GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Santoral del 6 de Diciembre

SAN NICOLÁS DE BAR, Obispo y ConfesorINDICE

Nicolás de Mira, Santo Obispo
Santa ASELA
Pedro Pascual, Santo Mártir Mercedario
San JOSÉ NGUYEN DUY KHANG
Beato MIGUEL LASAGA CARAZO
Beato JÁNOS SCHEFFLER
OTROS SANTOS DEL DIA
VIDEOS




SAN NICOLÁS DE BARI Obispo y Confesor
Dejad a los niños, y no les impidáis venir a Mí;
porque de los que son como ellos es el reino de los cielos.
(Mateo 19, 14)

† hacia el año 346 en Mira
Patrono de la juventud; estudiantes; escolares; niños y muchachos; jueces; solteras; novias; recién casados; pescadores; marineros; comerciantes; pobres; prisioneros; cautivos; farmacéuticos; panaderos; trabajadores portuarios; peregrinos; viajeros.
Protector contra los robos y ladrones.

San Nicolás, noble de Licia, en Asia Menor, fue modelo de escolares antes de llegar a ser su santo patrono. Después de la muerte de sus padres, empleó todos sus bienes en obras pías. Un día, sabiendo que la virtud de tres jovencitas caídas en la miseria corría peligro, les deslizó durante la noche, por las hendijas de su ventana, con qué poder establecerse honestamente. Sanaba a todos los enfermos que a él acudían y resucitó a un muerto mientras iba a los Santos Lugares.
Elegido obispo de Mira, fue torturado, puesto en prisión bajo Diocleciano, salió de ella bajo el reinado de Constantino, a quien se le apareció para la liberación de tres comisarios imperiales, víctimas de la calumnia y condenados a la pena capital. Distinguiose, después, en el Concilio de Nicea. En sus últimos momentos vio que los ángeles salían a su encuentro.

MEDITACIÓN SOBRE SAN NICOLÁS, PATRONO DE LA JUVENTUD

I. El joven que quiere vivir santamente, nada mejor puede hacer que imitar la conducta de San Nicolás. Joven aún, lo veían retirarse con frecuencia a las iglesias para orar y excitar en su corazón el fuego del amor divino. Los ayunos, las vigilias y el cilicio, eran los guardianes de su virginidad. Velaba sobre sus miradas y evitaba, en cuanto podía, la conversación con mujeres. ¿Practicas tú las mismas virtudes? ¿Qué precauciones tomas para conservar tu pureza y tu inocencia? ¿Cómo te conduces con relación a Dios y a ti mismo?

II. Este santo escolar profesaba un admirable respeto a sus maestros; recibía sus órdenes como salidas de la boca de Jesucristo; frecuentaba sus condiscípulos más piadosos y evitaba con esmero a los libertinos. ¿Así te portas tú con tu prójimo? ¿Qué compañías frecuentas? ¿Qué respeto tienes a tus superiores? ¿Cómo les obedeces?

III. Estudiaba el santo con asidua dedicación, para llegar a ser un día capaz de servir a Dios y excitar a los demás en su amor. Dios, por órgano de tus padres, te ordena que trabajes; trabaja, pues, pero que sea únicamente en lo que Dios quiere, como Dios quiere, y para cumplir su santa voluntad. Finalmente, aprende de San Bernardo esta sentencia que comprende casi todos los deberes de un joven: Es menester que un joven tema a Dios, respete a sus padres y conserve su pureza.
El temor de Dios.
Orad por los escolares.

ORACIÓN
Oh Dios, que al bienaventurado Nicolás pontífice hiciste ilustre por un gran número de milagros, concedednos por sus méritos e intercesión, la gracia de librarnos de las llamas eternas.
Por J. C. N. S.


San NICOLÁS DE BARI. (c.270 - c.342).


Martirologio Romano: San Nicolás de Mira (o Myra) o San Nicolás de Bari, obispo de Mira, en Licia, famoso por su santidad y por su intercesión ante el trono de la divina gracia

Natural de Patras o Patara de Licia, en el seno de una rica familia. Por noticias ciertas sabemos que su tío Nicolás, obispo de Mira, le ordenó sacerdote, y que nuestro santo, después de repartir toda su herencia a los pobres, fue hegúmeno de un monasterio fundado por su tío. A la vuelta de un viaje a Tierra Santa fue ordenado obispo de su ciudad (Mira), y suscribió en Nicea (325) la fe en la divinidad de Cristo, proclamado consubstancial al Padre (aunque su presencia en Nicea no está probado). San Metodio afirma que "gracias a las enseñanzas de Nicolás, la metrópolis de Mira fue la única que no se contaminó con la herejía arriana la cual rechazó firmemente, como si fuese un veneno mortal".  San Nicolás tomó también medidas severas contra el paganismo y lo combatió incansablemente.

Posteriormente habría sido encarcelado y torturado (por esto se le considera confesor) por la fe en la persecución de Galerio, exiliado de su sede y después de la paz constantiniana fue autorizado a volver a su diócesis y habría muerto a la edad de 65 años. Su bondad, su apostolado y su entrega impresionaron a todos, antes y después de su muerte.

Sobre su vida se han tejido innumerable leyendas que nos lo describen como un gran taumaturgo: liberó a tres oficiales, encarcelados injustamente, por Constantino; hizo posible el matrimonio de tres jóvenes pobres, condenadas por su padre a la prostitución, ofreciendo la dote en monedas de oro; resucitó a tres estudiantes (convertidos luego en niños) condenados a muerte por un hospedero, que los había puesto en salmuera; salvó a un niño que había perecido entre las llamas, tras la invocación del padre, que había invitado a su hijo a dar limosna a un mendigo (el mismo demonio camuflado e irritado por los festejos anuales del santo); liberó a tres marineros del peligro de naufragar.

Sus restos fueron trasladados a la ciudad de Bari en 1087 por un grupo de cristianos, cuando fue invadida la ciudad de Myra por los turcos, y su tumba en Bari se convirtió en lugar de peregrinación. Sus reliquias todavía se preservan en la Iglesia de San Nicola de Bari, Italia. En Mira, se decía que "el venerable cuerpo del obispo, embalsamado en el aceite de la virtud, sudaba una suave mirra que le preservaba de la corrupción y curaba a los enfermos, para gloria de aquél que había glorificado a Jesucristo, nuestro verdadero Dios". El fenómeno no se interrumpió con la translación de los restos; según se dice, un aceite conocido como el “Manna di San Nicola”, sigue brotando de su cuerpo.

En el siglo XII, se comenzó a regalar dulces a los niños la víspera de la fiesta de san Nicolás, por una transposición del milagro del obispo (que resucitó a tres niños asesinados y salados) de la festividad de los santos inocentes al ambiente de las escuelas cristianas. Tal costumbre se desarrolló posteriormente por influjo de los mitos germánicos de la naturaleza; y en el siglo IX, en el norte de Alemania, el folklore pagano sustituyó a san Nicolás por el nombre de "navidad" (papá Noël), hasta el punto de cambiar, en tierra anglosajona, el nombre por "Santa Klaus" ("Sint Klaes").

Es el patrón de Rusia, Grecia, Turquía, Bari..., y de otros muchos lugares. En Demre (Turquía), la Basílica de San Nicolás está ahora en ruinas y hay dudas sobre cual es su tumba original. Ya no quedan cristianos en la ciudad, pero los negociantes musulmanes han fundado una organización caritativa en su honor que cada año da un premio de paz.

Lamentablemente el Santa Claus moderno ha sido paganizado. La mitra de obispo fue remplazada por el hoy famoso gorro rojo, su cruz pectoral desapareció por completo. Se mudó de Turquía al Polo Norte, de donde viene por la nieve con venados.

El Santa Claus pagano cautivó la imaginación de agentes publicitarios en el occidente. Como San Nicolás era obispo, se le representa vestido en rojo. Eso le gustó a los magnates de la Coca-Cola ya que ese es también el color publicitario de esa corporación. Comenzaron a usarlo en una campaña publicitaria pre Navideña que tuvo tanto éxito que su figura hoy es la de este anciano bonachón, ligado más con los mitos germánicos que con su origen cristiano. MEMORIA FACULTATIVA.
INDICE




Santa ASELA. M. c. 406.

Martirologio Romano: En Roma, conmemoración de santa Asela, virgen, que, como escribe san Jerónimo, vivió hasta la ancianidad dedicada a los ayunos y oraciones

Se la conoce por lo que escribió de ella san Jerónimo. Era hija de una familia distinguida y un día, con diez años, decidió consagrase a Dios: "Encerrada en una pequeña habitación -como dice el santo- se encontraba a su gusto como en el Paraíso. Un estrato de tierra era el lugar de su oración y de su descanso. El ayuno fue para ella una diversión; la abstinencia, un fortalecimiento... Observó tan bien la clausura de no intentar jamás de poner un pie fuera,  ni habló jamás a ningún hombre".

Trabajaba para sí y para los pobres, y en la oscuridad visitaba las tumbas de los mártires. La vida durísima no le malgastó el físico, y a sus cincuenta años era bellísima. "Nada mas alegre que su severidad -decía san Jerónimo- nada mas severo que su alegría. Nada más grave que su risa; nada mas atractivo que su tristeza... Su palabra es silenciosa, y su silencio habla".

Cuando san Jerónimo debió dejar Roma, por calumnias e incomprensiones, la escribió, para abrirle el corazón y hacer una apasionada defensa contra las calumnias y las injusticias: "Acuérdate de mi, oh insigne modelo de pudor y virginidad, y con tus oraciones aplaca los embates del mar". Cuando era ya muy anciana, el historiador, Paladio, escribía "He visto en Roma a la bella Asela, esta virgen envejecida en el monasterio. Era una mujer muy dulce, que llevaba diversas comunidades".
INDICE



San PEDRO PASCUAL. (1255-1300).


Martirologio Romano: En Granada, en España, santo mártir Pedro Pascual, obispo de Jaén, de la Orden de la Merced, el cual, mientras visitaba a su grey para exhortarla a la defensa de la fe, fue capturado por los moriscos y murió en la cárcel

Nació en Valencia en el seno de una familia cristiana. Desde Valencia, marchó a estudiar a la universidad de París (1241) donde se doctoró en Teología y fue ordenado sacerdote. Volvió a España, y durante un tiempo fue canónigo de la catedral de Valencia y preceptor de los hijos del rey de Aragón. Ingresó en los mercedarios. Recorrió España predicando en misiones populares. En 1291 marchó a Roma y predicó en Francia e Italia.

En 1296 el papa Bonifacio VIII lo nombró obispo de Jaén; el papa le concedió el privilegio por tres años para que gozara de las rentas de la abadía de San Miguel de Transmuris, cerca de Braga, dada la precaridad económica de la sede gienense, causada por las continuas razzias árabes.

Llevaba ocho años como obispo de Jaén, cuando ya con 70 años, fue apresado por los moros de Granada en 1297, mientras visitaba su diócesis junto con algunos canónigos y racioneros de la catedral, y fueron conducidos a Granada. En Granada parece que gozó de libertad de movimiento, y se pudo dedicar a la atención espiritual de los cautivos cristianos. El papa consiguió el dinero para su rescate, pero por dos veces lo dedicó la comprar la libertad de otros prisioneros, que por la dureza del cautiverio podían abjurar de su fe. En Granada también disputó con judíos y musulmanes y escribió en castellano y valenciano, latín y árabe contra el Islam. La leyenda dice que lo mataron tres años más tarde al pie del altar donde celebraba la misa, donde lo decapitaron, pero parece que murió en prisión.

Sobre su vida hay muchas dudas entre los hagiógrafos que piensan que pudo no ser mercedario, y confundido con otro obispo de Jaén. Sus restos se conservan en la catedral de Baeza.
INDICE




San JOSÉ NGUYEN DUY KHANG. (1832-1861)

Martirologio Romano: En la ciudad de Hai-Duong, en Tonquín, san José Nguyen Duy Khang, mártir, que, catequista y compañero de viaje del santo obispo Jerónimo Hermosilla, junto con él fue apresado durante la persecución bajo el emperador Tu Duc, siendo flagelado y encarcelado, para terminar degollado

Nació en Macao, China, en el seno de una familia cristiana; pasó su infancia en Tra-Vi, en la provincia de Nam-Dinh, en Tonkin. Tenía ya estudios primarios, cuando en 1845, entró como criado del sacerdote san Pablo Nguyen Ngan, a cuyo lado continuó los estudios. Fue un chico alegre y simpático, pero que cayó en el juego y la bebida. Con 25 años pasó a Dong-Xuyen, con objeto de estudiar latín, y fue criado de san fray Jerónimo Hermosilla, vicario apostólico, y a su lado dejó sus vicios. Pasó luego al colegio de Mot para terminar el latín, y al separarse del santo obispo, cayó de nuevo en sus antiguos vicios, perdiendo sumas considerables en el juego que al tiempo de su martirio todavía no había pagado. Tuvo una crisis espiritual, y se convirtió totalmente, e ingresó como Terciario Dominico, y volvió como catequista de fray Jerónimo, al que ayudó en todas sus misiones, sin importarle el peligro.

Vivieron en una barca, junto con otros dos obispos, santos fray Valentín Berrio Ochoa y fray Pedro Almató. Un soldado desertor, conoció el hecho, y pensando que con ello iba ser perdonado, los denunció a las autoridades. Aunque Valentin y Pedro pudieron huir, se apresó a Jerónimo, a pesar de la lucha corporal que tuvo que enfrentar José, para salvar a su obispo. San Jerónimo se ofreció voluntariamente rogando que dejasen libre a los pescadores, cuando Jose vio que a él también le excluían, insistió en correr la misma suerte que su obispo, y fue arrestado. Llevados a Hai-Duong, los dos presos se negaron a entrar por el camino que había un crucifijo el el suelo para ser pisado. A José lo llevaron a la cárcel de Truong-Kham, donde fue castigado con 120 latigazos y después de ser torturado le decapitaron, sin que en ningún momento apostatase.
INDICE


Beato MIGUEL LASAGA CARAZO. (1892-1936).


Nació en Murguía, Álava. Hizo el noviciado en Carabanchel, donde profesó como salesiano en 1912. El presbiterado lo recibió en Barcelona en 1921. El primer año de sacerdocio estuvo destinado en Turín, como encargado del “Boletín Salesiano” en lengua española. De allí fue enviado a Perú. Habiendo regresado a España en 1928, estuvo en la casa de Atocha. En 1930 fue destinado a la casa de Mohernando (Guadalajara), siendo nombrado director en 1934.

Don Miguel y los seis jóvenes salesianos que le acompañaron en el martirio, ingresaron en la cárcel de Guadalajara, el día 2 de agosto de 1936. Durante los cuatro meses que permanecieron allí, él y los jóvenes salesianos, lograron hacer germinar una comunidad en pequeño dentro de la prisión, aún estando diseminados por galerías distintas.

El día 6 de diciembre de 1936 un bombardeo fue el pretexto utilizado para desencadenar la tragedia. El gobernador civil concedió explícitamente su anuencia y el ejército republicano colaboró directamente en la masacre. De este modo, la turba armada se desparramó por todas las dependencias de la cárcel e inmediatamente comenzaron los fusilamientos en masa que se prolongarían hasta altas horas de la noche.

Según la crónica de don Higinio Busons, un preso que logró escapar de los fusilamientos, don Miguel Lasaga se había sentado en una cama desde el momento en que se produjeron las primeras descargas. Cuando los demás presos de su grupo empezaron a dispersarse con precipitación, se levantó y los contuvo con un ademán y breves palabras: “Bueno, amigos, dijo, esperen ustedes un momento, que les voy a dar la absolución”. Seguidamente, don Miguel tornó a su postura de antes, acompañado ahora por un joven salesiano que estaba con él en la misma galería.

Los asesinatos continuaron hasta avanzada la tarde. Los milicianos subían y bajaban por dormitorios y galerías. Disparaban a quemarropa, acribillaban a los refugiados en las dependencias o los empujaban al patio para ejecutarlos. Así hasta las tres de la madrugada que acabó la descomunal masacre. 

INDICE



Beato JÁNOS SCHEFFLER. (1887-1952).




Nació en Kálmánd, una aldea en la región de Satu Mare, en la época perteneciente a Hungría. De familia católica, y dotado de gran inteligencia, fue ayudado por el párroco a cursar los estudios en la Escuela de Satu Mare. En 1905 fue admitido en el seminario. Estudió en Facultad de Teología de la Universidad de Budapest y en la Pontificia Universidad Gregoriana, donde recibió la licenciatura en Derecho Canónico; mientras en 1910 fue ordenado sacerdote.

De regreso a Budapest, obtuvo el doctorado en teología. Además de dedicarse a la enseñanza y a la predicación, entre otras actividades, publicó varios libros sobre la catequesis: “La catequesis católica”, “La liturgia católica” para estudiantes de la escuela secundaria, e “Historia de la Iglesia Católica”.

En 1942 fue nombrado obispo de Satu Mare y administrador apostólico de la diócesis de rito latino de Oradea. Como Obispo de la diócesis organizó la administración, construyó iglesias, visitó las parroquias, administró el sacramento de la confirmación, ordenó sacerdotes, y promovió el seminario y la Acción Católica.

Durante la II Guerra Mundial, ayudó a numerosos prófugos y a cuantos se encontraban en los centros de recogida, especialmente a judíos, dirigiendo su actividad pastoral a la protección de los oprimidos y de los perseguidos.

Desde 1947, cuando se agudiza la persecución comunista rumana contra la Iglesia Católica, János Scheffler fue encarcelado por no inclinarse a la intención del régimen de separar la Iglesia rumana de la de Roma. En la prisión de Jilava fue sometido a trabajos forzados e interrogatorios violentos. Sin embargo, transformó esta dolorosa realidad como una ocasión de apostolado, catequesis y oración. Murió a causa de la inanición y de los maltratos.
INDICE




OTROS SANTOS DEL DÍA:


Santos Dionisia, Dativa, Leoncia, Tercio, Emiliano, Bonifacio, Mayórico, Servio y  Victoriosa. M. 484. 

Martirologio RomanoEn África, conmemoración de los santos mártires bajo la persecución vandálica en tiempo de Hunerico, rey arriano, quienes, por defender la fe católica, sufrieron gravísimos e innumerables tormentos

Mártires africanos que murieron bajo el rey vándalo arriano Unnerico; tenemos un relato enteramente genuino de su martirio, escrito por Víctor de Útica; narra que Dionisia, una viuda, murió en la hoguera junto a su hijito Mayórico, al que animó en el martirio para que tuviera coraje y luego lo enterró en su casa. Dionisia murió junto a su hermana Dativa; el médico Emiliano y el monje Tercio fueron despellejados vivos. Los fanáticos parecen que se divirtieron inventando extraños tipos de muerte para el resto del heroico grupo. 

San Obicio de Niardo. M. c. 1204. 
Martirologio RomanoEn Brescia, de la Lombardía, san Obicio, que, siendo militar de caballería, se convirtió a Dios, abrazó una vida de penitencia y distribuyó sus bienes para utilidad pública.

Nació en Niardo, Brescia. Se casó y abrazó la vida militar, participando en las luchas que hubo en el norte de Italia durante el reinado del emperador Enrique VI. En una batalla cerca del río Oglio, se salvó de ahogarse y ante una visión del infierno, que tuvo en un sueño por hallarse en pecado, abandonó el ejército, dejando todos sus bienes a su mujer y a sus cuatro hijos. 

Peregrinó por algunos santuarios y después se hizo oblato benedictino y entregó su vida en austera penitencia al servicio de las benedictinas de Santa Julia de Brescia. Volvió a ver a su familia en 1202, volviendo a Brescia, y conociendo la grave enfermedad que padecía, su hija Berta estuvo cuidando de él hasta su fallecimiento.  

Heliodoro Ramos García. Beato. (1915-1936). 

Nació en Monleras, Salamanca. Tras pasar cuatro años con los Dominicos, pidió entrar en la Congregación Salesiana y fue recibido en el seminario de Carabanchel Alto. Pero, vistas sus dificultades en los estudios, los superiores le aconsejaron que se preparara para ingresar como coadjutor. De allí pasó al noviciado de Mohernando (Guadalajara) donde profesó en 1936.

El mismo día de la profesión, 23 de julio de 1936, la casa de Mohernando fue asaltada y ocupada por milicianos. El 2 de agosto, Heliodoro fue recluido junto con el director, el beato don Miguel Lasaga, y cinco jóvenes profesos más, en la cárcel de Guadalajara, donde se preparó a la muerte, y con todos ellos, fue fusilado la noche del 6 de diciembre de 1936.

Luisa María Frías Cañizares. Beata. (1896-1936).  

Martirologio RomanoEn el Picadero de Paterna en el territorio de Valencia en España, beata Luisa María Frías Cañizares, virgen y mártir, que durante la persecución contra la fe llevó en el combate por la fe el premio eterno
Nació en Valencia. Se licenció en Filosofía y Letras, sección de Historia en la universidad de Valencia. Era catedrática auxiliar de la Facultad de Filosofía y Letras de la universidad de Valencia. Pese al clima de hostilidad a la Iglesia que se respiraba en la Universidad y en la vida púbilica, aprobechó su profesorado para dar testimonio de su fe. 

Fue una de las fundadoras de la rama femenina de las Universitarias de la Acción Católica. Trabajó activamente como miembro de la Acción Católica en su parroquia de Santo Tomás Apóstol, estaba siempre disponible y tenía una gran vida interior y gran caridad hacia los pobres. Peregrino a Lourdes, Roma y Tierra Santa.

Fue detenida por los anarquistas que la obligaron a desnudarse, y la registraron, recibiendo insultos y malos tratos. De allí fue llevada a una checa, donde intentó animar a sus compañeros de prisión. La llevaron al Picadero de Paterna, y al no lograr que apostatara, le sacaron los ojos, le cortaron la lengua y luego la fusilaron. 
INDICE




VIDEOS
INDICE
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores