GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Santoral del 8 de Septiembre

INDICE

Tomás de Villanueva, Santo Obispo
Natividad de la Santísima Virgen
San ISAAC "el Grande"
San SERGIO I. Papa
San CORBINIANO DE FREISING
Beato ALANO DE RUPE
Beata SERAFINA SFORZA
Beatos ANTONIO DE SAN BUENAVENTURA, DOMINGO CASTELLET y compañeros
Beato FEDERICO OZANAM
Beatos JOSÉ CECILIO RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, TEODOMIRO JOAQUÍN SÁINZ SÁINZ y EVENCIO RICARDO URJURRA
Beato PASCUAL FORTUÑO ALMELA
OTROS SANTOS DEL DÍA





NATIVIDAD DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
Bienaventurado el seno que llevó a Jesús,
y los pechos que lo alimentaron.
(Lucas 11, 27)


Las plegarias y las lágrimas de San Ana le merecieron, después de veinte años de esterilidad, la gloria de dar al mundo a la Bienaventurada Virgen María. He aquí la aurora mensajera del Sol de justicia: demonios, retiraos al infierno; ángeles, regocijaos: pronto los justos ocuparán los lugares abandonados por los ángeles rebeldes. Hombres, triunfad: María ha nacido para ser la Madre de Dios que será vuestro Hermano y vuestro Redentor. Almas santas que gemís en el limbo, consolaos: la puerta de vuestra prisión muy pronto será abierta por el Hijo de la que acaba de nacer.


MEDITACIÓN SOBRE LA NATIVIDAD DE MARÍA

I. Considera las mercedes con que Dios honra a María el día de su dichoso nacimiento. El Padre eterno, que la consideraba como Hija suya, le dio el nombre de María; la hizo Soberana del cielo y de la tierra, Reina de los ángeles y de los hombres. El Verbo eterno la eligió para ser su Madre; diole a todos los hombres como hijos adoptivos, con pleno poder para acordar la gloria eterna a los que la sirvan fielmente. El Espíritu Santo colmó de gracias a su divina Esposa. Regocíjate con María por todos estos favores.

II. María responde a los beneficios del Señor con los sentimientos del más vivo agradecimiento. Dotada, desde su primer instante, del uso de razón, se sirve de ella para adorar al Padre eterno: se humilla a la vista del honor que el Verbo encarnado le hace al elegirla por Madre suya: ofrece su corazón por un acto de amor al Espíritu Santo, su divino Esposo. Haz tú, por lo menos hoy, lo que hizo María en el día de su Natividad. Adora al Padre eterno, humíllate delante de Jesús, da tu corazón al Espíritu Santo.

III. ¿Qué harás tú para honrar a María en el día de su Natividad? Respétala, porque es todopoderosa en el cielo y en la tierra. Ámala, porque es la Madre de Jesucristo, y la nuestra por adopción. Ten confianza en Ella, porque es la Madre de los predestinados. Sé su fiel y constante servidor, como fue Ella la constante y fiel Esposa del Espíritu Santo. Imita, durante tu vida, lo que Ella hizo el día de su nacimiento. En medio de las olas del siglo, debemos refugiarnos junto a María y regular nuestra vida según sus ejemplos (San Epifanio).

La devoción a la Santísima Virgen.
Orad por las congregaciones de la Santísima Virgen.


ORACIÓN
Dignaos, Señor, conceder a vuestros servidores el don de la gracia celestial, a fin de que la solemnidad del Nacimiento de la Virgen Bienaventurada, cuyo alumbramiento ha sido para nosotros el principio de la Salvación, nos obtenga un acrecentamiento de paz. Por J. C. N. S.
NATIVIDAD DE MARÍA. Martirologio Romano: Fiesta de la Natividad de la bienaventurada Virgen María, de la estirpe de Abrahán, nacida de la tribu de Judá y de la progenie del rey David, de la cual nació el Hijo de Dios, hecho hombre por obra del Espíritu Santo, para liberar a la humanidad de la antigua servidumbre del pecado. La fiesta de la natividad de María está ligada a la basílica construida en el siglo V en el lugar de la piscina Probática (Jn. 5,1-9), en Jerusalén, donde la tradición la localizaba junto al templo la casa de Ana y Joaquín (hoy basílica de Santa Ana). El relato apócrifo del "Protoevangelio de Santiago" fue puesto en verso, en un primer documento de esta fiesta, por Romano el Méloda hacia el año 555, y se habla del anuncio del parto milagroso de Ana. Se desconoce el lugar donde nació la Virgen María. Una antigua tradición afirma que fue en Nazaret, y así se acepta en Occidente; pero otra tradición señala a Jerusalén, y específicamente el barrio vecino a la Piscina de Betseda. Ahí hay ahora una cripta bajo la iglesia de Santa Ana que se venera como el lugar donde nació la Madre de Dios. Tampoco se sabe la edad que tenía al ser desposada, y por tanto su posible año de nacimiento, pero un tradición proveniente del apócrifo de Santiago (c. VIII) afirma que fue a la edad de 12 años, lo que era habitual en el Israel de la época. Si esto fuera así, habría nacido hacia el año 20-18 aC... pero téngase presente que el apócrifo de Santiago no es precisamente una fuente histórica muy confiable, aunque la tradición devocional tanto le debe. En el siglo VIII San Juan Damasceno pronunció en la basílica de Santa Ana, su famosa homilía para la natividad de la Virgen. Otros apócrifos, que se refieren al nacimiento de María, son el "Libro del nacimiento de la virgen María y de la infancia del salvador" (o el evangelio del "Pseudo-Mateo") y el "Evangelio de la natividad de María", atribuido a San Jerónimo. En Oriente la fiesta abre el año litúrgico bizantino. La liturgia dice hoy: "Celebramos el nacimiento de la Virgen María... Hoy es el nacimiento de María Santísima, cuya vida ilustra de esplendor a todas las Iglesias... Hoy ha nacido la Virgen María del linaje de David. Por ella vino la salvación del mundo a los creyentes, y por su gloria todo el orbe quedó iluminado... Tu nacimiento, Virgen Madre de Dios, anunció la alegría de todo el mundo...". FIESTA. INDICE
San ISAAC "el Grande". (350 - 438/40). Martirologio Romano: En la ciudad de Bagrevand, en Armenia Mayor, san Isaac, obispo, que, para fomentar la vida cristiana, tradujo al idioma armenio la Sagrada Escritura y la Liturgia, se adhirió a la fe del Sínodo Efesino y, finalmente, expulsado de la sede, murió en el destierro. Nació en Cesarea de Capadocia. Hijo del katholikos (Patriarca) armenio san Narsés el Grande; contrajo matrimonio y tuvo una hija; al fallecer su mujer abrazó la vida monástica. Sucedió a su padre en el episcopado armenio. Es el verdadero fundador de la iglesia armenia. Cuando fue llamado para gobernar la iglesia de Armenia, tanto ésta como la nación atravesaban por una situación deplorable. Las dos mitades de Armenia estaban gobernadas, de nombre, por príncipes sujetos a sus respectivos amos en Bizancio y Persia. Algunos años antes, el sucesor de san Nerses I había repudiado la dependencia de su iglesia del centro de Cesárea, donde san Basilio "el Grande" era entonces metropolitano; en consecuencia, se consideraba que los armenios se hallaban más o menos en cisma. No obstante que san Isaac creó un pequeño partido que favorecía la reunión con Cesárea, se despreocupó de aquel empeño y en Constantinopla se hizo reconocer primado de la Iglesia armenia. Ese puesto sería como una apelación a los poderes imperiales y contrario a los derechos de su verdadero titular, el patriarca de Antioquía. Sin duda que esta osada medida se debió, en parte, a la presión de Persia, pero se obtuvo de ella la ventaja de un período de progreso para la Iglesia, así como el principio de la edad de oro para las letras armenias. San Narsés, el padre de Isaac había iniciado la reforma en su iglesia, al implantar las costumbres y las leyes bizantinas; Isaac completó esta tarea. Las leyes canónicas bizantinas fueron estrictamente impuestas, lo cual significó el fin del matrimonio de los obispos. Fundó varios monasterios y el único en dirigir a los armenios, ya sea en el aspecto civil como en el eclesiástico. Durante su gobierno, floreció el monacato, se establecieron escuelas y hospitales y se reconstruyeron las iglesias que habían destruido los persas. Isaac tuvo que luchar, por un lado, con las influencias del paganismo persa y, por el otro, con aquellos cristianos que se manifestaban resentidos por el reforzamiento de la disciplina eclesiástica. Cuando Teodosio II llegó al trono de Constantinopla, en el año de 408, adoptó la política de apoyar y promover la influencia griega en toda Armenia, por lo que dio gran aliento a la difusión del cristianismo e incalculable apoyo a las empresas de san Isaac, quien, debía hacer frente a las ambiciones griegas sobre la pequeña parte de su territorio bizantino; prohibió en forma determinante, el uso de la lengua y la cultura griegas y bizantinas en todo el resto del mismo; hizo de la dispersión una unidad, al tomar elementos sirios y bizantinos, vinculándolos bajo las tradicionales costumbres de Armenia. Para este propósito, era necesario proporcionar a los niños de las escuelas un alfabeto armenio, que fue hecho por san Mesrop. El primer trabajo literario que emprendió, fue la traducción de la Biblia. La versión del Antiguo Testamento en armenio es de muy alto valor para los estudiosos y eruditos en cuestiones bíblicas; varias de sus traducciones de otros libros tienen también su importancia, porque los originales se perdieron. Para el tiempo de la muerte de Isaac, los armenios tenían ya las obras literarias de los griegos y de los doctores sirios en su propio idioma y la base para una literatura propia. También contribuyó san Isaac a la formación de la liturgia nacional, tomada de la de Cesárea, representada por el bizantino san Basilio. En el año de 428, los persas expulsaron al príncipe tributario de los armenios, e Isaac, cuya inclinación hacia el cristianismo bizantino era manifiesta, fue desterrado a un remoto rincón en el occidente del país. Al cabo de algún tiempo, se le llamó para que volviese a ocupar su sede, pero no lo hizo en seguida y nombró a un vicario en su lugar. Al morir éste, Isaac reanudó el gobierno, pero ya era muy anciano y por esa razón no pudo asistir al Concilio de Efeso, cuyos decretos acepto en el año de 435. Al parecer, mantuvo el primer centro eclesiástico armenio en la ciudad de Ashtishat donde tenía su sede y donde murió a la edad de 92 años. En la letanía de la misa armenia se le nombra con el título de "el Grande." INDICE
San SERGIO I. Papa (687 - c.701). M. c. 701. Martirologio Romano: En Roma, en la basílica de San Pedro, sepultura del papa san Sergio I, de origen sirio, que trabajó en favor de la evangelización de Sajonia y de Frisia, y buscando el arreglo de disensiones y litigios, prefirió la muerte a consentir los errores. Natural de Palermo, Sicilia, descendiente de una familia siria que se estableció en Palermo. Llegó a Roma en tiempos del pontificado de Adeodato II. Fue ordenado sacerdote. El papa san León II le confirió el título de rector de Santa Susana por su sabiduría, y donde se distinguió por su celo en el servicio de las iglesias cementariales. Parece ser que fue miembro de la "schola cantorum" de la basílica de San Juan de Letrán. Por su fama de santidad fue elegido Pontífice para imponer la paz entre el candidato del exarca de Rávena y el que apoyaba el clero romano. El exarca bizantino le exigió una suma que le había prometido a su candidato, pero Sergio, que nada tenía que ver, para mantener la paz, ordenó entregarle este dinero. Durante su pontificado, Sergio, promovió el trabajo de los misioneros ingleses en Frisia y Alemania; consagró arzobispo a san Willibrordo. Introdujo en la Misa el "Agnus Dei" y acentuó las festividades de María (anunciación, dormición, natividad, purificación). Levantó la excomunión de la diócesis de Aquilea, que se había separado de Roma siglo y medio antes tras la controversia de los “Tres Capítulos”. El emperador Justiniano II, quiso imponer a la sede apostólica el derecho canónico de Oriente, pero el Papa se negó por no querer someter al control político de los emperadores la independencia de la Iglesia; por ello no firmó los decretos del sínodo del 692. El Pontífice fue amenazado y el emperador le envió un legado con la intención de deponerlo, pero el pueblo romano se sublevó y dio su apoyo al Papa; el legado tuvo que huir para salvar la vida. Murió en Roma con fama de santidad y está enterrado en la basílica de San Pedro del Vaticano. INDICE
San CORBINIANO DE FREISING. (c.670 - c.730). Martirologio Romano: En Freising, de Baviera, san Corbiniano, que, ordenado obispo, obtuvo frutos abundantes predicando el Evangelio por la región bávara. Había nacido, según una tradición, en Melún, o, según otra, en Chârtres -actualmente Arpajón-. Fue un franco que pasó 14 años de ermitaño en Melún, pero eran tantos los que iban a buscar consejo y consuelo que se sintió molesto de tantos visitantes y decidió peregrinar al santuario de San Valentín de Kains cerca de Merrano, que fue su retiro preferido y lugar que eligió para su sepultura. Peregrino a Roma dos veces. Durante su peregrinación se produjeron hechos milagrosos que entraron en la leyenda: salvó al ladrón Adalberto, en el Tiról, el oso que mató a su caballo se convirtió asímismo en córcel. En Roma el papa san Gregorio II lo ordenó obispo itinerante y lo mando a evangelizar Baviera. Estableció su residencia en Freising o Frisia en Baviera de donde fue su primer obispo, se le atribuye la fundación en su diócesis del convento de Weihenstephan. Aribo, su biógrafo, nos dice que san Corbiniano era un hombre de carácter violento, que se inflamaba con rapidez y, como un ejemplo, cita la ocasión en que cabalgaba por las calles de Freising y se cruzó con una mujer que tenía fama de ejercer la magia negra y llevaba un gran paquete de carne fresca; el obispo preguntó qué iba a hacer, y se le dijo que trataría de curar a un enfermo con sus artes. Corbiniano saltó del caballo, alcanzó a la mujer, le propinó una soberana paliza y distribuyó la carne entre los pobres. Sus últimos tiempos fueron muy penosos por las persecuciones del duque Grimoaldo, porque nuestro santo había condenado su matrimonio incestuoso con la viuda de su hermano Pilodrudis. San Corbiniano descubrió que su protector, el duque Grimoaldo, no obstante proclamarse cristiano, había quebrantado las leyes de la disciplina de la Iglesia, al casarse con la viuda de su hermano, la hermosa Biltrudis. El santo obispo rompió absolutamente todas sus relaciones con el duque, hasta que consiguió la separación de los cónyuges. Pero Biltrudis no se lo perdonó y, desde aquel momento, lanzó contra el obispo, sin reparar en medios, una implacable persecución, con la esperanza de volver al lado del duque. La persecución comenzó con una campaña de acusaciones falsas (como la de extranjero pernicioso, espía, entrometido obispo inglés), destinadas a desacreditar al santo, y culminó con una conspiración en toda forma para asesinarlo. Corbiniano se refugió en Meran y ahí permaneció como desterrado voluntario en señal de protesta, hasta que el duque Grimoaldo (quien había vuelto a unirse a Biltrudis) fue muerto en una batalla y la dama fue raptada por los francos. El sucesor de Grimoaldo protegió efectivamente al obispo, quien pudo continuar, con éxito, su trabajo misionero en toda Baviera. A su muerte, san Corbiniano fue sepultado en un monasterio que él mismo había fundado en Obermais, en la región de Meran, pero sus restos fueron trasladados a Freising, en el año de 795. Patrón de Freising. INDICE
Beato ALANO DE RUPE. (1428 - 1475). Natural de Bretaña. Muy joven ingresó en los dominicos en Dinan (Saint-Malo). Perfeccionó sus estudios en París (1453-1459), en el convento de Santiago, donde completó sus estudios de Teología y Filosofía. En el 1459 fue encargado de enseñar en el convento de Santiago de París, pero no pudo ejercer hasta 1461, porque un año antes fue enviado a Lille para que reformara los conventos en la observancia regular y se debe a sus esfuerzos, la adhesión de los conventos dominicos de Lille y de París a la Congregación reformada holandesa (1464). Fue enviado a trabajar como lector, predicador y comentarista en las casas de la Orden además que en París, en Lille, Douai (1464), Gante (1468), Rostock donde llegó a ser maestro de teología en el 1473 y Zwolle. Propagó hasta su muerte la devoción al Rosario y a la Virgen Inmaculada. Sobre María escribió varias obras, entre las que destaca un panegírico de la Virgen titulado “De utilitate Psalterii Mariae”, y que dedicó al obispo de Cluny, Ferrico, y es fuente de la devoción del Rosario, que ya María había entregado a santo Domingo de Guzmán y le impulsó a difundirlo por el mundo. Alano unificó los elementos del Rosario y le dio forma definitiva. Fue un apóstol de la difusión del Rosario, oración mariana que el llamó “Salterio de la Virgen”, con la recitación de 50 Ave Marias, puso el número en 150, dividido y dedicado, intercalado con 15 Padrenuestros; además eligió 5 temas de meditación que hoy llamamos “misterios gozosos, dolorosos, gloriosos”. En esos años se añaden las letanías y se completa el avemaría añadiendo la parte final: "Santa María, madre de Dios, ruega por ...". Esto da lugar a una curiosa paradoja: es posible afirmar que el Rosario existió antes que el avemaría (ya se entiende). Fundó las Cofradías del Rosario, con estatutos especiales con la intención de difundir la devoción a María; la primera fue fundada en el 1470 en Douai. Murió en Zwolle, Países Bajos. A pesar de que es venerado como beato en toda Europa y en la Orden dominica su culto todavía no ha sido confirmado. INDICE
Beata SERAFINA SFORZA. (1434-1478). Martirologio Romano: En Pesaro, del Piceno, en Italia, beata Serafina Sforza, que después de sufrir muchas adversidades en la vida conyugal, pasó humildemente, ya viuda, los restantes años de su vida bajo la Regla de santa Clara. Serafina Sforza pertenece a la ilustre familia de los condes de Montefeltro. Nació en Urbino, última hija de Guido Antonio y Catalina Colonna, sobrina del Papa Martín V. En 1438 murió su madre y cinco años más tarde también su padre. Permaneció por un tiempo en Urbino, primero bajo la tutela de su hermano Odantonio, y después de la trágica muerte de éste, bajo la de su hermanastro Federico. En marzo de 1446 abandonó su ciudad natal y por un año vivió en Roma, al lado de su tío el cardenal Próspero Colonna, quien organizó el matrimonio de su muy joven sobrina con un cuarentón, Alejandro Sforza, señor de Pésaro, con quien Serafina casó el 9 de enero de 1448. Al quedar muy pronto sola por la partida de su esposo llamado por sus compromisos militares a la guerra de Lombardía, Serafina debió sufrir enormes dificultades a causa de desconfianzas y calumnias propaladas contra ella. Alejandro Sforza en un cierto momento quiso desembarazarse de ella intentando varias veces envenenarla; una noche inclusive trató de estrangularla. De nada valió la defensa que sus parientes hicieron de ella, fue obligada por su marido y su cuñado el Duque de Milán, a ingresar en el convento del Corpus Christi de las clarisas, en Pésaro, donde, obtenida la necesaria dispensa del Papa Calixto III, hizo su profesión religiosa a fines de agosto de 1457, tomando el nombre de sor Serafina. En el monasterio del Corpus Christi pasó veintiún años, durante los cuales fue de edificación para sus cohermanas en la práctica de las virtudes cristianas, en la caridad para con Dios y el prójimo, en la humildad, en la asistencia a las enfermas y en la rígida pobreza. En 1475, por voto unánime, fue elegida abadesa. En los últimos años de su vida tuvo la inmensa alegría de ver la conversión de su marido. Este, arrepentido de sus descarríos y de cuanto la había hecho sufrir, le pidió humildemente perdón de todo, reconociendo sus errores. En los varios encuentros con ella en el monasterio, echó las bases de una nueva vida verdaderamente cristiana, en la oración, en la íntima unión con Dios, en el cumplimiento de sus deberes. Serafina sobrevivió a su marido cinco años. Murió ella en su monasterio de Pésaro a la edad de 44 años. Fue llorada por sus clarisas y por toda la ciudad, que la tuvieron y veneraron como santa. Su culto local fue aprobado por el papa Benedicto XIV, en 1754. INDICE
Beatos ANTONIO DE SAN BUENAVENTURA, DOMINGO CASTELLET y compañeros. M. 1628. Martirologio Romano: En Nagasaki, Japón, beatos Antonio de San Buenaventura, de la Orden de los Hermanos Menores, Domingo Castellet, de la Orden de Predicadores, sacerdotes, y veinte compañeros, mártires, algunos de los cuales eran laicos y muchos niños: todos sufrieron el martirio por Cristo con la espada o en el fuego. Son: Domingo Castellet. O.P. Tomás de San Jacinto. O.P. Juan Tomaki, con sus hijos: Domingo Tomaki, Miguel Tomaki, Tomás Tomaki y Pablo Tomaki. Juan Sandayu Imamura. T.d. Pablo Sandayu Aybara. T.d. Romano Sandayu Aybara. T.d. y hermano del anterior. León Combioge. T.d. e hijo del anterior. Jaime Fayascida. T.d. Mateo Anim Álvarez. T.d. Miguel Yamanda Kyuhachi. T.d. con su hijo Lorenzo Yamanda. Luis Nifaki. T.d, con sus hijos: Francisco Nifaki y Domingo Nifaki. Luisa de Ômura. Viuda. Domingo de San Francisco. O.F.M. Antonio nació en Tuy en Galicia, España en 1588. Realizados los estudios de Filosofía en la universidad de Salamanca, en esta ciudad fue recibido en la Orden de los Hermanos Menores, e hizo la profesión el 14 de julio de 1605. El mismo año partió con 59 compañeros para las Filipinas, y prosiguió los estudios teológicos, luego fue ordenado sacerdote y se dedicó con tanto celo al sagrado ministerio que los superiores lo consideraron idóneo para la peligrosa misión del Japón (1618). Su apostolado en los 10 años que lo separaron del martirio, fue resumido así por el comisario general de la Orden de los Hermanos Menores en aquella tierra. “Antonio de San Buenaventura fue obrero incansable y ganó para Dios una multitud de almas. Noche y día velaba, confesando, bautizando, catequizando, levantando a los que habían caído por temor a la persecución, de los cuales en poco tiempo recondujo a la fe a más de 2.000, muchos de hasta el martirio. En tiempos tan difíciles en que el cristianismo era perseguido, bautizó a más de mil paganos y en los diez años que duró su ministerio, nada pudo frenar el ardor apostólico de su celo”. Denunciado el 21 de enero de 1628 por un falso amigo, fue recluido en la terrible prisión de Ômura, donde tuvo la posibilidad de prepararse con muchos compañeros al martirio, al cual miraba como una fiesta. Escribía en efecto desde la prisión el 6 de septiembre al padre Pedro Matías, comisario de Filipinas: “Estoy tan sorprendido cuando me veo donde estoy y pienso que desde hace dieciséis días están listos los postes y la leña para ser quemado vivo, que todavía dudo si se trata de mí precisamente. ¡Oh misericordia de Dios, tan misericordioso que pagas tan generosamente a quien tan mal te ha servido!”. Fray Antonio pasó veinte meses en la prisión, y sin embargo no se desalentó; el deseo del martirio irradiaba toda su vida. Trasladado a Nagasaki en la Santa Colina o Monte de los Mártires, fue quemado vivo en medio de terribles sufrimientos soportados con heroica fortaleza. Domingo Castellet nació en Esparraguera (Barcelona) en 1592. Se llamaba Francisco. Ingresó en los dominicos en el convento de Santa Catalina de Barcelona. En 1615 se encontraba ya en Filipinas e inició su labor misionera en Patta para continuarla luego en Fotol y Nalfotán. Sin embargo, su futuro campo de apostolado será Japón, porque en 1621 salió de Manila con el beato P. Pedro Vázquez con destino a Nagasaki. Aprendió la lengua japonesa en la clandestinidad y luego se sucedieron las marchas forzadas para atender a los cristianos perseguidos y a los misioneros encarcelados, llegando a entrar disfrazado en las cárceles de Ômura y Nagasaki, para confesar a más de 130 mártires en un día. En 1623 quedó prácticamente sólo en la misión, con el padre Vázquez, durante varios meses, tuvo que presenciar la tragedia de la huida de cristianos a los montes y sufrió el dolor de estar presente en tres martirios ocurridos en 1622. Nombrado Vicario provincial en 1627, tuvo como labor prioritaria atender a los cristianos de Nagasaki, mientras que otro misionero cuidaba de los huidos a los montes. Fue encarcelado en la prisión de Kuwara. Luego trasladado a la prisión de Nagasaki y el 8 de septiembre fue quemado vivo en la colina de Nishizaka en Nagasaki. INDICE
Beato FEDERICO OZANAM. (1813-1853). Martirologio Romano: En Marsella, en Francia, tránsito del beato Federico Ozanam, que, hombre esclarecido en erudición y piedad, defendió y propugnó con su eminente doctrina las verdades de la fe, prestó asidua caridad a los pobres en la Sociedad del San Vicente de Paúl y, como excelente padre de familia, hizo de su hogar una iglesia doméstica. Nació en Milán, en el seno de una familia acomodada de origen francés y judía. Su juventud transcurrió en Lyon, ciudad natal de sus padres, donde atravesó una crisis religiosa superada cuando llegó a París e ingresó en la universidad de La Sorbona, donde estudió Humanidades y Derecho. Allí, tuvo ocasión de descubrir la miseria material y moral que existía en grandes sectores de la sociedad que se edificaba fuera de la influencia cristiana. Además de las clases universitarias asistió a las reuniones de un grupo de “Les bonnes etudes”, dirigidas por el profesor Bailly y que en 1832 se transformó en las Conferencias de la Historia. En una de estas reuniones un joven de ideología santsimoniana, le lanzó un reto en el que afirmaba que la acción cristiana estaba anticuada y abocada a la extinción. Esto le animó a pasar de la fe a la acción de la propia fe. A los 20 años fundó con seis compañeros las Conferencias de San Vicente de Paúl en 1833. La caridad de Federico con sus primeros compañeros se ejerció con la ayuda de una Hija de la Caridad, la hermana la beata Rosalía Rendu, en la calle Mouffetard, en pleno corazón del barrio latino de París. Estas Conferencias pronto se extendieron por el mundo formando una red de caridad con la que el joven estudiante deseaba envolver al mundo. Federico dijo: “Quiero encerrar al mundo entro en una red de caridad. La sociedad es una asociación cristiana, siempre en comunión estrecha con la Iglesia, siempre a su sombra pero sin dependencia de la jerarquía eclesiástica, con un protagonismo propio”. Para defender la fe, Ozanam fue el promotor de las famosas conferencias cuaresmales de Notre Dame que inauguró el padre Lacordaire. Su intensa actividad espiritual fue unida a la vida normal de un laico. Sus diversos títulos universitarios le llevaron a la cátedra de Derecho comercial en Lyon. Más tarde la de Literatura extranjera en la Sorbona. En 1841 se casó con Amelie Soulacroix, de esta unión nacerá su única hija Marie. Se hizo Terciaro franciscano. Pronto, minado por la tuberculosis, abandonó la enseñanza. Murió en Marsella. Fue un precursor de la doctrina social de la Iglesia. En 1848 fundó con el padre Lacordaire un periódico “L´ere nouvelle”, al tiempo que intervino en debates políticos de la época. San Juan Pablo II lo beatificó el 22 de agosto de 1997. INDICE
Beatos JOSÉ CECILIO RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, TEODOMIRO JOAQUÍN SÁINZ SÁINZ y EVENCIO RICARDO URJURRA. M. 1936. Martirologio Romano: En Almería en la costa andaluza en España, beatos José Cecilio (Bonifacio) Rodríguez González, Teodomiro Joaquín (Adrian) Sáinz Sáinz y Evencio (Eusebio Alfonso) Ricardo Urjurra, mártires, que, Hermanos de las Escuelas Cristianas, consiguieron la palma del martirio en la persecución contra la religión durante la guerra civil. Bonifacio Rodríguez González (José Cecilio) nació en La Molina de Ubierna, Burgos en 1885. Fue alumno de La Salle de Iturribide en Bilbao. Dos hermanos suyos se hicieron lasalianos y él ingresó en el noviciado de Bujedo en 1899. Recibió el hábito en 1901 y en 1913, comenzó su apostolado en Gijón. Antes de llegar a Almería, estuvo en otros ocho colegios. En 1930 fue destinado como enfermero al Colegio Maravillas de Madrid, donde fue testigo y víctima del incendio perpretado por los revolucionarios, que redujo el edificio a escombros. Destacó por su prudencia, abnegación, obediencia y piedad. Fue admirado por su amabilidad y buen humor. Mártir en Almería. Adrián Sáinz Sáinz (Teodomiro Joaquín) nació en Puentedey, Burgos en 1907. Ingresó en el noviciado lasaliano de Bujedo en 1921. Comenzó su apostolado educador en Jerez de la Frontera en 1926, después pasó por Melilla, Lorca (Murcia). Luego continuó en Almería en 1933. De carácter agradable y bondadoso, en todos los lugares se hizo querer por su generoso corazón. En sus momentos libres cultivó la poesía, llegando a componer en verso el drama “Palma y laurel”, sobre el beato Salomón, cuya representación se efectuó con gran éxito. Murió el mismo día de su cumpleaños. Mártir en Almería. Eusebio Alfonso Ricardo Urjurra (Evencio) nació en Viloria de Rioja, Burgos en 1907. Alumno de La Salle en su pueblo, ingresó en el noviciado de Bujedo en 1920, con su hermano Blás. Terminada su formación, comenzó su apostolado en Madrid y siguió en Almería. Era un hombre tranquilo y fiel. Su ilusión era el trabajo y su único cuidado eran sus alumnos. Había escrito a su familia: “Nosotros no tardaremos en correr el mismo riesgo que los hermanos de Turón; si Dios quiere nosotros seremos también mártires”. Mártir en Almería. INDICE
Beato PASCUAL FORTUÑO ALMELA. (1886-1936). Martirologio Romano: En Villarreal de los Infantes, en la provincia de Castellón, en España, beato Pascual Fortuño Almela, presbítero de la Orden de Hermanos Menores y mártir, que fue coronado de gloria por su testimonio de Cristo.
Nació en Villarreal o Vila-Real, provincia de Castellón y diócesis entonces de Tortosa y ahora de Segorbe-Castellón. Fue bautizado al día siguiente con el nombre de Pascual. A la edad de doce años ingresó en el seminario menor franciscano de Balaguer (Lérida), perteneciente a la Provincia franciscana de Cataluña, donde comenzó el estudio de las humanidades, que terminó en el seminario menor de Benissa (Alicante), perteneciente a la Provincia franciscana de Valencia, al que se había pasado. Vistió el hábito franciscano en la casa noviciado de Santo Espíritu del Monte (Gilet-Valencia) en 1905, y allí mismo hizo la profesión religiosa en 1906. Cursados los estudios de Filosofía y Teología en el Estudiantado franciscano de Onteniente (Valencia), recibió la ordenación sacerdotal en 1913 en Teruel. Tras su ordenación, los superiores lo destinaron al seminario menor de Benissa como educador de los benjamines de la Provincia, por quienes se desveló y de quienes se ganó el aprecio y la confianza por su entrega y sus cualidades pedagógicas. Cuatro años estuvo dedicado a este ministerio, pues en 1917 fue destinado al servicio de la Custodia de San Antonio, en Argentina, dependiente entonces de la Provincia franciscana de Valencia; durante cinco años estuvo ejerciendo con ejemplaridad el ministerio sacerdotal en la casa de Azul y en otras a las que lo destinaron los superiores. De regreso en su patria, se dedicó de nuevo a la formación de los alumnos del seminario de Benissa. Estuvo luego en el convento de Pego y durante algún tiempo fue morador del convento de Segorbe. Ya establecida la II República en España, en 1931 fue nombrado vicario del convento-noviciado de Santo Espíritu del Monte, donde lo sorprendió la persecución religiosa de 1936. Estimado de todos, era un franciscano ejemplar, fiel a sus deberes religiosos, y un pedagogo modelo que vivía lo que enseñaba a los otros. No obstante su carácter sanguíneo, sabía dominarse y siempre se manifestaba amable y acogedor. En los años de ejercicio del ministerio sacerdotal fue asiduo al confesonario y prudente director de almas. Como predicador de la palabra de Dios, se preparaba con esmero y tesón. Fue también director de ejercicios espirituales, y muy solicitado por las religiosas para pláticas espirituales de formación. Quienes convivieron con él destacan las virtudes morales y religiosas de que estaba adornado, así como su devoción al Santísimo Sacramento, a la Virgen María, a la práctica del vía crucis, su vida de oración, etc. Recalcan su sólida formación, su delicada conciencia y su profunda vivencia religiosa, a la vez que su afán de inculcar estas virtudes y devociones a sus alumnos con el tacto de un buen pedagogo. Según el parecer de no pocos testigos, aunque no hubiera sido mártir, debería haberse incoado su proceso de beatificación. El 18 de julio de 1936, desencadenada en España la persecución religiosa, tuvo que dejar el monasterio de Santo Espíritu, como sus hermanos de hábito, y refugiarse en Vila-Real. Pasados los primeros días en casa de sus padres, para mayor seguridad se trasladó con su familia a una masía o casa de campo, donde permanecieron algo más de un mes. Ante la inseguridad con que incluso allí vivían, se refugió de nuevo en el pueblo, en casa de su hermana Rosario, donde más tarde fue detenido. Según refieren los testigos, era admirable la predisposición y preparación del P. Pascual para el martirio. Solía repetir, con paz y confianza: “Sea lo que Dios quiera”. “Que se cumpla la voluntad de Dios”. “Estemos preparados para lo que el Señor quiera de nosotros. Esto es lo único que nos interesa en la vida”. Es singularmente elocuente el diálogo que mantuvo con su madre, según cuenta una sobrina del mártir: “Cuando salió del "maset" para esconderse en casa de su hermana Rosario, su anciana madre, que le quería mucho, le dice llorando: "Adiós, adiós, hijo mío, ya no te volveré a ver". A lo que el P. Pascual contesta: "No llores, madre, pues, cuando me maten, tendrás un hijo en el cielo. Tú me preguntas que a dónde voy; me voy al cielo"”. En Vila-Real, como por todas partes, irrumpió con violencia la persecución religiosa: fueron asesinados muchos sacerdotes y religiosos, quemados los templos, entre ellos el de San Pascual, y los restos del Santo, que se conservaban con gran veneración del pueblo. Según declaran los testigos, en este ambiente de odio y persecución religiosa, el P. Pascual fue detenido en casa de su hermana el día 7 de septiembre de 1936, y encarcelado en el cuartel de la Guardia Civil. Aquel mismo día, por la noche, fueron a llevarle la cena y un colchón sus hermanos Joaquín y Rosario y la sirvienta de la familia Dña. Trinidad Manzanet, últimos familiares que le vieron y pudieron hablar brevemente con él, guardando un grato recuerdo de su confianza en Dios y de su disposición para aceptar su santa voluntad. Testigo de excepción del tiempo que estuvo en la cárcel el P. Pascual y de los malos tratos que allí recibió es don Julio Pascual, que se encontraba en la misma cárcel cuando ingresó en ella nuestro mártir, y a quien el beato hizo estas premoniciones: “A usted no le pasará nada. Yo sé positivamente a dónde voy: estoy destinado al martirio; diga a mis hermanos que voy conformado al martirio; que recen mucho por estos pobres hombres”. El P. Pascual Fortuño fue asesinado la madrugada del día 8 de septiembre de 1936, en la carretera entre Castellón y Benicásim. Había sido detenido la víspera. Tenía entonces 50 años de edad, 31 de hábito franciscano y 23 de sacerdocio. Refieren los testigos que, una vez conducido al lugar de su fusilamiento y cuando trataban de ejecutarlo, las balas rebotaban sobre su pecho y caían a tierra. Ante este hecho, el mártir dijo a quienes disparaban contra él: “Es inútil que disparéis; si queréis matarme, tiene que ser con un arma blanca”. Por eso, le hundieron una bayoneta o machete en el pecho. Sus ejecutores quedaron muy impresionados y asustados: “Hemos hecho mal en matarlo -decían-; era un santo. Si es verdad que hay santos, éste es uno de ellos”. INDICE
OTROS SANTOS DEL DÍA: San Adrián de Nicomedia. M. 290. Martirologio Romano: En Roma, conmemoración de san Adrián, mártir en Nicomedia, de Bitinia, en cuyo honor el papa Honorio I convirtió en iglesia la sala del Senado Romano. Era oficial del ejército del emperador Maximiano, fue enviado a Nicomedia para matar cristianos; hizo amistad con los prisioneros cristianos y se impresionó por su valor, de tal manera que se convirtió y bautizó. Prisionero, fue torturado y fue animado por su mujer santa Natalia, que entró en su celda disfrazada de hombre. Todos los prisioneros fueron martirizados. Los verdugos le partieron los huesos a martillazos sobre un yunque y luego le decapitaron. Fue despedazado el 4 de marzo del año 304. Su cuerpo fue quemado, pero cuando una tormenta extinguió el fuego su mujer salvó su mano como reliquia y la llevo a Agrirópolis, cerca de Constantinopla. Otras reliquias se encuentran en Geertsbergen, Bélgica. Su vida está envuelta en la leyenda, y su culto se ha limitado a los calendarios locales. En el Martiriologio Jeronimiano su festividad es el 4 de Marzo, y en Martirologio Romano se celebra también el 8 de Septiembre, fecha de la traslación de sus reliquias. Santos Pedro, Fausto, Dión y Amonio. M. 311. Martirologio Romano: En Alejandría de Egipto, santos Fausto, Dión y Amonio, sacerdotes y mártires, que en la persecución de Diocleciano recibieron la corona del martirio junto al obispo san Pedro de Alejandría. Son mártires egipcios, ejecutados durante el gobierno de Maximiano Galerio; se dice que en total eran 660. Fileas (4 de febrero), Esiquio, Pacomio y Teodoro eran obispos, Fausto y Didio presbíteros de Alejandría. San Pedro de Chavanon. (1003-1080). Martirologio Romano: En Pébrac, territorio de Le-Puy-en-Velay, en Francia, san Pedro de Chavanon, presbítero, que, aspirando a una vida más perfecta, se retiró a este lugar, donde construyó y presidió un cenobio de canónigos regulares. Nació en Langeac en el Alto Loira. Recibió una buena educación y no tardó en descubrir su vocación hacia el sacerdocio. Después de su ordenación, fue enviado a ejercer su ministerio en su ciudad natal, donde cumplió fielmente con sus deberes y, en secreto, practicó severas mortificaciones y llevó una vida austera. Desde tiempo atrás, había deseado abandonar el trabajo pastoral para someterse a una regla en alguna comunidad religiosa; eventualmente, halló la ocasión de realizar sus deseos cuando sufrió la persecución de una mujer que se sentía atraída hacia él. Pedro se retiró entonces a unos terrenos que se le habían asignado en Pébrac, territorio de Le-Puy-en-Velay, de la región de Auvernia, en Francia, donde fundó y edificó un monasterio para los canónigos regulares, bajo la regla de San Agustín. Él mismo gobernó a su comunidad como primer preboste. El éxito de la empresa llamó la atención de los obispos, varios de los cuales solicitaron su ayuda para poner orden en los capítulos colegiados de sus catedrales. Cuando murió fue enterrado en Pébrac. Tomás Palaser, Juan Norton y Juan Talbot. Beatos. M. 1600. Martirologio Romano: En Durham en Inglaterra, beatos mártires Tomás Palaser, sacerdote, Juan Norton y Juan Talbot, que, condenados a muerte bajo la reina Isabel I, el primero por regresar a Inglaterra como sacerdote, los otros por ayudarle, padecieron el suplicio del patíbulo. Apolonia Lizarraga del Santísimo Sacramento. Beata. (1867-1936). Nació en Lezáun (Yerri-Navarra). Ingresó en el Noviciado de las Hermanas Carmelitas de la Caridad en Vitoria en 1886. Empezó su apostolado en Trujillo (Cáceres) y fue después a Villafranca de los Barros (Badajoz). Fue superiora en Sevilla (1907) y en el Colegio de Vic (1909). La eligieron Superiora General en 1925. En función de este cargo realizó numerosas actividades, viajes y fundaciones. La persecución religiosa la sorprendió en la casa generalicia de Vic, donde estaba preocupada de encontrar refugio para sus religiosas, en particular para las jóvenes novicias y las Hermanas enfermas. Fue la última en abandonar la casa y se escondió en diversas habitaciones de amigas. Pero fue igualmente encontrada en septiembre de 1936 y encarcelada en la checa de San Elías (Barcelona). Su terrible muerte se conoce por boca de un testigo que declaró haber oído de dos milicianos algunos detalles monstruosos de su ejecución: la Madre había sido aserrada viva y sus restos arrojados a los cerdos. Ismael Escrihuela Esteve. Beato. (1902-1936).
Martirologio Romano: En la ciudad de Paterna, en la provincia de Valencia, de nuevo en España, beato Ismael Escorihuela Esteve, mártir, padre de familia que por el martirio se hizo partícipe, en la misma persecución, de la victoria de Cristo. Nació en Tavernes de Valldigna, en el seno de una familia cristiana. En su niñez fue educado por los hermanos de La Salle y manifestó una gran atracción por la religión, pero en su juventud su fervor se apagó, sobre todo durante su servicio militar en Cartagena, pero al regreso hizo unos ejercicios espirituales y cambió su vida. Se casó con Josefa Grau, después de vencer la negativa de la familia de ella; tuvo con ella dos hijos y una hija. Era labrador de Tavernes de Valldignas. Perteneciente a la Acción Católica, ejerció su apostolado como catequista. Era un enamorado de la Eucaristía e iba en bicicleta a Gandía para hacer la adoración nocturna. Era un hombre de profundas convicciones religiosas, y llevaba un pequeño crucifijo en la solapa y se burlaban de él llamándolo “el soldadito de Cristo”, y por ello recibió amenazas de muerte. Fue detenido y enviado al penal de San Miguel de los Reyes en Valencia, a su mujer le restringieron las visitas, pero él la animaba diciéndole que se verían en el cielo. Fue fusilado a los 34 años, en el Picadero de Paterna. Marino Blanes Giner. Beato. (1888-1936). Martirologio Romano: En el pueblo de Alcoy cercano a Alicante siempre en España, beato Marino Blanes Giner, mártir, que, padre de familia, durante el curso de la misma persecución recibió de los hombres la muerte, de Dios la vida eterna. Nació en Alcoy, Alicante. Casado con Julia Jordá Lloret y padre de cinco hijos. Trabajaba como empleado de banca. Pertenecía a numerosas asociaciones católicas, como la Adoración Nocturna y el Apostolado de la Oración. Impartió catequesis a varios caseríos, lo que tenía que hacer andando y pasando no pocas dificultades. Colaboró en la fundación del Centro Instructivo Católico, que pretendía dar formación religiosa a cuantos desearan adquirirla. Su sentido social, le llevó a visitar el hospital y colaboró con las Hermanitas de los Pobres y los Hermanos de San Juan de Dios, y con el lazareto de Fontilles, canalizando su colaboración caritativa en las Conferencias de San Vicente de Paúl. Durante la dictadura de Primo de Rivera, fue concejal del ayuntamiento. Cuando empezaron los ataques a la Iglesia, evitó una noche que ardiera la parroquia de San Mauro. Al iniciarse la guerra civil se le aconsejó que se marchara, pero él contestó que no había hecho mal a nadie y que confiaba en la Providencia. Fue detenido y se le dio malos tratos, y una noche fue asesinado, sin que se sepa donde le dieron muerte. Josefa de San Juan Ruano García y Dolores de Santa Eulalia Puig Bonany. Beatas. M. 1936. Martirologio Romano: En la ciudad de Buñol cercana a Valencia siempre en España, beatas Josefa de San Juan Ruano García y Dolores de Santa Eulalia Puig Bonany, vírgenes de la Congregación de Hermanas de los Anciano Desamparados y mártires, que, en la misma persecución contra la fe, vertieron su sangre y recibieron la corona de la gloria. Josefa de San Juan nació en Berja, Almería en 1854. Religiosa de la Congregación de los Ancianos Desamparados, de la comunidad de Requena, Valencia. Fue martirizada junto a su hermana en religión: Dolores de Santa Eulalia Puig Bonany en Buñol, Valencia, durante la guerra civil. Dolores de Santa Eulalia nació en Berga, Barcelona en 1857. Religiosa de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, de la comunidad de Requena, Valencia. Murió mártir en Buñol, Valencia. Adán Bargielski. Beato. (1903-1942). Martirologio Romano: En el campo de concentración de Dachau, cercano a la ciudad de Munich, en la región de Baviera, en Alemania, beato Adán Bargielski, presbítero y mártir, que, por salvar a su párroco, se entregó a los enemigos de la fe y, sufriendo un cruel cárcel, emigró invicto a la gloria eterna. Nació en Kalinowo (Lomza). Quiso ser militar, pero en 1925 cambió de idea e ingresó en el seminario de Lomza. Ordenado sacerdote, prosiguió sus estudios, dedicándose al Derecho Canónico, en Estrasburgo, Alsacia. En 1931, tuvo que volver a su diócesis llamado por su obispo. Después de pasar por siete parroquias en seis años, siempre como coadjutor, pidió a su obispo licencia para ingresar en los Padres Marianos, pero el obispo le negó la licencia. Tomaba decisiones precipitadas y por ello fue suspendido “a divinis” tres días. Enviado a la parroquia de Myszyniec, se encontró que los nazis habían arrestado al octogenario párroco (1940), y entonces se presentó a la policia y pidió sustituir al anciano, lo que le fue concedido. Fue llevado al campo de concentración de Dzialdowo, luego al de Gusen y por último al de Dachau. Dos años más tarde lo mató un guardia del campo. Por debajo de sus limitaciones humanas, fue un sacerdote celoso, hombre de fe y de mucha entrega a su ministerio. Trabajó bien con los jóvenes. Y desde luego dio la talla al sustituir al anciano párroco en la detención. Ladislao Bladzinski. Beato. (1908-1944). Martirologio Romano: En la localidad de Gross-Rosen, en Silesia, beato Ladislao Bladzinski, presbítero de la Congregación de San Miguel y mártir, que en la misma persecución fue deportado por los enemigos de la Iglesia desde su patria, Polonia, a trabajos forzados en canteras de piedra, y después asesinado. Nació en Myalatycze, Ucrania. Sacerdote de la Congregación de San Miguel Arcángel. Fue deportado por los enemigos de la Iglesia desde su patria, Polonia, a trabajos forzados en canteras de piedra, y después asesinado en Gross-Rosen. Santo Tomás de Villanueva. (c.1486 - 1555). Arzobispo de Valencia. Agustino. (Ver) Su memoria litúrgica se celebra en España el 10 de octubre. INDICE
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores