GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Santoral del 24 de Noviembre

Flora y María, SantasMártires
Pedro Dumoulin-Borie y compañeros, SantosSacerdotes y Mártires
Bálsamo de Cava, Beato Abad
Fermina (Firmina) de Amelia, Santa Mártir
Andrés Dung-Lag y compañeros, Santos117 Mártires vietnamitas de los siglos XVIII y XIX
María Ana Sala, Beata Virgen Marcelina
Otros Santos y Beatos Completando el santoral de éste día
Santas Flora y María, que murieron en Córdoba, martirizadas por los musulmanes
Crisógono, Alejandro, Crescenciano, mártires; Porciano, abades; Hermógenes, Colman, Flaviano, Hoardón, Protasio, Leonino, obispos; Menefreda, virgen; Marino, monje; Román, presbítero.





SAN JUAN DE LA CRUZ, Confesor y Doctor de la Iglesia
La caridad no tiene envidia,
no obra precipitada.
(1 Corintios 13, 4)

n. 24 de junio de 1542 en Fontiveros (Ávila), España;
† 14 de diciembre de 1591 en Úbeda, España
Patrono de místicos; teología mística; vida contemplativa; poetas españoles.

San Juan de la Cruz, de la Orden Carmelitana y émulo de Santa Teresa, tenía tal amor por Dios, que bastaba la vista de un crucifijo para fundirlo en lágrimas y hacerlo caer en éxtasis. Tres cosas pedía frecuentemente al Señor: la primera, no pasar día sin sufrir; la segunda, no morir siendo superior, y la tercera, acabar su vida en la humillación, el desprecio y la soledad. Fue escuchado. Las odiosas persecuciones de que fue objeto durante mucho tiempo, hasta la misma prisión, no hicieron sino aumentar su dicha. A punto de morir exclamó ¡Gloria a Dios! y, después, apretando el crucifijo sobre su corazón, extinguiose dulcemente el 14 de diciembre de 1591, a la edad de 49 años.

MEDITACIÓN SOBRE LA ENVIDIA

I. Nada hay que el cristiano deba evitar más que la envidia, porque allí donde ella reina no hay caridad, ni humildad, ni tranquilidad de espíritu. La envidia nos hace enemigos de Dios, de nuestro prójimo y de nosotros mismos. Lo más raro es que el envidioso se hace más mal a sí mismo que a los demás. La dicha del prójimo tórnalo miserable y lo condena; se aflige a sí mismo sin poder hacer mal a los otros. El envidioso es el enemigo de su salvación más todavía que del prójimo (San Cipriano).

II. Tiénese envidia de los bienes del espíritu y de los bienes del cuerpo, de los bienes de la naturaleza y de los bienes de gracia. ¡Qué locura envidiar en tu prójimo aquello que Dios, en su liberalidad, le concedió, o aquello que él adquirió mediante su trabajo! Los bienes de la tierra muy poca cosa son para que sean objeto de tu envidia; en cuanto a los dones y favores de Dios, si los deseas, eres un insensato envidiando a los demás, porque éste es el medio, precisamente, con que no los obtendrás.

III. Para corregirte de este vicio, hay que buscar las fuentes, que son la vanidad y la falta de caridad. Considera, además, las penas que te causa la envidia y los pecados que te hace cometer; arruina tu salud y tu reputación. ¡Desdichado! ¡Imita el bien que ves en los demás, y no tendrás motivo para envidiarlos! Si no puedes imitarlos, alégrate de que practiquen la virtud y sigan el camino del cielo; es la manera de participar de sus méritos. Imita a los buenos, si puedes; si no puedes, alégrate con ellos (San Cipriano).

La modestia en la Iglesia.
Orad por los sacerdotes.

ORACIÓN

Oh Dios, que habéis hecho de San Juan de la Cruz, vuestro confesor y Doctor, un amante apasionado de la Cruz y de la perfecta abnegación de sí mismo, concedednos la gracia de llegar, caminando por sus huellas, a la gloria eterna.
Por J. C. N. S.

CRISTO REY DEL UNIVERSO.


Martirologio RomanoSolemnidad de nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo: a Él todo el poder, la gloria y la magestad por los siglos de los siglos

HISTORIA:
La Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo es un festividad religiosa que Lfue instaurada por el Papa Pío XI el 11 de diciembre de 1925 a través de su encíclica "Quas primas", al conmemorar un año Jubilar, el XVI centenario del I Concilio Ecuménico de Nicea (que definió y proclamó el dogma de la consubstancialidad del Hijo Unigénito con el Padre, además de incluir las palabras ...y su reino no tendrá fin, en el Símbolo o "Credo Apostólico", promulgando así la real dignidad de Cristo) estableciendo para su celebración el domingo anterior al día de Todos los Santos (1 de noviembre). El Papa quiso motivar a los católicos a reconocer en público que el mandatario de la Iglesia es Cristo Rey.
La Solemnidad de Cristo Rey se celebra el quinto domingo anterior al 25 de diciembre. Por lo tanto, su fecha varía u oscila entre los días 20 y 26 de noviembre. Desde el Vaticano II esta festividad cierra el año litúrgico.

A lo largo de la historia hay innumerables testimonios de cristianos que han dado la vida por Cristo como el Rey de sus vidas. Un ejemplo son los mártires de la guerra cristera en México en los años 20, quienes por defender su fe, fueron perseguidos y todos ellos murieron gritando “¡Viva Cristo Rey!”; esta misma invocación la retomaron los mártires españoles durante la persecución religiosa de la II República. 


TEOLOGÍA DE LA FESTIVIDAD:

Al cerrar el año litúrgico con esta fiesta se quiso resaltar la importancia de Cristo como centro de toda la historia universal. Es el alfa y el omega, el principio y el fin. Su Reino es el Reino de la verdad y la vida, de la santidad y la gracia, de la justicia, del amor y la paz. 

Con la fiesta de Cristo Rey se concluye el año litúrgico. Esta fiesta tiene un sentido escatólogico pues celebramos a Cristo como Rey de todo el universo. Sabemos que el Reino de Cristo ya ha comenzado, pues se hizo presente en la tierra a partir de su venida al mundo hace casi dos mil años, pero Cristo no reinará definitivamente sobre todos los hombres hasta que vuelva al mundo con toda su gloria al final de los tiempos, en la Parusía.

Cristo nos habla del Reino:

Jesús nos habla de las características de su Reino a través de varias parábolas en el capítulo 13 de Mateo: 

“es semejante a un grano de mostaza que uno toma y arroja en su huerto y crece y se convierte en un árbol, y las aves del cielo anidan en sus ramas”; 
“es semejante al fermento que una mujer toma y echa en tres medidas de harina hasta que fermenta toda”; “es semejante a un tesoro escondido en un campo, que quien lo encuentra lo oculta, y lleno de alegría, va, vende cuanto tiene y compra aquel campo”; 

“es semejante a un mercader que busca perlas preciosas, y hallando una de gran precio, va, vende todo cuanto tiene y la compra”. SOLEMNIDAD.


San ANDRÉS DUNG-LAC y compañeros mártires en Vietnam. (1736-1861).


Martirologio RomanoMemoria de santos Andrés Dung Lac, presbítero, y de sus compañeros, mártires. En una común celebración se venera a los ciento diecisiete mártires de las regiones asiáticas de Tonquín, Annam y de la Cochinchina. Ocho de ellos eran obispos, otros muchos presbíteros, amén de ingente número de fieles de ambos sexos y de toda condición y edad, todos los cuales prefirieron el destierro, las cárceles, los tormentos y finalmente los extremos suplicios, antes que pisotear la cruz y desviarse de la fe cristiana.  



El trabajo de evangelización fue llevado a cabo desde el principio del siglo XVI, por un misionero llamado Ignacio. La historia, sin embargo, comenzó un siglo después, en 1615, cuando en el puerto de Tourane (hoy Da Nang) desembarcaron dos jesuitas, a los que se incorporó más tarde, en 1624, Alejandro Rhodes, considerado el verdadero fundador de la Iglesia en aquel país. 
Los cristianos al inicio tuvieron las simpatías por las autoridades y vivieron en paz, hasta que una sequía que asoló el país, provocó las iras de la población que se la achacaron a los misioneros por sus predicaciones, además parecía que los cristianos no parecían tener ningún respeto por los difuntos, tal como era la concepción de su cultura. 

En 1627, desde Conchinchina (la parte meridional del país) los misioneros se dirigieron hacia el norte, en la región llamada Tonkín. El éxito fue grande, pero pronto surgieron las dificultades: los misioneros fueron acusados de minar los fundamentos del Estado pidiendo a los cristianos que sólo tuvieran una mujer. A ello se añadió la destrucción de imágenes sagradas, símbolo del culto nacional.

En 1644, al aumentar las hostilidades, los jesuitas abandonaron el país. Un año después, ya algunos cristianos vietnamitas fueron asesinados por no obedecer las leyes que les prohibían ser cristianos; entre ellos nos encontramos aAndrés de Phu Yen. La dificultad creada obligaron a los misioneros a crear un clero local y formar dos vicariatos apostólicos los del Norte y del Sur, con sede en Dang-Ngoai y Dang-Trong respectivamente, y dio en los siglos siguientes admirables frutos, hasta la constitución de la jerarquía vietnamita en 1960 por obra de Juan XXIII. 

En el siglo XVIII está marcado por una fuerte expansión cristiana, especialmente en el norte, y un considerable aumento del clero indígena. Pero también fueron numerosas las manifestaciones de intolerancia. El abundante fruto fue sobre todo el resultado de la efusión de la sangre de los mártires: misioneros y clero local así como seglares intrépidos regaron con su sangre la tierra vietnamita, soportando junto, sin llegar a la sangre, innumerables cristianos la furia de la persecución y permaneciendo firmes en la fe. María se dignó a visitar a los cristianos perseguidos apareciéndose en las montañas de La-Vang, en el 1798, a los cristianos allí escondidos. Ella dio aliento a aquella atribulada comunidad.

Se decretaron por parte de los varios señores y reyes hasta 53 edictos de persecución en un total de 261 años (1625-1886), calculándose unas 130.000 víctimas en todo este periodo. La inmensa mayoría de estos confesores de la fe fueron enterrados de forma anónima, pero su recuerdo global permanece vivo en la comunidad cristiana. La Santa Sede había elevado a los altares a 117: 64 por León XIII en 1900, 8 en 1906 por san Pío X, 20 en 1909 por el mismo papa, y 25 por Pío XII en 1951. Juan Pablo II los canonizó a todos en 1988. La canonización comprende los mártires ejecutados en Indochina, la mayoría, entre 1833-1840 y entre el 1859 y 1861. 

Sus nacionalidades son: 6 obispos y 5 sacerdotes de la Orden de Predicadores, todos españoles: José María Díaz Sanjurjo, Obispo de Platea. Melchor García Sampedro, Obispo. Jerónimo Hermosilla, Obispo. Valentín Berrio Ochoa. Obispo de Centuria. Clemente Ignacio Delgado Cebrián, Obispo de Mylopótamos. Domingo Henares, Obispo de Fez. 
Francisco Gil de Federich. O.P. Mateo Alonso Leciniana. O.P. Jacinto Castañeda Puchasons. O.P. José Fernández de Ventosa. O.P. Pedro José Almató Ribera. O.P.
 2 obispos y 8 sacerdotes de la Sociedad de Misiones Extranjeras de París, todos ellos franceses: Pedro Dumolin Borie. Obispo de Acanto. Esteban Teodoro Cuénot. Obispo de Metellóplis.   
Francisco Isidoro Gagelin. S.M.E. Francisco Jaccard. S.M.E. José Marchand. S.M.E. Juan Carlos Cornay. S.M.E. Juan Luis Bonnard. S.M.E. Juan Teófanes Vérnard. S.M.E. Pedro Francisco Nerón. S.M.E.Agustín Schoeffler. S.M.E.
26 sacerdotes seculares nativos: Pbro. Andrés Dung-Lac. Pbro. Bernardo Vu Van Due. Pbro. Domingo Cam. Pbro. Emanuel Nguyen Van Trieu. Pbro. S.M.E. Felipe Phan Van Minh. Pbro. José Dang Dinh (Nien) Vien. Pbro. José Nguyen Dinh Nghi. Pbro. Juan Dat. Pbro. Juan Doan Trinh Hoan. Pbro. Lorenzo Nguyen Van Huong. Pbro. Lucas Vu Ba Loan. Pbro. Martín Ta Duc Thinh. Pbro. Pablo Le Bao Tinh. Pbro. Pablo Le Van Loc. Pbro. Pablo Nguyen Ngan. Pbro. Pablo Phan Khac Khoan. Pbro. Pedro Doan Long Quy. Pbro. Pedro Khanh. Pbro. Pedro Le Tuy. Pbro. Pedro Nguyen Ba Tuan. Pbro. Pedro Nguyen Van Luu. Pbro. Pedro Phan Van Tizi. Pbro. Pedro Vo Bang Khoa. Pbro. Santiago Do Mai Nam. Pbro.  Tomás Khuong. Pbro.Vicente Nguyen The Diem.  
11 dominicos nativos: Domingo Mau. O.P. Domingo Nguyen Van Hanh (Dieu). O.P. Domingo Nguyen Van (Doan) Xuyen. O.P. Domingo Trach (Doai). O.P. Domingo Tuoc. O.P. José Do Quan Hien. O.P. José Tuan. O.P. Pedro Nguyen Van Tu. O.P. Tomás Dinh Viet Du. O.P. Vicente Do Yen. O.P. Vicente Le Ouang Liem. O.P.  
1 mujer: Inés Le Thi Thanh (De)
1 seminarista: Tomás Tran Van Thien. S.M.E. 
13 catequistas: Andrés Nguyen Kim Thong (Nam Thuong). Alcalde.Francisco Do Van (Hien) Chieu. Laico. Francisco Javier Can. Laico. José Nguyen Van Luu. Agricultor. Juan Bautista Dinh Van Thanh. Laico.Mateo Nguyen Van (Nguyen) Phuong. Comerciante. Miguel Ho Dinh Hy. Mandarín. Pablo Nguyen Van My. Laico. Pedro Doan Van Van. Laico.Pedro Nguyen Khac Tu. Laico. Pedro Nguyen Van Hieu. Laico. Pedro Truong Van Dung. Laico. Pedro Vu Van Truat. Laico.
10 terciarios dominicos: Agustín Nguyen Van Moi. T.D. Domingo Bui Van Uy. T.D. Domingo Pham Trong (An) Kham. T.D. Esteban Nguyen Van Vinti. T.D. Francisco Javier Ha Thong Mau. T.D. José Hoang Luong Canh. T.D. José Nguyen Dinh Upen. T.D. José Nguyen Duy Khang. T.D.Tomás Nguyen Van De. T.D. Tomás Toan. T.D. 
34 cristianos laicos: Agustín Phan Viet. Soldado. Andrés Tran Van Thong. Tejedor. Andrés Tuong. Terrateniente. Antonio Nguyen Huu (Nam) Quynh. Médico. Domingo Dinh Dat. Soldado. Domingo Huyen. Pescador.Domingo Mao. Agricultor. Domingo Nguyen. Médico. Domingo Nhi. Terrateniente. Domingo Ninh. Agricultor. Domingo Tori. Pescador.Emanuel Le Van Phung. Laico. Francisco Phan Van Trung. Soldado. José Pham Thong (Cai) Ta. Cofrade. José Tuan. Agricultor. José Tuc. Agricultor. Juan Bautista Con. Agricultor. José Le Dang Thi. Capitán.Lorenzo Ngon. Agricultor. Lucas Pham Thong (Cai) Thin. Mandarín.Mateo Le Van Gam. Laico. Martín Tho. Exactor. Miguel Nguyen Huy My. Alcalde. Nicolás Bui Duc The. Soldado. Pablo (Dong) Duong. Laico.Pablo Hanh. Bandido. Pablo Tong Viet Buong. Capitán. Pedro Da. Sacristán. Pedro Dung. Pescador. Pedro Nguyen Dich. Agricultor. Pedro Thuan. Pescador. Simón Phan Dac Hoa. Médico. Vicente Duong. Agricultor. Vicente Tuong. Juez. MEMORIA OBLIGATORIA. 


San PEDRO DUMOLIN BORIE y compañeros. (1808-1838).


Martirologio RomanoEn la ciudad de Dong Hoy en Vietnam, santos mártires Pedro Dumolin Borie, obispo de la Sociedad de las Misiones Extranjeras de París, Pedro Vo Bang Khoa y Vicente Nguyen The Diem, sacerdotes, de los cuales el primero fue decapitado, los otros estrangulados, por orden del emperador Minh Mang.
Había nacido en Beynat, Cahors y era hijo de unos molineros, por eso le llamaban “De Moulin” (del molino) como alias, que luego se añadió a su apellido Borie. No era un buen alumno en el seminario, hasta que la lectura de los “Anales de la Propagación de la Fe” despertó en él, la vocación misionera. En el 1832 fue ordenado sacerdote en la Sociedad de Misiones Extranjeras de París y fue enviado a Vietnam, entonces Tonkin Occidental. 

Antes de entrar en este país tuvo que esperar muchos meses en Macao. Llegó en plena persecución, lo que le obligó a una vida clandestina, lo que no fue obstáculo para que, encargado de la zona meridional del Vicariato, con 50.000 cristianos y nos 30 sacerdotes indígenas más los numerosos seminaristas, manifestara unas magníficas cualidades como misionero. Hablaba correctamente la lengua del país, se adaptó a sus costumbres y además supo dirigir la labor de los sacerdotes nativos como arcipreste de la zona. Logró reconstruir dos conventos y levantar dos seminarios menores.

En 1838 fue arrestado y recibió en prisión el nombramiento de obispo titular de Acanto y vicario apostólico de Tonkin occidental. Los padres de la Sociedad de Misiones Extranjeras de París habían iniciado su actividad en Vietnam desde su fundación, en 1660. Entre las acciones importantes desarrolladas debemos notar: la celebración del primer sínodo pastoral (1670); la reorganización de la "Casa de Dios"; la fundación de la "Congregación de las amantes de la Cruz" y la creación del seminario regional de Penang (1807). 

Fue detenido por las denuncias de un conocido. Aunque no pudo consagrarse obispo, no dejó por ello de tomar las medidas necesarias para garantizar el gobierno de la comunidad cristiana. Se preparó para la muerte con serenidad, y se negó a la apostasía. Pedro Vo Bang Khoa y Vicente Nguyen The Diem eran sacerdotes vietnamitas que fueron estrangulados en Dong Hoi, mientras el obispo era decapitado.

Santa EANFLEDA. M. c. 704.


Hija del rey san Edwin de Northumbría y de santa Ethelburga de Lyminge, fue bautizada por san Paulino de York. Cuando murió su padre en la batalla de Hatfield Chase, en el 633, se trasladó a Kent, tierra de origen de su madre, con esta última y el obispo san Paulino. En el 642, regresó a Northumbría y se casó con el rey Oswy de Bernicia, con la esperanza de reunificar las dos ramas de la monarquía en aquella región; se atribuyó el rol de protectora de la paz. En el 651, su marido asesinó a su primo san Oswin y Eanfleda le convenció que fundara el monasterio de Gilling, como expiación de su culpa. Aunque fue educada según la tradición celta, apoyó a san Wilfrido de York en la celebración de la Pascua según el rito romano. 

El inical apoyo de san Oswin al partido celta, con respecto a la celebración de la Pascua, supuso que en la corte real se celebrase la Pascua en dos veces, y llevó a una crisis de la Iglesia celta que terminó con la convocatoria del sínodo de Whitby. El pontífice san Vitaliano, en gratitud por su apoyo a la fecha de la Pascual romana, le regaló a Eanfleda una cruz de oro. En el 670, al quedarse viuda ingresó como benedictina en Whitby, como discípula de la abadesa santa Hilda, a la que sucedería después en el cargo. Más tarde le sucedió su hija santa Elfleda como abadesa. Durante el mandato de santa Eanfleda, el monasterio estuvo siempre a la disposición de la Iglesia de Roma. 

En este monasterio fue sepultado Oswy y su mujer trasladó también los restos de su padre. Eanfleda murió y fue sepultada junto a su marido. Sus reliquias fueron, después, trasladadas a Glastonbury con la de otros santos de Northumbría. 


Beata MARÍA ANA SALA. (1829-1891).


Martirologio RomanoEn Milán, Italia, beata María Ana Sala, virgen de la Congregación de Hermanas de Santa Marcelina, que, entregada totalmente a la formación de las niñas, fue maestra cimentada en la fe y la piedad.

Nació en Brivio (pueblo italiano de la provincia de Lecce). Fue una de las primeras alumnas de la naciente escuela de las Hermanas Marcelinas en el pueblo de Vimercate. Fue acogida por la Madre Marina Videmari, rápidamente se distinguió por lo ejemplar de su vida y por su aprovechamiento escolar.

En 1848, entró a formar parte de de la nueva Congregación, comprendió de inmediato que su ideal y su misión tendrían que ser en la enseñanza, la educación, la formación de las jóvenes en la escuela y en la familia. Sor María Ana se santificó en la sencillez por su total fidelidad al Carisma de la congregación que había elegido. De su vida y ejemplo, surgen tres enseñanzas: la necesidad de la formación de un buen carácter firme, sensible, equilibrado; el valor santificador del compromiso en el propio deber, asignado por la obediencia y la importancia esencial de la obra educativa. 

Su pedagogía fue la que su director espiritual, el beato Luis Biraghi, le recomendó: estar cercana, estar junto a las jóvenes en cada momento y circunstancia, participando de su vida cotidiana, en clases, en la capilla, en el comedor, en la recreación, en el dormitorio.  Entre sus mejores alumnas, se recuerda a la jóven Judith Alghisi Montini, la que después sería madre del futuro papa Paulo VI. Llegó a la santidad por el cumplimiento de su deber y el trabajo cotidiano.achment: scroll; background-color: #c0a154; background-image: url(http://www.blogblog.com/1kt/watermark/post_background_birds.png); background-position: 0% 0%; background-repeat: repeat repeat; border: 1px dotted rgb(204, 187, 153); box-shadow: rgba(0, 0, 0, 0.0980392) 0px 0px 0px; color: #333333; font-family: Arial, Tahoma, Helvetica, FreeSans, sans-serif; font-size: 13px; line-height: 18px; margin: 0px 0px 25px; padding: 15px 20px;">


Beata NICETA PLAJA XIFRA DE SAN PRUDENCIO y compañeras. M. 1936.


Martirologio RomanoEn Picadero de Paterna, en el territorio de Valencia, en España, beata Niceta Plaja Xifra de san Prudencio y compañeras, vírgenes del Instituto de las Hermanas Carmelitas de la Caridad y mártires, todas las cuales fueron consideradas dignas de entrar con Cristo Esposo en el convite eterno, llevando sus lámparas encendidas.

Sus nombres son: Antonia Gosens Sáez de Ibarra de San TimoteoConsuelo Cuñado González del Santísimo Sacramento,Concepción Odriozola Zabalia de San IgnacioConcepción Rodríguez Fernández de Santa MagdalenaClara Ezcurra Urrutia de Nuestra Señora de la EsperanzaCándida Cayuso González de Nuestra Señora de los ÁngelesDaría Campillo Paniagua de Santa SofíaErundina Colino Vega de Nuestra Señora del CarmenFeliciana de Uribe y Orbe de Nuestra Señora del CarmenJusta Maiza Goicoechea de la Inmaculada y Paula Isla Alonso de Santa Anastasia

Niceta nació en Torrent, Gerona. Ingresó en el noviciado de Vic (Barcelona) cuando iba a cumplir los 17 años. Hizo su 1ª profesión en 1883, año en que fue destinada a Palaftugell y después a Llagostera hasta que en 1886 fue a la Casa de Misericordia de Valencia donde pasó su vida hasta el año 1936 que tuvo que abandonar la casa para refugiarse con el resto de Hermanas en la calle Cambios de Valencia. 

 Tuvo muchos cargos de especial responsabilidad entre ellos el de superiora de la comunidad en el momento que les tocó dejar la casa. Obligó a las Hermanas de Levante y Cataluña, a que marcharan con sus familias, sin embargo ella renunció a marchar con los suyos para quedarse con las Hermanas del País Vasco y de Castilla que no podían salir de Valencia. El que conducía el coche que las llevó a Paterna, cuenta que pidió ser la última en morir y cuando le llegó el momento se arrodilló y dijo “Señor, me las entregaste y te las he entregado... cuando quieras.” De carácter fuerte y maternal, veraz y valiente, recta, justa y fiel. Mártir en el Picadero de Paterna, Valencia. 


OTROS SANTOS DEL DÍA:


Santa Fermina. M. 303.

Martirologio RomanoEn Amelia en Umbría, santa Firmina, mártir
Joven mártir en Amelia (Umbría) durante la persecución de Diocleciano. La leyenda dice que su padre era prefecto de Roma, y su madre cristiana. Cuando se inició la persecución de Diocleciano, Fermina, vendió todo para ayudar a sus hermanos en religión y se retiró a Amelia, donde vivió una vida solitaria como eremita que atrajo a muchos. Esto obligó a las autoridades a tomar cartas en el asunto, pero uno de los oficiales, se enamoró de ella, y su virtud lo convirtió. En un segundo interrogatorio, con otro magistrado, fue condenada y decapitada. 

San Crisógono de Aquileya. M. 304. 
Martirologio RomanoEn Aquileya, en el territorio de Venecia, conmemoración de san Crisógono, mártir, a quien se da culto en Roma el día del aniversario de la dedicación de la iglesia cuyo título lleva su nombre.

Según la leyenda fue mártir en Aquileya con santa Anastasia de Sirmio. Le cortaron la cabeza y lo arrojaron al mar. Los griegos le consideran un megalomártir. Su nombre aparece en la Plegaria Eucarística I, y su culto sobrevive en la basílica de Roma dedicada a él, pero ha sido suprimido del calendario de la Iglesia y reducido a los calendarios locales.  


San Protasio. M. 352. 

Martirologio RomanoEn Milán, de la provincia de Liguria, san Protasio, obispo, que defendió ante el emperador Constante la causa de san Atanasio y tomó parte en el Concilio de Sárdica.

Obispo de Milán (331-351). Abrazó la causa de san Atanasio de Alejandría contra los arrianos, defendiéndola eficazmente en el sínodo de Sárdica en el 343. Le sucedió san Dionisio de Milán y san Eustorgio I.   

Martirologio RomanoEn el lugar de Blaye, en el territorio de Burdeos, en Aquitania, san Romano, presbítero.

Presbítero galo-romano, discípulo de san Martín de Tours que le habría ordenado sacerdote, que convirtió a los paganos que vivían en la Gironda y murió en Blaye (Burdeos), Aquitania; parece que ejercitó una particular influencia sobre los marinos. 

San Porciano. M. c. 533/40. 

Martirologio RomanoEn el territorio de Auvernia, en Aquitania, san Porciano, abad, que siendo joven esclavo buscó refugio y la libertad en un monasterio en el que se hizo monje y donde llegó a ser abad, muriendo ya de viejo, agotado por los ayunos
Esclavo que se hizo monje y fue abad de Miranda en Alvernia, Aquitania; se enfrentó al rey merovingio Thierry de Eustrasia y consiguió que liberase a sus prisioneros alverneses. Según la leyenda se libró de ser envenenado. Murió de viejo agotado por los ayunos. El monasterio y la ciudad que se desarrollaron alrededor de la abadía, se llama Saint Pourçain.   

San Colmán de Cloyne. (522-600). 

Martirologio RomanoEn Cluain Uama (hoy Cloyne), de Hibernia (hoy Irlanda), san Colmán, obispo.

Nació en Cork, Irlanda, era poeta y bardo real en la corte de Cashel; cuando llegó a una edad adulta fue bautizado por san Brendano, y abrazó la vida monástica; fue ordenado sacerdote y predicó en Limerick y Cork. Fundó la iglesia de Cloyne, Irlanda, y fue ordenado su primer obispo. Patrón de la diócesis de Cloyne. 

Martirologio RomanoEn Reims, de la Galia, pasión de san Alberto de Lieja, obispo de Lieja y mártir, que, desterrado por defender a la Iglesia, allí, en el mismo año fue ordenado y martirizado

Nació en Mont Cesar en Lovaina. Era hijo del duque de Brabante, Godofredo el Valeroso; ingresó en la vida religiosa a los 12 años, pero cuando llegó a los 21, se hizo caballero. Sus correrías en la milicia no duraron demasiado y pronto volvió a la vida religiosa. Elegido obispo y cardenal de Lieja en 1191, fue destituido por el emperador Enrique VI, que nombró a otro, que lo despojó por la violencia. Llegó a Roma, y Celestino III le confirmó en la elección. Lo mataron en 1192, en Reims, donde había sido desterrado, por tres caballeros teutones, por orden del emperador, tres meses después de que fuera confirmado. 

Bálsamo. Beato. M. 1232. 

Martirologio RomanoEn el monasterio de Cava, en la Campania, beato Balsamo, abad, que en medio de las turbulencias y contradicciones de su tiempo desempeñó su cargo con sabiduría y prudencia.

Abad del monasterio de La Cava en Sicilia (1208-1232). Fue un hombre de letras que supo conquistarse el aprecio de los pontífices, y de los personajes más difíciles, como el emperador Federico II, uno de los más grandes opositores al Papado. Federico II, por simpatía a Bálsamo favoreció el monasterio de La Cava, y fue nombrado "justiciero a vida" es decir que podía imponer la pena de muerte dentro de los límites geográficos de la abadía, aunque no lo hizo, pero lo utilizó para poder recuperar los bienes que les habían sido usurpados. Además el favor imperial ahorró a la abadía los daños militares que sufrió, en aquellos años, la de Montecasino y otros centros religiosos. Gracias a esta protección se pudo conservar el precioso archivo de la abadía cavense. Juan de Capua lo describe  como "la joya del sacerdocio y la corona de los prelados". 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores