GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Santoral del 11 de Agosto

INDICE



Santa CLARA DE ASÍS
San ALEJANDRO "el Carbonero"
San RUFINO DE ASÍS
San EQUICIO
San GAUGERICO DE CAMBRAI
Beatos JUAN SANDYS, ESTEBAN ROWSHAM y GUILLERMO LAMPLEY
Beatos RAFAEL ALONSO GUTIÉRREZ y CARLOS DÍAZ GANDÍA
Beato LUIS BIRAGHI
Beato MAURICIO TORNAY
OTROS SANTOS DEL DÍA
Santos: Agilberta, confesor; Sereno, Rufino, Taurino, obispos; Digna, Donaldo, Eliano, Filomena, Neófito, Gayo, Gayano, Zenón, Marcio, Macario, mártires; Rustícula, Equicio, abades


SANTA CLARA DE ASÍS Virgen
Mientras tenéis luz, creed en la luz,
para que seáis hijos de la luz.

(Juan 12, 36)

n. 16 de julio de 1194 en Asís, Italia;
† 11 de agosto de 1253
Patrona de los ojos; joyeros que trabajan el oro; lavanderos; telégrafo, teléfono y televisión. Protectora contra las enfermedades de los ojos. Se la invoca para pedir buen tiempo.

Santa Clara, a ejemplo de San Francisco de Asís, su conciudadano, distribuyó todos sus bienes a los pobres, y formó, bajo la dirección de este gran santo, una sociedad de vírgenes decididas como ella a vivir en el recogimiento y en la penitencia. Habiendo los moros atacado su monasterio, los puso en fuga presentándose ante ellos precedida por el Santísimo Sacramento. Ayunaba a pan y agua todo el Adviento y la Cuaresma; durante mucho tiempo, pasó sin tomar alimento alguno los lunes, miércoles y viernes de cada semana. Siempre llevaba un cilicio, andaba descalza y acostábase sobre sarmientos tirados en el suelo. Murió en 1253.


MEDITACIÓN SOBRE LA VIDA DE SANTA CLARA

I. Se representa a Santa Clara con el Santísimo Sacramento en la mano, y se puede decir que contempló a Jesucristo, en este adorable misterio, para reproducir en su vida las virtudes de que nos da ejemplo. ¿Qué más pobre que Jesucristo oculto en la Eucaristía? Está despojado de todos sus tesoros y todos los atributos de su divinidad están allí como anonadados. Santa Clara ha imitado esta pobreza; fundó una Orden de religiosas que viven sólo de limosnas. ¿Qué amor tenemos nosotros por la pobreza? Para desposarse con ella, Jesús descendió del cielo a la tierra, y tú, por evitarla, te precipitas en el infierno. ¡Cuán dichosos son los cristianos de poder adquirir el reino de los cielos mediante la pobreza! (San Agustín).

II. Nada hay más puro, más casto que Jesucristo en la Eucaristía: tiene cuerpo, pero este cuerpo está glorificado y está privado de todas las satisfacciones de los sentidos. Santa Clara ha imitado esta mortificación; tal era su celo por el ayuno y las austeridades, que San Francisco se vio obligado a moderarlo. ¿Qué dices a esto, cristiano afeminado? El solo pensamiento de las mortificaciones que ha practicado esta santa, ¿no basta ya para asustar tu pusilanimidad?

III. La obediencia de Jesucristo en la Eucaristía es admirable: obedece a la voz del sacerdote, sin tener en cuenta el mérito de la persona que lo manda; está a su disposición tanto de día como de noche. Así es como Santa Clara obedecía a San Francisco, y es así como debes obedecer tú a tus superiores. Mira a Jesús en el Santísimo Sacramento, míralo en la Cruz, y ya no te costará obedecer las órdenes que Él te da por boca de tus superiores.

ORACIÓN
Escuchadnos, oh Dios Salvador nuestro, y que la fiesta de la bienaventurada Clara, vuestra virgen, regocijando nuestra alma, la enriquezca con sentimientos de tierna devoción.
Por J. C. N. S

http://www.aciprensa.com/podcast/santo/agosto11-09clara.mp3









Santa CLARA DE ASÍS. (c.1194 - 1253).
Martirologio Romano: Memoria de santa Clara, virgen, que, como primer ejemplo de las Damas Pobres de la Orden de los Hermanos Menores, siguió a san Francisco, llevando una áspera vida en Asís, en la Umbría, pero, en cambio, rica en obras de caridad y de piedad. Enamorada de verdad por la pobreza, no consintió ser apartada de la misma ni siquiera en la extrema indigencia y enfermedad.

Clara Sciffi nació en Asís. Hija de los condes de Sasso Rosso de Asís: Favarone y la beata Hortolana. Durante su adolescencia se encontró varias veces con Francisco (Clara era 12 años menor que el santo de Asís). A los 18 años, la noche del domingo de Ramos de 1212, después de haber oído misa en la catedral, haber recibido la palma de manos del obispo y repartido su dote entre los pobres, huyó de la casa paterna para evitar la propuesta de matrimonio (procedente de su tío Monaldo). Con su prima Pacífica y su tía Bianca, bajó a Santa María de los Ángeles (la Porciúncula restaurada por san Francisco) y allí el mismo san Francisco le cortó solemnemente los cabellos antes de que la acogieran, por un corto tiempo, las benedictinas de San Pablo en Bastia Umbra. Pasada la ira familiar, se trasladó al convento de Sant’Angelo in Panzo en Asís para vivir según la forma de san Francisco.

Seguida pronto por su hermana la beata Inés y, más tarde su hermana pequeña Beatriz y su madre, después de haber abrazado una pobreza radical y luchado para obtener una regla propia, según el espíritu franciscano, obtuvo del papa Gregorio IX el "Privilegium paupertalis" (o sea, no poseer nada), y así fundó con Francisco la segunda Orden franciscana (1215), que lleva su nombre: las Clarisas o Damas Pobres. Fue la primera mujer en conseguir, tras una larga lucha, la aprobación pontificia de una regla propia. De este modo empezó la vida de aquellas dieciséis "pobres mujeres" que se instalaron en San Damiano. Clara recibió el título de abadesa de San Damiano. Las Damas Pobres insistían en un modo particular en la santa pobreza, queriendo ser mendigas para vivir sólo de limosna, y aún de limosna de poca consideración, rechazando los panes enteros y sin aceptar más que mendrugos.

En 43 años de vida monástica, 29 de ellos con dolorosas enfermedades, Clara realizó plenamente el ideal concebido por Francisco. Cuando el papa Inocencio IV quiso suavizar esas normas, Clara defendió apasionadamente su pobreza. "Santo Padre, absolverme de mis pecados, pero no del voto de pobreza al que he estado y seré siempre fiel". Es la única Orden monástica que jamas ha sido renovada. "Mi Señor -rezaba Clara- te declaro mi único dueño de mis territorios. Extiende tus alas de mando sobre los horizontes de mis mundos. No habrá para mi otra voz ni otro rostro que el de mi Elegido. Entre Tu y yo no se interponga otra criatura sino la espada de la fidelidad". Fundó monasterios en Perugia, Arezzo, Padua, Venecia, Mantua, Bolonia, Milán, Siena, Pisa y también en las principales ciudades alemanas. Escribió la “Regla” y el “Testamento”, base de la vida de las clarisas.

Dos veces hizo huir a los sarracenos alistados por Vitale d'Aversa al servicio del emperador Federico II (que querían asolar Asís, y violar los conventos); la primera, ordenando a un sacerdote que dirigiera contra ellos la custodia (1240) desde la ventana del dormitorio; y la segunda totalmente inmovilizada, exhortando a las hermanas a la oración (1241). Dio el último saludo a los restos de Francisco, que había albergado unas semanas, en una pequeña celda de ramaje levantada en el huerto de San Damiano y al que ayudó en sus momentos de sufrimiento cuando vio separarse la Orden de su espíritu fundador. Dos días después de la muerte del santo, obtuvo el permiso para que el cuerpo fuera introducido en la clausura del convento, ante la reja que servía para la comunión. Obligada a guardar cama (de 1224 a 1253), escribió su testamento: "Sed siempre enamoradas de Dios"; y murió delante del Papa y los cardenales que fueron de Perugia, diciendo: "Oh Dios, seas bendito por haberme creado". Patrona de Asís. MEMORIA OBLIGATORIA.
INDICE


San ALEJANDRO "el Carbonero". M. 270.
Martirologio Romano: En Comana, en el Ponto, san Alejandro, de sobrenombre Carbonero, obispo, que a partir de la filosofía alcanzó la eminente ciencia de la humildad cristiana y, elevado por san Gregorio Taumaturgo a la sede episcopal de aquella Iglesia, fue célebre no sólo por su predicación, sino también por haber sufrido el martirio por el fuego.

Parece que su vida empezó, cuando el obispo de Neocesarea, san Gregorio el Taumaturgo, fue a la ciudad de Comana, con la intención de organizar la comunidad cristiana; cuando llegó el momento de elegir al obispo, algunos cristianos como broma, dijeron que se eligiese al carbonero Alejandro; san Gregorio, vio en ello un signo de la Providencia, y mandó llamarlo. Al llegar Alejandro al lugar, les contó que él era de buena familia, pero que, por penitencia, había elegido el oficio de carbonero.

Fue el primer obispo de Comana; fue sabio y prudente, grave y paternal, consuelo de pobres, alivio de enfermos, apoyo de vacilantes y fuerza para el fervoroso; elocuente y sencillo, más tosco que elegante, pero claro y sereno al reprimir los vicios. Cuando llegó la persecución de Decio, se reavivó en Comana la antigua exigencia cristiana. Y mientras san Gregorio tuvo que huir con los suyos a esconderse en los desiertos porque no se fiaba de sus ovejas -bien las conocía y las sabía faltas de raíces profundas- tan fácilmente convertidas y bautizadas, su amigo y vecino Alejandro el Carbonero daba su vida heróicamente por Jesucristo en un ejercicio de sublime renunciamiento; murió en la hoguera.
INDICE


San RUFINO DE ASÍS. s. IV.
Martirologio Romano: En Asís, de la Umbría, san Rufino, a quien se considera primer obispo de aquella ciudad y mártir.


Mártir en Asís en las primeras persecuciones. Su sarcófago se encuentra en esta ciudad y que da nombre a la catedral de Asís. Se piensa que fue obispo de la ciudad, pero nada hay comprobable.
Una «passio» escrita en el siglo IX dice que Rufino era obispo de la ciudad del Amasia, en el Ponto, y después de haber convertido al Procóncul, habría arribado con su hijo Cesidio a la región de Marsi, en los Abruzzos. En esta zona habría consagrado una iglesia dejada en custodia a su hijo, mientras que él prosiguió predicando el Evangelio hasta Asís. Pero después de un tiempo fue descubierto por el procónsul Aspasio quien, luego de haberlo sometido a diversos suplicios, lo condenó a muerte por ser cristiano. Rufino murió arrojado al agua con una piedra al cuello. Una antigua tradición dice que murió en el pueblo de Costano, perteneciente a la diócesis de Asís y situado a orillas del río Chiascio.

Su cuerpo fue trasladado de Costano a Asís y depositado en el mismo lugar donde está erigida la actual catedral. La fecha de celebración fue puesta desde el siglo XI el 11 de agosto. La iconografía del santo es vastísima, especialmente en Asís, y su imagen se encuentra en todas las iglesias de la diócesis. Patrón principal de la diócesis de Asís.
INDICE


San EQUICIO. M. c. 571.
Martirologio Romano: En la provincia de Valeria, en Italia, san Equicio, abad, que, como escribe el papa san Gregorio I Magno, fue padre de muchos monasterios a causa de su santidad y, donde quiera que iba, daba a beber a los demás de la fuente de las Sagradas Escrituras.

En su juventud fue acosado, con extremada violencia, por las tentaciones de los sentidos, por lo que realizó, con gran afán, ejercicios de penitencia y oración. Según la leyenda, una noche tuvo un sueño, en el que Dios le envió un ángel que lo castró. A partir de entonces se encontró tan libre de cualquier tentación corporal, que parecía que no tenía sexo. Coetáneo de san Benito de Nursia, fundó varios monasterios en la provincia de Valeria (Roma) de los que fue abad y, en todos los lugares que visitó, siempre enseñó la verdad de la Escritura; sus monjes, a semejanza de los benedictinos, se dedicaron a las labores del campo y eran verdaderos solitarios. Todo lo que sabemos de él se encuentra en los “Diálogos” de san Gregorio Magno.
Alonso de Villegas, en su “Flos Sanctorum” (1594), en el capítulo “Discurso de Compañía provechosa para buenos y dañosa para malos”, pone la siguiente anécdota: “Basilio, hechicero y mago, por librarse de la muerte que se daba en Roma a los de su trato, con fingimiento e hipocresía se vistió hábito de monje y llegóse al obispo de Amirtina. Éste le llevó a Equicio, abad en un monasterio de la provincia de Valeria y varón santo y rogó le tuviese consigo. Puso en él Equicio los ojos atentamente, y dijo al obispo: “¿Este hombre, señor, me encomiendas? Sabe que no es monje, sino demonio". El obispo replicó: "Dices eso para no hacer lo que te ruego". A lo que el abad respondió: "Digo lo que él es, y para que no parezca que niego tu petición, lo recibiré".

Pasaron algunos días, y estando ausente del monasterio Equicio, sucedió que en otro monasterio de monjas sujetas a él cayó enferma una de ellas muy joven y de gran hermosura. Parecía que se iba a morir, pedía a voces que le llevaran allí Basilio Monje, que él sólo podía curarla. Avisaron de esto al abad Equicio, el cual dándose cuenta del engaño, y de que el fingido monje Basilio era causa de la enfermedad de aquélla monja y que pretendía su deshonra, mostrando en su rostro dijo: -Ya había dicho yo que en los hechos, éste era más demonio que hombre; id y echadle del monasterio. Y de la monja no os preocupéis, que luego quedará sana. Echaron al hipócrita de la congregación y sanó la religiosa. Al tiempo que salió Basilio del monasterio, dijo, oyéndolo muchos monjes: -muchas veces he levantado con arte mágica este edificio y casa en el aire, y nunca he podido hacer daño alguno, porque la santidad de Equicio me lo impide”.
INDICE


San GAUGERICO DE CAMBRAI. M. c. 625.
Martirologio Romano: En Cambrai, en Austrasia, san Gaugerico, obispo, célebre por su piedad y caridad para con los pobres. Fue ordenado diácono por Magnerico de Tréveris y, elegido para la sede episcopal de Cambrai, ejerció el episcopado durante treinta y nueve años.

Nació en Yvoi, en Las Ardenas, otros autores dicen que era griego de origen. Era hijo de Gaudentius y Austadiola, quienes eran romanos. Desde su juventud, Gaugerico llevó una vida piadosa y devota; todo parecía combinarse para prepararlo para la carrera de celo y devoción que más tarde iba a abrazar. Durante una de sus visitas episcopales, san Magnerico, obispo de Tréveris, quedó admirado de la conducta ejemplar del joven y concibió la idea de reclutarlo para que itegrara las líneas de sus clérigos. Gaugerico, dicen sus biógrafos, aún no había sido ordenado diácono y ya sabía todo el “Salterio” de memoria. Estaba en Ivoy, en la región de las Ardenas de Bélgica y Francia, o en Tréveris, Alemania, cuando fue ordenado por san Magnerico.

En 586 la sede episcopal de Cambrai-Arras quedó vacante, y Gaugerico fue llamado para ocuparla. El rey Childeberto II dio su consentimiento e impartió instrucciones a Egidius, Metropolitano de Reims, para que consagrara al nuevo obispo. Esta diócesis era de reciente creación, si se la compara con la más antigua sede de Bélgica, Tongres, que data del siglo IV. En el territorio que comprendía la diócesis de Cambrai-Arras, como en el de Tournai y Térouanne, probablemente habitaban cristianos antes de la aparición de su primer obispo conocido, san Vedasto, pero su cabeza espiritual debe haber residido en Reims. La gran invasión bárbara de 406 deshizo totalmente la organización eclesiástica, pero desde el comienzo del período Merovingio, la Iglesia empezóa recuperarse. La diócesis de Arrás fue especialmente restaurada por san Vedasto alrededor de los comienzos del siglo VI.

Lleno de celo apostólico, Gaugerico dedicó su vida a exterminar el paganismo que contaminaba la vida del distrito sujeto a su autoridad. Erigió la iglesia de San Medardo en la principal ciudad de Cambrai. Con frecuencia visitaba las zonas rurales desplegando particular solicitud en el rescate de cautivos. Lo nombraron Obispo de Cambrai y Arras, Francia, y fundó el Monasterio de San Medardo, que se convirtió en el corazón de la ciudad de Bruselas, Bélgica. Fue obispo durante treinta y nueve años e implacable adversario del paganismo.

Pero sucesos políticos pronto introdujeron nuevas autoridades, cuando Clotario II (629) tomó posesión de Cambrai. El obispo fue a presentar sus respetos al conquistador en su villa de Chelles, probablemente en 613. Compelido por el rey, tuvo que ir al santuario nacional sitio de peregrinaje de los Francos, la tumba de san Martín de Tours. En octubre de 614, Gaugerico asistió al Concilio de París.
Murió después de treinta y nueve años de episcopado, y fue enterrado en la iglesia de San Medardo, en Cambrai. Las reliquias del santo se conservan en Santa María de Liessies, en la iglesia de San Godardo en Bruselas, en la del mismo nombre en Arras, en San Donatien en Brujas, en San Pedro en Douai y en otras iglesias de Bélgica. San Godardo es patrón de Cambrai, segundo patrono de Bruselas y se lo honra como protector de Braine-le-Comte (Hainaut, Bélgica).
INDICE


Beatos JUAN SANDYS, ESTEBAN ROWSHAM y GUILLERMO LAMPLEY. M.1586.
Martirologio Romano: En Gloucester en Inglaterra, beatos mártires Juan Sandys y Esteban Rowsham, sacerdotes, y Guillermo Lampley, sastre, que, aunque no se conocían, sufrieron los mismos suplicios por Cristo bajo la reina Isabel I.

Juan Sandys nació en la diócesis de Chester. Llegó a Reims el 4 de junio de 1583, y fue ordenado presbítero en la Capilla de la Santa Cruz de la catedral de Reims, y enviado como misionero de nuevo a Inglaterra el 2 de octubre de 1584. Fue ejecutado en Glouchester, y descuartizado cuando aun estaba consciente, tuvo una intensa discusión con el verdugo, pero sus últimas palabras fueron una oración por sus perseguidores. Posiblemente haya sido muerto el 11 de agosto de 1586.

Esteban Rowsham era nativo del condado de Oxford, y entró al Oriel College, también de Oxford, en 1572. Recibió las órdenes en la Iglesia de Inglaterra, y llegó a ser ministro de la Iglesia de la Universidad en 1578, pero convencido de la verdad de la religión católica, marchó a Reims (23 de abril de 1581), donde fue ordenado sacerdote y enviado a la misión inglesa el 30 de abril de 1582. Fue reconocido casi inmediatamente de llegar, apresado y enviado a la Torre el 19 de mayo de 1582; allí permaneció prisionero por más de tres años. Hacia 1584 fue trasladado a Marshalsea, desde cuya prisión fue enviado al exilio en el otoño de 1585. Volvió a Reims, pero fue enviado de nuevo el 7 de febrero de 1586. Su campo de trabajo, que continuó por algún tiempo, era el oeste de Inglaterra. Fue prendido en Glouchester, y su juicio y martirio tuvieron lugar quizás en marzo de 1586 u 87.

Guillermo Lampley era un laico de Glouchester, cuya hechos y fecha de martirio son inciertos, quizás en 1588. Los tres mártires fueeron beatificados por SS Juan Pablo II el 22 de noviembre de 1987.
INDICE


Beatos RAFAEL ALONSO GUTIÉRREZ y CARLOS DÍAZ GANDÍA. M. 1936.
Martirologio Romano: En la aldea Agullent, Valencia, en España, beato Rafael Alonso Gutiérrez, mártir, que era padre de familia y, en el furor de la persecución contra la fe, derramó su sangre por Cristo. Con él se conmemora también al bienaventurado mártir Carlos Díaz Gandía, que este mismo día y en la misma localidad recibió la vida eterna por la defensa de la fe.

Rafael nació en Onteniente en 1890. En 1916 se casó con María Adelaida Ruiz Cañadas de la que tuvo cuatro hijas. Administrador de correos de su pueblo de Onteniente. Era un católico convencido y pertenecía a diferentes asociaciones, como la Adoración nocturna, la Legión Católica, la Rama de Hombres de Acción Católica y la Junta Parroquial. Además era Terciario Franciscano, y pertenecía a la Escuela de Cristo y la Asociación del Sagrado Corazón de Jesús; era catequista y daba clases a los jóvenes de las Escuelas Nocturnas.

Cuando se inició la guerra civil, se ofreció como víctima por la salvación de España. Fue detenido y encerrado en la iglesia de San Francisco donde fue maltratado por el único hecho de ser católico. Rafael viendo su fin se puso en manos de la Providencia. Una noche fue sacado junto con el beato Carlos Díaz Gandía y don Rafael García Marcos. En la carretera de Agullent, les hicieron bajar del coche y dispararon a Carlos Díaz y a Rafael, murió Carlos, pero Rafael quedó herido, y abandonado en la cuneta, se recobró unas horas más tarde y pidió ayuda y en vez de prestarsela avisaron al Comite que fue a rematarlo, pero no lo encontraron, porque unos amigos se lo llevaron al convento de las Capuchinas, con el fin de salvarle la vida, pero estaba mal herido. Perdonó a los que le habían disparado y aunque los conocía no quiso revelar sus nombres a la familia para que no hubiera represalias, murió en su casa de Agullent.

Carlos nació en Onteniente en 1907. A los 14 años se hizo miembro de Acción Católica, de la que llegó a ser presidente. Fue muy activo en su apostolado y atrajo a muchos jóvenes a la militancia; puso especial atención a que se ayudase a los jóvenes de condición más modesta. Colaboró en la fundación y mantenimiento de varios centros catequéticos en diferentes barriadas y pedanías, a las que iba a dar catequesis los domingos.

En 1934, se casó con Luisa Torró y era padre de una niña de ocho años, en el momento de su martirio. Como presidente de los hombres de Acción Católica, evitó la quema de algunas iglesias y la detención del arcipreste, gracias a unas patrullas que formó. Fue arrestado por ser el presidente de Acción Católica y se le enterró vivo, para sacarlo después medio asfixiado. Ofreció su vida por España. Luego fue llevado a la carretera de Agullent donde exhortó a los milicianos a arrepentirse de su conducta, entonces le dispararon y gritó “Viva Cristo Rey”, que fue contestado por sus compañeros de martirio del beato Rafael Alonso Gutiérrez y don Rafael García Marcos.
Fueron beatificados el 11 de marzo de 2001 por el papa Juan Pablo II en la ceremonia conjunta de los 233 mártires de la persecución religiosa en Valencia de los años 1936-1939.
INDICE


Beato LUIS BIRAGHI. (1801-1879).
Martirologio Romano: En Milán, Italia, beato Luis Biraghi, presbítero y fundador de las Religiosas de Santa Marcelina.

Nació en Vignate (Milán, Italia). En 1825 recibió la ordenación sacerdotal. Fue destinado a la enseñanza en diversos seminarios. En 1833 le nombraron director espiritual del seminario mayor de Milán. En 1848 volvió a la enseñanza, pero a causa de las visicitudes políticas que se produjeron en Italia durante esos años, sobre todo en Lombardía y Venecia, fue destituido de su cargo por los austriacos.
En 1855 fue nombrado doctor y, luego, viceprefecto de la Biblioteca Ambrosiana y canónigo honorario de la basílica de San Ambrosio. En 1873 el beato Pío IX le concedió el titulo de prelado doméstico de Su Santidad. El Papa le dirigió una carta para que usase su gran influencia, actuara de mediador y pacificador entre el clero milanés, dividido por entonces en dos facciones: los promotores de la nueva unidad nacional italiana, que se estaba concretando, y los defensores del poder temporal del Papado.

Fue un hombre de gran cultura y profunda vida interior; apasionado estudioso de patrología y arqueología. Su conocimiento y admiración por la antigüedad cristiana y su devoción por san Ambrosio, hicieron que fundase las Religiosas de Santa Marcelina, para renovar el ideal de la virginidad consagrada, típica de la iglesia primitiva, dedicándose simultáneamente a la educación de la juventud femenina. Fundó el Instituto en 1838 en Cernusco sul Naviglio, con la colaboración de la madre Marina Videmari, que fue la primera superiora general y la continuadora de su obra. Murió lleno de méritos en Cernusco sul Naviglio, donde está enterrado. Fue beatificado por SS Benedicto XVI el 30 de abril de 2006.
INDICE

Beato MAURICIO TORNAY. (1910-1949).
Martirologio Romano: En los confines del Tibet, beato Mauricio Tornay, presbítero y mártir. Era canónigo regular de la Congregación de los santos Nicolás y Bernardo de Monte Giove (Gran San Bernardo). Anunció con empeño el Evangelio en China y en el Tibet, y recibió la muerte a manos de los enemigos del nombre cristiano.

Nació en Rosiere (comuna de Orsieres, cantón de Valais, Suiza). Estudia en la escuela del lugar; al regresar, ayuda a sus padres en el establo y la huerta. Estuvo internado durante seis años en el colegio de la abadía de San Mauricio, donde destacó por ser fervoroso; después de sus estudios secundarios, ingresó al noviciado de los canónigos Regulares de San Bernardo, donde expresó: "Cumplir con mi vocación de abandonar el mundo y dedicarme por completo al servicio de las almas para conducirlas a Dios, y salvarme yo mismo" . Su voluntad de ser misionero era férrea.

Su actividad se interrumpe cuando en 1934 fue sometido a una intervención quirúrgica, momento en el cual sus dolores los ofrece a Dios. Pronunció sus votos solemnes en 1935 y fue enviado a misionar en Weishi, Yun-nan (suroeste de China), en la frontera con el Tíbet, actual territorio de China. Ahí continuó estudiando y aprendió el idioma chino. Vivió entregado a la oración, la Misa y la reflexión. Recibió la ordenación sacerdotal en 1938, ejerció su ministerio y estuvo a cargo del seminario. Un año después estalló la guerra: China fue invadida por Japón y las fronteras tibetanas fueron dominadas por el ejército.

El padre Mauricio necesitó pedir limosnas para alimentar a los seminaristas. Antes de terminar el conflicto bélico (1945), fue nombrado párroco de Yerkalo (al suroeste del Tíbet), donde el lama Gun-Akhio era soberano en todos los aspectos y odiaba a los misioneros; por lo que, en enero de 1946, fue conducido al exilio en Pamé, Yunnan, China, donde se dedicó a hacer oración, visitar a los lugareños y cuidar enfermos. En julio de 1949, disfrazado con hábito tibetano y afeitado, se dirigió a Lhasa, capital del Tíbet, para obtener del Dalai-Lama la libertad religiosa para los cristianos de Yerkalo; aun siendo reconocido continuó. Cuando llegó a Tothong, varios guardias disparan sobre él, por lo que cayó muerto. Su sacrificio no fue inútil, ya que en la actualidad la fe católica predomina en Yerkalo. Así se hizo realidad uno de sus pensamientos de adolescente: "El día de la muerte es el más feliz de nuestra vida. Ante todo, hay que alegrarse, pues significa la llegada a la verdadera patria". Beatificado por san Juan Pablo II en 1992.
INDICE


OTROS SANTOS DEL DÍA:

San Tiburcio de Roma. M. c. 288.
Martirologio Romano: En Roma, en el cementerio llamado «Ad duas lauros», en la vía Labicana, a tres miliarios de la ciudad, san Tiburcio, mártir, cuyas alabanzas cantó el papa san Dámaso.
Mártir en Roma, que en una época posterior fue relacionado con san Sebastián. Su culto es muy antiguo; sabemos que fue enterrado en el cementerio “Ad duas lauros” en el tercer miliario de la vía Labicana, cuyas alabanzas cantó el papa san Dámaso; pero no sabemos otros particulares de su vida. Se dice que era hijo de san Cromacio. Desde 1969 su culto se ha limitado a los calendarios locales.


Santa Susana de Roma. M. c. 295.
Martirologio Romano: En Roma, conmemoración de santa Susana, bajo cuyo nombre, celebrado entre los mártires en los anales antiguos, en el siglo VI fue dedicada a Dios la basílica del Título de Gaio, junto a las termas de Diocleciano.
Sobre ella realmente sólo se sabe lo que dice el Martirologio: "En Roma, en las Dos Casas, cerca de las Termas de Diocleciano, nacimiento de santa Susana". Sobre su vida se tejió una leyenda y sus Actas son apócrifas, no tiene ninguna relación con san Tiburcio conmemorado en el mismo día.

La leyenda dice que estaba emparentada con el emperador Diocleciano, hija de san Gabino y sobrina del papa san Cayo. El emperador casó a su hija santa Valeria con Maximiano, que aquélla murió al poco tiempo, y Dicleciano quiso que Maximiano se volviera a casar, esta vez con santa Susana, hija de su sobrino san Gabino. Mandó a Claudio a hacer la proposición a su padre, pero éste manifestó que tenía que pedir la opinión a su hija, quien se negó por había hecho voto de virginidad. Tan profundo caló el mensaje en Claudio que se convirtió y se hizo bautizar. Dicleciano los hizo desterrar a Ostia, por lo que poco tiempo fueron ejecutados. Desde 1969 su culto se ha limitado a la basílica romana de su nombre.

San Primo. M. 295. F. Segundo Domingo de Agosto.
Se sabe que tenía cuatro años y ocho meses de edad. Se presume que era hijo de los santos Claudio y Prepedigna, nieto de san Máximo y hermano de santos Alejandro y Acucio, pero no hay pruebas. Fue martirizado durante la persecución de Diocleciano con el fin de inducir a su familia, presentes en el martirio, a renegar de su fe.
Sus restos se veneran en el pueblo de Casabasciana en Lucca (Italia). El papa Gregorio XVI fijó la fecha de su fiesta el IIº Domingo de Agosto. El culto es local.



Santa Digna de Todi. s. IV.
Era una muchacha de Todi (Umbría) que, durante la persecución de Diocleciano, vivió como ermitaña en las montañas de su ciudad natal.






San Casiano de Benevento. M. c. 340.
Martirologio Romano: En Benevento, de la Campania, san Casiano, obispo.
IVº Obispo de Benevento. Su episcopado fue largo, pero no se tienen noticias sobre su biografía. Sus reliquias se encuentran en la iglesia de Santa María de Benevento.



Santa Filomena. s. IV.
En 1802, se descubrió su tumba en Roma con esta inscripción "Pax tecum Filumena". Un sacerdote de Mugnano, cerca de Nápoles, obtuvo las pretendidas reliquias para su iglesia. Poco después, una vivisionaria imaginó la vida detallada de la santa. El emperador Diocleciano habría ordenado que la arrojasen al Tíber con un ancla al cuello, pero los ángeles cortaron la cuerda y la santa llegó a la ribera opuesta sin mojarse. Recapturada por sus perseguidores, fue asaetada, pero las flechas volvieron a los arqueros. Al fín la decapitaron.
La veneración que surgió hacia ella, se debe sobre todo al Cura de Ars, que la construyó una capilla, y le atribuía las gracias especiales que él recibía, pero después de varios reconocimientos por parte de varios pontífices, en 1961 se negó su existencia, aunque se sigue manteniendo el culto.

Santa Atracta. s. V.
Martirologio Romano: En Hibernia (hoy Irlanda), santa Atracta, abadesa, que, según la tradición, recibió el velo de las vírgenes de manos de san Patricio.
Parece que fue contemporánea de san Patricio de Irlanda, se dice que recibió el velo de las vírgenes de sus manos; seguramente fue una reclusa, primero en Killaraght y después en Drum. En ambos lugares surgieron conventos fundados por ella, de las que fue abadesa. Es venerada en toda Irlanda.




San Taurino de Évreux. M. c. 412.
Martirologio Romano: En la ciudad de Évreux, en la Galia, san Taurino, a quien se celebra como primer obispo de esta ciudad.
Primer obispo de Évreux en Normandía (350 al 411); la tradición que lo une a san Dionisio de París, hoy es rechazada por todos. Se dice que hacia el 380 o 390, después de evangelizar la región de Milán, llegó a Normandía a una ciudad romana que luego sería Évreux. Luchó contra las costumbres paganas de la población. Su apostolado fue confirmado por muchos milagros. Era un obispo misionero que fijó su sede en Évreux.
Las noticias sobre su biografía nos han llegado por una florida leyenda del siglo IX. La población lo veneró con gran fervor por llevarler la luz de Cristo. Patrón de Évreux.



Santa Rustícola de Arles. (551-632).
Martirologio Romano: En Arlés, de la Provenza, en la Galia, santa Rustícola, abadesa, que gobernó santamente a sus monjas durante casi sesenta años.
Rustícula (o Marcia) nació en Vaison, en el actual territorio de Séguret, en el seno de una familia noble y cristiana. A edad muy temprana ingresó en el monasterio de Arles fundado por san Cesareo. Se dedicó a la oración y a la meditación de las Escrituras, así como a las prácticas ascéticas. Se dice que “era toda virtud de tal manera que se olvidó de su juventud”. Con 18 años, y a pesar de las objeciones, fue elegida abadesa, por la muerte de la abadesa Liliaux.
Sufrió mucho por defender a su comunidad de las presiones políticas, de tal forma que fue amenazada, arrancada de su comunidad, encarcelada y humillada. Finalmente su inocencia fue reconocida por el rey Clotario II, y así pudo regresar a su monasterio, que disfrutó de una gran prosperidad material y moral gracias a su liderazgo. Murió un 11 de agosto y fue venerada por toda la ciudad de Arles y enterrada en su monasterio.

Juan Jorge Rhem. Beato. (1752-1794).
Martirologio Romano: Cerca de la costa de Francia, ante el puerto de Rochefort, beato Juan Jorge (Jacobo) Rhem, presbítero de la Orden de Predicadores y mártir. Encerrado durante la persecución en una escuálida prisión, levantaba la esperanza de sus compañeros de cárcel, cruelmente torturados, hasta que él mismo, por amor a Cristo, murió de una enfermedad incurable.
Nació en Katzenthal, en la región del Alto Rin. Con 20 años ingresó en el convento dominico de París y tomó el nombre de Tomás. Al año siguiente realizó la profesión solemne en el convento de Skelestad. Durante la revolución francesa se negó a prestar juramento constitucional y, destruído el convento, se trasladó al departamento de La Meurthe, donde continuó predicando la fe católica.
En 1793 el comité revolucionario lo llevó a la cárcel de Nancy y luego fue condenado a las galeras en Rochefort, donde animaba a la esperanza a sus compañeros de cautiverio y murió de hambre. Fue beatificado el 1 de octubre de 1995 por el papa Juan Pablo II.

Miguel Domingo Cendra. Beato. (1909-1936).
Martirologio Romano: En la localidad de Prat de Compte, cerca de Tarragona, en España, beato Miguel Domingo Cendra, religioso de la Sociedad Salesiana y mártir, que, en la persecución, mereció alcanzar a través del martirio la palma de la gloria.
Nació en Caseres, Tarragona. Salesiano en 1928, mereció la admiración por su entrega y acierto en el trienio pedagógico realizado en Mataró. En 1934 inició los estudios de teología en Madrid-Carabanchel Alto, y al acabar el segundo curso pasó al colegio de Barcelona-Sarria para las actividades propias del verano.

Sorprendido por la revolución de julio de 1936, buscaba una casa donde refugiarse y se dirigía a casa de los señores Rubiola cuando encontró a otro salesiano completamente desorientado y lo llevó consigo. Al cabo de una semana buscó otro refugio y, camino de su pueblo, se paró en Arenys de Lledó para ver a unos tíos suyos. Allí fue reconocido y detenido y llevado a su pueblo natal, a casa de sus padres. Ese mismo día, 11 de agosto de 1936, lo llevaron a Prat de Compte (Tarragona) y allí lo mataron. Fue beatificado en el grupo de los mártires de la persecución religiosa en Valencia el 11 de marzo de 2001 por san Juan Pablo II.
INDICE
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores