GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Santoral del 5 de Febrero

INDICE


Águeda o Ágata, Santa Virgen y Mártir
San AVITO DE VIENNE
Beata FRANCISCA MÉZIÉRE
San LUCAS DE DEMENNA
San FELIPE DE JESÚS
San SABAS “El Joven”
Beata ISABEL CANORI MORA
San JESÚS MÉNDEZ MONTOYA
OTROS SANTOS DEL DÍAVIDEOS
Pedro Bautista, Martín de la Ascensión; Gonzalo García, Isidoro, mártires; Avito, Ingenuino, Albuino, obispos; Agripino, Agrícola, confesores; Felicia niña, mártir; Bertoldo, abad.

SANTA ÁGATA, Virgen y Mártir
Nos hace servir de espectáculo al mundo,
a los ángeles y a los hombres.
(1 Corintios 4, 9)

† martirizada hacia el año 251 en Catania, Sicilia
Patrona de mártires; solteras; víctimas de violación; víctimas de torturas; joyeros; mujeres en etapa de lactancia. Protectora contra el cáncer de mamas; enfermedades de las mamas; esterilidad; terremotos; fuego; erupciones volcánicas; desastres naturales.

¡Qué hermoso espectáculo para Jesús, ver a Ágata despreciar los halagos y amenazas del pretor, a fin de conservar su castidad y su fe! Se le quema el pecho, pero San Pedro se le aparece en la prisión y la sana. Se la desnuda y se la arrastra sobre trozos de vasijas rotas y brasas encendidas, y he aquí que un temblor derriba varios edificios y aplasta bajo sus escombros a dos miembros de la familia del tirano. Asustado el gobernador de las murmuraciones del pueblo, la hace conducir de nuevo a la prisión, en la cual expira, después de una breve oración, hacia el año 251.

MEDITACIÓN SOBRE LA VIDA DE SANTA ÁGATA

I. Santa Ágata resistió al mundo. Ni todos sus honores pudieron seducirla. Sabía que los bienes de la tierra nada son comparados con los celestiales. ¡Oh mundo, qué mala reputación es la tuya! Los santos te abandonan y te desprecian; hasta tus partidarios se quejan de ti y dicen que sólo tienes bienes aparentes y males reales en exceso. Tú, que lees o escuchas, estás convencido de esta verdad, y sin embargo amas al mundo. El mundo es malo y lo amas; ¿qué no harías si fuese bueno? (San Agustín).

II. La santa ha resistido a los hombres. Sus amenazas como sus halagos han fracasado ante su constancia. ¡Cuán difícil es resistir a estos dos enemigos, uno de los cuales ataca desembozadamente, y el otro con astucia, sobre todo teniendo un cuerpo que se rebela contra el alma y que se inclina siempre para el lado de los placeres! ¿Qué hubieras hecho tú en el lugar de Ágata, tú que ofendes a Dios a menudo antes que privarte de la menor satisfacción?

III. Ágata, por su pureza, fue émula de los Ángeles; o más bien, con San Ambrosio, digamos que la victoria de las vírgenes es más gloriosa que la de los Ángeles, pues éstos, no teniendo cuerpo, ninguna dificultad tienen en ser castos. Para conservar el tesoro de la pureza, es menester, como los Ángeles, pensar siempre en Dios, obedecer incesantemente sus órdenes, desasirse en cuanto sea posible de los placeres del cuerpo, y tener amor sólo para el cielo y para Dios. El hombre casto y el Ángel difieren no por la virtud, sino por la felicidad. La castidad de éste es más feliz, la de aquél más valiente (San Ambrosio).

La castidad.
Orad por las vírgenes.

ORACIÓN

Oh Dios, que entre otros milagros de vuestro poder, habéis hecho obtener la victoria del martirio al sexo más débil, haced por vuestra bondad que, celebrando la nueva vida que ha recibido en el cielo la bienaventurada Ágata,
vuestra virgen mártir, saquemos provecho de sus ejemplos para marchar por el camino que conduce a Vos. Por J. C. N. S.




Santa ÁGUEDA DE CATANIA. (230-251).

Martirologio Romano:Memoria de santa Águeda, Gadea, o Ágata (Agatha), virgen y mártir, que en Catania, ciudad de Sicilia, siendo aún joven, en medio de la persecución mantuvo su cuerpo incontaminado y su fe íntegra en el martirio, dando testimonio en favor de Cristo Señor Algunos dicen que nació en Palermo y otros en Catania (Sicilia). Mártir en Catania (Sicilia), durante la persecución de Decio. Las Actas de su martirio, son muy noveladas e incurriendo en convencionalismo un tanto pueriles; dicen que era muy hermosa y de familia ilustre, que la pretendió el cónsul de Sicilia, Quinciano, quién al fracasar en sus intentos matrimoniales, ya que la joven había hecho voto de virginidad, hizo todo lo posible para que apostatase; “- ¿Cuál es tu condición? - Soy libre.- ¡Y por qué vives como los esclavos?

- La verdadera nobleza es ser esclavo de Jesucristo”.  Al no lograr sus propósitos por convencimiento, la recluyó en un burdel regentado por Afrodisia y sus nueve hijas, para que la sometiese a una violación ritual. Pasados algunos días vuelve ante ella y le preguntó: “-¿Qué decides? ¿Estás convencida de que lo que tú adoras es una aberración? - Oh, no, Quintiliano, cada día que pasa me doy cuenta de que estoy en la única verdad y que Jesucristo es el único que nos puede dar la vida eterna. El es el único que nos puede salvar”. Al ver que Águeda defendía su pureza con inquebrantable heroísmo, la entregó a los verdugos que le arrancaron los senos con unas tenazas. Y aunque la leyenda supone una aparición de san Pedro en la cárcel para sanar sus heridas, murió a consecuencia de tales torturas. Es muy venerada desde la antigüedad. Santas como Inés y Cecilia tuvieron en ella su modelo. Está en el Canon de la Misa, junto con Inés, Perpetua, Cecilia, Lucia y Anastasia. Patrona de Sicilia, de Catania y Malta MEMORIA OBLIGATORIA.
INDICE


San AVITO DE VIENNE. (c.450 - 518).

Martirologio RomanoEn Vienne, en la Galia Lugdunense, san Avito, obispo, que, en tiempo del rey Gundobaldo, con su fe y su actividad pastoral defendió a la Galia de la herejía arrianaNació en Vienne (Francia) y era hermano de san Apolinar, obispo de Valence. Su padre san Esiquio, había sido senador romano y obispo de Vienne. Creció en un clima en que la fe y la cultura iban hermanadas. Contrajo matrimonio y formó una familia; tenía unos cuarenta años cuando enviudó; distribuyó sus bienes entre los pobres y se retiró en un monasterio a las afueras de su ciudad natal. En el 490, fue nombrado obispo de Vienne, sucediendo a san Mamerto, el sucesor de su padre, y se conquistó el respeto de sus fieles, de los francos paganos y de los burgundios arrianos. Enodio, en su "Vida de San Epifanio de Pavía", dice de Avito que era un arsenal de sabiduría, y añade que cuando los borgoñones habían cruzado los Alpes y se habían llevado gran cantidad de cautivos de Liguria, Avito rescató a muchos. El rey de Francia, Clodoveo, aunque todavía era pagano y Gondebaldo, rey de Borgoña, no obstante ser arriano, lo respetaban mucho. Después de la muerte de Gondebaldo en 516, su hijo y sucesor, san Segismundo, fue atraído a la fe cristiana por Avito.

En 517, el santo presidió un famoso concilio en Epaon, que ratificó el paso de los burgundios al catolicismo y dio a la iglesia burgundia una organización propia. Cuando el rey san Segismundo había manchado sus manos con la sangre de su hijo Sigerico, por un cargo falso hecho contra él por su madrastra, Avito le inspiró tal horror por su crimen, que lo convirtió y después mandó reconstruir la abadía de Agaunum o San Mauricio Fue también un elegante escritor e incansable frente al arrianismo. La mayoria de las obras de Avito se han perdido, pero tenemos cinco poemas que forman una serie a la que él mismo da el título de "De spiritualis historiae gestis", y otro sobre la virginidad, dedicado a su hermana Fuscina y a otras monjas. Hay setenta y ocho cartas (incluyendo una bien conocida a Clodoveo en su bautismo), dos homilías completas y fragmentos de otras veinticinco. Enodio y otros escritores de la época ensalzan su saber, su caridad para los pobres y sus muchas otras virtudes; Avito fue sin embargo más un literato que un teólogo. Avito fue considerado santo por el celo demostrado en defensa de la ortodoxia católica y de la unidad de la Iglesia en torno al obispo de Roma, en una época en que las instituciones políticas heredadas del Imperio romano, ya no podían garantizar la unidad.
INDICE


San LUCAS DE DEMENNA. M. 995.

Martirologio RomanoEn Lucania, san Lucas, abad, que abrazó la vida monástica, según las instituciones de los santos orientales, primero en Sicilia, su patria, pero debido a la invasión de los sarracenos se mudó a otros lugares, muriendo en el monasterio de los Santos Elías y Anastasio del Carbone, que él mismo había fundado. Nació en Sicilia, en Demenna (Castrogiovanni), y fue iniciado en el ascetismo basiliano en el monasterio de San Felipe d'Agira. Para escapar del acoso de los sarracenos, que habían conquistado la isla, atravesó el estrecho de Mesina y se fue a poner bajo la disciplina de san Elías el Espeleota, en Reggio. Pero muy pronto también la zona de Aspromonte se convirtió en el destino de incursiones sarracenas, por lo que tomó el camino del norte hasta llegar a la famosa eptarquía monástica de Mercurión, en la frontera entre Calabria y Lucania.
Fundó una laura (claustro) en el territorio de Nola (Nápoles), donde restauró la iglesia en ruinas de San Pedro y habitó con sus discípulos durante siete años, practicando el ascetismo más riguroso y entregándose a las labores del campo, a fin de «cambiar el desierto en jardín». Deseoso de una mayor soledad, pasó al territorio de Agromonte, cerca del río Agri, donde restauró el monasterio de San Julián. Prestó su ayuda de caridad cristiana a los soldados heridos en el conflicto entre los sarracenos y los alemanes de Otón II; fortificó el castillo de Armento y la iglesia de la Madre de Dios, dejando la custodia a sus discípulos. Aquí tuvo origen, hacia el 971, el famoso monasterio de los Santos Elías y Anastasio del Carbone, que se convirtió en el «cuartel general» del santo, ya fuera como un baluarte contra las incursiones de los sarracenos, ya como escenario de los muchos milagros que allí obró. Asistido por Sabas el Joven, san Lucas murió y fue sepultado en la iglesia del monasterio, donde recibió culto público.
INDICE


San SABAS “El Joven”M. 995.

Martirologio RomanoEn Roma, en el monasterio de San Cesareo, san Sabas, monje, llamado el Joven, que junto con su hermano san Macario difundió la vida cenobítica por Calabria y Lucania, en tiempo de la devastación causada por los sarracenos. M. San Felipe de Argira, ruinas. Provenía de una familia noble de Kolasseoi, la actual Collesano, en Sicilia. Primero su padre, san Cristóbal de Collesano, ingresó como monje en el monasterio de San Felipe de Argira (en Catania), cuyo abad en ese momento se llamaba Nicéforo. Los hijos de Cristóbal, Sabas y san Macario de Collesano, lo siguieron al claustro. Los tres vivieron un tiempo bajo la dirección de Nicéforo, como ermitaños cerca de la iglesia de San Miguel. Su madre Kale, a su vez, fundó un convento.

 Hacia el 940 Cristóbal, Macario y Sabas, huyendo de la invasión sarracena y de una hambruna que asolaba la región, marcharon a Calabria, y allí se establecieron en Monte Mercurio, donde florecían las comunidades monásticas de rito bizantino.  Allí construyeron una iglesia en honor de San MIguel y una laura (claustro) donde llevaron la vida monástica. Más tarde Cristóbal viajó a Roma y confió la dirección del monasterio a Sabas. Una incursión sarracena en 952 les obligó a huir hacia el Valle del Sinni, donde se asentaron en una región de rito latino. Allí, sobre las ruinas de un monasterio dedicado a san Lorenzo, fundaron una laura dedicada al santo. Sabas dejó la dirección del monasterio a san Macario y se retiraba cinco días a la semana como ermitaño, de donde sólo volvía para la vigilia del domingo y la liturgia dominical. Poco tiempo después murió Cristóbal. Hacia el 982, Sabas emprendió junto con otro monje de nombre Nicetas una peregrinación a Roma. Luego fundó el monasterio de San Felipe, en Lagonegro (Basilicata), y más tarde se retiró como ermitaño a los bosques de Salerno. Allí el Príncipe de Salerno y Mamon III, duque de Amalfi, requirieron su ayuda para que acompañara al arzobispo Juan de Piacenza en una embajada ante Oton II, quien tenía rehenes a los hijos del príncipe. Sabas emprendió entonces un nuevo viaje a Roma, donde obtuvo la liberación de los rehenes. Murió poco tiempo después, en Roma. Su vida fue narrada por Orestes, Patriarca de Jerusalén, pocos años más tarde.
INDICE


Santa ADALHEIDE DE WILLICH. (c.960 - 1015).

Martirologio RomanoEn Colonia, de Lotaringia, santa Adalheide (Adela, Adelita), que fue la primera abadesa del monasterio de Willich, en el que introdujo la Regla de san Benito, pasando después al monasterio de Santa María de Colonia, donde falleció. Probablemente nació en el castillo de Geldern en Alemania. Se formó entre las religiosas canonesas de San Jerónimo del monasterio de Santa Úrsula de Colonia; se distinguió por el estudio y la piedad innata. Su hermano Goffredo murió en la guerra contra Bohemia en el 977 y sus padres destinaron su herencia a la construcción de un monasterio de canonesas en Willich, en Bonn, designando a Adelaida como primera abadesa; a pesar de su juventud demostró gran altura de miras, promoviendo en el monasterio el estudio y las obras de piedad.

En el 994, después de la muerte de su madre, decidió introducir en la comunidad la regla de san Benito y, después de experimentarla personalmente durante un año, puso al convento bajo la dirección de las benedictinas de Santa María in Capitolo en Colonia, de la que era abadesa su hermana Bertrada. Hacia el año 1000 su hermana murió y Adelaida fue nombrada por el obispo de Colonia, san Heriberto, y la aprobación del emperador Otón III, también abadesa del monasterio de Colonia. Ambos conventos fundados por su padre. La dirección de los dos monasterios, la vida entregada con gran prudencia y al mismo tiempo decisión, la caridad hacia los pobres a los que destinó algunas rentas estables del monasterio de Willich. Tuvo dones místicos y gracias a su intercesión, se produjeron milagros. Murió en Colonia y su cuerpo, por propio deseo, fue enterrado en el claustro del monasterio de Willich, pero a causa de los muchos peregrinos que se acercaban a su tumba fue trasladado a la iglesia.
INDICE


San FELIPE DE JESÚS. (1572-1597).

Nació en la ciudad de Méjico, de padres españoles y se llamaba Felipe de las Casas. Su juventud fue bastante frívola. Se hizo franciscano en Puebla, pero en el 1589 dejó la Orden porque no pudo hacer frente a la austeridad de aquella vida. Volvió a su casa y ejerció el oficio de platero, aunque sin mucho éxito. A los 18 años su padre lo envió como mercader a Filipinas, donde se dejó seducir por la buena vida, hasta que comprendió la vacuidad de ésta. Se arrepintió y volvió a ingresar en los franciscanos en Manila (1590), en esta ocasión destacó tanto por su espíritu de sacrificio y su piedad, que los superiores decidieron ordenarle sacerdote y por eso le enviaron a su Méjico natal; al hacer sus votos religiosos cambió su nombre por el de Felipe de Jesús.

Mientras regresaba a Méjico, junto a fray Juan Pobre, su nave fue desviada a Japón por una tempestad, fue acogido como lego, candidato al sacerdocio por la comunidad franciscana de Santa María de los Ángeles, en Macao. Al poco tiempo de su llegada, estalló una persecución contra los cristianos ordenada por el emperador Taico Sama. Al finales de 1596 todos los componentes de la comunidad fueron arrestados y encarcelados. Fray Felipe de Jesús, podía liberarse como náufrago, pero no quiso, como sus otros compañeros. Les mutilaron la oreja izquierda, como señal de que estaban condenados a muerte, y empezó para ellos un largo calvario a través de las provincias japonesas, hasta llegar Nagasaki donde fueron crucificados. Felipe de Jesús murió pronunciando por tres veces el nombre de Jesús, y fue alanceado por los soldados que le atravesaron el costado. Es protomártir mejicano, y el primero que murió entre los mártires de Nagasaki.
INDICE


Beata FRANCISCA MÉZIÉRE. (1745-1794).

Martirologio Romano: En Laval, en Francia, beata Francisca Mézière, virgen y mártir, que habiéndose dedicado a educar niños y a curar enfermos, durante la Revolución Francesa fue condenada a muerte en odio a la fe Nació en Mézangers, Francia, en el seno de una familia trabajadora. Recibió una sólida formación religiosa y cultural en las hermanas de Chapelle-au-Riboul.

Quiso hacerse religiosa pero sin emitir votos, por ello ingresó la llamada “hermanas de la escuela de la escuela y la caridad”. En 1772, fue enviada al pueblo de Saint-Léger-en-Charnie, para hacerse cargo de la escuela parroquial y vigilar a los enfermos, atendiéndolos material y espiritualmente. Al iniciarse la revolución francesa, los dos sacerdotes de la parroquia se negaron a prestar juramento constitucional, y tuvieron que abandonar la parroquia y ejercer su ministerio clandestinamente, Francisca les ayudó en todo lo que pudo.

En 1791, la ley mandó que todos los enseñantes también hiciera juramento constitucional, pero los que se negaran, podían continuar ejerciendo su servicio en los hospitales, Francisca se negó a prestar juramente, perdió su puesto en la escuela, pero continuó con su trabajo en el hospital. Cuando Laval fue tomado por el ejército vandeano, las cosas parecían que volverían a su estado primitivo, pero sufrieron una derrota, y dos soldados heridos llegaron al pueblo de Francisca, y ésta los cuidó clandestinamente, pero fueron descubiertos y acusaron a Francisca de haberlos ayudado a ellos y a otros, cosa que no era verdad. Fue detenida en 1794, y enviada a Laval, ante el tribunal de la famosa comisión Clemente. Se negó a prestar juramento al llamado “Libertad-Igualdad”, y fue acusada de ayudar a los fugitivos vandeanos, y de negar ayuda a los soldados de la República, y de insultar a ésta. Fue condenada a muerte y guillotinada en Laval, ella dio gracias al tribunal por permitirla encontrarse tan pronto con el buen Dios.
INDICE


Beata ISABEL CANORI MORA. (1774-1825).

Martirologio RomanoEn Roma, beata Isabel Canori Mora, madre de familia, que tras haber sufrido mucho tiempo, con caridad y paciencia, la infidelidad del marido, angustias económicas y la persecución de familiares, ofreció su vida a Dios por la conversión, salud, paz y santificación de los pecadores, y entró a formar parte de la Tercera Orden de la Santísima Trinidad Nació en Roma en el seno de una familia acomodada. Pasó su adolescencia en Cascia, educada por las agustinas.

Después de una adolescencia religiosa, conoció a un abogado, Cristóbal Mora con el que se casó en 1796. A los pocos meses se dio cuenta de los infundados celos y las infidelidades del marido, pero a pesar de ello se esforzó por hacer feliz a su marido y le dio cuatro hijas, de las que dos murieron al poco tiempo de nacer. Las infidelidades continuaron, y también la fortuna de la familia se esfumó y cayeron en la pobreza más extrema. Isabel no desesperó, y después de una experiencia mística extraordinaria, intensificó su vida espiritual y se hizo Terciaria de la Orden Trinitaria en la iglesia de San Carlino de Roma.

 Una lectura religiosa la llevó a relacionar su propio dolor e incomprensión sufrida por Jesús. Un sacerdote le regaló una miniatura de Jesús Nazareno: “No te aflijas -le dijo-, yo haré de padre de tus hijas”. Desde ese momento su casa se transformó en un lugar de encuentro y de oración. Allí encontró valor y fortaleza. “Tenía una gran capacidad de persuadir, y cuantos entraba en contacto con ella, renacían a una vida nueva”. En los ambientes más populares de Roma la reconocían como “la santa”. Tuvo el don de profecía. Dedicó su vida por la conversión de su marido, la paz, la santidad de la Iglesia y la conversión de todos los pecadores; educó a sus hijas y las invitó a amar a su padre; durante un tiempo sus cuñadas le apartaron de sus hijas porque la consideraron incapaz de educarlas. La dramática situación familiar no le impidió vivir la caridad cristiana, abrazando la pobreza como don, compartiendo todo lo que tenía y asistiendo a las familias en crisis. Murió en Roma, sin que su marido se convirtiera; pero su muerte logró su conversión que arrepentido de su vida se hizo terciario trinitario y en 1833 ingresó en los franciscanos conventuales donde fue ordenado sacerdote; muriendo santamente. Juan Pablo II la nombró protectora de la institución matrimonial y de los tradicionales “valores de la fidelidad, de la castidad, del sacrificio”.
INDICE


San JESÚS MÉNDEZ MONTOYA (1880-1928).

Martirologio RomanoEn la localidad de Valtiervilla en Méjico, san Jesús Méndez, sacerdote y mártir, que murió por el reino de Cristo durante la persecución mejicana Nació en Tarimbaro, Michoacán (Méjico) en el seno de una familia muy pobre, y a pesar de ello, ingresó en el seminario de Michoacán, ayudado por amigos y familiares. Fue ordenado sacerdote en 1906, y fue nombrado coadjutor en Huetamo, luego pasó a Pedernarles y por último vicario de Valtierrilla (Guanajato). No gozaba de buena salud, pero fue un sacerdote ejemplar y dedicó parte de su tiempo al confesionario y a la enseñanza de los pobres. Fomentó las asociaciones parroquiales, como las Hijas de María, los Obreros Guadalupanos, el Apostolado de la Oración.

 Cuando se suspendió el culto público, en 1926, sigue clandestinamente trabajando en su parroquia, y no tuvo parte alguna en el levantamiento cristero de su pueblo en 1928. Le avisaron para que se marchara pero él respondió: “¡Qué dicha ser mártir! ¡ojalá nosotros muriéramos mártires, dando la vida por Nuestro Señor!”. Pero fue descubierto mientras intentaba defender un copón con hostias consagradas, pidió consumirlas y se le aceptó; dijeron después los soldados: «Déles esa joya [el copón] a las viejas», refiriéndose a su hermana Luisa y a la sirvienta María Concepción, que trataban de arrebatarles el padre a los soldados. Él entregó el copón diciéndoles: «Cuídenlo y déjenme, es la voluntad de Dios». Seis u ocho soldados lo llevaron al lugar del sacrificio, distante una media cuadra de la plaza, lo sentaron en un palo que había allí, en medio de dos soldados. El capitán Muñiz intentó dispararle con una pistola que no funcionó.

Ordenó entonces a los soldados que le dispararan. Tres veces los hizo cada soldado con su rifle, pero ningún disparo hizo blanco; o porque no quisieron o porque no pudieron atinarle. Entonces el oficial ordenó al prisionero que se pusiera de pie; lo examinó, le quitó un crucifico y unas medallas; lo colocó junto a unos magueyes, le disparó y cayó al suelo. Poco más o menos a las siete de la mañana, estaba ya muerto. Como a las tres de la tarde del mismo día 5, se llevaron el cuerpo a Cortázar en una camioneta de redilas, propiedad del Gobierno. Los soldados lo pusieron junto a la vía del tren con el fin de que fuera despedazado, e hicieron desfilar ante el cuerpo a todas las gentes de Valtierrilla que se habían llevado en calidad de detenidos. Las mujeres de los oficiales, sin embargo, quitaron el cuerpo de allí y se lo llevaron a un portalillo. Entonces los soldados cavaron una fosa en el machero de los caballos para enterrarlo, pero las soldaderas se opusieron, y como el señor Elías Torres les pidiera el cuerpo para sepultarlo, se lo concedieron. Sus restos están enterrado en Valtierrilla.
INDICE


OTROS SANTOS DEL DÍA:

Genial. s. III.
Se piensa que era un joven mártir en Roma durante la persecución de Diocleciano. Sus reliquias se conservaban en las catacumbas de San Lorenzo de Roma hasta que fueron trasladadas a la parroquia de Aiello Calabro. No está incluido en el martirologio cristiano. Patrón de Aiello Calabro (Cesena, Italia).




Santos Mártires del Pont. s. III.
mapa del Ponto
Martirologio Romano: En el Ponto, conmemoración de muchos santos mártires que murieron en la persecución bajo el emperador Maximiano. Unos fueron rociados con plomo derretido, otros atormentados con cañas entre las uñas, otros más vejados con repetidos tormentos, hasta merecer todos ellos del Señor la palma y la corona del martirio

Según Abel de la Costa en “El Testigo Fiel”: “Esta celebración no aparece en los martirologios antiguos, sino que es introducida por el Cardenal Baronio en su redacción del Martirologio Romano. La novedad, sin embargo, es pertinente, ya que hace justicia a innumerables mártires que, aunque desconocemos sus nombres, edades, en fin, los datos que los individualizan, sabemos que padecieron por el nombre de Cristo tormentos inenarrables, que están apenas referidos en la “Historia Eclesiástica” de Eusebio de Cesarea. Dice allí el historiador:

«Otros, por su parte, sufrieron en el Ponto tormentos que, con sólo oírlos, hacen estremecer. A unos Ies traspasaron los dedos con cañas puntiagudas, clavadas por la punta de las uñas; a otros, después de fundir plomo al fuego, hirviendo y candente como estaba, se lo vertían sobre las espaldas y les abrasaban las partes más necesarias del cuerpo; y otros sufrieron en sus miembros secretos y en sus entrañas tormentos vergonzosos, implacables e imposibles de expresar con palabras, tormentos que aquellos nobles y legítimos jueces imaginaban con el mayor celo, mostrando su crueldad como un alarde de sabiduría y tratando a porfía de superarse los unos a los otros en la invención de suplicios, siempre más nuevos, como en un certamen con premios.»
Aunque sus nombres se nos hayan perdido, es justo rendir este pequeño homenaje en una memoria colectiva, un día del año que el Card. Baronio eligió, como en tantos otros casos, de manera arbitraria”.



San Ingenuino
Martirologio Romano: En Sabiona, de la Recia, san Ingenuino, primer obispo de esta sede

Primer obispo de la pequeña ciudad de Sabión (hoy desaparecida), cerca de Bressanone en el Tiról en el 590. Sus territorios diocesanos fueron invadido por los longobardos arrianos, que devastaron la catedral. Trabajó con éxito para difundir el cristianismo en los valles de las montañas del Sudtirol. En su tiempo habitaban el lugar lombardos y bávaros, y la tarea de Ingenuino como pacificador entre lombardos y francos fue todo un éxito. En el 588/590 convocó un sínodo en Marano de Aquilea. En el 591 firmó una carta junto con otros obispos dirigida al emperador Mauricio de Bizancio. En la controversia de "Tres Capítulos", estuvo en oposición a Roma y tuvo que marchar temporalmente al exilio; parece que pudo regresar a su sede donde murió.

La tradición local afirma que murió mártir, y fue enterrado en su ciudad de Sabiona. Pero cuando san Albuino trasladó la sede a Bressanone en el 993, trasladó los restos, que en la actualidad descansan en la catedral.





San Albuino de Bressanone. M. 1005.
Martirologio Romano: En Brixen, en la región de Trento, conmemoración de san Albuino, obispo, que trasladó a esta ciudad la sede episcopal de Sabiona

Albuino nació en Austria y pertenecía a la noble familia de los Aribonen de Carintia, estaba emparentado con el emperador Enrique II y su madre se llamaba Hildegarda. Estudió en la escuela catedralicia de Bressanone: fue ordenado sacerdote y fue nombrado obispo de Bressanone (Brixen) (975), en el sur del Tiról donde es muy venerado.
Se le atribuye el traslado de la sede episcopal de Sabiona a Bressanone. Como consejero del emperador Otón II, fue recompensado con grandes mercedes. La leyenda dice que un día que rezaba al aire libre comenzó a llover y su asamblea no se mojó.

Ya en el siglo XI era venerado como santo, y en 1141 sus restos se depositaron en la catedral de Bressanone. No debe confundirse esta Bressanone, llamada Brixen en alemán, ciudad italiana en la actualidad, aunque de mayoría germanoparlante, con la pequeña localidad de Brixen im Thale, en Austria. Es copatrono de la diócesis de Bolzano-Bressanone (Bozen-Brixen) junto con san Ingenuino.


Según una leyenda del siglo XII o XIII, habría vivido en Carintia cuando finalizaba el paganismo en la región y habría dedicado al culto de los santos un templo pagano en Millstadt en Austria.
INDICE


VIDEOS
http://www.aciprensa.com/podcast/santo/febrero05agueda.mp3

  
INDICE
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores