrebató el trono de Sicilia en 1266 a Manfredo I, los principales jefes de los gibelinos sicilianos se refugiaron en la corte aragonesa, entre ellos las familias de los Lanza, Lauria y Prócidas. Cuando se produjo la revuelta de las Vísperas sicilianas en 1282, el rey Pedro llamó como marido a Constanza, heredera del reino, y ambos fueron coronados como reyes de Sicilia. Pedro encargó el gobierno de la isla a la reina y a los infantes Jaime y Federico, pero Constanza prefirió dejar el gobierno en manos de sus hijos.  Constana en 1268 construyó el monasterio de Santa Clara de Huesca y favoreció largamente otras fundaciones y conventos. En 1285 quedó viuda y en 1279 se trasladó a un convento de clarisas en Barcelona, donde murió en 1302. A la muerte de la reina, su cadáver recibió sepultura en el Convento de San Francisco de Barcelona, donde a lo largo de la Edad Media recibieron sepultura numerosos miembros de la familia real aragonesa, incluyendo al propio hijo de Constanza de Sicilia, Alfonso III el Liberal. Alli permaneció sepultado el cadáver de la esposa de Pedro III durante varios siglos, hasta que en 1835 el Convento de San Francisco fue demolido, y la mayoría de los restos de las personas reales allí sepultadas, incluyendo a la reina Constanza y a su hijo Alfonso, fueron trasladados a la Catedral de Barcelona. Dante en la “Divina Comedia” la sitúa en el Purgatorio (III. 143) y la ensalza como “la buena Constanza”. INDICE
Santa EDUVIGIS DE POLONIA. (1374-1399).  Martirologio Romano: En Cracovia, ciudad de Polonia, santa Eduvigis, reina, que nacida en Hungría, heredó el reino de Polonia y se casó con Jaguelón, gran señor de Lituania, que recibió en el bautismo el nombre de Ladislao, y con quien implantó la fe católica en ese territorio de Lituania. Nació en Hungría y era hija del rey de Hungría y Polonia, Ludovico y de la princesa Isabel de Bosnia. Con 4 años de edad la casaron con Guillermo de Austria en 1378; estuvo un tiempo en Austria, pero volvió a Hungría a la espera de tener la edad para cohabitar con su marido. A la muerte de su padre, subió al trono de Hungría su hermana María, y los polacos pidieron a la reina viuda que Eduvigis se convirtiera en su soberana, con lo que con 10 años, en 1384, se convirtió en reina de Polonia. Se planteó el problema de su matrimonio, pues los polacos no aceptaron a Guillermo, y como llegase la propuesta de Ladislao Jagellón, rey de Lituania, según el cual si Eduvigis se casaba con él se convertiría al catolicismo él y todo su pueblo; Eduvigis que sentía que su primer matrimonio, no consumado, había sido realizado en contra de su voluntad, aceptó, una vez se anuló el matrimonio. En 1386 se casó en Cracovia con Ladislao, después de que se hubo bautizado. La corona de Austria lanzó infundios contra ella, pero el papa Urbano VI dio la razón a Eduvigis. Como reina se granjeó la estima de su pueblo. Se cuidó particularmente de los campesinos y de otros sectores menos favorecidos de la población. Contribuyó a la cristianización de muchos lituanos, más por la convicción que por la ley y las armas. Igualmente trató de que la unión de los rutenos con Roma se efectuase con respecto a su lengua y liturgia, lo que le fue concedido por el papa Bonifacio IX. Una de sus obras de caridad fue la fundación de numerosos hospitales en Cracovia, Sandomir... asistiendo ella misma muchas veces con sus manos a los enfermos. Es venerada en toda Polonia, especialmente en Cracovia; gozó durante siglos de veneración popular, y de la atribución, en la práctica, del título de beata, hasta que el 8 de junio de 1997 el papa san Juan Pablo II la canonizó formalmente. INDICE
Beatas TERESA DE SAN AGUSTÍN y 15 compañeras mártires de Compiègne.M. 1794. Martirologio Romano: En París, capital de Francia, beatas Teresa de San Agustín (María Magdalena Claudina) Lindoine y quince compañeras, vírgenes del Carmelo de Compiègne y mártires, que durante la Revolución Francesa se mantuvieron fieles a la observancia monástica y ante el patíbulo renovaron las promesas bautismales y los votos religiosos. Al estallar la Revolución francesa casi todas las religiosas se vieron obligadas a abandonar sus hábitos religiosos. Pero las 16 que formaban esta comunidad de religiosas carmelitas del convento de Compiègne, de común acuerdo, decidieron seguir vestidas como signo de consagración a Dios y testimonio ante los hombres. La priora era María Magdalena Lidoine. Cuando en el 1792 los disturbios por la calles aumentaron todas las religiosas de la comunidad, por inspiración de la priora se ofrecieron en holocausto "para aplacar la cólera de Dios y para que la paz divina, traída al mundo por su amado Hijo, fuese devuelta a la Iglesia y al Estado". El acto de consagración fue emitido incluso por dos ancianas religiosas que al principio se habían asustado pensando en la guillotina. Cada día repetían este acto de consagración al martirio. Redoblaban sus vidas de oración y mortificación. El día 14 de septiembre de 1792 fueron expulsadas de su monasterio y se dividieron en cuatro grupos por distintas casas de Compiègne, pero siempre unidas en la fraternidad y en el género de vida que llevaban en el convento. El comité revolucionario dio con su paradero y a pesar de que sus vidas no tenían trascendencia externa, porque se dedicaban sólo a rezar y hacer el bien, nada de política ni otra misión que pudiera perturbar el orden, las encarceló el 24 de junio de 1794 en lo que fue el monasterio de la Visitación, convertido entonces en cárcel. Más tarde fueron conducidas a París y encerradas en la cárcel de Conciergerie, que estaba abarrotada de sacerdotes y religiosos de ambos sexos, que estaban condenados a muerte. La llegada de las carmelitas fue un bálsamo de paz, ya que elevaron los espíritus de aquellos hombres y mujeres; durante los meses que estuvieron en prisión: cantaban, rezaban, ayudaban, vivían alegres y animaban a los más pusilánimes a confiar en el Señor y a prepararse para el holocausto. Por fin el 17 de julio, en un juicio en el que demostraron cuánta era su fe y heroísmo... fueron condenadas a la guillotina, por su "fanatismo", por su amor a Dios y a María... Mientras eran conducidas al cadalso iban cantando el Miserere, la Salve, el Te Deum... Y al llegar al pie del patíbulo, una por una renovaba su profesión ante la Priora y cantaban el Veni Creator... subían a ser decapitadas... La última fue la Madre Priora. Sobre su martirio escribió el dramaturgo francés G. Bernanos: "Diálogo de Carmelitas". Sus nombres son: Teresa de San Agustín (María Magdalena Claudina Lidoine), San Luis (María Ana Francisca Brideau), Ana María de Jesús Crucificado (María Ana Piedcourt), Carlota de la Resurrección (Ana María Magdalena Thouret), Teresa del Corazón de María (María Ana Haniset), Enriqueta de Jesús (María Francisca de Croissy), Teresa de San Ignacio (María Gabriela Trèzel), Julia Luisa de Jesús (Rosa Cristina de Neufville), María Enriqueta de la Providencia (María Anita Pelras), Eufrasia de la Inmaculada Concepción (María Claudia Cipriana Brard) y Constanza (María Genoveva Meunier). Tres hermanas laicas: María del Espíritu Santo (Angélica Roussel), Santa Marta (María Dufour) y San Francisco Javier (Isabel Julieta Vérolot). Las dos torneras, que no eran Carmelitas, sino simplemente sirvientas de la comunidad, eran: Catalina Soiron y Teresa Soiron. INDICE
Beato PABLO GOJDICH. (1888-1960). Martirologio Romano: En Leopoldvara, de Eslovaquia, beato Pablo (Pavol) Gojdich, obispo y mártir, que siendo pastor de la eparquía de Presov, durante el régimen contrario a Dios fue encarcelado, sufriendo toda clase de pruebas, de modo que, tratado atrozmente pero manteniendo la palabra de Cristo en una confesión constante, pasó a la vida gloriosa. Se llamaba Peter y nació en Ruské, cerca de Presov (Checoslovaquia) en el seno de una familia greco-católico; su padre era sacerdote. Terminados sus estudios sintió la vocación al sacerdocio e inició sus estudios de teología en Presov y luego en Budapest. Fue un hombre de profunda espiritualidad y su director espiritual le dijo: “La vida no es difícil, pero es muy seria”; este fue el lema de su vida. En 1911 fue ordenado sacerdote en Presov. Trabajó como vicepárroco de su padre, luego fue prefecto en el seminario eparquial y al mismo tiempo enseñó Religión en una escuela media superior. Después fue nombrado protocolista y archivista de la curia diocesana, al mismo tiempo que fue nombrado vicepárroco de Sabinov. En 1919 fue elegido director de la secretaría episcopal. En 1922 ingresó en la Orden Basiliana de Cernecia Hora en Mukacev, donde, después de la profesión tomó el nombre de Pavol (Pablo). En 1926 fue nombrado administrador apostólico de la eparquía de Presov. Lo primero que hizo al tomar posesión de este cargo fue suscribir la carta pastoral que conmemoraba el 1100 aniversario del nacimiento de san Cirilo. Así inició su actividad con el espíritu del apóstol de los eslavos, siempre fiel a Roma . En 1927 fue nombrado obispo con el título de Harpas (Iglesia Harpasenae en Asía Menor) y fue consagrado en Roma, donde tuvo una audiencia con el papa Pío XI. Para su episcopado tomó el lema: “Dios es amor, ¡amémosle!”. Como obispo se dedicó a la promoción de la vida espiritual de los sacerdotes y de los fieles. Erigió nuevas parróquias, construyó orfanatos y otras muchas obras para ayuda a los marginados y la educación de sus fieles. Publicó la revista "Blahovistnik, Da prijdet carstvije Tvoje" (Venga tu reino) y varias otras publicaciones. Se le conoció como “el hombre del corazón de oro”. Fue un gran devoto de María y del Sagrado Corazón. En 1939 fue nombrado administrador apostólico de Mukacev en Eslovaquia. En la situación compleja del estado eslovaco, su persona fue “una espina en el ojo” para los representantes del gobierno, y por esto presentó su renuncia, pero el Papa no se lo aceptó y lo nombró obispo de Presov en 1940 y en 1946, fue confirmada su jurisdicción sobre todos los greco-católicos de toda Checoslovaquia. Cuando los comunistas tomaron el poder en 1948, le conminaron que la comunidad greco-católica se pasara a la Iglesia ortodoxa, a lo que Pavol se negó y por ello fue aislado de sus fieles. En la terrible noche del Sobor de Presov, en 1950, que se declaró fuera de la ley a los greco-católicos, fue arrestado y encarcelado. Así comenzó su vía crucis por muchas prisiones de Checoslovaquia, de las cuales le liberó la muerte. En 1951, en un proceso amañado contra los obispos “traidores” (Vojtassák, Buzalka y Godjic) fue condenado a cadena perpétua, a una multa de doscientas mil coronas y privado de todos sus derechos civiles. Fue torturado fisica y síquicamente, pero él se mantuvo firme con la oración. En la amnistía de 1953, la cadena perpétua le fue rebajada a 25 años de prisión. Le propusieron ser Patriarca de la Iglesia ortodoxa, pero él se negó y se mantuvo fiel a Roma. En la sala del hospital de la cárcel de Leopoldov, donde el obispo transcurrió los últimos días de su vida, recibió los últimos sacramentos, como siempre deseó y murió el día de su cumpleaños. Sus restos reposan hoy en la cripta de la catedral greco-católica de San Juan Bautista de Presov. En 1990, el Estado le concedió la medalla de la Orden de T.G. Masaryk de 2º grado y la cruz de Pribina de 1º grado. Fue beatificado por san Juan Pablo II en noviembre del 2001. INDICE
OTROS SANTOS DEL DÍA: Santos Mártires Escilitanos. M. 180.
Martirologio Romano: En Cartago, hoy Tunez, aniversario de la muerte de los santos mártires Escilitanos, Esperato, Nartzal, Citino, Veturio, Félix, Acilino, Lectancio, Jenara, Generosa, Vestia, Donata y Segunda, que por orden del proconsul Saturnino fueron, después de una primera confesión de la fe en Cristo, encarcelados; conducidos con cepos al día siguiente, confesaron con firmeza que eran cristianos, rechazaron adorar al emperador como dios, fueron condenados a muerte: todos se arrodillaron en el lugar de su ejecución, fueron decapitados con la espada mientras daban gracias a Dios. Esperato, es el principal mártir, dijo: "Jamás hemos hecho mal a nadie; jamás hemos cometido una iniquidad, jamás hemos hablado mal de nadie, sino que hemos dado gracias del mal recibido; por lo cual obedecemos a nuestro emperador". Citino, cuando fue interrogado dijo: "Nosotros no tenemos a quién temer, sino a nuestro Señor que está en los cielos". Donata que durante su proceso dijo: "Nosotros tributamos honor al César como a César; más temer, sólo tememos a Dios". Nartzal, sus últimas palabras fueron: "Hoy estaremos como mártires en el cielo. ¡Gracias a Dios!". Murieron atados a un madero y degollados, después de ponerse todos de rodillas fueron dando las gracias a Dios por tener la gracia de morir mártires. Existen todavía las Actas oficiales de su proceso. San Agustín predicó tres sermones en su honor. San Jacinto de Amastris. s. III  Martirologio Romano: En Amastris, en Paflagonia, san Jacinto, mártir. Mártir de Amastris en Paflagonia; fue ejecutado por talar un árbol consagrado a un ídolo. Se dice que fue torturado cruelmente en prisión para que apostatara, pero todo los soportó con gran coraje y fe. Santa Marcelina. (c.330 - c.398/401).
Martirologio Romano: En Milán, ciudad de Liguria, santa Marcelina, virgen, hermana del obispo san Ambrosio, a la que el papa Liberio impuso el velo de consagrada en la basílica romana de San Pedro, en la fiesta de la Epifanía del Señor. Nacida en Roma o en Tréveris. Hermana mayor de santos Ambrosio de Milán y Sátiro. Su infancia la pasó en Tréveris, hasta el asesinato del emperador Constantino II, de manos de su hermano Constante. Marcelina recibió una sólida formación cristiana y en la Navidad de un año entre el 352 y el 354, cecibió el velo de virgen consagrada de manos del papa san Liberio en la basílica vaticana. Según la costumbre, Marcelina siguió viviendo en familia, compartiendo su vida de consagrada con una amiga. Cuando su hermano san Ambrosio fue nombrado obispo de Milán, en el 374, su hermano san Sátiro se marchó con él para ayudarlo, pero Marcelina permaneció en Roma. San Ambrosio le dejó todos sus bienes en usufructo para su sustento y por motivos de prudencia. Estuvo en Milán para asistir a la muerte de su hermano Sátiro, después volvió a Roma, donde mantuvo correspondencia con su hermano Ambrosio. Volvió a Milán para ayudar a su hermano y el santo obispo se pudo servir de ella, cuando tuvo que resolver el caso de una virgen veronesa, injustamente acusada de relaciones ilícitas y de infanticidio; Marcelina fue su máxima defensora demostrando la falsedad de las acusaciones. Muerto san Ambrosio, le sobrevivió durante algún tiempo. Sus restos se encuentran en Milán. San Generoso de Tívoli. M. 475. Mártir en Tívoli, donde es muy venerado; pero realmente no se sabe nada de él. Se dice que es un santo tiburtino. Según el hagíografo Cascioli, el santo fue el obispo, que según el historiador Procopio, fue martirizado en Tívoli por los godos de Totila (arrianos) en el 475. Pero no fue hasta el s. XVIII que fue nombrado protector y patrón de Tívoli porque por su intercesión la ciudad se salvó de un terrible terremoto. Está sepultado bajo el altar mayor de la catedral de San Lorenzo de Tívoli; la clámide y los ornamentos militares revisten su cuerpo. En un fresco, de la época del papa Pío VII, situado encima de la cátedra episcopal de la catedral, Generoso está representado como un militar, mientras confiesa su fe ante el juez. El 17 de julio, según la voluntad del papa León XIII, se conmemora su fiesta con misa propia. San Teodosio de Auxerre. M. 516.  Martirologio Romano: En Auxerre, en la Galia Lugdunense, san Teodosio, obispo. San Fredegando. M. c. 740. Martirologio Romano: En Deurne, cerca de Amberes, de Brabante, en Austrasia, san Fredegando, monje, al parecer procedente de Irlanda, que colaboró con san Foilán y otros misioneros itinerantes. Parece que fue un irlandés compañero de san Foillano; fue monje y abad benedictino de Kerkelodor (Amberes) y, parece que fue colaborador de san Willibrordo. San Kenelm. M. 812/21.  Martirologio Romano: En el monasterio de Winchelcumbe, de Mercie, en Inglaterra, san Kenelm, príncipe de esta región, mártir según la tradición. Según una leyenda medieval, cuando Kenelmo tenía siete años murió su padre Kenulfo, y el joven príncipe resultó así heredero de los tronos de Mercia, Sussex, Wessex y de Anglia del Este; su hermana Quendrida pagó a su tutor, Asceberto, para que lo matase en los bosques de Clent, y así pudiese ella reclamar el trono.  Asceberto cumplió el encargo, pero cuando fue descubierto el cuerpo sin vida del joven, y fue sepultado, numerosos prodigios comenzaron a verificarse en su tumba. En realidad esta leyenda tiene algo de ficción, ya que si bien Kenelm existió, no murió a los 7 años, sino hasta más o menos los 20, y murió en una batalla entre el 812 y el 821, antes que su padre, por lo que no pudo sucederle en el trono. En el medioevo Kenelm recibió culto en Inglaterra como santo y mártir, y hasta hoy sus reliquias son veneradas en Glouchesteer y Winchcombe, donde reposan. Se le nombra en los “Cuentos de Canterbury”. San Colmano de Stockerau. M. 1012.  Martirologio Romano: En Stockerau, cerca de Viena, en Baviera (hoy Austria), san Colmano, irlandés, que, cuando se dirigía como peregrino en nombre de Dios a Tierra Santa, le confundieron con un enemigo que estaba exploraba el terreno, por lo cual le colgaron de un árbol, llegando de este modo a la Jerusalén celestial. Peregrino irlandés o escocés que, mientras atravesaba Austria en dirección a Tierra Santa, a su regreso fue capturado por bandas armadas que le tomaron como espía húngaro, al no poderse explicar en alemán fue, torturado y ahorcado por dos bandidos en Stockerau (Viena). Su cadáver hizo milagros y fue venerado como santo. Sus restos fueron sepultados en 1015 en Melk, al comprobarse la injusticia de su muerte, el que lo procesó fue ejecutado. Nunca hubo aprobación oficial del culto, pero se puede considerar como tal su inclusión en la última edición del Martirologio Romano. Es uno de los santos patronos de la Baja Austria y de Melk. Fue patrón de Austria hasta 1663. Santos Andrés Zoerard y Benito de Skalka. M. c. 1010 o 1034.  Martirologio Romano: En Nitra sobre el río homónimo junto a los montes Cárpatos, Eslovaquia, santos Zoerard o Andrés y Benito, ermitaños, que, llegaron, por petición del rey san Esteban, de Polonia a Hungría, llevaron en un eremo en el monte Zobor una vida de extrema austeridad. Andrés era de origen polaca; bajo su influencia educó a san Benito de Skalka, que vivían como ermitaños, y a ruegos del rey san Esteban fueron de Polonia a Hungría e hicieron una vida austerísima en el monte Zobor en Hungría, cerca de un monasterio benedictino. Su vida fue escrita por el beato Mauro. San Pedro Liu Ziyu. M. 1900.  Martirologio Romano: En Zhujiaxiezhuang, pueblo cercano a Shenxian, en la provincia china de Hebei, san Pedro Liu Ziyu, mártir, el cual, durante la persecución desencadenada por el movimiento de los Yihetuan, desoyendo a los amigos que le aconsejaban apostatar, permaneció firme en la fe cristiana ante el mandarín, por lo que fue traspasado con espada. Era encargado de la iglesia de su pueblo de Tiu-Kia-Sion. No quiso huir cuando la persecución de los bóxers. Llegó el mandarín, partidario de los bóxers, y como no encontraron a Pedro, mandó arrestar a un sobrino suyo, que no conocía su paradero y además era pagano. Cuando Pedro supo el asunto, se presentó al mandarín para salvar a su sobrino. Éste le ofreció la vida si apostataba, a lo que se negó firmemente y allí mismo fue decapitado. Tenía 57 años. Fue canonizado el 1 de octubre de 2000 por Juan Pablo II junto con los demás mártires de China. INDICE
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores