GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Santoral del 20 de Agosto

SAN BERNARDO, Abad y Doctor de la Iglesia


Bernardo, Santo Doctor de la Iglesia
San FILIBERTO DE JUMIÉGES
San BERNARDO TOLOMEI
Beatos LUIS FRANCISCO LEBRUN y GERVASIO BRUNEL
Santa MARÍA DE MATTÍAS
Beata MARÍA CLIMENT MATEU
Beato MATÍAS CARDONA MESEGUER
Beato JORGE HÄFNER
OTROS SANTOS DEL DÍA



SAN BERNARDO, Abad y Doctor de la Iglesia
n. 1090 en Fontaines-les-Dijon (Borgoña), Francia
Cualquiera que hiciere la voluntad de mi Padre que está en los cielos,
ése es mi hermano y mi hermana, y mi madre.
(Mateo 24, 7)

† 20 de agosto de 1153 en Claraval
Patrono de las abejas y los apicultores; fabricantes de velas

San Bernardo, nacido en 1090 de noble familia en Fontaines-les-Dijon, entró en la abadía de Císter, acompañado de sus hermanos y otros veintiséis nobles. Más grande aun por sus virtudes que por su genio, rehusó los arzobispados de Reims, de Génova y de Milán, declarándose indigno de tal honor. Llegó a ser el árbitro de los obispos, de los reyes y de los papas. Predicó una cruzada con prodigioso éxito y fundó una multitud de monasterios. Al mismo tiempo fue un gran taumaturgo y el azote de las herejías. Escribió numerosas obras en las que brilla una doctrina totalmente celestial, que parece fruto de inspiración divina más que resultado del trabajo. Murió en 1153 y fue proclamado, por Pío VIII, Doctor de la Iglesia universal.

MEDITACIÓN  SOBRE SAN BERNARDO
I. San Bernardo puede ser llamado: hijo de María. Fue objeto de parte de esta bondadosa Madre de un afecto muy particular y, en agradecimiento, trabajó todo lo que pudo para propagar su culto. No tenía dicha mayor que la de hablar de la Santísima Virgen. Tú también debes ser hijo de María como San Bernardo. ¡Oh Virgen Santísima, tienes para conmigo la ternura y solicitud de una madre, y en mí no encuentras sino un hijo desnaturalizado! ¿Dónde está el desasimiento, dónde la humildad, dónde las virtudes que deben hacerme semejante a Ti?

II. San Bernardo es también el hermano de Jesucristo; como Él, ha predicado el desprecio del mundo, y lo hizo con tanto vigor, que al oírlo, la juventud dejaba los placeres del siglo para retirarse a los monasterios. Tenía siempre presente la Pasión de Jesucristo, y para imitarlo entregábase a la más rigurosa penitencia. ¿Eres tú el hermano de Jesucristo? ¿Te pareces a Él? ¿Haces tú, como Él, la voluntad de Dios, tu Padre?

III. Medita estas cuatro palabras que San Bernardo tenía siempre en los labios:
1) ¡Es terrible ver anonadarse a un Dios y a un gusano glorificarse!
2) Cuanto más busque el alma consuelo en las creaturas, tanto menos lo encuentra en Dios.
3) Bernardo, ¿para qué te hiciste religioso? ¿No es, acaso, para hacerte santo? 4) A cada instante debemos pensar en la muerte a la que cada instante nos acerca.

La devoción a la Santísima Virgen.
Orad por las órdenes religiosas.

ORACIÓN

Oh Dios, que habéis enseñado a vuestro pueblo los caminos de la salvación eterna por ministerio del bienaventurado Bernardo, dignaos hacer que, después de haberlo tenido en la tierra como doctor y guía, lo tengamos como intercesor en el cielo. Por J. C. N. S.








San BERNARDO DE CLARAVAL. (1091-1153). Doctor de la Iglesia.
Martirologio Romano: Memoria de san Bernardo, abad y doctor de la Iglesia, el cual, habiendo ingresado con treinta compañeros en el nuevo monasterio del Cister, fue después fundador y primer abad del monasterio de Clairvaux (Claraval), dirigiendo sabiamente a los monjes por el camino de los mandamientos del Señor, con su vida, su doctrina y su ejemplo. Recorrió una y otra vez Europa para restablecer la paz y la unidad e iluminó a la Iglesia con sus escritos y sabios consejos, hasta que descansó en el Señor cerca de Langres, en Francia.

Nació en Fontaines-lès-Dijon (Borgoña), de una noble familia feudal (su padre era vasallo del duque de Borgoña); era el tercero de seis hermanos. A los 16 años quedó huérfano de madre y tuvo una juventud bastante ligera. Con 30 miembros de su familia y amigos llegó a Citeaux (1112), a sacar la Orden del Cister de san Esteban Harding, de la falta de vocaciones que se encontraba; tenía 22 años. Los cistercienses iban a renacer, convirtiéndose Bernardo en una especie de segundo fundador.

Tres años después (1115), (había fundado la abadía de Ferté, y Pontigny) se le encargó fundar la abadía de Claraval, en Langres, donde permaneció hasta su muerte, tras dedicarse a la contemplación, a la predicación y a responder a todos los llamamientos de la caridad y las circunstancias históricas requerían; este mismo año fue ordenado sacerdote. En 1147, el papa san Eugenio III asistió con él al capítulo general de Claraval. Todos los pueblos, reyes y papas escuchaban sus consejos. Solucionó el cisma entre el antipapa Anacleto II frente al papa Inocencio II, logrando que el antipapa pidiera perdón al auténtico pontífice y así recobrar la unidad de la Iglesia. Fue elegido muchas veces obispo de Langres y Challons, y arzobispo de Génova, Milán y Reims; pero se opuso tan tajantemente a la moción que los papas no desearon ofender su humildad. Encargado por el papa beato Eugenio III, antiguo discípulo suyo, a quien le había dedicado su último libro (“De consideratione”), predicó la II Cruzada (1146), que tuvo un éxito militar negativo. Su temperamento fogoso, le llevó a lanzar en el 1128, en el concilio de Troyes, una invitación a favor del reclutamiento de la orden militar de los Caballeros del Temple (Templarios), cuya regla escribió en un libro, “Alabanza de una nueva milicia”. “Tened piedad de vuestras almas, de la sangre que ha sido derramada por vosotros". El quiso tratar su alma como "si llevase una gota de la sangre de Cristo en un ánfora de cristal”. Estudió y vivió la Sagrada Escritura y los Santos Padres en sí mismo "pues gustado en su fuente tiene más sabor". Es el autor de la “Salve” y de la “Teología Mariana”. Aunque no aceptó la doctrina de la Inmaculada Concepción. "Bernardo dame algo. El le contestó: Señor tu sabes que te lo he dado todo, ¿qué más quieres? - Bernardo dame más.- Pero Señor, qué quieres que te dé de mas, si te lo he dado todo, mi familia, mi vida, mis trabajos, todo, todo es tuyo. -Bernardo, te falta una cosa, dame tus pecados”
Fue por iniciativa suya que los cistercienses pusieran todas sus iglesias bajo la advocación de María. Si bien enriqueció la teología mariana, declaró la guerra al arte, especialmente la escultura que consideraba un lujo pernicioso que proscribió en las iglesias cistercienses.

Además de fundar unos 60 monasterios, desde España hasta Siria y desde Sicilia hasta Suecia; intervino, por fin, como pacificador en las diversas contiendas, predicó sin descanso, amonestó a reyes y papas, asistió a concilios, combatió herejías y los abusos eclesiásticos, intervino como árbitro en los litigios políticos y aun encontró tiempo para escribir un montón de cartas y ser un gran teólogo. Abelardo tuvo que declararse vencido por él en el concilio de Sens (1140), aunque Bernardo utilizó algún engaño procesal para condenarlo, y gracias a san Hugo de Grenoble terminará por congraciarse con Abelardo. Fue un hombre de hierro que tuvo una incansable actividad -aunque su salud fue siempre mala - y que fue contemplativo, un alma dulcísima y efusiva al que se le puso el sobrenombre de "Doctor Melifluo". Suscitó por doquier entusiasmo y veneración por sus milagros, así como por su doctrina de interiorización espiritualista.

Su aportación a la espiritualidad cristiana se condensa en estos dos motivos: el descubrimiento de la piedad humanística, con la devoción a la humanidad de Cristo y el rol constitutivo de la piedad mariana en el contexto de la piedad hacia el Hombre-Dios (María es el "aquaeductus gratiae"). Decía: "Yo sirvo voluntariamente porque la caridad me hace libre"; "amémonos, porque somos amados: es nuestro interés y el interés de los nuestros. En aquello que amamos, nosotros reposamos; a aquellos que amamos, ofrecemos nuestro reposo. Amar en Dios significa tener caridad; buscar de ser amados por Dios, significa servir la caridad".
Escribió obras teológicas y ascéticas como el “Tratado de la gracia y del libre arbitrio”, “Sobre el ascenso del alma a Dios”, los “Sermones sobre el Cantar de los Cantares” y su obra maestra ascética: el “Tratado del amor de Dios”. Fue amigo del cisterciense irlandés san Malaquias quién murió en sus brazos en Claraval. Sobre él se han escrito numerosas leyendas. MEMORIA OBLIGATORIA.
INDICE


San FILIBERTO DE JUMIÉGES. (c.616/20 - c.685).
Martirologio Romano: En el monasterio de Noirmoutier, en la isla de Hero, en la costa de Aquitania, san Filiberto, abad, que, educado en la corte del rey Dagoberto, y todavía adolescente, se hizo monje. Fundó y dirigió primeramente el cenobio de Jumièges y después el de Hero.

Nació en Gascuña, de la región de Euauze (Gers). Su padre fue obispo de Aire-sur-l’Adour (Landes). A los 13 años fue enviado a la corte de Dagoberto I, y allí tuvo amistad con dos futuros santos: Audoeno de Rouen y Aicardo de Poitiers. Al poco tiempo dejó la corte y se retiró a un monasterio (que seguía la regla de san Columbano) de la isla de Rebais (Poitiers), llamado "Jerusalén", donde fue designado abad hacia el 650. Dejó la abadía, porque su rigor indispuso a los monjes y después de visitar varios monasterios fundadas por san Columbano (que en aquel tiempo estaban adoptando la regla de san Benito), como Luxeuil y Bobbio, meditando las enseñanzas de los santos Basilio, Macario, Benito y Columbano; fundó el monasterio de Jumiéges, de donde fue abad en el 654, también fundó cerca de allí, un convento de mujeres, que luego se trasladó a Pavilly, cuya abadesa fue santa Austreberta (662). Fue un hombre profundamente ascético, que domó su cuerpo con ayunos y disciplinas.

Criticó a Ebroim, verdugo del obispo de Autun, san Leodegario, y ministro del rey francés, que le encarceló y expulsó del país; fue a refugiarse con el obispo de Poitiers, Ansoaldo. Fundó un monasterio dedicado a San Benito en Quinçay, cerca de Poitiers. Muerto Ebroim, Filiberto regresó como abad de Jumiéges en el 683, y a consecuencia de un desacuerdo con san Audoeno, se trasladó a la región de Poitou. El obispo de Poitiers le concedió la isla de Her, en la costa de la Vendée, para que estableciera un monasterio cuyo nombre primitivo, Hermoutier u Oirmoutier se convirtió más tarde en Noirmoutier.
De nuevo en Jumiéges por petición de san Audoeno, en el 684, fundó en las montañas de Normandía la abadía de mujeres de Montivilliers y reformó el de Qunáy. Cuando murió Audoeno, regresó definitivamente a Poitou, y murió en Noirmoutier. Está enterrado en Brou, cerca de Bourg en Bresse.
INDICE


San BERNARDO TOLOMEI. (1272-1348).
Martirologio Romano: En Siena, de la Toscana, muerte de san Bernardo Tolomei, abad y fundador de la Congregación Olivetana según la Regla de san Benito. Trabajó con gran empeño por la disciplina monástica y, cuando la peste asolaba Italia, murió entre los monjes de Siena, expuestos al mismo peligro.

Nació en Siena. En el bautismo recibió el nombre de Giovanni. Fue educado en el colegio de Santo Domingo de Camporeggio, en Siena, por los frailes predicadores (dominicos) ocupó varias cargas municipales, incluso la de podesta (alcalde). Entró a formar parte de la Hermandad de los Disciplinados de Santa María della Scala. Un día del 1313, sorprendió a sus colegas con un discurso en el que elogiaba la vida religiosa y condenaba toda vanidad mundana. Unos amigos de la nobleza sienese, se impresionaron con la lección de Juan, eran Patricio Patrizi y Ambrosio Piccolomini. Bernardo habría visto en sueños a monjes vestidos de blanco, como los olivetanos, que ascendían al cielo por una escala levantada por los ángeles. Una ceguera progresiva, casi total, le obligó a renunciar a una carrera pública.

En una época de luchas entre facciones ciudadanas, para realizar su ideal cristiano y ascético, en el año 1313, casi a los cuarenta años, se retiró, junto con otros dos nobles de Siena, a la soledad, en Accona, a cerca de 30 km de la ciudad. Allí, llevó una vida eremítica en grutas. Tomó el nombre de Bernardo, por veneración al santo abad cisterciense. La vida penitente de estos laicos eremitas se caracterizaba por la oración, la lectio divina, el trabajo manual y el silencio. Poco a poco se les fueron uniendo otros compañeros de Siena, Florencia y las regiones vecinas.

Para consolidar la posición jurídica del nuevo grupo, Bernardo acudió al obispo de Arezzo, en cuya jurisdicción se encontraba Accona, y el 26 de marzo de 1319 obtuvo un decreto de erección para el futuro monasterio de Santa María de Monte Oliveto, que debía ponerse "sub regula sancti Benedicti", con algunos privilegios y exenciones. El obispo, a través de un legado, recibió su profesión monástica. Al elegir la Regla de san Benito, Bernardo tuvo que mitigar el rigor eremítico primitivo adoptando el cenobitismo benedictino. Por el deseo de honrar a la Virgen, los fundadores vistieron un hábito blanco.
Así, el 1 de abril de 1319 nació el monasterio de santa María de Monte Oliveto Maggiore, con la bendición y colocación de la primera piedra de la iglesia. Desde entonces, el desierto de Accona cambió su nombre por el de "Monte Oliveto" en recuerdo del Monte de los Olivos, a donde el Señor Jesús solía retirarse con sus discÌpulos y donde oró antes de su pasión.
El 1 de septiembre de 1319, en el momento de la elección de abad -cargo que por decisión del capítulo general debía durar un año solamente- Bernardo no quiso aceptar, aduciendo su creciente ceguera, y fue elegido Patrizio Patrizi. Sin embargo, después de un segundo abad, Simone di Tura, Bernardo no logró oponerse al deseo de sus monjes y el 1 de septiembre de 1322 fue elegido abad del monasterio que él mismo había fundado, cargo que ocupó hasta su muerte, pues era tal su prestigio y santidad que los monjes lo volvieron a elegir durante veintiséis años consecutivos.

Con el paso del tiempo el cenobio de Santa María de Monte Oliveto se fue convirtiendo en el centro de una congregación monástica. El número cada vez mayor de personas que acudían desde varias ciudades al nuevo monasterio permitió a Bernardo acoger las peticiones de obispos que querían que sus monjes se establecieran también en sus ciudades y aldeas. Por eso, pudo fundar otros diez monasterios, íntimamente unidos a la abadía principal, todos con el mismo nombre; la Congregación era dirigida por un solo abad, mientras que los monasterios estaban sólo bajo la autoridad de un prior. El 21 de enero de 1344, desde Aviñón, el Papa Clemente VI aprobó la Congregación, ya formada entonces por esos diez monasterios.
Bernardo dejó a sus monjes un ejemplo de vida santa, de práctica de las virtudes en grado heroico y de una vida entregada al servicio de los demás y a la contemplación. Se destacó por su devoción a María, especialmente a la Natividad de María fiesta que difundió. Durante la gran peste del año 1348, el santo abad abandonó la soledad de Monte Oliveto para acudir al monasterio de San Benito en Porta Tufi, en Siena. Allí, a los 76 años, asistiendo a sus conciudadanos y a sus monjes afectados por la infección fuertemente contagiosa, murió víctima él mismo de la peste, junto con 82 monjes. Canonizado por SS Benedicto XVI el 26 de abril de 2009.
INDICE


Beatos LUIS FRANCISCO LEBRUN y GERVASIO BRUNEL. M. 1794.
Martirologio Romano: En una nave anclada frente a Rochefort, en la costa francesa, beatos Luis Francisco Lebrun y Gervasio Brunel, presbíteros y mártires. Uno era monje de la Congregación Benedictina de san Mauro, y el otro, prior de la abadía de la Trapa, de la Orden Cisterciense. Ambos, retenidos de manera inhumana durante la Revolución Francesa, consumaron el martirio agotados por la enfermedad.

Luis Francisco nació en Rouen en 1744. Ingresó a los 18 años en el monasterio benedictino de Saint-Martin de Sées, haciendo la profesión religiosa el 10 de junio de 1763. Pertenecía a la congregación benedictina de San Mauro y a la provincia benedictina de Normandía. Pasaría por varios monasterios. En 1770, siendo diácono, fue enviado al monasterio de Jumiéges, donde al año siguiente se ordenaría presbítero en septiembre. Pasaría luego por diversas abadías. El capítulo general de 1783 lo nombra prior de Bonne- Nouvelle de Rouen, y en 1788 pasa a Saint-Wandrille.

Vinieron luego las leyes de 1790 suprimiendo los votos solemnes. Él declaró que se reservaba la posibilidad de vivir en una casa particular y recibe una pensión trimestral de 225 libras. Cuando se disuelve la vida común en Saint-Wandrille, pasa a Jumiéges, pero viendo el desorden que allí había se instala por su cuenta en Ruán (octubre de 1791). Cuando llega la ley del juramento de “Igualdad-Libertad”, rehusa prestarlo, y al año siguiente se ve en la necesidad de elegir entre prestar el juramento o marchar a la deportación o al exilio. Intenta escapar del dilema pero es recluido el 9 de noviembre de 1793 en Saint-Vivien de Rouen. Intenta evitar la deportación alegando de nuevo que está enfermo, pero no le sirve.
El 21 de marzo de 1794 sale para Rochefort, a donde llega a mediados de abril. Embarcado en “Les Deux Associés” luchó entre la vida y la muerte muchos días, mostrando una gran paciencia y resignación hasta que no pudo más y sucumbió de miseria y malos tratos.

Gervasio nació en Magniéres (Meurthe-et-Moselle) en 1744. Ingresó en el seminario de Toul, donde siguió los estudios eclesiásticos hasta su ordenación de diácono en 1766. Al año siguiente ingresa en la trapa de Mortagne, en el Orne. El 17 de junio de 1767 recibió el hábito religioso y el 15 de julio de 1768 emitió la profesión religiosa. El 11 de mayo de 1790 los monjes declararon desear seguir viviendo en el monasterio, y este su deseo fue apoyado por las municipalidades vecinas. Viendo cómo se desarrollaban las cosas Gervasio fue a París, visitó al Rey y dirigió una comunicación a la Asamblea pidiendo la supervivencia de la trapa. Pero sobrevino en su comunidad una lamentable división cuando el maestro de novicios se quiso llevar los monjes jóvenes a Suiza. Dom Gervasio no estaba de acuerdo, pero cuando llegó la contestación negativa de la Asamblea a su petición, aceptó la ida de los monjes a Suiza. El 27 de abril de 1792 los monjes de la Trapa rehusaron acceder a la demanda de los comisarios enviados por la municipalidad de Soligny a fin de hacer elegir un nuevo superior y un nuevo ecónomo. Dom Gervasio se quedó un tiempo en Mortagne con sus monjes pero luego debió resignarse a partir. Con otro religioso marchó a su pueblo y se instaló en casa de su padre, llevando consigo una parte del tesoro y de las reliquias de su monasterio, lo que le traería no pocas dificultades. Intentó con su compañero pasar a Suiza, pero su carta al monasterio de Notre-Dame de la Miséricorde de Visisbach fue interceptada y ambos fueron arrestados en Remiremont. Como sus pasaportes estaban en regla, pudieron volver a Magniéres, pero para ser arrestados el 12 de mayo de 1793 y reenviados a Remiremont. La acusación contra ellos era: sustracción de bienes de la Trapa y no prestación del juramento de “Libertad-Igualdad”.

El directorio del distrito de Luneville los absolvió del primer cargo pero los condenó a la deportación por el segundo. Llevados a Nancy, fueron recluidos en el exconvento carmelita. Dom Gervasio reclamó los haberes que le correspondían como eclesiástico sin recursos. Condenado a la deportación, fue embarcado sobre el "Bonhomme Richard" y después trasladado al "Deux Associés". En un relato se hace mención de él como un condenado entre los más conocidos, religioso ferviente, hombre de piedad y de gran virtud. Fue enterrado en la isla Madame.
INDICE



Santa MARÍA DE MATTÍAS. (1805-1866).
Martirologio Romano: En Roma, santa María de Mattías, virgen, que fundó el Instituto de las Hermanas de la Adoración de la Preciosísima Sangre del Señor.

Nació en Vallecorsa (Frosinone-Italia), en el seno de una familia acomodada. En la adolescencia descubrió en ella una llamada especial para seguir de cerca a Cristo Crucificado, donándose a él en amor adorante. Cuanto tenía 17 años, san Gaspar del Búfalo predicó en su pueblo natal una misión popular y María vio como se transformaba su pueblo, con la conversión de muchas personas. En su interior surgió el deseo de contribuir, como este santo, con la conversión de muchas personas.

Bajo la guía de un compañero de san Gaspar, el venerable don Giovanni Merlini, en 1834 fundó la Congregación de las Religiosas Adoratrices de la Sangre de Cristo en Acuto. Además de promover la educación de las niñas, reunió a las madres y a las jóvenes para catequizarlas, impulsándolas a vivir cristianamente, enamoradas de Jesús. Muchos hombres, a los que no podía hablar (según costumbre de la época), acudieron espontáneamente a escucharla. A pesar de su carácter tímido e introvertido, el celo por la causa de Cristo la convirtió en una gran predicadora. Este celo arrastró a muchas jóvenes. Así pudo fundar cerca de 70 casas religiosas en Italia, Alemania e Inglaterra. Casi todas sus casas se abrieron en pequeñas aldeas abandonadas, a excepción de Roma, a donde fue llamada por el papa beato Pío IX para dirigir el Hospicio de San Luis y una escuela en Civitavecchia. Vivió toda su vida con el único deseo de agradar a Cristo, que le había robado el corazón desde su juventud. Siempre actuó en profunda comunión con la Iglesia y por amor a ella. Murió en Roma. Fue canonizada por SS Juan Pablo II el 18 de mayo de 2003.
INDICE


Beata MARÍA CLIMENT MATEU (1887-1936).
Martirologio Romano: En la ciudad de Játiva, en la región de Valencia, en España, beata María Climent Mateu, virgen y mártir, que, en el tiempo de la persecución, mereció ser configurada con Cristo por su muerte en la fe.

Nació en Játiva. Era un mujer muy cristiana y su espiritualidad se nutría en los Jueves Eucarísticos, el Apostolado de la Oración, la Adoración Nocturna y las Marías de los Sagrarios, su espiritualidad era sobre todo eucarística. Decidió ser una apóstol seglar, viviendo con intensidad su condición de miembro de la Acción Católica y haciendo cuanto bien podía a su alrededor. Era también Terciaria franciscana y amaba la liturgia, encargándose de formentar el canto y en el arreglo de los ornamentos litúrgicos. Su apostolado, aparte del específicamente mariano que ejercitaba en el fomento del Rosario Perpetuo, lo canalizaba sobre todo a través de la Obra de los Intereses Católicos y de varias cofradías a las que pertenecía. Su apostolado caritativo y social se encauzó a través de la obra Apostolado Social de la Mujer, en el Sindicato Católico Femenino, cuya Caja Dotal y Mutualidad de Enfermeras ella fundó y dirigió. Pedía a las familias pudientes para atender a los pobres, ella era de economía modesta. En el Sindicato estuvo encargada de la clase de cultura general y labores para obreras.

Llegada la revolución de julio de 1936 se la avisó que corría peligro y sería mejor que se fuera a donde pasara inadvertida, pero ella prefirió quedarse en Játiva y acogerse a la voluntad de Dios. El 20 de agosto de ese año fueron a detenerla, y como su madre se negó a dejarla ir sola, ambas mujeres fueron fusiladas en las cercanías del cementerio a las 3 de la madrugada. Fue beatificada el 11 de marzo de 2001 por el papa Juan Pablo II en la ceremonia conjunta de los 233 mártires de la persecución religiosa en Valencia de los años 1936-1939.
INDICE



Beato MATÍAS CARDONA MESEGUER. (1902-1936).
Martirologio Romano: En la ciudad de Vallibona (Castellón), beato Matías Cardona, presbítero de la Orden de Clérigos Regulares de las Escuelas Pías y mártir, que, en tiempo de persecución, por ser sacerdote fue llevado al glorioso martirio.

Nació en Vallibona (Castellón), en el seno de una familia muy pobre. A causa de la extrema pobreza de su familia, tuvo que interrumpir sus sueños de ser escolapio. Por el párroco de su pueblo entró a servir en el colegio de los Hermanos de las Escuelas Cristianas de Barcelona. Todo lo que ganaba se lo enviaba a la familia. A los 20 años tuvo que dejar el trabajo y marcharse a realizar el servicio militar en un batallón de telegrafistas donde estuvo 8 años y salió con el grado de cabo. Terminado el servicio ingresó en las Escuelas Pías. Fue ordenado sacerdote, en Calahorra, en 1936. Ejerció su sacerdocio en el colegio de San Antón de Barcelona.

Pero, avisado por el alcalde de que corría peligro, se marchó en la mañana del día 17 a la hacienda Casa Cardona. Amenazados su hermana y cuñado si no decían dónde estaba el sacerdote, lo dijeron y allí fueron a buscarle. Conducido al comité de Vallibona, fue encerrado en la cárcel con otro sacerdote. Su hermana lo pudo visitar y llevar comida, pero el día 20 de agosto sacaron a ambos sacerdotes y los llevaron al lugar llamado Pigro del Coll y allí los fusilaron. Antes del fusilamiento, dirigió a sus verdugos palabras conmovedoras y de perdón, dos de sus verdugos enmudecieron y el tercero, un miliciano llamado Fermín, exclamó: "Disparemos rápido pues éste es capaz de convertirnos". A la hora de recibir la descarga abrió los brazos en cruz. Ambos sacerdotes fueron enterrados en el cementerio local. Juan Pablo II le beatificó el 1 de octubre de 1995 en el grupo de 13 escolapios martirizados en diversos días y en varios lugares, de 1936.
INDICE



Beato JORGE HÄFNER. (1900-1942).
Martirologio Roma: En el campo de concentración de Dachau, cerca de Munich, en Alemania, beato Jorge Häfner, presbítero y mártir, que testimonió la fe con su vida frente a un régimen contrario a la dignidad humana y cristiana.

Georg Hafner nació en Würzburgo (Alemania). Al finalizar la I Guerra Mundial, después de haber prestado el servicio militar como ayudante por un año, ingresó a estudiar teología y a formar parte de la asociación católica estudiantil “Unitas”. Luego se adhirió a la tercera orden del monte Carmelo.
En 1924 fue ordenado sacerdote. Durante los cuatro primeros años como sacerdote (1924-1928) fue capellán en Motten, Goldbach, Mürsbach y Altglashütten. En 1934 se lo designó párroco en Oberschwarzach (Baviera).
El Padre Hafner vivió modestamente, centrado en la oración y el sacrificio. Ante la pretendida obligatoriedad del saludo nazi, dada su condición de sacerdote, él se opuso a realizar tal saludo y entró en conflicto con el régimen nacional socialista. Su escuela fue cerrada, pero Hafner continuó enseñando usando para ello la torre superior de la iglesia. En 1941 esta alternativa también fue prohibida. La situación del sacerdote era cada día más arriesgada, sus iniciativas molestaban al régimen nazi.
El 31 de octubre de 1941 Hafner fue detenido. La Policía Secreta del Estado lo acusaba de haber incitado a la población contra los abusos cometidos por esa oficina causando un debilitamiento en el “frente interno”. El Vicario General Franz Miltenberger inmediatamente pidió la libertad del detenido, pero apenas seis semanas después ya estaba llegando a Dachau.

Cuando el Padre Hafner llegó a Dachau, dos guardias le cayeron encima y lo golpearon en la cara, hasta hacerlo sangrar. Hafner nunca se quejó. Los sobrevivientes de Dachau lo evocan como un hombre sensible y profundamente religioso. En el campamento Hafner se sentía constantemente atacado por el hambre durante el invierno de 1941-42. Todo lo soportó hasta que a las 7:20 de la mañana del 20 de agosto de 1942, víctima del maltrato, la desnutrición, los flemones y otras múltiples enfermedades posiblemente causadas por la calidad del agua, en la más absoluta soledad entregó su alma al creador quien para los nazis era tan solo el prisionero 28876.
Apenas seis meses antes había escrito: "la comodidad, la fuerza y todo lo que necesitamos lo encontramos en la oración y en la devoción a Dios… No queremos ni condenar un ser humano, ni sembrar el rencor contra quien quiera que sea. Más bien queremos ser buenos con todos"
INDICE


OTROS SANTOS DEL DÍA:

Samuel. s. XI a. C. (Antiguo Testamento).
Martirologio Romano: Conmemoración de san Samuel, profeta, quien llamado por Dios, siendo aún niño, fue después juez en Israel y, por mandato divino, ungió a Saúl como rey de su pueblo, pero rechazado éste por su falta de fidelidad, confirió también la unción real a David, de cuya descendencia había de nacer Cristo.
Nació en las montañas de Efraín, después de un un hecho prodigioso ante la esterilidad de su madre Ana (1 Sam 2,7); creció al servicio del santuario de Silo. (1 Re 1-2). Luego fue mandado por Dios, como profeta (1 Sam 3, 9-10), a su pueblo y como el último Juez (1 Sam 7, 16), para designar al primer rey, Saúl (1Re 8,10) y sustituirlo por David.
Según el profesor J. R. Flecha, “Samuel es al mismo tiempo y con pareja sinceridad, el profeta comprometido, el juez honesto, el orientador discreto”. “Fijad vuestro corazón en Yahvé, servidle a él solo y él os liberará” (1 Sam 7,3).

San Zaqueo. s. I.
El publicano del evangelio de San Lucas (19, 1-10). Vivía en Jericó y era el jefe de los recaudadores y muy rico, y al saber que Jesús, iba a la ciudad, como era pequeño de estatura se subió a un sicomoro, Jesús lo vió y se invitó a comer en su casa. Jesús comió con él, después de esta comida, se convirtió, y prometió devolver todo lo robado. “Hoy ha sido la salvación de esta casa; también éste es hijo de Abrahán. Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido”. Zaqueo se convierte en paradigma del discípulo que escucha a Jesús, lo acoge con alegría y lo sigue con generosidad y se convierte. Según la tradición se dice que fue obispo de Cesarea.

San Amador. s. I.
En 1166, un cuerpo incorrupto fue hallado en la Iglesia de Nuestra Señora de Rocamador y dio origen a la leyenda de "San Amador". La leyenda dice que es Zaqueo, y marido de la Verónica; después de la muerte de Cristo, el matrimonio se habrían embarcado en una barca que guiada por un ángel atravesó el estrecho de Gibraltar y recalaron en la desembocadura del Gironda, cerca de la Punta de Grave y del santuario de Soulac. Con el nombre de “amador” viajó a Roma y asistió al martirio de santos Pedro y Pablo. Al regresar a las Galias se enteró de la muerte de su esposa. Dicen que levantó el santuario a María de Rocamador en la región de Quercy. De él no se puede decir nada excepto que a partir del siglo XVII todos concuerdan en que era un anacoreta francés de la región de Quercy, de época desconocida.

San Máximo de Chinón. M. c. 470.
Martirologio Romano: Cerca de la fortaleza de Chinon, en el territorio de Tours, en Aquitania, san Máximo, discípulo de san Martín, que primeramente fue monje en el lugar de Ile-Barbe, cerca de Lyon, y posteriormente fundó un monasterio a la orilla del río Vigenne, en el que murió en edad muy avanzada.

La pocas noticias conocidas provienen de san Gregorio de Tours, que en su «De gloria confessorum» dedicó un capítulo (XXII) a este discípulo de san Martín de Tours, que, para ocultar su santidad, dejó la Turena donde había nacido y vivía, para ir como simple monje al monasterio de Île-Barbe, en Lyon. Pero incluso aquí la santidad de su persona atraía la atención de los habitantes de la zona, que no lo dejaban libre en sus oraciones y vida contemplativa; por lo que decidió volver a su tierra.

Atravesando el río Saona, su barca naufragó, pero Máximo pudo resguardar sus pertenencias sin dificultad, salvando incluso el libro de los evangelios, el cáliz y la patena que llevaba consigo. Vuelto a entrar en la Turena Aquitania, fundó y gobernó la abadía de Chinón (Vienne), en el que vivió santamente durante el resto de su vida.
San Gregorio de Tours cuenta que mientras el castillo de Chinon era asediado por los enemigos visigodos, el santo abad mediante sus intensas plegarias obtuvo una lluvia torrencial, ayudando así al pueblo de Chinon, que se había quedado sin agua.

San Oswin. M. 651.
Príncipe de Deira (una parte del reino de Northumbría) fue educado por san Aidán. En el 642 sucedió a san Oswaldo en el gobierno de Deira, pero reinó solamente nueve años porque fue asesinado por Gilling que seguía las ordenes de su primo Oswy. Se le venera como mártir.



Santos Leovigildo y Cristóbal. M. 852.
Martirologio Romano: En Córdoba, en la región hispánica de Andalucía, santos mártires Leovigildo y Cristóbal, monjes. Durante la persecución llevada a cabo por los musulmanes proclamaron espontáneamente a Cristo delante del juez, por lo cual fueron decapitados, recibiendo así la palma del martirio.
Leovigildo era natural de Elvira (Granada). Religioso en el monasterio de Santos Justo y Pastor en Fraga, en la serranía cordobesa. Discípulo de san Eulogio y emparentado con él, como Cristóbal, que era monje de San Martín de Hojana. Ante el martirio de san Aurelio, después de consultar a san Eulogio, salieron en defensa de los cristianos, denigraron al Islam y proclamaron el cristianismo como la única religión verdadera. tanto él como san Cristóbal fueron decapitados en la plaza pública de Córdoba.

San Herberto Hoscam. M. c. 1181.
Inglés de nacimiento. Arzobispo de Conza en Avelino, Basilicata. En 1169 concedió a Roberto, obispo de Muro Lucano, la facultad de consagrar una iglesia en honor de san Martín. Estuvo presente, en 1179, en el III Concilio Ecuménico de Letrán; fue considerado un pastor ilustre por su santidad y doctrina. Patrón de la ciudad y diócesis de Conza.


Ladislao Maczkowski. Beato. (1911-1942).
Martirologio Romano: En el campo de concentración de Dachau, cerca de Munich, en Baviera, de Alemania, beato Ladislao Maczkowski, presbítero y mártir, que, polaco de nacionalidad, fue deportado en tiempo de guerra y defendió la fe, entre torturas de muerte, ante los enemigos de la dignidad humana y cristiana.
Nació en Ociaz (Ostrów Wieikopolski), Polonia. Ingresó en el seminario de Gniezno. fue ordenado sacerdote en 1937. Fue enviado como vicario a Slupy y en 1939 a Szubin como vicepárroco.
Al llegar la guerra se fue con sus familiares para eludir el arresto, pero secretamente continuó con su ministerio pastoral hasta que se le pidió que se hiciera cargo como administrador de la parroquia de Lubowo, cosa que aceptó pese al peligro. Al poco tiempo, la policía secreta alemana le arrestó enviándole al campo de concentración de Sachsenhausen y luego al de Dachau. Su débil salud no soportó las durísimas condiciones del campo y murió de agotamiento dos años después.
Era persona devota y modesta, un poco introvertido, responsable y diligente en el cumplimiento de sus deberes. Fue beatificado el 13 de junio de 1999 por el papa Juan Pablo II.
INDICE
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores