GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Santoral del 9 de Julio



Virgen de ChiquinquiráINDICE


San AGUSTÍN ZHAO RONG y 119 compañeros, mártires de China
Beata JUANA SCOPELLI
Santos MÁRTIRES DE GORKUM
Santa VERÓNICA GIULIANI
Santa PAULINA DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS AGONIZANTE
Beata MARÍA DE JESÚS CRUCIFICADO PETKOVIC
OTROS SANTOS DEL DÍA




Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá
Muchos son los llamados, 
mas pocos los elegidos.
(Mateo, 20,16).

Sobre una rústica tela de algodón de procedencia indígena, un pintor español, llamado Alonso de Narváez pintó con bastante arte, una imagen de la Virgen del Rosario. En su paleta usó colores al temple, con pigmentos naturales tomados de la composición mineral de la tierra y del zumo de hierbas y flores de la región. Como el lienzo era casi cuadrado (44 pulgadas de alto por 49 de ancho), el artista balanceó y completó el espacio añadiendo, a los lados de la Virgen del Rosario, las imágenes de San Antonio de Padua y de San Andrés Apóstol por ser el primer patrono del encomendero que solicitaba la imagen y el segundo, del fraile que la había mandado a hacer.

En 1562 el cuadro fue colocado en un capilla techada de paja en la que se filtraba la lluvia y con ella la humedad del ambiente. Esto, unido a la acción del aire y el sol dejaron la pintura en tan mal estado que muy pronto era ya imposible reconocer lo que había sido pintado en ella. En 1577 la deteriorada imagen fue llevada al sitio de Chiquinquirá y abandonada en el cuarto que tiempo atrás sirviera de oratorio a la familia. Ocho años más tarde llegó a este lugar María Ramos, una piadosa sevillana, quien después de arreglar y limpiar la modesta capilla colocó en ella el borroso lienzo que un día llevara la imagen de la Virgen del Rosario. El viernes 26 de diciembre de 1586 la imagen recobró prodigiosamente su color y su brillo original en una restauración instantánea, que cerró los rasguños y agujeros de la tela cubriéndolos de luz y color.

La Virgen del Rosario que ocupa el centro del cuadro mide aproximadamente un metro de alto; su mirada se vuelve hacia la izquierda, desviando la atención hacia el Niño casi desnudo que lleva en sus brazos. Es una imagen serena cuya delicada sonrisa irradia gran dulzura. El color de su rostro es pálido, lo mismo que el del Niño. Curiosamente, éste lleva en la mano derecha un pajarito de vivo plumaje que un cordel sujeta a su dedo pulgar y de la mano izquierda deja colgar un pequeño rosario.

Nuestra Madre apoya su cuerpo sobre una media luna, en una posición que sugiere que va de camino. Cubre su cabeza una toca blanca recogida sobre el pecho, y un manto azul celeste envuelve su vestido de color rosado. Con el dedo meñique de su mano izquierda sostiene un rosario que le cae en el medio del cuerpo y en la mano derecha porta un cetro de reina. El cuadro conserva las huellas del pasado deterioro y es cosa notable el que las figuras, que de cerca se ven imprecisas o borrosas, adquieren su relieve y profundidad cuando se observan a cierta distancia.

 Al lienzo se le han superpuesto dos coronas, un cetro, dos rosarios y 27 escudos de oro que dan un hermoso relieve al cuadro, cuyo marco, formado por semicircunferencias de plata, porta las insignias de la condecoración presidencial. Durante trescientos años el cuadro de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá se presentó a los fieles sin protección alguna, contándose por millares los objetos que anualmente tocaban la endeble tela de algodón. Los devotos usaban largas varas o cañas para hacer llegar hasta el bendito lienzo diversos objetos de devoción. Es algo realmente admirable que la tela se conserve intacta, a pesar de que tanta manipulación, por fuerza debió haber destruido totalmente el frágil tejido de algodón. Desde 1897 un grueso cristal protege la pintura de las inclemencias del tiempo y del roce con los devotos peregrinos.

Pío VII la declaró patrona de Colombia en 1829 concediéndole fiesta litúrgica propia. "La Chinita" como la llama su pueblo, fue coronada canónicamente en 1919 y su santuario declarado Basílica en 1927.

MEDITACIÓN SOBRE LA MANERA
DE CONDUCIRNOS CON NUESTRAS RELACIONES


I. Nos asemejamos a quienes frecuentamos; hacemos lo que vemos hacer, sin preocuparnos de si tal es la voluntad de Dios. Concluye de ahí que tu salvación depende, en gran parte, de aquellos con quienes vives. Si tienes ante los ojos ejemplos de virtud, practicarás la virtud; si tienes malos ejemplos, obrarás el mal. Oh Dios mío, decía San Bernardo, cuán agradecido estoy de que me hayáis separado del mundo. Este claustro, esta celda, esta casa, hermanos míos, todo lo que veo me lleva a la devoción. ¡Oh siglo perverso, donde se tiene vergüenza de no ser perverso con los perversos! (San Agustín).

II. Considera las virtudes de aquellos a quienes frecuentas y, a ejemplo de Zenón, imita lo que haya de más perfecto en cada uno de ellos. Admiras la modestia en uno, la humildad en otro, la caridad, la mortificación: haz como la abeja, que elige lo mejor que hay en cada flor para elaborar su miel. ¿No haces lo contrario? ¿No imitas el mal que ves que los demás cometen?

I1l. No hay reunión de hombres, por santa y perfecta que sea, que no contenga algo imperfecto. No hagas lo que censurarías en otro; y cuando notes alguna imperfección en alguno de tus hermanos, mira si no tienes los mismos defectos. En una palabra, no mires las faltas de los demás, sino piensa más bien en corregirte tú mismo. Ignóranse los propios defectos mientras se consideran los ajenos. (San Bernardo).

La huida de las malas compañías
Orad por los que están en peligro de ofender a Dios

ORACIÓN

Haced, os lo suplicamos, Dios omnipotente, que la intercesión del bienaventurado Zenón, vuestro mártir, cuyo nacimiento al cielo celebramos, nos fortifique en el amor de Vuestro augusto Nombre. Por J. C. N. S. Amén.


http://www.aciprensa.com/podcast/santo/julio09mariadejesuspercovich.mp3







&San AGUSTÍN ZHAO RONG y 119 compañeros, mártires de China. M. 1648-1930.
Martirologio Romano: Santos Agustín Zhao Rong, sacerdote, Pedro Mártir Sans, obispo, y compañeros, mártires, que en varias épocas y lugares de China testimoniaron con coraje el Evangelio de Cristo con la palabra y con la vida y, cayendo víctimas de las persecuciones por predicar o profesar la fe, fueron partícipes del glorioso banquete del Cielo. Hasta 1583 no se inició una actividad misionera católica en China, gracias a la obra del jesuita Mateo Ricci, después de que en 1514 los portugueses, desembarcaran en Guangzhou (Cantón), comenzaron los primeros contactos comerciales. A la muerte de este jesuita en 1619, había unos 2.500 cristianos. Después de que la dinastía Ming fue sustituida por la Manchú (1644), comenzó una primera reacción contra los cristianos, exarcebada también por el desarrollo de la cuestión de los ritos. En la persecución de 1648, sufrió martirio, con la acusación de haber falsas doctrinas religiosas, el dominico san Francisco Fernández de Capillas, protomártir de China, que había empezado 15 años antes su trabajo apostólico en la provincia de Fujian.

&san Agustín Zhao Rong
Bajo el reinado del emperador Kangxi (1654-1722) se siguieron dando condiciones favorables para la expansión del cristianismo (los jesuitas fueron llamados a Pekín en calidad de “doctos”), si bien, a menudo turbadas, una vez más, por la cuestión de los ritos, la misma que durante los sucesores de aquel soberano contribuirá a desencadenar entre 1726 y 1796 un largo período de persecuciones.
<

Entre 1747-1748 sufrieron el martirio el obispo dominico Pedro Mártir Sans (1747), y cinco dominicos (1748): Francisco Serrano, Joaquín Royo, Juan Alcober y Francisco Díaz. A comienzos de 1800, tras la represión de las revueltas instigadas por la secta del “loto blanco”, los cristianos fueron acusados de rebelión y hostilidad a la autoridad imperial y los misioneros proscritos del país. Entre los mártires de esta persecución se cuentan los catequistas chinos: Pedro Wu Goecheng (1814) y José Zhang-Dapeng (1815), el Obispo de Tabranca Juan Gabriel Taurin Dufresne (1815), el sacerdote Agustín Zhao Rong (1815), el franciscano Juan Lantruda de Triora (1816), los sacerdotes José Yuan-Tsi-Te (1817) y Pablo Lieou-Han-Tso (c.1818), el paulista Francisco de Régis Clet (1820), el sacerdote Tadeo Liu (1823), el catequista Pedro Liu Ouen-Yen (1834). En la nueva oleada de persecuciones que sobrevino en los años del conflicto anglochino, conocido como “la guerra del opio” (1839-1842), padeció martirio el catequista Joaquín Ho-Kai-Tche (1839). Otros muchos cristianos testimoniaron con la vida su fe, como el misionero oratoriano Juan Gabriel Perboyre (1840), el sacerdote de las Misiones Extranjeras Augusto Chapdeleine (1856), el laico chino Lorenzo Bai Xiaoman (1856), la catequista Inés Cao Guiying (1856).

 En 1858, por orden del mandarin MaoKou (en la provincia de Guizhou) fueron tres los catequistas asesinados, conocidos como los “Mártires de MaoKou”: Jerónimo Lou-Tigmey, Lorenzo Wang Bing y Águeda Lin-Tchao. A estos hay que añadirles el mártir José Tchong-ta-Pong. En 1860 el Tratado de Pekín admitió la libertad religiosa, y a pesar de ello continuó la persecución. En 1861 sufrieron martirio, dos seminaristas y dos laicos. Se les conoce como “Mártires de Qingyanzhen”: José Zhang Wenlan, seminarista. Pablo Chen Changpin, seminarista. Juan Bautista Lou Tingying, laico. Marta Wang-Luo Mande, laica. En 1862, fueron masacrados los “Mártires de Guizhou”, a saber: Juan Pedro Neel, Sacerdote de las Misiones Extranjeras. Los catequistas: Martín Wu Xuesheng, Juan Zhang Tianshen, Juan Chen Xianheng y Lucía Yi Zhenmei. Vino una época de relativa tranquilidad, Francia sustitutyó a Portugal como potencia protectora de las misiones, con lo cual se promulgó un decreto que se permitía a los chinos seguir el cristianismo. La Iglesia pudo vivir abiertamente y ejercer su labor misionera y se multiplicó la presencia de misiones y misioneros.

 En el período inmediatamente posterior a la guerra chino-japonesa de 1894-1895, que llevó a la división de China en zonas de influencia extranjeras, la emperatriz Cixi canalizó contra los occidentales, y sobre todo contra los misioneros europeos y los católicos chinos (considerados como una quinta columna que actuaba en favor de las potencias extranjeras), el odio del movimiento de los boxers. En los años 1900-1909 se produjeron numerosas matanzas de cristianos, en las que perecieron cerca de 30.000 personas, sobre todo en las provincias septemtrionales del país. Como resultado de esto tuvo lugar el martirio de algunos misioneros y de muchos chinos que se agruparon en los siguientes grupos. a) Mártires de Shanxi, el 9 de Julio de 1900, que era Franciscanos: el obispo Gregorio Grassi, el obispo auxiiliar Francisco Fogolla, (Ver la entrada que hoy se celebra de estos santos con una referencia del Martirologio Romano aparte).

b) Mártires del Hunan Meridional, el 7 de Julio 1900, también sacerdotes franciscanos: Antonio Fantosanti, José María Gambaro y Cesidio Giacomantonio (4 Julio). A los franciscanos se añaden siete Franciscanas Misioneras de María: María Ermelina de Jesús, María de la Paz, María Clara, María de Santa Natalia, María de San Justo, María Adolfina y María Amandina (9 Julio). * La rebelión de los bóxers se difundió al vicariato apostólico Xianxian, confiado a los jesuitas, los cristianos asesinados se cuentan por millares. Entre los misioneros jesuitas se encuentran: León Ignacio Mangin, Pablo Denn, Modesto Andlauer y Remigio Isoré. Hay que destacar el martirio de María Zhu que trabajaba en la misión y dio su vida para protejer a los misioneros. Martirizados por los Bóxers en 1900 y en otros años, la mayoría en la iglesia de del pueblo de Tchou-Kia-ho, donde se habían refugiado, junto con los dos primeros misioneros que a continuación se enumeran: He aquí los nombres de los laicos cristianos chinos: Ana An Xin, Ana An Jiao, Ana Wang, Andrés Wang Tianqing, Bárbara Cui Lian, Chi Zhuze, Isabel Qin Bian, José Ma Taishun, José Wang Kuiju, José Wang Yumei, Juan Bautista Wu Mantang, Juan Bautista Zhao Mingxi, Juan Bautista Zhu Wurui, Juan Wang Koei-Tsu, Juan Wang Kuixin, Juan Wu Wenyin, José Yuan Gengyin, Lang Yang, Lucía Wang Cheng, Lucía Wang Wang, Magdalena Du Fengju, Marcos Ki-T’ien-Siang, María An Guo, María An Linghua, María Chi Yu, María Du Tian, María Du Zhao, María Fan Kun, María Fu Guilin, María Gou Li, María Wang Li, María Zhao Gou y sus hijas Rosa Zhao y María Zhao, María Zheng Xu, Pablo Ge Tingzhu, Pablo Lang Fu, Pablo Liu Jinde, Pablo Wu Anjyu, Pablo Wu Wanshu, Pedro Li Quanhui, Pedro Liu Zeyu, Pedro Wang Zuolong, Pedro Zhao Mingzhen, Pedro Zhu Rixin, Ramón Li Quanzhen, Rosa Chen Aijieh, Rosa Fan Hui, Simón Qin Cunfu, Teresa Chen Tinjieh, Teresa Zhang He, Zhang Huailu. Fueron canonizados por san Juan Pablo II, el 1 de octubre del 2000. MEMORIA FACULTATIVA.
INDICE



&Beata JUANA SCOPELLI. (1428-1491).
 Martirologio Romano: En Reggio, de la Emilia, beata Juana Scopelli, virgen, de la Orden Carmelitana, que, con los donativos recibidos de sus conciudadanos, fundó un monasterio y con su oración consiguió proporcionar pan a sus hermanas en el refectorio. Nació Reggio Emilia en el seno de una familia profundamente cristiana. Sus padres dieron a sus tres hijos una ferviente educación cristiana. Juana ayudó a sus hermanas para que afrontaran el matrimonio con auténtico espíritu cristiano. Se sentía gozosa de ayudar y servir a su familia.

Se desvivió en atenderles y ayudarles en todas sus necesidades aunque careciera de tiempo para sí misma. Se enteró de la existencia de jóvenes que, bajo la regla carmelitana, vivían encerradas en su casa, como si fuera un monasterio, sin vivir para ello en la vida claustral. Juana, con el permiso de sus padres, se entregó de lleno, siempre que la obligación no la llamaba a otra cosa, a su nueva vida: vida de oración, lectura de la Biblia y penitencia corporal (según la costumbre de la época). Pronto su ejemplo cundió, y una buena señora le ofreció su misma casa para que, juntamente con ella y sus dos hijas, formaran una especie de familia religiosa con la única finalidad de vivir íntegramente la vida cristiana y, si era necesario, también la caridad hacia el prójimo.

Vivieron juntas desde 1480 a 1484. Aquella comunidad fue creciendo y aquella casa no daba abasto. Juana pidió la iglesia de San Bernardo, propiedad de los hermanos Humillados, con el fin de fundar un monasterio y así vivir en mayor consonancia con sus deseos de entrega a Dios y a María, en 1485 comenzó el nuevo monasterio, que cambió el nombre de San Bernardo por el de Santa María del Popolo (después llamado “Le Bianche”). Desde un principio intentó agregarse a las carmelitas pues le atraía especialmente su gran amor a María y por su entrega a la vida de oración. En su tiempo florecía en la orden carmelitana una reforma que llegó a producir muchos frutos de santidad; se llamaba la "congregación Mantuana". A ella perteneció el nuevo monasterio que fundó Juana. Para sustentar el convento rechazó la dote, solamente admitía aquellas aportaciones nacidas de la caridad de sus vecinos, ya sea como ofrenda o como limosna. Sus paisanos se volcaron en esta nueva reforma. Fue priora y vivió una gran ascesis en la oración, que fue dedicada a sus vecinos que tanto la habían ayudado. Su culto fue confirmado en 1771.
INDICE



&Santos MÁRTIRES DE GORKUM. M. 1572.
 Martirologio Romano: En Brielle junto al Mosa en Holanda, pasión de los santos mártires Nicolás Pieck, sacerdote, y diez compañeros de la Orden de los Frailes Menores y ocho del clero diocesano y regular, que por defender de los calvinistas la doctrina de la presencia real de Cristo en la Eucaristía y la autoridad de la Iglesia de Roma, sufrieron mofas y torturas de distintos modos, concluyendo su martirio con el ahorcamiento.

 Es un grupo de 19 mártires a los que sometieron a un cruel martirio los calvinistas en Gorkum, cerca de Dordrecht en Holanda. Había un trasfondo político en este hecho, ya que Flandes en aquellos momentos pertenecía a la corona de española. El duque de Alba, gobernador de la región, fue derrotado por los calvinistas, y estos juraron vengarse no solo de todo lo que fuera leal a España, sino también a todos los católicos, sobre todos los religiosos, ya que se unía catolicismo con España. Dordrecht y Gorkum, cayeron en manos del capitan calvinista Marino Brandt. La resistencia de las fuerzas leales al rey Felipe II, quedaron reducidas a una pequeña guarnición en la ciudadela de Gorkum. Allí habian buscado refugio el clero secular (3 sacerdotes: Nicolás Janssen, Leonardo Veckel, Godofredo van Duynen) y los religiosos varones de Gorkum; once franciscanos (Antonio de Hoornaer, Antonio de Weest, Cornelio de Wich, Francisco Rod, Jerónimo de Weerden, Nicolás Pieck, Godofredo de Melveren, Nicasio Jonson, Pedro Van Assche, Teodorico van der Eel y Willaldo de Dinamarca). Un canónigo regular de San Agustín (Juan de Oesterwich). Las dos comunidades femeninas –la de los monasterios franciscanos y agustino- se habían disuelto tiempo atrás, ante el peligro. Los religiosos presintiendo su final se prepararon con la penitencia y la eucaristía que les llevó el dominico alemán Juan de Colonia, párroco de Hoornaert, que venía de Colonia, y había perdido permiso a su prior provincial acudir en ayuda de los católicos holandeses. El conde de La Mark ordenó que los llevaran presos a Brielle.

Medio desnudos fueron conducidos en una barca, que se detuvo en Dordrecht para que fueran insultados por el populacho. En Brielle fueron acogidos por el jefe de los "gueux" (mendigos) Lumey, que organizó un simulacro de procesión desde el puerto hasta el centro de la ciudad. Los religiosos sin perder la calma, daban gracias a Dios y cantaban el Te Deum. Llegaron a la cárcel y allí encontraron en prisión a otros tres sacerdotes: dos premostratenses (Adrián Beccan y Jacobo Lacops). Un sacerdote secular: Andrés Wonthers. Fueron interrogados y se les ofreció la libertad si renegaban de su fe, pero ninguno aceptó. Guillermo de Orange, dio la orden que se respetase su vida, pero Lumey se negó a obedecer. Fueron ahorcados en el viejo convento de Santa Isabel, de la ciudad holandesa de Brielle, fueron ahorcados desnudos para más escarnio, además los lazos de las sogas estaban mal hechos para que sufrieran más. Bajaron sus cuerpos y se ensañaron con ellos descuartizándolos y llevándolos por la ciudad como trofeos. Los diecinueve fueron canonizados por Pío IX el 29 de junio de 1867.
INDICE



&Santa VERÓNICA GIULIANI. (1660-1727). 
Martirologio Romano: En Città del Castello, de la Umbría, santa Verónica Giuliani, abadesa de la Orden de las Clarisas Capuchinas, quien, dotada de singulares carismas, participó corporal y espiritualmente de la pasión de Cristo, siendo por ello encerrada y vigilada durante cincuenta días, dando siempre pruebas de admirable paciencia y obediencia. Nació en Mercatello sul Metauro, cerca de Urbino. Se llamaba Úrsula. Hija de un intendente general de hacienda, que a la muerte de la madre se trasladaron a Piacenza. Manifestó desde niña un fuerte carácter que ella misma dirá: “Yo tendía por naturaleza a la cólera y cualquier nimiedad me enfurecía de tal manera, que enseguida empezaba a patalear”. A los 17 años, vistió en Città di Castello el hábito capuchino (1677) y tuvo su primer éxtasis místico. Era el paraíso que había anhelado.

Pero la realidad le llegó en seguida cuando, pensando que un secreto jamás se revelaba, “perdí la confianza con la superiora, con la maestra y con el confesor”. Su idealismo vino abajo y se dio cuenta que convivía con personas normales. Su vida fue una inmolación para mostrar así su amor a su Esposo. Sus altos dones de oración se intensifican al cumplir 33 años. En 1694 fue nombrada maestra de novicias y desde 1716 hasta su muerte fue abadesa del convento. Sufrió en sí misma los estigmas de la Pasión.

 El obispo de la diócesis y la Inquisición, de acuerdo con la abadesa y con la ayuda de un jesuita y de tres médicos estudiaron el caso con desconfianza. Las heridas se renovaban después de curadas, y al no poder aclarar los hechos se impuso a la monja una especie de severísimo castigo a manera de prueba: recluida en su celda, sin oír misa, ni comulgar y tratada como una impostora; pero los fenómenos persistían y, sobre todo, mantenía una actitud serena, confiada y alegre, de absoluta obediencia y humildad. Se la obligó a escribir un "Diario" con todas sus experiencia, pero que no podía releer, ni corregir, así nacieron 44 volúmenes, que son una de las paginas más importantes de la mística italiana (hay que decir que aprendió a leer y escribir a partir de los 33 años). Fue abadesa, y gobernó el convento con un espíritu práctico, siempre atenta los detalles de la vida cotidiana, una sensatez y un buen humor que desconcertaban a los que creían que la unión íntima con Dios incapacitaba para vivir en este mundo.
INDICE



&Santa PAULINA DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS AGONIZANTE. (1865-1942). 
Martirologio Romano: En Paulópolis, ciudad de Brasil, santa Paulina del Corazón de Jesús Agonizante (Amábilis) Wisenteiner, virgen, la cual, habiendo venido de Italia al Brasil siendo aún niña, abrazada la vida religiosa fundó la Congregación de Hermanitas de la Inmaculada Concepción, para atender a enfermos y pobres, a los que, pasando muchos trabajos y penalidades, sirvió con gran humildad y en asi
dua oración. Se llamaba Amabile Lucia Visintainer. Nació en Vigolo Vattaro (Trento, entonces territorio austriaco), en una familia de agricultores. Sus padres emigraron al Brasil, al poco de su nacimiento; ella no volvió nunca a su tierra de origen. La familia, con otros tridentinos, fundaron la localidad de Vígolo (en el actual municipio de Nueva Trento en el estado de Santa Catarina).

 Amabile fue una muchacha reservada pero de corazón generoso. Al quedarse huérfana de madre, atendió a su familia. A los 25 años comenzó su obra social, cuando encontró tirada en la calle a una enferma de cáncer, que no había encontrado puesto en el hospital. La choza en la que la hospedó fue la cuna del hospital San Virgilio. Conquistó las simpatías y benevolencia de la sociedad civil que la ayudó en su obra de caridad. Fundó la Congregación de las Hermanitas de la Inmaculada Concepción, estableciendo su casa madre en Nova Trento, pero dejó esta ciudad al poco tiempo y se estableció en Iparanga, (Sao Paulo) donde cuidó a los huérfanos, hijos de los antiguos esclavos. En 1909 fue destituida de su cargo por decisión del arzobispo de Sao Paulo, que cedió a las presiones de la congregación y de la sociedad local.

Paulina, se arrodilló... se humilló... respondió que estaba totalmente dispuesta a entregar la Congregación... se ofreció espontaneamente para servir en la congregación como súbdita. Durante diez años vivió en una casa muy pobre, dedicándose a los trabajos más humildes. Trabajó con los enfermos de la Santa Casa y con los ancianos del asilo de San Vicente de Paulo en Bragança Paulista, sin poder ocupar ningún otro cargo en su Congregación. Fueron años de oración, trabajo y sufrimiento: haciendo y aceptando todo para que la Congregación siguiera adelante. y “nuestro Señor fuera conocido, amado y adorado por todos en todo el mundo”. En 1918 fue llamada por su sucesora como superiora general a la casa generalicia, donde permaneció hasta su muerte, en una vida retirada, de intensa oración, dedicada a las hermanas enfermas. Murió en Sao Paulo diabética, ciega, con un brazo amputado por efecto de la gangrena producida por un pinchazo de aguja. Fue beatificada por SS Juan Pablo II y canonizada por el mismo Pontífice el 19 de mayo de 2002.
INDICE


&

Beata MARÍA DE JESÚS CRUCIFICADO PETKOVIC. (1892-1966)
Martirologio Romano: En Roma, beata María de Jesús Crucificado Petkovic, virgen, que habiendo nacido en Blato, en la isla de Korcula, en Croacia, se dedicó a la oración y a las obras de misericordia, y para servir especialmente a los pobres, enfermos y abandonados, fundó la Congregación de las Hijas de la Misericordia, que agregó a la Tercera Orden de San Francisco. Nació en Blato, en la isla de Korkula (Croacia). Desde muy joven al ver el sufrimiento, el hambre y la penuria de la gente, decidió esforzarse por los pobres. En 1906, se asoció a las Hijas de María, de la que llegó a ser presidenta. Leyendo las palabras del "Joven rico" sintió la vocación religiosa. Formó parte de la Tercera Orden Secular de San Francisco. Impulsada por un vivo deseo de ayudar a los necesitados, y siguiendo las orientaciones del obispo de Dubrovnik, en 1919 fundó la Congregación Franciscana Hijas de la Misericordia, para "la educación e instrucción de la juventud femenina".

En 1956 la Congregación llegó a ser de derecho pontificio y fueron aprobadas sus constituciones. Trató de transmitir a todas sus hijas a "seguir a Cristo, escuchar a Cristo, humillarse en Cristo, sufrir silenciosamente en Cristo, arder en Cristo, perdonar en Cristo, amar en Cristo, sacrificarse en Cristo... porque no hay verdadero amor sin sacrificios y sufrimientos por la persona amada. Cristo con la cruz y el sufrimiento ha salvado al mundo entero". La madre Petkovic estuvo siempre entregada a los pobres, marginados y despreciados, porque reconocía en ellos el rostro de Jesús doliente. Su vida se puede resumir en dos palabras: "Oración y apostolado". La fama de santidad, de la que gozó durante su vida, se confirmó también después de su muerte acaecida en Roma. Fue beatificada en Croacia el 6 de junio de 2003.
INDICE


&OTROS SANTOS DEL DÍA:
  San Eusanio. s. III. Una Passio legendaria y muy reciente, relacionada con la de los santos Florencio y Félix, narra que Eusanio, presbítero de la ciudad de Siponto (la actual Manfredonia), para huir del honor del episcopado se marchó como peregrino a Roma. Durante el viaje, paró en los territorios de Chieti, Valva,
 Furcia, Amiterno, Antrodoco y Rieti. De regreso, en el territorio de los Vestini, se paró en Avea, donde desarrolló un fecundo apostolado, pero el prefecto del lugar, Prisco, en tiempos de Maximiano, lo encarceló y lo torturó; liberado, retomó su actividad hasta que murió y fue sepultado en la iglesia de Santa María delle Monache, en la localidad de Quinque Vallae. santa Faustina





Santas Floriana y Faustina. s. III.
 Virgenes y mártires con otras compañeras en Roma en la X o XII milla de la Vía Latina.


&Adrián Fortescue. Beato. (1476-1539). 
Martirologio Romano: En Londres, en Inglaterra, beato Adrián Fortescue, mártir, padre de familia y caballero, que, habiendo sido acusado calumniosamente de traición, fue encarcelado dos veces y finalmente decapitado, siendo rey Enrique VIII. Nació en Punsbourne, en Hertfordshire. Era primo hermano de Ana Bolena. En 1499, se casó primero con Ana Stonor y luego con Ana Rede, y tuvo de ellas cinco hijos. Era miembro de los caballeros de San Jorge y el más fiel en el cumplimiento de sus deberes. Entre sus servicios al país se cuenta su presencia en las campañas de Francia de 1513 y 1523.

Juez de Paz y caballero de la Orden de Malta; profesó en la orden tercera dominicana laical en Oxford. Entre las normas ascéticas que se impuso están: tratar de seguir en todo el beneplácito divino, ser siempre dócil a las mociones del Espíritu santo en el obrar, renovar todos los días los buenos propósitos, cumplir con diligencia todas las cosas e impetrar de Dios la perseverancia. Pese a su actitud prudente y reservada hacia los asuntos reales, fue arrestado en 1534, pero fue liberado al poco tiempo. Pero como todos los caballeros de Malta, su fidelidad al Papa era notoria, él siguió siendo sospechoso al monarca que volvió a arrestarlo en 1539 y fue encerrado en la Torre. Rechazó el juramento de supremacía del soberano inglés ante la iglesia romana y por esta causa fue decapitado en Tower Hill, Londres, por orden de Enrique VIII. Fue beatificado en 1895 por SS León XIII.

&Fidel Chijnacki. Beato. (1906-1942).
 Martirologio Romano: En el campo de concentración de Dachau, cercano a Munich, de Baviera, en Alemania, beato Fidel Chijnacki, religioso de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos, mártir, el cual, expatriado de Polonia en tiempo de guerra, fue internado en dicho campo por haber confesado a Cristo, siendo martirizado con terribles tormentos, por lo que mereció la gloria eterna.

Jerónimo nació en Lóde, Polonia. Terminados los estudios primarios, trabajó primero en una compañía de seguros y luego en Correos en Varsovia. Era un joven de vida cristiana fervorosa y miembro de la Acción Católica. A los 27 años, en 1933, ingresó en la Orden Capuchina en Nowe Miasto, tomando el nombre de fray Fidel al comenzar el noviciado. Hecha la profesión estudia filosofía en el convento de Zakroczym y teología en el de Lublín, haciendo en el curso del estudio los votos perpetuos (1937).

Cuando estalla la II Guerra Mundial hubo de interrumpir los estudios, siendo arrestado el 25 de enero de 1940 y llevado al campo de concentración de Sachsenhausen y seis meses más tarde al de Dachau. Se contagió de tuberculosis, y las durísimas condiciones del campo lo llevaron a la muerte el 9 de julio de 1942. Al ser transferido a la sección de los «inválidos», se despidió diciendo: «¡Alabado sea Jesucristo! Hasta que nos veamos en el cielo». Fue beatificado por SS. Juan Pablo II el 13 de junio de 1999.
INDICE
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores