GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Santoral del 23 de Noviembre

SAN CLEMENTE, Papa y MártirLucrecia de Merida, Santa Mártir
Clemente I, Santo IV Papa
Columbano, Santo Fundador
Gregorio II de Agrigento, Santo Obispo
Cecilia Yu So-Sa, Santa Viuda y mártir
Teresa de Jesús, Beata Niña Mercedaria
Felicidad y sus siete Hijos, Santa Mártires
Miguel Agustín Pro, Beato Mártir México
Margarita de Saboya, Beata Viuda
Enrichetta (María Ángela Doménica) Alfieri, Beata
Clemente, papa y mártir, tercer sucesor de San Pedro
San Columbano, abad y gran legislador de los monjes


SAN CLEMENTE  Papa y Mártir
n. en Roma; † martirizado en el año 101
Patrono de marineros; niños enfermos; quienes trabajan con mármol.

A este siervo inútil arrojadlo a las tinieblas exteriores;
allí será el llanto y el crujir de dientes.
(Mateo 25, 30)

San Clemente, cuarto Vicario de Jesucristo, en el año 90, había sido discípulo de San Pablo y después de San Pedro. Desterrado a causa de su celo en Quersoneso, fue obligado a trabajar en las minas y en ellas convirtió a un gran número de paganos. Trajano lo hizo arrojar al mar con un ancla atada al cuello. Mientras los cristianos oraban en la playa, las aguas retiráronse en la extensión de una legua, donde los cristianos encontraron un maravilloso templo de mármol y en su interior un sepulcro de piedra que contenía los restos del santo mártir. Los habitantes de la vecindad, sacudidos por este milagro, ocurrido hacia el año 101, se convirtieron a la fe cristiana.

MEDITACIÓN SOBRE LA PEREZA
I. Dios castigará severamente a los cobardes servidores que no hayan hecho fructificar el talento que les ha confiado. El hombre ha nacido para el trabajo; a pesar de la brevedad de la vida, pierdes tu tiempo en la pereza. Das acceso al demonio, que no te tentaría si te encontrase siempre ocupado. Mucho trabajo yo para dar contento a mis pasiones, me canso recorriendo los caminos de la iniquidad, ¡y nada quiero hacer por la salvación de mi alma! Es tiempo ya de trabajar por el cielo.

II. Muchas causas tiene tu pereza: el temor de no obtener éxito, la aprensión de las dificultades, el respeto humano y el amor a tus comodidades son las principales. ¿De dónde proviene tanta negligencia por la obra de Dios, mientras empleas tanta solicitud en el logro de tus empresas temporales? Es porque no piensas en la temible majestad del Dios a quien sirves; es porque no consideras el poder de este Señor, que recompensará al servidor activo y diligente y castigará con suplicios eternos al servidor perezoso. ¡Maldito sea quien hace la obra de Dios con negligencia! (Jeremías).

III. Tiempo vendrá en que ya no podrás trabajar más; perezoso, cuánto habrás de querer haber hecho cuando ese momento llegue. Piensa seriamente en esa hora suprema. Considera el buen ejemplo de tantas santas almas y la gloria que te está preparada en el cielo si trabajas con ardor; te avergonzarás de hacer tan poco para ganar el cielo, mientras trabajas tanto para la tierra.El pensamiento del cielo destierra la pereza (San Gregorio).

El fervor.
Orad por las almas del purgatorio.

ORACIÓN

Pastor eterno, considerad con benevolencia a vuestro rebaño y guardadlo con protección constante por vuestro bienaventurado mártir y Soberano Pontífice Clemente, a quien constituisteis pastor de toda la Iglesia. Por J. C. N. S.

Martirologio Romano (1956)
23 de noviembre


Fuentes:
- Santoral de Juan Esteban Grosez, S.J. - Tomo IV; Patron Saints Index.


San CLEMENTE I. Papa (88 - 97/101). M. c. 101. Padre Apostólico.


Martirologio RomanoSan Clemente I, papa y mártir, que dirigió la Iglesia de Roma en tercer lugar después de san Pedro Apóstol y escribió a los Corintios una célebre Epístola para restaurar la paz y la concordia entre ellos. En este día se conmemora la deposición de su cuerpo en Roma

Nació en Roma. Discípulo de san Pablo, según una tradición muy antigua (Flp 4, 3). Tertuliano dice que era un judío convertido por san Pedro que le confirió el presbiterado y el diaconado. Era hijo de Faustino, un romano por nacimiento. Acompañó a Pablo a Roma, y Tertuliano nos dice que san Pedro lo ordenó obispo, por lo que algunos entienden que lo hizo obispo de las naciones, para predicar el Evangelio a muchos países; otros que lo nombró vicario de Roma, para gobernar la Iglesia durante su ausencia en sus frecuentes misiones. Ocupó el trono de Pedro desde el 88 al 97-101, en tercer lugar de la lista de los papas, después de san Lino. Conoció y trató a san Ireneo de Lyon y Eusebio de Cesarea, sus principales fuentes.

En Corinto, tuvo lugar entre los creyentes una profunda división, y una partida se reveló contra los presbíteros y quisieron deponerlos. Parece que poco después de la muerte de Diocleciano, y escribió una “Carta a los Corintios”, que se hizo famosa en la antigüedad: "Es preciso someterse con humildad; dejemos la soberbia, enemiga de la armonía. El gran artífice, el dueño del mundo, ha querido que todo sea ordenado, en una conformidad perfecta. La cabeza no es nada sin los pies; pero a su vez los pies serían inútiles sin la cabeza. Ni los grandes pueden existir sin los pequeños, ni los pequeños sin los grandes. Las ofrendas y ritos litúrgicos han de celebrarse, no a voluntad de cada uno y sin orden, sino en horas determinadas y conforme a lo ordenado por el maestro. Sigamos el canon venerable y glorioso de nuestra tradición, conservemos el muro fraterno de la caridad. Por ella subieron los santos a la perfección; sin ella nada es agradable a los ojos divinos". 

La leyenda dice de él que el emperador Trajano le desterró al Quersoneso, a Crimea, después de ser acusado de brujería por haber convertido al cristianismo a Teodora, mujer de Sisinio, amigo del emperador Nerva; se le condenó a trabajos forzados en una cantera. Al final fue ahogado en el mar Negro con un ancla en el cuello. Se le atribuye la “Segunda Carta de Clemente” (que es la homilía más antigua de la Iglesia subapostólica), como las “Constituciones apostólicas”, es decir, la más grande compilación litúrgica y canónica de la antigüedad. El fue el que restableció el uso de la Confirmación según el rito de san Pedro y durante su pontificado se empezó a usar en la liturgia la palabra “Amén”. 

Se le nombraba en la Plegaria Eucarística I, y su memoria está en Roma en la iglesia, que parece que se erigió sobre su casa. Santos Cirilo y Metodio, trasladaron sus reliquias de Crimea a Roma, donde hoy estan depositadas en la basílica de Santa Sofía, de Roma. Patrón de Crimea. MEMORIA FACULTATIVA. 


San COLUMBANO DE BOBBIO. (c.543 - 615).


Martirologio RomanoSan Columbano, abad, que originario de Irlanda, se hizo peregrino por Cristo para instruir a las gentes de  Francia, fundó junto a muchos otros monasterios, el de Luxeuil, que él mismo gobernó bajo una extrecha observancia de la regla; obligado a exiliarse, atraversó los Alpes y fundó en Emilia el monasterio de Bobbio, célebre por la disciplina y los estudios, donde, benemérito de la Iglesia, murió en paz y su cuerpo fue enterrado este día.  


Nativo de Leinster (Irlanda). Era hijo de Fedilmid, nieto de Fergus, busnieto de Conall Gulban, tataranieto de Niall, el de los “Nueve Rehenes”. No había en todo el pueblo gaélico un hombre de más noble estirpe. Por su sangre podía haber reinado en Irlanda, pero prefirió servir a Dios, después de sentirse inclinado, por su extraordinaria belleza, a los placeres de la carne. Recibió su formación intelectual y ascética (tras un período de vida eremítica) primero en el monasterio de Cluain-Inis, bajo la dirección del sabio Senel y después (558) en el monasterio de Bangor, fundado por san Congal, representante de la escuela ascética más rigurosa de las islas Británicas, que había adoptado la vida monástica a la obra de evangelización. En el año 563, Columbano, que se dice fue el fundador de la abadía de Kells así como el autor del famoso “Libro de Kells”, abandonó Irlanda. 

Columbano dejó Irlanda con doce compañeros, marchó a Escocia (570-574), donde se dedicó a la evangelización, y fundó un monasterio en la isla de Iona que floreció durante 250 años. Trabajó después entre los pueblos extranjeros: en Austrasia (575-588); luego en Borgoña, cuyo reino se extendía por buena parte de la Galia. Aquí fue invitado por el rey san Gontrán, y fundó sucesivamente tres monasterios: Annegray, Luxeuil y Fontaines. Cuando el número de los monjes alcanzó los 250, Columbano compuso primero unaRegla (ayuno, oración, trabajo, lectura diaria), que se convirtió (junto con laRegla de san Benito) en la forma más apropiada del evangelio para los hombres del siglo VI; y más tarde un “Penitencial”, con las reglas penales "tarifadas" en uso en Irlanda, para la confesión individual secreta.

Tras varios altercados con la corte borgoñona y con la misma Iglesia franca a causa de su irritante intransigencia (por la fijación de la fecha de las fiestas pascuales, por la defensa de la moral cristiana y por los usos monásticos), fue expulsado de Borgoña (porque censuró a la reina Brunequilda) y obligado a reembarcarse hacia su isla natal. Pero su barco encalló y fue llevado al reino de Clotario, en Rouen (Neustria), donde logró imponer el respeto de su concepción particular sobre la ley cristiana. Más tarde se dirigió a la alta Renania; pero atraído por Roma, partió para Italia; llegó primero a Tuggen, en el lago de Zurich (de donde fue expulsado), y después a Bregenz, en el lago de Constanza (también aquí se le rechazó), no sin antes haber puesto, junto con san Galo, la primera piedra de lo que sería el monasterio de Mehrerau; dejó en esta localidad a su monje san Galo, que se negó a seguirlo porque esperaba poder evangelizar aquel lugar; y por último, atravesó los Alpes para llegar a la llanura del Po.

Acogido por los reyes lombardos (Agilulfo y Teodolinda), tomó posición en la disputas dogmáticas de su época poniéndose a disposición de la ortodoxia de la sede de Pedro, y de los concilios de Constantinopla y Calcedonia, contra las herejías arrianas y nestorianas, así como con el cisma relacionado con los llamados “Tres Capítulos”. Estuvo envuelto en las disputas con los obispos galos, puesto que quería imponer la fecha irlandesa de la fiesta de la Pascua, en contra de la romana. El Papa le hizo varias llamadas para que se pusiera de su lado pero todo fue en vano. Invocó del Papa sanciones contra los obispos que no seguían la condena del II Concilio de Constantinopla. En contraste con los lombardos arrianos, fue obligado a retirarse al Apenino ligur, donde fundó el monasterio de Bobbio. Aquí vivió en soledad hasta su muerte. 

Vivió muy austeramente, e hizo vivir la misma regla a donde iba, no cambió nunca la rigidez de la regla, si se piensa que olvidarse un "amén" en el coro significaba 30 azotes, y una intemperancia en el comer se pagaba con una semana a pan y agua. Ayunos y disciplinas eran prácticas diarias. La rigidez de su regla chocó ya sea con la autoridad civil, como con la eclesiástica. Su ascetismo influyó mucho en la espiritualidad medieval, cuando sus monasterios se unieron a la orden benedictina. "Que el monje viva bajo la ley de uno solo, y en compañía de muchos, para aprender de unos la humildad, y de otros, la paciencia. 

Que no haga lo que le plazca; que coma lo que le manden; que no tenga sino lo que le den, que obedezca a quien le desagrada. Irá al lecho agotado por el cansancio, durmiendo ya al dirigirse a él, dejándole sin terminar el sueño. Rece siempre, trabaja siempre, estudie siempre". San Eustaquio le sucedió en el monasterio de Luxeuil. Columbano fue famoso tanto por sus profecías como por haber sido la causa del primer pleito sobre los derechos de autor que conoce la historia. En este caso la sentencia fue que “a cada vaca su ternero y a cada libro su copyright”. Está enterrado en Armagh, Irlanda, junto con san Patricio y santa Brígida. Patrón de Irlanda. MEMORIA FACULTATIVA. <


San ANFILOQUIO DE ICONÍO. (340/45 - 403).


Martirologio RomanoEn Iconío, de Licaonia, san Anfiloquio, obispo, que fue compañero en el desierto de los santos Basilio y Gregorio Nacianceno y también colega en el episcopado. Esclarecido por su santidad y doctrina, libró muchas batallas en favor de la fe católica
Nació en Capadocia. Era primo de san Gregorio Nacianceno. Compañero de estudios de san Basilio de Capadocia; fue un importante abogado en Constantinopla, y profesor de Retórica. Abandonó la capital del imperio por dificultades financieras y se trasladó a Nacianzo, para vivir tranquilamente y cuidar a su padre anciano. San Basilio le encargó combatir el arrianismo en Capadocia. 

Arzobispo de Iconío en el 374, nombrado, a pesar de su resistencia, por san Basilio. Su padre se quejó ante san Gregorio, porque con el nombramiento de su hijo le faltaría sus cuidados, y el santo le respondió que no tuvo nada que ver con su nombramiento y que también se resentiría con su ausencia. Anfiloquió combatió a los herejes macedonistas, contra los que escribe una obra sobre el Espíritu Santo que fue alabado por san Jerónimo, y que dedicó a Basilio. Pronunció un discurso en el funeral de san Basilio.

En el 376, presidió el sínodo de Iconío, para condenar la herejía macedonia que negaba la divinidad del Espíritu Santo. También estuvo presente en el I Concilio Ecuménico de Constantinopla en el 381, cuando esta herejía fue condenada. En el 394, asistió al sínodo de Side, en Panfilia, en el cual fueron condenados los mesalianos, que decían que la oración era el único medio de salvación. Intentó de todo para que el emperador Teodosio promulgara las Actas del Concilio de Nicea contra el arrianismo y que les negara la posibilidad de reunirse. El soberano en un principio se negó, porque consideraba demasiado severa esta medida, pero el santo obispo le convenció para que promulgara una ley que declaraba ilegales las asambleas públicas como privadas de los arrianos. Su amigo san Gregorio lo describe como heraldo de la verdad y obispo irrepensible. Su padre testificó que muchos enfermos se curaron por su intercesión.

San GREGORIO DE AGRIGENTO. (559 - 630).


Martirologio RomanoEn Agrigento, san Gregorio, obispo, que se según se narra comentó los libros sagrados, desvelando a los incultos los misterios divinos

Siciliano de rito bizantino; nació en Agrigento. Destinado a la carrera eclesiástica, se entusiasmó por las peregrinaciones, que en aquel tiempo se organizaban para Tierra Santa, y en el 578, sin saberlo sus padres, marchó a Cartago, donde, con tres monjes romanos, fue conducido a Jerusalén. Después de la visita a los santos lugares, se retiró durante cuatro años en soledad, estudio y oración y en el 584, volvió a Jerusalén. Luego marchó a Antioquía y Constantinopla donde su fama de santidad llegó a oídos del emperador Mauricio. Fue invitado a formar parte del V Concilio de Constantinopla, donde se condenó algunas herejías, entre ellas el arrianismo. 

Gregorio, después de realizar muchas conversiones, marchó a Roma, allí fue nombrado por san Gregorio Magno, obispo de Agrigento, donde retornó en el 591. En Agrigento inició una grandiosa obra de apostolado a favor de los pobres y humildes. Fue injustamente acusado por la envidia de Sabino y Crescentino que querían sustituirlo en el obispado por un cierto Lencio, por ello fue llamado a Roma y encarcelado. Pero los milagros que hizo en la cárcel fueron la señal a favor de su inocencia. El Papa, en un concilio de 150 obispos para discutir la causa de Gregorio, reconoció y proclamó su inocencia. Liberado y restituido en su diócesis, continuó con su misión apostólica. 

En el 595 construyó en su diócesis un templo dedicado a santos Pedro y Pablo. Fundó varios colegios para la instrucción de las mujeres agrigentinas y tuvo la colaboración de su madre, Teodata, que era institutriz. Fue doctísimo en las disciplinas teológicas y también en las ciencias físicas, y dejó muchos escritos, entre los cuales destacan: las "Oraciones" sobre los dogmas de la Fe de los Antioqueños, las “Dogmáticas”, las “Encomiasticas”, las “Oraciones”sobre la Cuaresma y sobre el apóstol Andrés, y muchos otros escritos publicados en Constantinopla. Pero los escritos más importantes son las “Homilías”, dictadas del griego, que son un interesante comentario que él hizo al Eclesiastés. Versadísimo en la astronomía, sostuvo la teoría del movimiento de la tierra alrededor del sol, conciliando admirablemente la ciencia y la interpretación de la Biblia, a cerca de la inmovilidad de la tierra. Estudió y resolvió muchos problemas de física y fue también conocedor de la medicina, realizando operaciones que parecieron milagros.

En los últimos años de su vida se retiró en soledad. Murió en Agrigento, aunque algunos autores afirman que murió en España a donde había ido para una misión. Es el patrón de los bienes arqueológicos, en particular de los arquitectónicos. 


Beata MARGARITA DE SABOYA. (c.1390 - 1464/7).


Martirologio RomanoEn Alba, del Piamonte, beata Margarita de Saboya, que, al quedar viuda, se entregó a Dios en el monasterio de religiosas de la Orden de Predicadores, que ella misma había fundado.

Era hija de Amadeo II, príncipe de Acaya y de Morea y conde de Saboya, y sobrina del papa Clemente VII. Después de una predicación de san Vicente Ferrer, quiso hacerse dominica, pero como era hija del príncipe de Saboya, tuvo que casarse con Teodoro Paleólogo, duque de Montferrato, que era un hombre colérico y brutal, y políticamente sometido en las guerras contra Génova.

En 1418, Teodoro murió. La viuda Margarita intentó solucionar la vida de sus dos hijastros. Con un grupo de damas de corte, vivió vida monástica en un palacio en Alba, en el Piamonte, donde fundó el convento de Alba Pompeya, y para evitar un matrimonio con el duque de Milán, se hizo monja de clausura de la Segunda Orden dominica. Como religiosa, sufrió humillaciones, puniciones, privaciones, con un director espiritual excesivamente riguroso con ella. Se cuenta como un día se le apareció Cristo con tres flechas en la mano: enfermedad, calumnia y persecución y le preguntó con cual de las tres quería ser herida, y ella le dijo que con las tres, como así fue. Durante 20 años, vivió una vida de paciente resignación. 

Fue acusada de hipocresía y de gobernar con una tiranía insoportable a sus monjas; su mala salud se atribuyó a la buena vida que supuestamente llevaba y, Felipe Visconti, su antiguo enamorado y duque de Milán, se encargó de propalar los rumores de que el convento de Margarita era el centro de propagación de las herejías de Walden. También se formuló un cargo particularmente infame y repugnante en contra de los frailes de Santo Domingo y, a raíz del mismo, el confesor y director espiritual de la comunidad de Margarita, fue a dar a la cárcel. La propia Margarita acudió a solicitar la liberación del prisionero, y se desarrolló una patética escena a las puertas de la celda, que los carceleros cerraron sobre las manos de la beata para aplastárselas brutalmente. Pasó bastante tiempo antes de que el fraile dominico fuese reivindicado de la perversa acusación de haber corrompido la fe y la moral de las monjas que estaban a su cargo.

Murió consolada con una visión de la misma santa Catalina de Siena, que presenciaron otras religiosas además de la moribunda. Murió en el convento de Alba donde reposan sus restos.

Beato MIGUEL AGUSTÍN PRO JUÁREZ. (1891-1927).


Martirologio RomanoEn la ciudad de Guadalupe, en el territorio de Zacatecas, en México, beato Miguel Agustín Pro, presbítero de la Compañía de Jesús y mártir, que en la cruel persecución contra la Iglesia, como si fuera un facineroso, le condenaron sin juicio a la pena capital, y así alcanzó el martirio que tan ardientemente deseaba.

Nació en Guadalupe de Zacatecas (Méjico), en el seno de una familia de clase media. Atormentó a sus hermanas, se enamoró y gastó una broma detrás de otra; como su padre era ingeniero de minas, Miguel trabajó con su padre en las oficinas y en los ratos libres bajaba a la mina para hablar con los mineros, de ahí aprendió su vocabulario que tanto le sirvió en su apostolado. También aprendió a tocar la guitarra y la mandolina y a cantar las coplas populares.
Ingresó en la Compañía de Jesús en el Llano en 1911. En 1913, emitió los votos religiosos. Como había estallado la revolución en Méjico, fue enviado a Estados Unidos, donde continuó el noviciado en Los Gatos, California y luego marchó a España, a Granada, para terminar sus estudios de Retórica y Filosofía. Luego marchó a Nicaragua, donde ejerció el magisterio. En 1922 regresó a Europa donde estudió Teología en Barcelona y en 1924, fue enviado a Enghien, Bélgica, donde concluyó sus estudios teológicos. Recibió la ordenación sacerdotal en 1925, en la ciudad flamenca; en Bruselas fue operado tres veces del estómago, y allí recibió la noticia de la muerte de su madre. Siempre se mostró alegre, sobre todo en los momentos de mayor contrariedad. Su permanencia europea le ofreció la oportunidad de conocer de cerca la realidad del catolicismo social de la región franco-belga. Participó en la actividades de la Juventud Obrera Católica de Bélgica y de la Acción Popular francesa.

En 1926, volvió a Méjico, en el momento que arreciaba la persecución religiosa. Fue vigilado de manera especial por la policía, pero él no cejó en su ministerio sacerdotal que fue muy fructífero, y siempre de forma clandestina. Se mantuvo alejado de las actividades políticas y militares de los cristeros y de la Liga Nacional Defensora de la Libertad Religiosa, de la que su hermano Humberto fue un dirigente regional; a raíz del atentado al presidente de la República, Álvaro Obregón, fue detenido, junto a sus hermanos Humberto y Roberto, y fusilado sin juicio previo en la ciudad de Méjico D.F. Cuando era llevado al paredón sostenía el crucifijo en una mano, y en la otra el rosario y sus últimas palabras fueron: "Perdono de todo corazón a mis enemigos. ¡Viva Cristo Rey!".

Debido a que sus detractores creyeron que su muerte probaría la cobardía de los sacerdotes católicos, estuvieron muchos reporteros en su ejecución. Tenemos, por tanto, un registro fotográfico completo no de la cobardía del beato Miguel, sino de su valor. 

Beata ENRIQUETA ALFIERI. (1891-1951).



María Ángela Domenica Alfieri nació en Borgovercelli (Vercelli, Italia). A los 20 años ingresó en las Hermanas de la Caridad de santa Juana Antidad Thouret en el gran monasterio de Santa Margarita de Vercelli, tomando el nombre de Enriqueta. Después de un primer servicio en un asilo infantil de Vercelli -y superar prodigiosamente una grave enfermedad (la enfermedad de Pott)- en el 1923 fue enviada a formar parte de un grupo de hermanas para asistir a los detenidos de la cárcel de San Vittore en Milán. Aquí pronto llega a ser un punto de referencia para todos. También en los años oscuros de la ocupación nazi, cuando ejercía su ministerio confortando a los judíos arrestados y a los prisioneros políticos. Esta cárcel se convirtió en la sede de las SS, los alemanes llevaban a los judíos para luego trasladarlos a los campos de exterminio. 

Se la conoce como “el ángel de San Vittore” por el servicio realizado durante tantos años en la gran cárcel milanesa. Durante la fase diocesana de su proceso de beatificación un no creyente como Indro Montanelli -preso en San Vittore en 1944 por su actividad antifascista- testificó la excepcionalidad cristiana de sor Enriqueta, definiéndola “epicentro de toda esperanza” en aquellos días difíciles. La religiosa no se limitaba a consolar: arriesgó en primera persona para evitar a otros la deportación. Un día fue descubierta con un escrito de una mujer judía que desde la cárcel escribía a sus parientes invitándoles a ponerse a salvo; por esto nuestra beata terminó detrás de las rejas. 

Se libró del fusilamiento por la intervención del cardenal el beato Alfredo Ildefonso Schuster, arzobispo de Milán, que escribió personalmente a Mussolini para invocarle clemencia. Alejada de la cárcel  fue trasladada a la casa provincial de Brescia, donde escribe sus “Memorias”, el diario de prisión. Al terminar la guerra la llaman de la prisión donde continúa su apostolado iluminando con el amor de Dios el universo de la humanidad encontrado por ella. La madre de San Vittore murió con fama de santidad y de entrega. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores