GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Santoral del 28 de Julio

INDICE


San PEDRO POVEDA CASTROVERDE
Santos PRÓCORO, NICANOR, TIMÓN, PARMENAS y NICOLÁS
San VÍCTOR I. Papa
Santos NAZARIO DE MILÁN y CELSO
San SANSÓN DE DOL
San MELCHOR GARCÍA SAMPEDRO SUÁREZ
Beato GERMÁN MARTÍN MARTÍN
Beatos JOSÉ CASELLES MONCHO y JOSÉ CASTELL CAMPS
Beato SABINO HERNÁNDEZ LASO
Beatos MANUEL SEGURA LÓPEZ y DAVID CARLOS MARAÑÓN
Beato JOSÉ GOROSTAZU LABAYEN
Santa ALFONSA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN MUTTATHUPADATHU
OTROS SANTOS DEL DÍA

SAN INOCENCIO,Papa y Confesor
Yo tengo contra ti que decaíste de tu primera caridad.
(Apocalipsis 2,
4)

n. en Albano, Italia;
† 12 de marzo del año 417 en Roma, Italia
San Nazario y Celso, su discípulo, fueron arrojados al mar en la persecución de Nerón. Escapados milagrosamente, fueron a Milán a predicar la fe y a confirmarla con el testimonio de su sangre.

San Víctor, Papa, después de haber defendido valientemente la fe y la disciplina eclesiástica, murió hacia el año 200.

San Inocencio estaba en Ravena cuando Alarico, rey de los godos, saqueó la ciudad de Roma. Después de la partida de los bárbaros, volvió a Roma a consolar a su afligido pueblo. La paciencia que inspiró a los cristianos en esas tristes circunstancias impresionó vivamente a los paganos y convirtió a gran número de ellos. Condenó los errores de los pelagianos y excomulgó al emperador Arcadio y a la emperatriz Eudocia por haber desterrado a San Juan Crisóstomo. Murió en el año 417, después de 15 años de pontificado.

MEDITACIÓN SOBRE LA INOCENCIA

I. Hay que ser inocente para entrar en el cielo; nada sucio penetra en él. Si perdiste la inocencia bautismal, será menester no sólo recurrir al sacramento de la penitencia, sino también expiar con lágrimas, oraciones y buenas obras, la pena debida por tus pecados mortales, aunque estén perdonados; si aquí abajo no pagas esa deuda, forzoso será que la pagues en las llamas del Purgatorio. Elige. Solamente hay dos caminos para llegar al cielo: la inocencia y la penitencia. El primer grado de la felicidad es no pecar; el segundo, reconocer las faltas (San Cipriano).

II. Vela por la pureza de tus manos, de tu corazón, de tu lengua, es decir, de tus acciones, de tus pensamientos y de tus palabras. Tus palabras son el intérprete de tus pensamientos; serán puras si tus pensamientos son puros, porque de la abundancia del corazón habla la boca. La bondad como la malicia de nuestras acciones viene de nuestra voluntad: de ella proceden la vida y la muerte. Cuida, pues, con todo esmero, la pureza de tu corazón.

III. Si injustamente se te acusa de alguna maldad, regocíjate al verte tratado como lo fue Jesucristo. Consuélate con el testimonio de tu conciencia y con el pensamiento de que Dios conoce tu inocencia. Quéjate a Jesús crucificado, como un amigo a su amigo, de la injuria que se te hace. Dile: Señor, soy inocente de la maldad que se me imputa, pero he cometido muchas otras que merecen mayor castigo. Menos sufrimos de lo que en realidad merecemos (Salviano).

La santidad.
Orad por el Papa.

ORACIÓN

Señor, que la generosa confesión de vuestros santos Nazario, Celso, Víctor e Inocencio reanime nuestro valor y nos obtenga el socorro que reclama nuestra flaqueza. Por J. C. N. S.



San PEDRO POVEDA CASTROVERDE. (1874-1936).
Martirologio Romano: En Madrid, capital de España, san Pedro Poveda Castroverde, presbítero y mártir, fundador de la Institución Teresiana destinada a promover la formación cristiana, que al comienzo de la persecución contra la Iglesia fue asesinado por odio a la religión, dando un claro testimonio de su fe.

Nació en Linares, Jaén. Ingresó en el seminario diocesano de Jaén, y en 1984, pasó al de Guadix, donde estudió Teología, y fue ordenado sacerdote en 1897. En la universidad de Sevilla consiguió el doctorado en Teología. A partir de entonces compatibilizó sus tareas como profesor del seminario con la acción social en las cuevas que rodean la localidad de Linares, y decidió vivir en una de ella para entender mejor su estilo de vida. En 1901 fue nombrado prelado doméstico por el papa León XIII. En 1902 abrió en el barrio de la Ermita Nueva, en Guadix, las escuelas del Sagrado Corazón de Jesús en las que se dedicó a cuidar y educar a los más necesitados.

En 1906 se trasladó a Covadonga al obtener una canonjía, donde comenzó a dar forma a su idea de la Institución Teresiana que irá desarrollando hasta 1911, donde abrió en Oviedo la primera academia para estudiantes de magisterio, pues entendía que era una de las más urgentes necesidades de la Iglesia para proveer de maestros católicos seglares, pero consagrados al Señor. Buscó los últimos métodos pedagógicos, en medio de un ambiente cordial y alegre con un clima de familia estimulante y atractivo.

En 1913 fue nombrado canónigo en Jaén, y fue en este año cuando conoció a su más estrecha colaboradora: Josefa Segovia, una joven de 22 años que había terminado sus estudios de magisterio en Madrid. Nombrado profesor de Escuela Normal, halló en ella un amplio campo para sus planes. Trabajó también como profesor del seminario y se le pidió su presencia en la Asociación de Prensa y en la Campaña Nacional contra el Analfabetismo. Ecribió: “Ensayo de proyectos pedagógicos para la fundación de una Institución Católica de Enseñanza”. “Simulacro pedagógico”. “Diario de una fundación”. “Alrededor de un proyecto”. En 1914 creó en Madrid, la primera residencia femenina universitaria española. En 1917 fundó finalmente la Institución Teresiana, con un carisma laical, que se adelantó a las formas de vida consagrada, que después del Vaticano II, se desarrollará en la Iglesia. Con ella impulsaba la acción de los laicos en la Iglesia y la presencia de las mujeres en la sociedad, que en aquellos momentos constituían una novedad.

En 1921 se trasladó definitivamente a Madrid tras ser nombrado capellán real. Dos años más tarde entró a formar parte de la Junta Nacional contra el Analfabetismo y sus academias se extendieron en la mayor parte del país. En 1929 creó la Asociación de Estudiantes Católicos y participó en la creación de la Fundación de Amigos de la Enseñanza. Al año siguiente fundó la liga femenina de Orientación y Cultura. Fue nombrado consiliario de la Asociación Católica de Padres de Familia.

A partir de 1932 hasta su muerte se dedicó intensamente a la Institución Teresiana y al trabajo con los universitarios. “Creer y enmudecer no es posible” había dicho. Pudo haberse marchado al extranjero con su hermano Carlos, pero no quiso, y además siguió llevando la sotana. Los dos hermanos fueron arrestados y llevados a la central sindical obrera, donde fueron interrogados. Pedro se entregó libremente diciendo “soy sacerdote de Cristo”. Carlos, abogado del Tribunal Tutelar de Menores, movió sus influencias y salió libre, pero los milicianos no dejaron salir de ninguna manera al sacerdote. Fue fusilado por ser sacerdote durante la guerra civil por el Frente Popular. Dos teresianas encontraron su cadáver en el cementerio del Este, y su hermano consiguió que fuera enterrado en el cementerio de San Lorenzo y San José. Fue canonizado el 4 de mayo de 2003, en España por san Juan Pablo II.
INDICE


Santos PRÓCORO, NICANOR, TIMÓN, PARMENAS y NICOLÁS. s. I.

Martirologio Romano: Conmemoración de los santos Prócoro, Nicanor, Timón, Parmenas y Nicolás, prosélito este último de Antioquía, que formaron parte de los siete elegidos por la multitud entre los discípulos, por considerarlos llenos de Espíritu y sabiduría, y a los cuales los apóstoles impusieron las manos para que se dedicaran a atender a los pobres.

En Hechos 6,1-6 tenemos un eco, si bien muy débil, de la complejidad de la comunidad primitiva. Nos enteramos, por ejemplo, que había dos grupos, los «hebreos» y los «helenistas». Los primeros eran los judíos que hablaban hebreo y se habían criado en Palestina, los segundos venían de la diaspora, no hablaban hebreo, sino griego, y su cultura era helena.

Para solventar estas «distintas sensibilidades», los Doce -presionados, según el propio relato aclara- deciden instituir una función específica dirigida a «los helenistas». Es verdad que en principio parece que se van a dedicar a funciones prácticas (servir a las mesas, atender a las viudas), distintas de las que cumplen los Doce («la oración y el ministerio de la Palabra»), sin embargo, lo poco que conocemos de la actuación de estos nuevos ministros (“diáconos”) nos indica que ellos también se dedicaron al servicio de la Palabra. La verdad es que sólo lo sabemos por san Esteban y san Felipe, porque de los otros cinco, que son los que celebramos hoy, apenas si se ha conservado el nombre.

Esteban resultó el primer mártir de la Iglesia, y tiene su celebración especial el 26 de Diciembre; Felipe también destacó por su predicación (ver Hechos 8), y se celebra el 11 de Octubre. Lamentablemennte, de los otros cinco, de Prócoro, Nicanor, Timón, Pármenas y Nicolás, los Hechos no nos cuentan nada, y las tradiciones posteriores asociadas a sus nombres son muy poco confiables. De san Nicolás, por ejemplo, alguna tradición conservada por san Clemente de Alejandría lo asocia a la herejía de los «Nicolaítas» mencionada en Apocalipsis (cap 2), pero no parece una relación acertada, y está claro que el Martirologio no se hace eco de ella, al inscribirlo en el catálogo de santos. San Prócoro es signado en la leyenda posterior como obispo de Nicomedia y fue martirizado en Antioquía. También se dice que fue discípulo y secretario de Juan Evangelista, quien en Patmos le habría dictado el Apocalipsis, aunque, lo mismo que para Nicolás, son tradiciones más bien espurias. En realidad prácticamente todos tienen alguna leyenda asociada a un supuesto martirio, pero esto no proviene de fuentes históricas sino más bien de cierto consenso antiguo de suponer que si fueron personajes prominentes de la primitiva comunidad debieron morir mártires. La inscripción en esta fecha proviene de los sinaxarios bizantinos.
INDICE


San VÍCTOR I. Papa (189 - c.199). M. c. 199.
Martirologio Romano: En Roma, san Víctor I, papa, africano de nacimiento, que fijó para todas las Iglesias la celebración de la fiesta de Pascua en el domingo que sigue inmediatamente a la Pascua judía.

Natural de África. Hijo de Félix. Sucedió a san Eleuterio en el 189. Será el primer papa que afirme la existencia de un magisterio moral del obispado de Roma sobre los otros obispados de la Iglesia y comienza a sustituir el griego utilizado en la liturgia por el latín, aunque la misa seguirá celebrándose en griego hasta el año 230.
Durante su pontificado, Víctor sentó las bases para la celebración de los concilios al ordenar a los obispos del orbe cristiano que se reunieran en sínodos para considerar -confiaba él- la condena de la celebración de la Pascua según la costumbre judía que la celebraba el día 14 del mes de Nisán aunque no coincidiera en domingo.
Los obispos de Asia Menor, encabezados por Polícrates obispo de Éfeso, rehusaron abandonar la práctica que, según ellos y tal y como le expresó Polícrates al papa en una carta que le envió hacia 190 D.d J.C., esta práctica, conocida como “cuartodecimal” fue la de los apóstoles Felipe y Juan, y la de los santos Policarpo de Esmirna y Melitón de Sardes. Como respuesta, Victor envió una carta a los obispos declarando excluidos de la comunión a las iglesias de Asia. Esta decisión trajo un gran revuelo entre los obispos. Entonces intervino san Ireneo de Lyon y, después de afirmar que él personalmente mantenía el domingo para la celebración de la Pascua, le rogaba al Papa Víctor a seguir la posición de sus predecesores y que aceptara la duplicidad de costumbre.

Parece ser que Víctor quiso imponer su voluntad sobre la celebración dominical de la Pascua, pues Blasto, que era un fuerte defensor de la práctica cuartodecimal se separó de la Iglesia creando un cisma.
Aproximadamente en el 198, Víctor excomulgó a Teodoto, un curtidor de Bizancio por practicar la doctrina adopcionista, aunque no pudo impedir que sus discípulos siguieron propagando sus ideas en Roma.
Por otra parte, estableció que, en casos de emergencia, se pudiese utilizar cualquier agua para el bautismo, sin necesidad de estar bendecida.
Mantuvo relaciones con la casa imperial a traves de Marcia, catecúmena cristiana que era la concubina del emperador Cómodo. Víctor le entregó una lista de cristianos condenados a las minas en Cerdeña y consiguió su liberación. Le sucedió san Ceferino.
INDICE


Santos NAZARIO DE MILÁN y CELSO. M. c. 303.
Martirologio Romano: En Milán, santos Nazario y Celso, mártires, sus cuerpos fueron encontrados por san Ambrosio.

Nazario era hijo de padre judío y madre cristiana (la leyenda le hace hijo de santa Perpetua). Huyó durante las persecuciones y predicó el cristianismo en el norte de Italia y en las Galias. Predicó en nombre de Jesucristo. "Los pobres son su prójimo" , decían los del lugar. A lo que él replicaba; "Son más que mi prójimo; son mis hermanos, mis hijos en espíritu" . Y en provecho de ellos vendió sus vastas heredades, vistió el sayal de peregrino y comenzó su misión evangelizadora con los menesterosos, los enfermos y los huérfanos.
Recorrió Florencia y se dirigió a la ciudad de Milán. El gobernador Anolino interrogó a los guardias: "¿Quién es ese hombre que habla sobre la fe de un nazareno llamado Jesús y todos lo siguen?" Dio orden de que lo encarcelaran y al día siguiente se presentó en su celda. Su presencia llevaba un fin: persuadirlo a que adorase a los dioses de Roma.

Como Nazario se negase, fue flagelado y expulsado de Milán. Llevó entonces a la Galia su prédica evangelizadora. Bautizó al joven Celso y viajó con él a Tréveris. En la ciudad de Tréveris ambos realizaron milagros. En compañía de los recién convertidos entonaban cánticos sagrados y en las procesiones pregonaban la paz entre los hermanos y entre los pueblos.
Como en Génova había convertido a numerosas personas, el emperador Diocleciano (y no Nerón) ordenó que se les ahogase a ambos en el mar, pero se salvaron milagrosamente. Al fin fueron decapitados en Milán por orden del juez Anolino. Se dicen que eran originarios de Roma (otras tradiciones dicen que Celso era originario de Cimiez). Sus Actas son poco fiables. San Ambrosio escribió sobre ellos ya que encontró sus cuerpos. Desde 1969 su culto se ha limitado a los calendarios locales. Los habitantes de Milán reverencian a estos dos santos como a sus dos patronos.
INDICE


San SANSÓN DE DOL. (c.485 - c.565).
Martirologio Romano: En Dol, ciudad de la Bretaña Menor, san Sansón, abad y obispo, que propagó en Domnonia el Evangelio y la disciplina monástica, que había aprendido en Gales del abad san Iltudo.

Nació en Gales. Su padre, Amón, era originario de la provincia de Dyfed y su madre, Ana, de Gante. El nacimiento del niño fue la respuesta del cielo a las incesantes oraciones de sus padres. Por ello, cuando Sansón tenía apenas cinco años, sus padres le consagraron a Dios en el monasterio fundado por san Iltuto en Llantwit de Glamorgan, que fue un verdadero almacigo de santos. Sansón fue desde el primer momento muy virtuoso, de inteligencia despejada y de gran austeridad de vida. San Dubricio le ordenó primero diácono y después sacerdote. Como Sansón era todavía muy joven, ello despertó la envidia de dos monjes que eran hermanos entre sí y sobrinos de san Iltuto, ya que uno de ellos aspiraba a suceder a su tío en el gobierno del monasterio. Dichos monjes trataron de envenenar a Sansón, pero el veneno no le produjo efecto alguno. Entonces, uno de los dos hermanos se arrepintió. El otro fue víctima de un ataque en el momento en que recibía la comunión de manos de su victima, pero las oraciones del santo le restituyeron la salud. Sansón obtuvo permiso de trasladarse a una isla en la que había un monasterio gobernado por un tal Piro. Se cree que se trataba de la isla de Caldey, frente a la costa de Pembrokeshire. Ahí, el santo "pasaba día y noche en oración y comunión con Dios y llevaba una vida de admirable paciencia y recogimiento y, sobre todo, de gran amor de Dios.

Empleaba el día entero en el trabajo manual, con la mente puesta en Dios." Como el padre de Sansón sintiese que se acercaba la hora de su muerte, mandó llamar a su hijo. Este se resistió al principio a volver al mundo, pero Piro le reprendió y le dio a un diácono por compañero. Cuando Sansón administró los sacramentos a su padre, éste recobró la salud. Entonces el padre y la madre del santo determinaron abandonar el mundo. Después de encontrar acomodo a su madre en un convento, Sansón regresó a la isla con su padre, su tío Umbrafel y el diácono que le había acompañado. San Dubricio había ido a la isla a pasar la cuaresma, según la costumbre de la época y, cuando se enteró de las maravillas que había obrado Sansón durante el viaje, decidió llevarle consigo a su monasterio. Poco después falleció Piro y Sansón fue elegido abad. Viviendo casi en completa clausura, Sansón consiguió restablecer poco a poco la disciplina en el monasterio. También hizo un viaje a Irlanda y dejó a cargo de Umbrafel un monasterio que se le confió en aquel país. A su vuelta a la isla, renunció al cargo de abad y se retiró con su padre y otros dos monjes a una ermita de las cercanías del río Severn.
Pero la paz se vio pronto turbada en aquella soledad, ya que Sansón fue nombrado abad del monasterio que, "según se dice, había fundado san Germán." Poco después, san Dubricio le confirió la consagración episcopal. La víspera de la Pascua, Sansón tuvo una visión en la que se le ordenó que partiese al otro lado del mar. Así pues, se trasladó a Cornwall con sus compañeros; al cabo de un "viaje feliz, con viento favorable", desembarcó en los alrededores de Padstow.

Inmediatamente, se dirigió al monasterio de Docco (actualmente de San Kew). En cuanto los monjes supieron que se hallaba en las cercanías, enviaron al hombre más prudente del monasterio, Winiaw, quien poseía el don de profecía, para que saliese a su encuentro. Ello no significa que le hayan recibido particularmente bien, ya que, cuando Sansón decidió quedarse en el monasterio, Winiaw le indicó con gran tacto que no lo hiciese, "pues nuestra observancia ya no es la que solía ser. Prosigue tu camino en paz..."
Sansón interpretó esas palabras como una señal de Dios y atravesó todo Cornwall en una carreta que había llevado de Irlanda. En el distrito de Trigg convirtió a muchos idólatras al resucitar un niño que se había caído del caballo. Fundó una iglesia en Southill y otra en Golant, siguió el río Fowey hasta la desembocadura y ahí se embarcó con rumbo a la Bretaña, dejando al cuidado de su padre el monasterio de Southill. No es imposible que durante su larga estancia en Cornwall haya visitado las Islas Scilly, ya que una de ellas tomó el nombre del santo.

Los biógrafos de Sansón hablan, sobre todo, de los milagros que realizó en la Bretaña. Viajó por toda la región predicando el Evangelio y llegó hasta las Islas del Canal; uno de los pueblecitos de Guernsey lleva su nombre. Igualmente fundó dos monasterios: uno en Dol y otro en Pental, en la Normandía. El santo fue uno de los que ayudaron al legítimo príncipe Judual a recobrar el trono que le había arrebatado su rival, Conmor, el año 555. En una visita que hizo a París, Sansón atrajo sobre sí las miradas del rey Childeberto; según se cuenta, el monarca le nombró obispo de Dol. Probablemente nuestro santo fue el "Sansón, Pecador, Obispo" que firmó las actas del Concilio de París el año 557. Pero es cierto que Dol no constituyó una sede episcopal regular sino hasta el siglo IX. San Sansón murió apaciblemente entre sus monjes.
INDICE


San MELCHOR GARCÍA SAMPEDRO SUÁREZ. (1821-1858).
Martirologio Romano: En Nam Dinh, de Tonquín, san Melchor García Sampedro, obispo, de la Orden de Predicadores y mártir, encerrado primero por ser cristiano en una estrechísima cárcel, y después, por orden del emperador Tu Duc, materialmente despedazado.

Nació en Cortes de Quirós, Asturias, en el seno de una familia campesina; desde muy niño hasta su muerte tuvo una gran devoción al rezo del rosario. La familia, busco mejorar su economía y se trasladó a Arrojo, Asturias, aquí recibió la primera comunión. En 1835, estudió en la universidad de Oviedo, donde se doctoró en Teología en 1845. Fue profesor sustituto de Lógica. Quería hacerse misionero, y se despidió de sus padres, a los que no volvió a ver.

En 1845, ingresó en la Orden de Predicadores en el convento de Ocaña, Toledo. En 1847, fue ordenado sacerdote. En 1849, llegó al Vietnam, después de un breve profesorado en la universidad de Manila, y cuando comenzó la persecución contra los cristianos decretada por el rey Tu Duc. Estudió la lengua del país y se adaptó a sus costumbres. Se dedicó a la predicación y a la confesión, incluso editó textos en lengua vietnamita.
Siendo vicario provincial de los dominicos, a los 35 años fue nombrado obispo coadjutor de san José María Díaz Sanjurjo, a quién sucedió en 1857. Fue detenido, en 1858, en Kien-Lao y luego conducido al suplicio en Nam-Dinh: le destrozaron el cuerpo, cortándoselo a pedazos y murió invocando el Santísimo nombre de Jesús. Es protomártir de Asturias. Canonizado por SS Juan Pablo II, en el grupo de 117 mártires de Vietman, el 19 de junio de 1988.
INDICE



Beato GERMÁN MARTÍN MARTÍN. (1899-1936).


Nació en San Cristóbal de Priero, Asturias. Hizo el noviciado salesiano en Carabanchel Alto, donde profesó en 1918. Siguió allí dos cursos más para estudiar la filosofía. Realizó las prácticas pedagógicas el primer año en el colegio salesiano San José de la calle Rocafort de Barcelona y los dos años siguientes en Baracaldo. Tras un tiempo en Hispanoamérica, para cumplir según las leyes de entonces el servicio militar sustitutorio, regresó a España, siendo ordenado presbítero en Vitoria-Gasteiz en 1927.

Estrenó su sacerdocio en Carabanchel, donde permaneció durante seis años. En 1933 es destinado al colegio San Miguel Arcángel del Paseo de Extremadura, dos años de consejero escolástico y el último de catequista o animador espiritual de los alumnos internos. En estos años de vida salesiana, don Germán practicó con exactitud y ejemplaridad el sistema preventivo en los diversos encargos que los Superiores le confiaron. Sabía llegar con delicadeza al corazón de los jóvenes. Antiguos alumnos suyos lo elogiaban por su profundo espíritu salesiano, bondad y métodos pedagógicos.

Al tener que marcharse del colegio los salesianos, don Germán junto con el beato don Dionisio Ullivarri, administrador del colegio María Auxiliadora de Salamanca, que estaba de paso en Madrid, se hospedaron en una pensión cercana a la Gran Vía. Seguidamente se trasladaron ambos a otra situada en la calle Alfonso XII, 66. El domingo 30 de agosto, los dos salesianos visitaron, según costumbre, a una familia amiga que vivía en la calle Orellana. Allí les detuvieron y les condujeron a la checa de Fomento y, aquella misma noche (madrugada del día 31 de agosto) los asesinaron en el cementerio de Aravaca, cerca de Madrid.
INDICE


Beatos JOSÉ CASELLES MONCHO y JOSÉ CASTELL CAMPS. M. 1936.
Martirologio Romano: En Barcelona siempre en España, beatos José Caselles Moncho y José Castell Camps, sacerdotes de la Sociedad Salesiana y mártires, que en la misma persecución contra la fe merecieron con su martirio la gloria de la vida eterna.

José Caselles nació en Benidoleig, Alicante. Estudió en el colegio salesiano de Valencia, pronto se marchó al aspirantado de Campello (Alicante), donde profesó en 1927. Pasó a Sarriá (Barcelona), donde siempre sería recordado como un joven gentil y servicial. Estudio Teología en Carabanchel (Madrid) y fue ordenado sacerdote en Valencia en 1936. Novel sacerdote, había sido destinado en verano de 1936 al Tibidabo. Al estallar la guerra civil, procuró con todos sus medios asegurar un refugio a todos los muchachos que la habitaban, sin preocuparse por sí mismo. Correr tras alumnos suyos apresados por los milicianos le costó la vida. Fue detenido, torturado en una de las cárceles de Barcelona y ejecutado el 27 de Julio. Mártir en Barcelona.


José Castell nació en Ciudadela, Menorca, donde conoció a los salesianos. Pasó después a Campello (Alicante) y a Carabanchel (Madrid) para sus estudios salesianos. Profesó como Salesiano en 1918, sacerdote en 1927, trabajó en Campello y Sarriá. En 1933 fue destinado al Tibidabo. Buen predicador y escritor. En el mes de Julio de 1936 vio arder el templo, desde un bosque cercano, y eligió Barcelona para buscar refugio. El 28 de Julio fue apresado por una patrulla de milicianos, interrogado delante de otro salesiano y después ejecutado aquella misma noche en una de las cárceles de Barcelona. Mártir en Barcelona. Fueron beatificados el 11 de marzo del 2001 por san Juan Pablo II.
INDICE


Beato SABINO HERNÁNDEZ LASO. (1886-1936).

Nació en Villamor de los Escuderos, Zamora. En 1903 ingresó en el colegio salesiano de San Benito (Salamanca), donde estuvo tres años y luego pasó al noviciado de Carabanchel, donde profesó como salesiano en 1908. En 1916 fue ordenado presbítero en Salamanca, continuando allí un año más con el cargo de catequista. Luego estuvo destinado en Talavera de la Reina, Salamanca, Baracaldo, Béjar, Madrid-Atocha, Santander-Don Bosco, donde fue director durante tres años, y Vigo. A la casa de Estrecho llegó en 1935, como profesor de enseñanza elemental.

Fue don Sabino un salesiano de espíritu serio, quizás un poco reservado, muy estudioso, culto, exigente consigo mismo y también con los demás, buen predicador, buen religioso, exacto cumplidor de las Constituciones, las cuales defendía con tesón cuando era menester y a las cuales ajustaba su criterio y su consejo.
El día 19 de julio de 1936, este sacerdote salesiano sufrió, junto con los demás hermanos de la comunidad de Estrecho, las consecuencias del asalto al colegio. Con todos ellos fue conducido a la Dirección General de Seguridad. Don Sabino llegó sangrando. Al salir libre aquella misma tarde, y tras otros intentos, encontró asilo en el domicilio de doña Ana Fernández Vallejo, en la calle Fuencarral, 10. El día 28 de julio unos milicianos irrumpieron en el piso y le detuvieron por ser sacerdote. Inmediatamente lo llevaron a un desconocido lugar donde lo fusilaron.
INDICE


Beatos MANUEL SEGURA LÓPEZ y DAVID CARLOS MARAÑÓN. M. 1936.
Martirologio Romano: En Gabasa en el territorio de Zaragoza en España, beatos Manuel Segura, sacerdote, y David Carlos, religioso, de la Orden de los Clérigos regulares de las Escuelas Pías, mártires en la misma persecución.

Manuel nació en Almonacid de la Sierra, Zaragoza, en el seno de una modesta y cristiana familia. Fue empleado en el colegio escolapio de Zaragoza. Así pudo estudiar y prepararse para el noviciado, que inició a la edad de 18 años. Destacó por su caridad y servicialidad en los oficios más humildes. Profesó como escolapio en 1901. Fue ordenado sacerdote en 1907 en Barbastro. Ejerció su ministerio en Barbastro, Tamarite de Litera, Pamplona, Tafalla, Torre de Cascajo y en Peralta de la Sal desde 1932. Se dedicó a la formación religiosa y cultural de los jóvenes aspirantes escolapios. En Peralta de la Sal era el maestro de novicios.
Junto con el Hno. David Carlos Marañón fue fusilado en la carretera que une Purroy de la Solana con Gabasa (Huesca).

David Carlos Nació en Asarta (Navarra), en el seno de una familia de buena posición económica. A pesar de la contrariedad de sus padres, ingresó como Hermano Escolapio en Estella. Profesó en 1932. Estaba entregado a la comunidad desde los sencillos servicios de la huerta y de la cocina. Su vida transcurría en la sencillez y en la humildad, con una conducta intachable y gran espíritu de oración.
Como no era sacerdote se le ofreció la oportunidad de salvar su vida, si se quitaba el hábito religioso, a lo que se negó.
INDICE




Beato JOSÉ GOROSTAZU LABAYEN. (1907-1936).

Nació en Usi-Juslapeña, Navarra (España). Pronto quedó huérfano. Sus parientes consiguieron que ingresara en el Asilo de Huérfanos del “Sagrado Corazón”, de Madrid. En ese centro vivían unos 250 internos, entre 8 y 18 años atendidos por 22 Hermanos de La Salle. José aprendió pronto tanto por las materias teóricas de matemáticas, lengua, geografía, contabilidad e idiomas, como las prácticas de los talleres de dibujo, zapatería, sastrería, linotipias y encuadernación.

En 1929 José Gorostazu pidió ingresar en el Noviciado lasaliano de Griñón (Madrid). No pudo conseguirlo, pues se daban en él deficiencias notables que se lo impidieron: enfermedad del sueño y piernas deficientes. Ante la negativa pidió a los superiores que le admitieran como operario de la zapatería de la casa. Los que con él convivieron dirán que era muy piadoso y que con frecuencia visitaba a Jesús Sacramentado; hacía las oraciones con los Hermanos y vivía en casa como un religioso más. Era persona desprendida; tenía un grupo de personas necesitadas a las que socorría habitualmente. Nunca quiso manejar dinero, siendo el H. Director de la Casa quien guardaba lo que ganaba.

En la tarde del 28 de julio de 1936, en el calor sofocante de Griñón, José Gorostazu moría acribillado a balazos y gritando con todas sus fuerzas “¡Viva Cristo Rey!” Fue el protomártir de cuantos murieron ese día por Cristo en la explanada ante la capilla de la casa de formación de Griñón. Fue beatificado el 13 de octubre de 2013 por SS Francisco.
INDICE


Santa ALFONSA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN MUTTATHUPADATHU. (1910-1946).
Martirologio Romano: En la ciudad de Bharananganam, en Kérala, en la India, santa Alfonsa de la Inmaculada Concepción (Ana) Muttathupadathu, virgen, que, para evitar que la obligasen a casarse, metió el pie en el fuego, y admitida en las Clarisas Malabarenses, vivió casi continuamente enferma ofreciendo su vida a Dios.

Nació en Kudamaloor (India); fue bautizada con el nombre de Ana. Su familia era católica de rito sirio-malabar. En 1917 frecuentó la escuela elemental de Thonnankuzhy. Acabado el primer ciclo de instrucción, en 1920, se trasladó a Muttuchira, a casa de la tía Anna Murickal, a la que su madre la había encomendado antes de morir, como madre adoptiva. La tía era una mujer severa y exigente, con tratos despóticos y violentos exigía de Annakutty la obediencia a sus más mínimas disposiciones o deseos. Asidua en las prácticas religiosas, acompañaba a la sobrina, pero no compartía la amistad de la joven con las Carmelitas del monasterio vecino, ni sus largas jornadas de oración al pie del altar. Sin embargo estaba bien determinada a procurar un ventajoso matrimonio a Annakutty, obstaculizando los claros signos de su vocación religiosa.

La virtud de la Santa se manifestó en aceptar esta severa y rígida educación como una senda de humildad y paciencia por amor a Cristo, resistiendo tenazmente los reiterados intentos de noviazgo a los que buscaba obligarla la tía. Para sustraerse al compromiso de matrimonio, Annakutty llegó al punto de provocarse voluntariamente una gravísima quemadura, poniendo el pie en brasas ardientes. El propósito de disimular su singular belleza no valió del todo para librarla de las atenciones de los pretendientes. También en los años siguientes la santa debió defender la propia vocación, incluso durante el año de prueba, cuando se intentó darla en matrimonio con la complicidad de la misma maestra de formación.
El 2 de agosto de 1928, Annakutty iniciaba el Postulantado, en las Franciscanas Clarisas tomando el nombre de Alfonsa de la Inmaculada Concepción. El 19 de mayo de 1930 fue la vestición religiosa. El período de 1930-1935 estuvo marcado por graves enfermedades y sufrimientos morales. Pudo enseñar a los niños en la escuela de Vakakkad sólo el año escolar de 1932-33. Después, a causa de su debilidad, desempeña la tarea de auxiliar enseñante y de catequista en la parroquia.

Estuvo encargada también como secretaria, sobre todo para escribir cartas oficiales, por su hermosa letra. En 1934 fue introducido en la Congregación de las Franciscanas Clarisas el noviciado canónico. Deseando comenzarlo de inmediato, la santa, a consecuencia de su inestable salud, fue admitida hasta el 12 de agosto de 1935. Casi una semana después de comenzado el Noviciado se presentaron hemorragias de la nariz y de los ojos, un profundo agotamiento orgánico y llagas purulentas en las piernas. La enfermedad se agravó a tal punto que se temió lo peor. El cielo vino en ayuda de la santa novicia. Durante una novena al beato Padre Kuriakose Elía Chavara, fue milagrosa e instantáneamente curada.
El 12 de agosto de 1936, día de su Profesión perpetua, fue de inexpresable alegría espiritual.«Hice mi profesión perpetua el 12 de agosto de 1936 y vine aquí a Bharanganam el día 14 siguiente. Desde aquel tiempo parece que me ha sido confiada una parte de la Cruz de Cristo. Ocasiones de sufrir me vienen en abundancia...

Tengo un gran deseo de sufrir con alegría. Parece que mi Esposo quiere cumplir este deseo». Hubo una serie de enfermedades dolorosas: una fiebre tifoidea, una pulmonía doble y, lo más grave, un shock nervioso por el susto al ver un ladrón, la noche del 18 de octubre de 1940. El estado de postración física se prolongó cerca de un año durante el cual no estuvo en grado de leer ni de escribir. En toda situación sor Alfonsa mantuvo una gran reserva y una actitud caritativa hacia las Hermanas, soportando en silencio sus sufrimientos. En 1945 sus enfermedades tuvieron un ataque violento.
Un tumor difundido en todo el organismo transformó su último año de vida en una continua agonía. Una gastroenteritis con complicación al hígado le provocaba violentas convulsiones con vómitos, hasta cuarenta veces al día. Daba un gran valor al sufrimiento, viéndolo a la luz del misterio pascual como muerte y resurrección, y este fue su mensaje, que enseñó no sólo a católicos sino también a brahmanes y musulmanes que hoy en día peregrinan a su tumba pidiendo gracias. Su lema fue: "consumarse como una vela para iluminar a los demás". Murió serenamente. Su fiesta se celebra en la ciudad de Bharananganan (India). Canonizada por SS Benedicto XVI el 12 de octubre de 2008.
INDICE


OTROS SANTOS DEL DÍA:
Santos Mártires de la Tebaida. M. c. 250.
Martirologio Romano: Conmemoración de muchos mártires que en la Tebaida en Egipto sufrieron durante la persecución de los emperadores Decio y Valeriano, cuando los enemigos con astucia buscaban escoger para los cristianos, deseosos de morir con la espada por el nombre de Cristo, suplicios que retrasasen la muerte, buscando destrozar sus almas más que sus cuerpos.


San Acacio de Mileto. M. c. 310.
Martirologio Romano: En Mileto, en la región de la Caria, san Acacio, mártir en tiempo del emperador Licinio.
Mártir en Mileto, durante el gobierno de Licinio; fue ahorcado. En la iconografía aparece vestido como si fuera obispo.



San Cameliano de Troyes. M. c. 525.
Martirologio Romano: En Troyes, ciudad de Francia, san Cameliano, obispo, discípulo y sucesor de san Lupo.
Según una leyenda, sucedió a san Lupo en el 479, convirtiéndose en el IXº obispo de Troyes; tomó parte de una delegación enviada a Atilia; mientras sus compañeros fueron masacrados, el se salvó y llevó la noticia de su muerte. Sidonio Apolinar elogia a Cameliano que formaría parte del clero de san Lupo que lo habría nombrado su sucesor, por su dulzura, la gravedad y prudencia demostrada.
Hacia el 486, santa Genoveva, que buscaba grano para la hambrienta París, se acercó a Troyes para pedirle a Cameliano si podía ayudarla; en el 493 el obispo acogió en Villery a Clodoveo que iba al encuentro de santa Clotilde. Cameliano también acogió a san Aventino, lo nombró ecónomo de su Iglesia y después lo dejó marchar para que viviera en soledad. En el 511, participó con otros 31 obispos en el concilio convocado por Clodoveo en Orleans, en el que aparece en el puesto XXI.

San Arduino de Ceprano. M. 627.
Según una reciente leyenda, parece que era inglés de nacimiento, de estirpe pagana. San Agustín de Canterbury, lo convirtió al cristianismo y le ordenó sacerdote. Durante un tiempo Arduino ejerció su ministerio dedicándose intensamente a la oración y el ayuno, hasta que junto con otros peregrinos: santos Gerardo de Gallinaro, Bernardo “el Peregrino” y Fulco, decidieron viajar a Palestina para visitar los Santos Lugares. Al regreso de este largo viaje se estableció en Ceprano, en la provincia de Frosinone, donde murió de peste. Fue sepultado en la iglesia de Santa Maria Maggiore. Se cree que era un soldado inglés, cruzado del siglo XI, que llegó a la ciudad de Frosinone en Italia y vivió la caridad con todos.

San Botvido. M. 1120.
Martirologio Romano: En la región de Sodermanland, en Suecia, san Botvido, mártir, sueco de nacimiento y bautizado en Inglaterra, que estuvo trabajando en la evangelización de su patria hasta que un criado suyo, a quien él había liberado de la esclavitud, le asesinó.
Nació en Südegermanland (Suecia), y trabajaba en Hammarby; se hizo cristiano durante un viaje a Inglaterra y regresó a su país con algunos monjes ingleses para llevarles el Evangelio. Fue apóstol en la antigua provincia de Sudermania; murió
asesinado en manos de un esclavo finlandés al que había libertado y creía convertido.

Estaba navegando con él otro amigo, por el mar Báltico, cuando el esclavo asesinó a los dos amigos y escapó. Según una leyenda un pájaro guió con su canto una expedición que marchó en busca de los cuerpos, y no cesó de piar hasta que no fueron encontrados. Su cadáver lo llevaron a su tierra y allí construyeron una iglesia en Botkyrka.

En 1339, mientras visitaba su tumba santa Brígida de Suecia, antes de su viudez, tuvo una aparición de Botvido que le dijo: “Yo y otros santos hemos obtenido de Dios la gracia que tu puedas oir, ver y conocer las cosas del espíritu y el Espíritu de Dios animará tu alma”.

Clara (Sancha de Mallorca). Beata. M. 1345.
Sancha de Mallorca se casó, en 1304, con Roberto de Anjú, viudo de Yolanda de Aragón, el cual en 1309, a la muerte de su padre Carlos II, heredó la corona de Sicilia. La devota reina edificó en Nápoles el convento de Santa Clara con la iglesia aneja donde su marido, muerto en 1343, tuvo sepultura y donde ella recibió el hábito religioso, abandonando la condición real y asumiendo el nombre de Clara. Murió en concepto de santidad y fue sepultada junto al altar mayor. Aunque no goza de culto público reconocido por la Iglesia, está considerada beata por los Franciscanos.



Miguel Kusuriya. Beato. M. 1633.
Martirologio Romano: En la colina Nishizaka, Nagasaki, beato Miguel Kusuriya, laico, mártir.
Laico japonés, Provisor de la Misericordia, ha sido llamado "el buen samaritano de Nagasaki", por estar dedicado a las obras de misericordia para con los pobres, así como con las viudas y los huérfanos de los mártires. Subió a la colina de Nishizaka cantando el "Laudate Dominum". Le pusieron en la espalda una banderola con el motivo de la condena: por ser cristiano y haber prestado ayuda a los cristianos. Murió quemado vivo el 28 de julio de 1633. Son muchos los testigos que dejaron escritos los detalles del martirio.
INDICE
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores