GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Santoral del 31 de Enero

INDICE

Juan Bosco, Santo Presbítero y Fundador
Francisco Javier María Bianchi, Santo Presbitero Barnabita
Beata LUISA ALBERTONI. (1474-1533)
San AGUSTÍN PAK CHONG-WON y compañeros. (1788-1840)
Beata CANDELARIA DE SAN JOSÉ (Susana Paz Castillo). (1864-1940)
Otros santos del día
Geminiano, obispo; Ciro y Juan, Tarsicio, Saturnino, Tirso y Víctor, Zótico, Ciriaco, Trifena, Sergio, mártires; Julio, presbítero; Marcela, Luisa Albertonia, viudas; Francisco Javier María Bianchi, confesor.


SAN JUAN BOSCO, Confesor
Quien quisiere salvar su vida (obrando contra mí), la perderá;
mas quien perdiere su vida por amor de mí, la encontrará.
(Mateo 16, 25)

n. 16 de agosto de 1815, I Becchi, Italia;
† 31 de enero de 1888, Turín, Italia
Patrono de estudiantes; jóvenes; niños; adolescentes; muchachos; aprendices; obreros; editores.
Nacido en 1815, San Juan Bosco, hijo de humildes campesinos, perdió a su padre a la edad de dos años y fue educado por su piadosa madre Margarita. Desde que fue elevado al diaconado, comenzó a reunir, los domingos, a los obreros y niños abandonados de Turín. Construyó para ellos un asilo y una iglesia, dedicada a San Francisco de Sales. En 1854, sentó las bases de una nueva congregación, la de los salesianos, que hoy se llaman sacerdotes de Don Bosco; en 1872, fundó las Hijas de María Auxiliadora. Murió el 31 de enero de 1888, venerado por todo el mundo por su santidad y sus milagros.

MEDITACIÓN SOBRE LA NECESIDAD DE MORTIFICARNOS
I. Aquél que odia su alma en este mundo, la conserva para la vida eterna. Estas palabras de Nuestro Señor indican la necesidad que se nos impone de mortificarnos. La ciudad de Babilonia, es decir, de los réprobos, comienza por el amor a sí mismo y termina por el odio a Dios, dice San Agustín. La ciudad de Jerusalén, es decir, de los predestinados, comienza por el odio al cuerpo y termina por el amor a Dios. El amor a Dios crecerá en ti en la misma proporción que el odio a tu cuerpo. Mide con este metro: para conocer en qué medida eres perfecto, considera en qué medida te mortificas.

II. Tu mortificación debe comenzar cortando por lo vivo todos los placeres y deseos que pudieran impedirte cumplir los mandamientos de Dios. Corta todo lo que pueda impedirte cumplir con los deberes que te impone el estado de vida que hayas abrazado. En fin, hay una mortificación que no es como la anterior, obligatoria, sino sólo de consejo; consiste en abstenerse aun de los placeres permitidos. Es la que practican las almas santas; ¿las imitas?

III. La mortificación será para ti cosa fácil, si consideras que ella te impide caer en muchas faltas. Además, eres pecador: debes, pues, hacer penitencia y mortificarte para disminuir, por compensación, lo que debes a la justicia de Dios en el purgatorio. Eres cristiano: ¿concuerda acaso el vivir en el placer y adorar a un Dios crucificado? No temas los rigores de la mortificación; ella posee dulzuras escondidas que sólo pueden gustar los que la abrazan decididamente. Ves la cruz pero no conoces sus consuelos (San Bernardo).

La imitación de Jesucristo.
Orad por la educación de la juventud.

ORACIÓN

Señor, que habéis hecho de San Juan Bosco, vuestro confesor, padre y maestro de los adolescentes, y habéis querido hacer florecer en la Iglesia, por su intermedio, nuevas familias religiosas con la ayuda de la Santísima Virgen María, haced que inflamados con el mismo amor busquemos las almas y os sirvamos sólo a Vos. Por J. C. N. S.

San JUAN BOSCO. (1815-1888)

Martirologio Romano:Memoria de san Juan Bosco, sacerdote: después de una dura infancia, ordenado sacerdote, dedicó todas sus fuerzas a la educación de los adolescentes, fundando la Sociedad Salesiana y, con la colaboración de santa María Doménica Mazzarello, el Instituto de las Hijas de Auxiliadora, para la formación de la juventud en el trabajo y en la vida cristiana. En este día en Turín, después de cumplir muchas obras, pasó devotamente al banquete eterno

Nació en Becchi, caserío de Murialdo, aldea de Castelnuovo de Asti. Después de perder a su padre labrador en Turín, trabajo sin descanso como cuidador de ganado para poder formarse intelectualmente, a pesar de las dificultades que le deparó su pobreza y su hermanastro Antonio, que durante su niñez le hizo la vida imposible, de manera que su madre, tuvo que separarlos.

Aprendo a leer en cuatro semanas, pues tenia una memoria fotografica. Para poder costearse sus estudios trabajó en toda clase de oficios. Después de haber hecho los estudios secundarios en el real colegio de Chieri, donde sufrió el rigorismo y distanciamiento de los maestros, a los veinte años ingresó en el seminario arzobispal de Turín. "Si yo llego a ser sacerdote, como espero, jugaré con los niños y los querré, les haré cantar y con alegría a todos querré salvar"... Para ingresar en el seminario pidió ayuda al joven sacerdote san José Cafasso.

Ordenado sacerdote en 1841 en Turín y con ayuda de su madre, mamma Margarita y del teólogo Juan Borel, recogió hasta 300 niños pobres en unos locales que llamó Oratorios de San Francisco de Sales. Su madre, su gran educadora le dijo un día: "Puedes imaginarte, hijo mío, la gran alegría que embarga mi corazón, pero, por favor, no deshonres nunca este hábito. será mejor que lo abandonaras. Cuando viniste al mundo te consagré por entero a la Virgen María; cuando comenzaste los estudios te recomendé la tierna devoción hacia Ella; ahora te encarezco que seas todo de Ella... Si llegas a ser sacerdote, recomienda y propaga siempre su devoción...".

Estamos en los años en que Turín vivió la época preindustrial, con el consiguiente problema de la emigración juvenil, que en los círculos culturales provocaba proyectos de instrucción y alguna que otra idea de prevención.
En este contexto don Bosco, como hábil organizador de iniciativas, iba reflexionando sobre lo que más tarde se llamaría el "sistema preventivo", fundado en "razón, religión y afabilidad".

A pesar de las críticas y de los violentos ataques de los anticlericales y de los propios eclesiásticos, el oratorio festivo (y posteriormente cotidiano) en Valdocco, se enriqueció con talleres artesanos y profesionales, con escuelas de artes y oficios para jóvenes obreros y escuelas humanísticas para los jóvenes que aspiraban al sacerdocio; tanto que ya en 1868 los jóvenes eran cerca de 800; es decir la mayor concentración de adolescentes de extracción popular existente entonces en Italia. Los educó con tanta bondad y firmeza que fundó una congregación religiosa: la Sociedad de Sacerdotes y Hermanos Salesianos, en el que ingresó como uno de los primeros miembros el beato Miguel Rúa, y, más tarde fundó para mujeres, el Instituto de Hijas de Maria Auxiliadora junto con santa María Dominica Mazzarello y después la Asociación de Cooperadores Salesianos.

La obra de Don Bosco tendrá como centro de devoción y ayuda a María Auxiliadora. Su norma fue la de no castigar nunca a nadie, de atraer a todos con la bondad y la simpatía.
Propagó la devoción al Sagrado Corazón de Jesús. Su fe en la Providencia no tenía límites lo que le permitió superar la política anticlerical de las autoridades, la escasez de medios económicos y las incomprensiones de muchos eclesiásticos.
En 1875 empezó, merced al influjo migratorio hacia Iberoamérica, la epopeya misionera de los salesianos. Don Bosco comenzó a peregrinar por Europa en busca de fondos y colaboradores. Murió en Turín con fama de santidad, en total pobreza, y diciendo: “Decide a mis muchachos que os espero a todos en el Paraíso”. Don Bosco fue también escritor popular con miras predominantemente catequéticas, escolásticas y apologéticas. Sus "Lecturas católicas" se difundieron por todos los rincones de Italia, lo mismo que su "Boletín salesiano". Este gran apóstol de la juventud vivió y murió con el optimismo cristiano desarrollado al máximo en una total confianza y abandono en la Providencia. Fue siempre sacerdote diocesano, pues nunca emitió votos religiosos.

El 31 de enero de 1988, el papa beato Juan Pablo II lo declaró Padre y Maestro de la juventud, “estableciendo que con este título fuera honrado e invocado, especialmente por cuantos se reconocen sus hijos espirituales”. MEMORIA OBLIGATORIA.
INDICE


Beata LUISA ALBERTONI. (1474-1533)

Martirologio Romano: En Roma, beata Ludovica Albertoni, que educó cristianamente a sus hijos y, al morir su esposo, entró en la Tercera Orden de San Francisco y prestó ayuda a los necesitados hasta tal punto que de ser rica llegó a ser pobreNació en Roma, en el seno de una noble familia. Al morir su padre, su madré se casó de nuevo y decidió que Luisa fuera a vivir con su abuela y sus tías, que le proporcionaron una sólida formación cristiana. Pensaba en hacerse religiosa, pero su madre le propuso un matrimonio y se casó con Giacomo de Citara, con el que tuvo tres hijos, y tuvo un matrimonio feliz, y coincidieron los dos esposos en los mismos gustos y sobre todo inclinados a las obras de piedad y caridad cristiano

En 1506 murió su marido, pasó una fuerte crisis interior. Superada aquellos momentos de dolor se hizo Terciaria franciscana y pasó el resto de su vida haciendo obras de caridad entre los pobres de la ciudad, a los que ella misma atendía y llevaba a su palacio; a causa de una calamidad pública, agotó todas sus existencias en víveres y en dinero, vendió su palacio para poder socorrer mejor a los necesitados, de esta forma ella se quedó sumida en la total pobreza. Fue una mujer de una intensa vida de oración, y tuvo experiencias místicas. Murió en Roma y su cuerpo reposa en la iglesia de San Francisco a Ripa en Roma.
INDICE


San FRANCISCO JAVIER MARÍA BIANCHI. (1743-1815)

Martirologio Romano:En Nápoles, ciudad de la Campania, en Italia, san Francisco Xavier María Bianchi, presbítero de la Orden de Clérigos Regulares de San Pablo, el cual, dotado de carismas místicos, convirtió a muchos a una vida según la gracia del Evangelio
Natural de Arpino en el seno de una modesta familia. Desde niño, tuvo en su madre un vivo ejemplo de caridad, que acogía en su casa a pobres y enfermos, hasta el punto de casi transformar la casa en un pequeño hospital. Joven seminarista, encontró en Nola a san Alfonso María de Ligorio, quién lo encaminó hacia los barnabitas donde ingresó a pesar de la oposición familiar a que fuera religioso, no así sacerdote; antes había iniciado estudios de Derecho en Nápoles.

Terminados sus estudios de Filosofía en Macerata y Teología en Roma, fue ordenado sacerdote en 1767 y encargado de enseñar en el colegio de Arpino, de donde pasó a Nápoles como profesor extraordinario de Teología en la Real Universidad y como miembro de la Real Academia de Ciencias y Letras, ocupando al mismo tiempo el cargo de prepósito de Santa María in Cosmedín durante 12 años (1773-1785).
Compuso diferentes obras ascéticas y literarias, en italiano y latín, que no llegó a publicar, dedicándose a los más humildes.

En la festividad de Pentecostes de 1800 su vida dio un giro, donde tuvo un éxtasis ante el Santísimo y se dedicó a la entrega hacia los pobres, pero pronto su celo apostólico le valió el título de "Apóstol de Nápoles". Su apostolado se desarrolló sobre todo en el confesonario, en una época en que la revolución, la deportación de sacerdotes, todo un caos que hacía tambalear la fe. Dirigió espiritualmente a varios siervos de Dios y a la beata María Francisca de las Cinco Llagas de Nuestro Señor Jesucristo. El Padre Bianchi desde su confesonario provocó conversiones, y atrajo hacia si el odio de las autoridades. "Estad alegres que el Paraiso es nuestro" fue su lema. Se le atribuye a su intercesión la detención de la lava de la erupción del Vesubio de 1804, y entre sus profecías la derrota de Napoleón y el regreso de Pío VII a Roma.
Durante 13 años le aquejó una enfermedad en las piernas que le dejaron paralítico, pero esto no fue óbice para que abandonara su misión en el confesionario. Se dedicó a socorrer a los enfermos y a los pobres; pidió limosna a la puerta de los ricos para ayudar a los indigentes.
INDICE


San AGUSTÍN PAK CHONG-WON y compañeros. (1788-1840)

Martirologio Romano:
En Corea, santos mártires Agustín Pak Chong-Won, catequista, y cinco compañeros, que, después de ser torturados, con impávida fortaleza profesaron su fe cristiana y glorificaron a Dios con su decapitación Este grupo se compone de seis laicos coreanos: Agustín Pak Chong-Won, Pedro Hong Pyong-JuMaddalena Son So-ByogÁgueda Yi Kiong-IMaria Yi In-Dok yÁgueda Kwon Chin-IAgustín Pak nació en Seúl (Corea). Pertenecía a una familia de la capital de nivel medio; sin embargo, perdió a su padre de niño y cayó en la pobreza; en esas duras condiciones permaneció fiel a su fe cristiana: Con el paso del tiempo consideró un deber procurar no sólo la instrucción de los cristianos, por lo que llegó a ser un experto catequista, sino intentar llevar el bautismo a los infieles que estuvieran en peligro de muerte.

Exhortaba a los cristianos que le rodeaban a que desarraigaran de su vida todo vicio y falta grave, aunque lo hacía con dulzura y delicadeza, de modo que aun aquellos a los que reconvenía lo escuchaban con buena disposición

Estaba casado con santa Bárbara Ko Suni, y el matrimonio vivía en la clandestinidad, entregado a confortar a los cristianos perseguidos y cautivos. Tenía 52 años. 
Pedro Hong Pyong-Ju, nacido en Sosan, Chungcheong-do, era otro catequista que se las arreglaba para acercarse a la cárcel a dar ánimos a los creyentes y, junto con su hermano Pablo Hong, arriesgaban su vida escondiendo a los misioneros y dando catequesis de forma clandestina. Tenía 41 años.< Pero fueron apresados, y durante seis sesiones de interrogatorio recibieron torturas tan horribles, que ya no eran capaces de utilizar por sí mismos las manos ni los pies. Luego de unos días fueron nuevamente torturados, y condenados a muerte. Bárbara murió el 29 de diciembre, pero Agustín deberá esperar aun un mes más. Junto a él da su testimonio cristiano Magdalena Son So-Byog, de 38 años, nacida en Seúl; Águeda Yi Kiong-I, Águeda Kwon Chin-I y María Yi In-Dok, las tres jóvenes, de Seúl, de 26, 20 y 21 años respectivamente. Todos fueron martirizados en Dangkogae en Corea del Sur por confesar la fe en Cristo, el 31 de enero de 1840. INDICE


Beata CANDELARIA DE SAN JOSÉ (Susana Paz Castillo). (1864-1940)

Martirologio Romano En Altagracia de Orituco, Venezuela, beata Candelaria de San José (Paz Castillo Ramírez), virgen, fundadora de las Hermanas Carmelitas de la Candelaria.
Nació en Altagracia de Orituco, Estado de Guárico, Venezuela. En el seno de una familia humilde. Desde joven destacó por su caridad hacia sus semejantes, particularmente para con los enfermos, menesterosos, abandonados a quienes recogió en su propia casa a fin de atenderlos y curarlos.

En 1901 estalló en Venezuela la llamada “Revolucionaria Libertadora” que tuvo para el pueblo de Altagracia funestas consecuencias por los muertos que  dejó en su casas.
En 1903 llegó a Altagracia como cura vicario el doctor Sixto Sosa, que tanto habría de influir en la vida de Susana. Se construyó un hospital y se nombró a Susana como directora del mismo, por la labor que había ejercido cuando los sucesos pasados. Se le unieron otras tres mujeres, y como tenían vocación religiosa, el doctor Sixto, de acuerdo con el obispo de Calabozo, las vistió, en 1906, con el hábito de las Hermanitas de los Pobres. Susana cambió su nombre por el de Candelaria. En 1914 nació así la nueva congregación: Las Hermanitas de los Pobres de Altagracia (actualmente llamadas las Hermanitas Carmelitas de la Madre Candelaria).

El padre Sixto será después nombrado obispo de Cumaná.
En 1916 emitieron sus votos religiosos y perpetuos en manos del padre Fundador Sixto Sosa. Se inició la fundación de otros dos hospitales, el de Upata en el Estado de Bolívar y el de Porlamar en la isla Margarita.
Su vida transcurrió entre los pobres; se distinguió por una profunda humildad, una inagotable caridad con ellos, y una profunda vida de fe, oración y amor a la Iglesia. Además de su esmerada atención a los enfermos, se preocupó de la educación de los niños, tarea que dejó como legado a sus hijas carmelitas.
En 1918 cayó gravemente enferma y tuvo que reponerse y en 1922 la nueva congregación pasa un difícil trance pues el nuevo Nuncio Mons. Felipe Cortesi urgió la legalización canónica del Instituto de acuerdo con las normas del nuevo

Propuso que se fusionaran con las Hermanitas de los Pobres de Maiquetía, pero fue inútil, y en 1925 fueron agregadas definitivamente a la Orden del Carmelo. Se convirtieron en Terciarias Carmelitas Regulares, y son más conocidas como las Hermanas Carmelitas Venezolanas. La hermana Candelaria fue nombrada Superiora General.
En 1929 un fuerte terremoto destruyó casi por completo la ciudad de Cumaná, y allí asistieron las carmelitas; y allí fijaron definitivamente su residencia y allí se estableció el colegio de Nuestra Señora del Carmen, el primero de la congregación y la casa “Betania” para atender al Seminario. Murió en Cumaná asfixiada por una hemorragia.
INDICE


OTROS SANTOS DEL DÍA:


San Metrano M. c. 250.Martirologio Romano: Conmemoración de san Metrano, mártir de Alejandría, en Egipto, el cual, siendo emperador Decio, por negarse a proferir palabras impías como le exigían los paganos, le atormentaron cruelmente y, llevado fuera de la ciudad, le apedrearon hasta la muerte Egipcio mártir en Alejandría, durante la persecución de Decio. San Dionisio de Alejandría, cuenta así su martirio: "Al primero, pues, que arrebataron fue a un viejo, por nombre Metrás, a quien a todo trance quisieron obligar a blasfemar. Al no lograrlo, le molieron a palos todo el cuerpo y atravesaron cara y ojos con cañas puntiagudas, hasta que, arrastrándole al arrabal, allí le apedrearon".


Santos Victorino y compañeros. M. 284.
Martirologio Romano
En Corinto, ciudad de la Acaya, santos mártires Victorino, Víctor, Nicéforo, Claudio, Diodoro,Serapión y Papías, que en tiempo del emperador Decio consumaron su martirio después de innumerables suplicios
Eran ciudadanos de Corinto. En el año 249, al principio del gobierno de Decio, confesaron allí mismo la fe ante el procónsul Tercio. Después de ser torturados, pasaron a Egipto, aunque no sabemos si la sentencia comprendía ese destierro, y completaron su martirio en Dióspolis, capital de la Tebaida, bajo el gobernador Sabino, en el reinado de Numeriano. Sabino tuvo ocasión de probar la constancia de los mártires en el potro y la flagelación, el descuartizamiento, la hoguera, la decapitación y el ahogamiento. Todos se mantuvieron firmes en la fe y no dudaron ante los atroces tormentos.
La ejecución de los mártires tuvo lugar el 25 de febrero, día en que les conmemoraban los martirologios occidentales. Los griegos veneran su memoria el 21 de enero, fecha en que confesaron la fe en Corinto. El nuevo Martirologio Romano movió la celebración al 31 de enero.

Santos Ciro de Alejandría y Juan M. c. 303.
Martiriologio Romano: Siempre en Alejandría, santos Ciro y Juan, mártires, que por su fe en Cristo, después de muchos tormentos fueron decapitados Mártires. Eran dos médicos de Alejandría que marcharon a Canopo para asistir a una mujer y a sus tres hijas, que eran perseguidas por ser cristianas; fueron martirizados junto a ellas; murieron degollados. En Italia, el nombre deformado de Sant’Abba Ciro, convertido Appaciro, Appacero, luego Pacero, dio nacimiento a una santa inmaginaria: santa Pacera o Passera.

San Abrahán de Arbela. M. 345.
Martirologio Romano: En Persia, pasión de san Abrahán, obispo de Arbela, que bajo el rey de los persas Shapor, porque rechazó la orden de adorar al sol, fue decapitado
Obispo de Arbela en Asiria. Mártir en el pueblo de Tell-Niaha, durante la persecución de Shapor II de Persia, por negarse a adorar al sol.

Es uno de los más célebres mártires de la persecusión de Sápor II (310 al 379). En el cuarto año de la persecusión (343-44) había sido arrestado san Juan, el obispo de Arbela (la actual Arbil, en Irak), que fue luego retenido por un año entero en la fortaleza de Bdigar, y finalmente martirizado.
Durante este largo período, los cristianos de Arbela, viéndose sin pastor, se reunieron secretamente y eligieron a Abraham como cabeza de su iglesia. Fue sin embargo buscado por los magos persas, por lo que permaneció escondido durante cierto tiempo, hasta que fue arrestado por orden del mobed Adhurpareh. Se le ofreció salvar su vida si obedecía las órdenes del mobed, pero Abraham rechazó el ofrecimiento, y fue decapitado el quinto día de la luna de febrero (31 de enero) del 345, en el pueblo de Tell-Niãhã.

San Geminiano de Módena. M. 348.Martirologio Romano: En Módena, ciudad de la Emilia (hoy Italia), san Geminiano, obispo, que protegió a su Iglesia del error de los arrianos y la mantuvo en la fe ortodoxa

Parece que era de origen modenense y probablemente su familia fuera romana. Parece que era de origen senatorial. Fue diácono del obispo Antonio de Módena, y que le sucedió al morir, por la unánime designación de sus conciudadanos, y para no aceptar el cargo, huyó de Módena, pero fue alcanzado y tuvo que obedecer el deseo divino.
Su gobierno, siempre según la tradición, fue particularmente fecundo: la conversión total de la ciudad al cristianismo y la consagración de los templos paganos al nuevo culto. El hecho más importante de su episcopado fue la hospitalidad que le ofreció a san Atanasio de Alejandría, cuando éste fue exiliado de Egipto a causa de su controversia con los herejes arrianos. No se sabe mucho más de su vida, sólo que combatió la herejía de Giovaniano y que parece que asistió al concilio de los obispos de Italia septentrional, presidido por san Ambrosio de Milán, para condenar la susodicha herejía. Se dice que fue un hombre de mucha oración y piedad; además es recordado por su poder sobre los demonios, que le llevó a la corte de Constantinopla, para sanar a la hija del emperador Joviano. Su leyenda es una trama de fábulas. Patrón de Módena y de San Gimignano. San Julio de Novara. M. d. 390.
Martirologio Romano
En Novara, san Julio, sacerdote
Julio y su hermano san Julián parece que eran naturales de la isla de Egina en Grecia y allí fueron educados en el cristianismo. Se marcharon de su patria para huir de los herejes y obtuvieron del emperador Teodosio el permiso para destruir los altares paganos y construir iglesias cristianas. Julio será presbítero y Julián diácono. Llegados a Italia se quedaron durante un tiempo cerca de Roma, luego atravesaron el Lazio y llegaron a las regiones del norte de Italia, convirtiendo a muchos al cristianismo y construyendo cientos de iglesias.

Según la tradición, al llegar al lago de Orta, Julio fundó la penúltima iglesia en Gozzano que fue dedicada a san Lorenzo y allí se quedó hasta que fue sepultado su hermano Julián. Martirologio Romano:
En Roma, conmemoración de santa Marcela, viuda, la cual, como recuerda san Jerónimo, abandonando sus riquezas y dignidades, se ennobleció con la pobreza y la humildad
Pertenecía a una de las más ilustres familias de Roma; los Marcelo. Se quedó viuda siete meses después de la boda. La hija, santa Principia, nació huérfana de padre. Todavía muy joven, Marcela, abandonó todo y se hizo ermitaña en Roma, fue la primera anacoreta de Occidente. Se deshizo de sus riquezas y se las donó a los pobres de Roma. Era una mujer culta, y puso su cultura al servicio de la fe. Así la encontró san Jerónimo, y la preparó en el estudio, y la recomendó a su discípula santa Paula de Roma, para que la instruyera en las Escrituras. Intervino públicamente en la polémica contra los herejes origenistas.

Fue testigo de la invasión de Roma por las huestes de Alarico. Cuando la invasión se la encontró en oración en su palacio y fue torturada para que revelase donde escondía las riquezas, hasta que comprendieron que era una mujer excepcional y la dejaron en paz. Murió pocos días después. San Jerónimo decía de ella: "Cada momento de su vida ha sido una preparación para la muerte".

San Aidano de Ferns. (c.550-632).Martirologio Romano:En Ferns en Irlanda, san Maedoc o Aidano, obispo, que fundó en este lugar un cenobio y sobresalió por su gran austeridad de vida
Nació en Inisbrefny, en el condado de Cavan, Irlanda. Cuando era un niño fue rehén del rey de Irlanda, Aedh Ainmire, probablemente para asegurarse la lealtad de su familia. Estudió en Kilmuine, en Gales, una famosa escuela monástica que dirigía san David de Gales. En el 580, regresó a Irlanda y se marchó a la costa de Wexford. Fue honrado por Bran Dubh en un sínodo celebrado para celebrar la victoria sobre el rey Aedh.  Primer obispo de Ferns en el condado de Wexford (Irlanda), donde fundó y dirigió un monasterio. En su ancianidad regresó al monasterio de Kilmuine para vivir algún tiempo con san David. Su biografía contiene muchas leyendas. Fue conocido como Mogue “Aidano el Amado”. La sede episcopal de Ferns actualmente se encuentra en Enniscarthy donde se encuentra la catedral dedicada a él.



San Waldo de Évreux. s. VII.
Martirologio Romano: En el territorio de Coutances en Neustria, hoy en Francia, san Waldo o Gaudo, obispo de Évreux
Lo único cierto que tenemos es: hubo un obispo Gaudo en Évreux, que vivió con probabilidad en el siglo VII, cuya fama de santidad fue suficiente para que las historias locales lo recordaran con el título de santo, aunque nosotros no tengamos ya modo de saber qué fue lo que alimentó y sostuvo esa convicción.
La mayoría de los calendarios franceses celebran este día, a san Gaudo, obispo de Évreux, que murió en el s. V.

San Eusebio de Rankweil. M. 884. Martirologio Romano: En Viktorsberg cercano a Rankweil en Baviera meridional, hoy en Austria, san Eusebio, que, nacido en Irlanda, fue peregrino por Cristo y, después fue monje en el cenobio de Saint Gall, donde vivió al final como eremita
Peregrino irlandés que se hizo benedictino en la abadía de Saint Gall; obtuvo el permiso para vivir como recluso en el monte San Víctor en Voralberg en el lugar de Rankwall (Austria). Dotado del don de profrecía, predijo el futuro a muchas personas, como al emperador Carlos III. Se le añadieron peregrinos irlandeses y parece que fue superior de una pequeña comunidad religiosa. Gracias a su petición Carlos III donó a la abadía de Saint Gall el monte San Víctor o Viktorsberg, en el 882 y otras posesiones en el 885, con el fin de mantener un hostal para los peregrinos irlandeses.
Eusebio vivió como ermitaño 30 años y murió. Según una leyenda tardía, mientras corregía a unos campesinos por su impiedad, uno de ellos le mató con una hoz, por esto es venerado como mártir. Es uno de los patrones de la abadía y de la diócesis.
INDICE



VIDEOS

INDICE
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores