GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Santoral del 12 de Noviembre

SAN MARTÍN DE TOURS, Obispo y ConfesorEmiliano de la Cogolla, Santo
Gabriel Ferretti, Beato Franciscano
Josafat Kunsevich, Santo Obispo y mártir
Margarito Flores García, Santo Mártir
San Josafat, arzobispo de Polotsk y mártir de la unidad católica, Vitebsk (Polonia)
 San Millán de la Cogolla (Rioja), 574



SAN MARTÍN, Papa y Mártir
n. en Todi (Toscana), Italia; † 655 en Cherson, Crimea
Sufrid, pues, la corrección.
Dios se porta con vosotros como con hijos.
Porque, ¿cuál es el hijo, a quien su padre no corrige?
(Hebreos 12, 7)

San Martín, Papa, fue puesto en prisión por orden de Constante II, emperador de Oriente, por haber condenado la herejía de los monotelitas. Permaneció 92 días sin ver a nadie, después de lo cual fue exilado en el Quersoneso. Jesucristo estaba siempre presente a su espíritu, y el pensamiento de que sufría por su causa constituía su único e inmenso consuelo. Murió en el destierro, como consecuencia de la miseria y malos tratos que se le hizo sufrir, el año 655, después de 6 años de pontificado.


MEDITACIÓN SOBRE LAS PENAS DEL PECADO
I. Tal es el odio de Dios por el pecado, que no hay suplicios que no emplee para castigarlo en esta vida y en la otra. En esta vida, el pecado nos priva de la gracia de Dios, echa al Espíritu Santo de nuestro corazón y nos despoja de la calidad de hijos de Dios para hacernos esclavos del demonio. Por el pecado, perdemos nuestros derechos al cielo y los méritos que hemos adquirido mediante nuestras buenas obras. En una palabra, nos hacemos enemigos de Dios y objeto de su cólera. Un solo pecado mortal atrae sobre nosotros todos estos males.

II. En la otra vida, un solo pecado mortal nos precipitará al infierno, es decir, que el pecador perderá el paraíso y será privado de la vista de Dios; será atormentado en todas las partes de su cuerpo y en todas las facultades de su alma durante toda la eternidad. Así es como los demonios y los condenados desde ahora son castigados; y es justo que sean castigados durante toda la eternidad, porque han querido vivir sin fin para pecar sin fin (San Gregorio). 

III. No puedes proporcionar mayor placer al demonio, tu más cruel enemigo, que ofendiendo a Dios. Nada puedes hacer más desagradable a Dios, a Jesucristo, a la Santísima Virgen y a toda la corte celestial, que cometer un pecado. Nada puedes hacer más perjudicial a tu alma. ¡Desventurado de mí! ¿por qué precipitarme tan contento en el infierno? ¡Para agradar al demonio, que nunca me hizo sino mal, ofendo a Dios que tanto me ha amado!
La huida del pecado.
Orad por el Papa.
ORACIÓN
Pastor eterno, considerad con benevolencia a vuestro rebaño, y guardadlo con protección constante por vuestro bienaventurado mártir y Soberano pontífice Martín, a quien constituisteis pastor de toda la Iglesia. Por J. C. N. S.


San JOSAFAT KUNCEWYCZ. (c.1580 - 1623).


Martirologio Romano: Memoria de la pasión de san Josafat (Juan) Kuncewycz, obispo de Polock y mártir, que animó con constante celo a su grey a la unidad católica, cultivó con amorosa devoción el rito eslavo-bizantino y, en Vitebsk en Bielorusia, en aquel tiempo bajo la jurisdicción polaca, cruelmente asaltado por una multitud de personas adversaria a él, murió por la unidad de la Iglesia y por la verdad católica.  

Es el gran apóstol de la unidad entre la Iglesia católica y la ortodoxa. Juan Kuncewycz, nacido de familia de funcionarios y fiel a la ortodoxia en Vladimir o Wolodymyr, Polonia, se convirtió a la Iglesia católica rutena unida. Esta comunidad de cristianos ortodoxos había decidido unirse a Roma, después del sínodo ruteno de Brest-Ltovsk (1595) y que tuvo la aprobación del papa Clemente VIII. Juan entró en el 1604, en el convento de los basilianos de la Santísima Trinidad en Vilna, tomando el nombre de José (Josafat), y con su amigo Rutski (metropolitano más tarde) emprendió la reforma de los basilianos. Josafat se convirtió así en el primer novicio del primer monasterio basiliano unido, fue hegúmeno (superior) y archimandrita. Se dedicó a la predicación para convertir a los hermanos separados, componiendo un libro apologético que recogía sólo textos eslavos para la defensa de la unidad de la Iglesia (1617). Estamos en un contexto en el que tres Iglesias se repartían los países rutenos: los católicos latinos; los cismáticos griegos con sus poderosas confraternidades, que recibían el apoyo de Constantinopla y Moscú, y los católicos de rito uniata griego (mal vistos por muchos polacos, que desdeñaban las largas ceremonias orientales y al clero casado e ignorante). 
Ordenado coadjutor del arzobispo de Pólotsk o Polock y luego sucesor en la sede episcopal (1617), Josafat, que vivía en un país cercano a Moscovia, donde había muchos cismáticos, sintió que su vocación era la de difundir la fe católica entre los rutenos, prodigándose durante diez años de manera incansable, tanto con sínodos y sanciones contra el clero indigno, como con catequesis. Escribió un Catecismo elemental. Por ello suscitó violentas reacciones: primero en la nobleza rutena, suplantada en la nómina de los beneficios eclesiásticos; segundo, en la burguesía, apegada al rito nacional, que temía la introducción de los usos latinos (la nobleza rutena se había pasado al rito latino), y tercero por el pueblo, indiferente a las cuestiones de jurisdicción teórica y refractario a la modificación litúrgica romana, considerada como una traición. A sus 43 años será el hombre más amado y más odiado. El lo conoció y lo proclamó en público: "Quiera Dios que yo dé mi vida por esa unión santa, por el primado de Pedro, y por el Santo Padre, sucesor suyo". La fuerza persuasiva de su vida consiguió grandes conversiones. 
Una trama urdida entre el clero ortodoxo bizantino y la nobleza católica polaca (Polonia necesitaba la ayuda de Constantinopla para luchar contra Suecia y los turcos) decidió que era necesario terminar con la labor misionera de Josafat. Fue bárbaramente asesinado por un grupo de facinerosos en Vitebsk (Bielorrusia), instigados por los nobles y por disidentes griegos, cuando, después de haber asistido a los maitines en la catedral, había vuelto a casa. El cuerpo fue arrojado al río Dvina, con su cilicio lleno de piedras al cuello. Josafat antes de morir les dijo: "Vosotros me odiéis a muerte, pero yo os llevo en el corazón y estaría feliz de morir por vosotros". Josafat fue mal interpretado por sus adversarios, que creían que quería latinizar a los rutenos uniatas, cuando de hecho, conocedor sólo de las lenguas eslavas y no del latín, no quiso jamás renunciar para sí y para sus fieles a las costumbres eslavo-bizantinas y a la religiosidad oriental. Su obra sobre la defensa de la unidad de la Iglesia era la expresión de la justa concepción de la ortodoxia, que no estaba ligada a la cultura latina con preferencia a la griega o eslava. Es el primer católico uniata canonizado por la Santa Sede. Está enterrado en la basílica de San Pedro de Roma. MEMORIA OBLIGATORIA. 

San NILO "el Sinaita". M. c. 340 o s. V.

Martirologio Romano: En Ancira, de Galacia, san Nilo abad, que, tenido por discípulo de san Juan Crisóstomo, estuvo al frente de su monasterio mucho tiempo y difundió en sus escritos la doctrina ascética.

Según la tradición era un cortesano de Bizancio que buscó el ascetismo y la soledad en el monte Sinaí, junto a su hijo Teódulo. Ambos fueron capturados por unos bandidos beduinos y vendidos como esclavos, pero el padre se salvó y, después de reencontrarse con el hijo, regresaron al monte Sinaí, despues de rechazar el sacerdocio. Los investigadores actuales han demostrado que Nilo fue un monje de Ancira, amigo de san Juan Crisóstomo al que escribió varias cartas sobre la vida monástica; fundó un monasterio en esta ciudad, del que fue abad y fue un prolífico escritor ascético del siglo V. 
Son especialmente dignos de mención los pensamientos de san Nilo el Sinaíta: “Se debe rezar, a imitación de la existencia angélica, no sólo por la purificación propia, sino también por la purificación de todos los hombres”. “Dichoso el monje que considera a todo hombre como Dios junto a Dios. Dichoso el monje que estima la salvación de los otros y los progresos de todos como los suyos propios. El monje es aquel que, separándose de todos, se une a todos. Es aquel que sabe que está con todos y aprecia a cada uno como a sí mismo”. “No prefieras nada al amor al prójimo, salvo en el caso de que te lleve a desdeñar el amor a Dios”.

San MILLÁN DE LA COGOLLA. (c.474 - c.570).

Martirologio Romano: En los montes de la región de la Cogolla, no lejos de la ciudad de Logroño, en España, san Emiliano o Millán, presbítero, que, después de llevar vida eremítica y clerical, abrazó la monástica y se hizo famoso por su generosidad para con los pobres y el don de profecía.

Natural de Vergegium (Verdejo), diócesis de Tarazona, se llamaba Emiliano. Fue pastor y mientras cuidaba al ganado tocaba el laúd para sobreponerse al sueño. Su vida religiosa solitaria, comenzó cuando supo de la existencia de un famoso eremita, san Felices de Bilibio y sin pensarlo se fue hacia él y le pidió ser su discípulo, y vivió con él, como maestro de ascética en el eremitorio de Cogolla. Tuvo como biógrafos a Gonzalo de Berceo y san Braulio, obispo de Zaragoza: "Con la ayuda de Cristo, nuestro Señor... háganos Dios omnipotente hacer tal servicio que, delante de su faz, gozosos seamos".
Pasado algún tiempo y renovado en su espíritu, volvió a su casa. No pudó vivir en la paz de la soledad por la ingente cantidad de gentes que iban a pedirle consejo, por lo cual se marchó a lo más intrincado y remoto del monte Distercio, en La Rioja. Le quisieron ordenar presbítero y nombrar párroco pero cuando lo supo comenzó hacer obras de caridad, que despertó la envidia y la calumnia de los propios presbíteros y así pudo volver a su soledad, sin tener que decir que no quería ser ordenado.
Otros autores afirman que llegó a ser ordenado sacerdote por el obispo de Tarazona, Dídimo, pero como repartía las rentas de la Iglesia entre los pobres, fue acusado al obispo que le quitó la parroquia de Santa Eulalia de Vergegium y así se pudo retirar a la soledad que era lo que quería. Fundó un cenobio en Suso, que luego se convertirá en un monasterio. Se le juntó un discípulo llamado Aselo y con él comenzó una comunidad que se extendió por La Rioja y en torno a su figura se constituyó el germen del gran monasterio de San Millán de la Cogolla. Sobre su vida se han escrito muchas leyendas y milagros fantásticos. Copatrono de España.

Santos BENITO, JUAN, MATEO, ISAAC y CRISTIANO. M. 1005.


Beato JUAN CINI "de la Paz". (1270-1340).

Martirologio Romano: En Pisa, de la Toscana, beato Juan Cini, apellidado “de Paz”, que pasó del servicio militar al servicio de Dios en la Tercera Orden de San Francisco.

Natural de Pisa. Contrajo matrimonio y fue soldado en la guera entre Pisa y Florencia. Tomó parte en el asesinato del arzobispo electo de la diócesis de Pisa, Mateo, lo que le valió la excomunión y la cárcel. Esta excomunión y la experiencia de la guerra, donde vio morir a tantos amigos, le llevaron a la conversión. 
Se hizo Terciario franciscano y se volcó en obras de penitencia y caridad. A partir de 1305 fue elegido en varias ocasiones presidente de la "Piadosa Casa de la Misericordia", cuya finalidad era hacer la caridad a los más pobres y necesitados, y a los peregrinos. Con el beato Juan dicha institución cobró nuevo impulso. Fue él quien inició la costumbre de llevar limosna de noche (alimento, ropa, dinero) a los pobres "vergonzantes", que jamás se atreverían a recibirla públicamente, a la luz del día.
Eso duró hasta que decidió retirarse a hacer vida eremítica en una celda junto a la Puerta de la Paz, de Pisa. De ahí le viene el nombre de "Juan de la Paz". A partir de entonces se dedicó, sobre todo, a hacer penitencia por los pecados de su vida pasada, y a pedir al Señor por la paz en su ciudad, tan agitada por las luchas de partido. El ejemplo de su austeridad, afabilidad y caridad atrajo a muchos, especialmente a jóvenes deseosos de imitarlo. Para ellos fundó la Congregación de los "Ermitaños Terciarios Franciscanos", llamados "Fraticelli", una congregación ya hace mucho que se extinguió. El obispo les entregó la ermita de Santa María de la Sambuca, que se convirtió pronto en un vivero de santidad, bajo la dirección del beato Juan.
También se le atribuye la fundación de la Compañía de Disciplinados de San Juan Evangelista, con sede en el oratorio de la Puerta de la Paz, donde Juan Cini pasó los últimos años de su vida, encerrado en una pequeña celda y recibiendo la comunión y el poco alimento que le daban de limosna, a través de una ventanilla estrella. Allí murió a los 70 años. Sus restos reposan en la iglesia de San Francisco de Pisa.

Beato GABRIEL FERRETTI. (1385-1456).

Martirologio Romano: En Ancona, del Piceno, en Italia, beato Gabriel Ferretti, presbítero de la Orden de Hermanos Menores, que brilló por su solicitud con los niños y enfermos y por su obediencia y la observancia de la Regla.

Nació en Ancona, en el seno de una noble familia: descendía de la familia de los Ferretti. A los 18 años contra la voluntad de sus padres tomó el hábito de los hermanos Menores en el convento anconitano de San Francisco ad Alto, donde se consagró totalmente a Dios emitiendo los votos. En el silencio de su eremitorio, todo concentrado en Dios en el ejercicio de la vida religiosa profundizó en el estudio de las ciencias teológicas. Ordenado sacerdote se dedicó al apostolado entre pobres y enfermos y pronto fue considerado el Padre de Ancona.
Las virtudes y dotes de Gabriel llamaron la atención de los superiores, que en 1425 lo eligieron guardián del convento de San Francesco ad Alto. No sólo restauró y engrandeció el convento, sino que se distinguió en la heroica asistencia a los apestados en los años 1425 y 1427.
Los Hermanos Menores de la Provincia Seráfica de las Marcas, reunidos en capítulo, en 1434 lo eligieron Ministro Provincial. Contribuyó eficazmente a propagar la fiel observancia de la regla franciscana en las Marcas. El Pontífice Eugenio IV le concedió amplias facultades para abrir nuevos conventos, como en Santa María de las Gracias en San Severino Marcas, San Nicolás en Ascoli Piceno y la Anunciación en Osimo. Además, a pesar de las múltiples y pesadas ocupaciones, continuó interesándose por el convento de San Francisco ad Alto y sus conciudadanos de Ancona. En 1438, por sugerencia de su íntimo amigo Santiago de la Marca, fue llamado por el Ministro general Padre Guillermo de Casale a predicar en Bosnia, donde ya anunciaban la divina palabra el mismo Santiago de la Marca y otros religiosos.
El consejo comunal de Ancona, temiendo verse privado de la amorosa asistencia de su santo fraile, suplicó que se le volviera a dejar en Ancona, petición que fue acogida. Así Gabriel permaneció en las Marcas continuando su asistencia a los pobres y enfermos de su ciudad.
Alma eminentemente mariana, tenía una tierna devoción a María y difundió ampliamente la corona franciscana de las siete alegrías de la Bienaventurada Virgen María. Fue favorecido por una aparición de María. También Dios mismo quiso premiar las virtudes de su siervo con el don de la profecía y de los prodigios. Una sobrina suya de nombre Casandra, imposibilitada para caminar, se dirigió a su santo tío. Este oró, luego trazó un signo de la cruz sobre la articulación afectada y la enferma quedó curada. Gabriel terminó su existencia a los 71 años en el convento de Ancona, asistido por Santiago de la Marca, quien en el funeral exaltó las virtudes del santo cohermano.

San MARGARITO FLORES GARCÍA. (1899-1927).

Martirologio Romano: En la ciudad de Tulimán, en México, san Margarito Flores, presbítero y mártir, que, en la gran persecución contra la Iglesia, por ser sacerdote fue encarcelado y fusilado, obteniendo así la gloria del martirio.

Nació en Taxco de Alarcón (Guerrero-Méjico) en el seno de una familia pobre y campesina. A los 13 años tuvo una grave enfermedad de viruelas negras. Curado, ayudó a su padre en el campo hasta que cogió una pulmonía, trabajando luego en una empresa comercial hasta que volvió otra vez caer gravemente enfermo.
En 1914, ingresó en el seminario de Chilapa y se ayudó económicamente a sus estudios siendo el peluquero de los seminaristas. Fue ordenado sacerdote en 1924. Primero se quedó como profesor del seminario para pasar luego como vicario cooperador de Chilpancingo, donde fomentó la frecuencia de los sacramentos y fundó un colegio católico, que estimó mucho.
Por causa de la persecución, fue trasladado a Tecapulco. Mientras realizaba una visita al párroco de Cocalotenango, llegaron los soldados, y tuvieron que refugiarse en las montañas. Luego cada sacerdote se fue a su casa familiar, pero la de Margarito no quiso recibirlo por miedo.
Finalmente fue acogido por un familiar, y más tarde marchó a Méjico capital, donde, en cuanto pudo ejerció su ministerio. Descubierto fue encarcelado, y aquí pudo ejercer su misión consolando y confesando a numerosos condenados a muerte. Fue dejado libre, y regresó a Chilapa hasta que fue destinado como párroco de Atenango del Río (Guerrero). 
Estaba fuera de la diócesis cuando supo la muerte del padre san David Uribe y exclamó: "Me hierve el alma, yo también voy a dar la vida por Cristo; voy a pedir permiso al superior y también voy a emprender el vuelo del martirio". Fue nombrado párroco en funciones y antes de llegar a su iglesia fue reconocido y se le envió a Tulimán; se le concedió elegir el sitio de su muerte y él eligió la pared de la iglesia. Llegado ante ella pidió un momento para rezar. Uno de los soldados que iba a fusilarlo se acercó y le pidió perdón. El mártir lo perdonó y lo bendijo. Luego fue fusilado. Durante tres días su cuerpo estuvo tirado en el suelo, finalmente sus restos reposan en la ermita del Señor de Ojeda de su pueblo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores